[Informe] La tortura en Turquía queda impune

Nordic Monitor– Levent Kenez – 9 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

La tortura y los tratos inhumanos aumentan continuamente en Turquía, y las investigaciones sobre los funcionarios del Estado que cometen estos delitos no se llevan a cabo o son encubiertas por el gobierno, según un informe publicado el viernes por London Advocacy and Human Rights Solidarity.

En el marco de su proyecto de apoyo a las víctimas, London Advocacy y Human Rights Solidarity han publicado conjuntamente un nuevo informe titulado «La tortura sistemática por motivos políticos en Turquía y sus supervivientes: Entrevistas con supervivientes de tortura residentes en el Reino Unido».

El informe aborda varios casos de tortura en Turquía y analiza entrevistas con supervivientes de tortura residentes en el Reino Unido que participaron en el proyecto de apoyo a las víctimas.

El proyecto Víctimas de la Tortura funciona como un proyecto de investigación para documentar y analizar los casos de tortura y trato inhumano o degradante evidenciados por refugiados turcos recién llegados al Reino Unido tras el intento de golpe de Estado de 2016. Entre junio de 2016 y junio de 2022, más de 5.100 personas solicitaron asilo en el Reino Unido procedentes de Turquía, con una aproximación adicional de 110.000 personas solicitando asilo en la UE entre 2016 y 2021.

Según el informe, desde 2016 los miembros del movimiento Gülen, grupo crítico con el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, y los kurdos corren un alto riesgo de ser acusados de cargos relacionados con el terrorismo y, por tanto, de tortura y trato inhumano.

Los investigadores afirman que la información recogida mediante un cuestionario cumplimentado por 30 víctimas de tortura y entrevistas adicionales con 10 de los 30 participantes originales coincide con las conclusiones de instituciones internacionales y locales que han realizado encuestas similares en los últimos años en Turquía.

Debido a la presión del gobierno, el miedo a ser torturado de nuevo y la humillación en la sociedad, las víctimas de tortura dudan en compartir sus experiencias, que es el problema más común al que se enfrentan los defensores de los derechos humanos que trabajan sobre la tortura en Turquía. Por eso salen a la luz muy pocos casos de tortura. Sin duda, los torturadores son los que más se benefician de ello.

«Del mismo modo, las víctimas de tortura rara vez salen de las condiciones de encarcelamiento en las que fueron sometidas a tratos inhumanos y degradantes y hablan de lo que han sufrido. De todos los supervivientes, sólo una minoría habla y hace públicas sus experiencias; además, la mayoría de los que se someten a estos tratamientos suelen proteger los nombres y los títulos de los autores de estos delitos. Gracias a la participación de nuestras 30 víctimas, nuestro estudio actual presenta la punta del iceberg, lo que indica que hay muchas más historias que contar, y mucho más trabajo por hacer», dice el informe.

La mayoría de los entrevistados sufrieron diversas formas de trato vejatorio, inhumano o degradante, como detención hacinada, condiciones antihigiénicas, privación de alimentos, agua y sueño, esposamiento arbitrario durante largos periodos de tiempo, coacción para dar nombres y convertirse en informantes, insultos y amenazas. Sin embargo, una muestra más pequeña de los entrevistados informó de denuncias creíbles adicionales de vendaje de ojos, palizas y agresiones sexuales.

Sin embargo, todos los entrevistados denunciaron hacinamiento, falta de camas en las celdas de detención de la policía y en las prisiones, asistencia letrada ineficaz y acceso insuficiente a alimentos y agua. La mayoría de los entrevistados denunciaron haber sido detenidos y torturados por la policía en múltiples ocasiones.

Los relatos de primera mano de estas experiencias de encarcelamiento en Turquía son valiosos para proporcionar información sobre la cultura de la tortura que se ha convertido en la normalidad en las prisiones turcas. La existencia de la «habitación oscura» -la sala de interrogatorios diseñada para la tortura- y el «mülakat», o interrogatorio sin compañía de abogados, las amenazas de agresión sexual con porras y otras cosas más son extremadamente reveladoras y espeluznantes. Estos sucesos demuestran aún más la cultura de la impunidad y la complicidad de los fiscales en las torturas y malos tratos infligidos por las fuerzas del orden.

Los hallazgos del informe confirman las conclusiones de un informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos de fecha 12 de noviembre de 2019 que «Varias partes interesadas observaron una escalada de la tortura y la violencia hacia los detenidos mientras que, al mismo tiempo, el personal de seguridad que pudo haber cometido delitos en nombre del gobierno, disfrutó de inmunidad judicial durante y después del intento de golpe.»

Nordic Monitor informó anteriormente de que un decreto gubernamental publicado el 24 de diciembre de 2017 establecía que, independientemente del título oficial de la persona, los individuos que actuaron «en el contexto de la represión del intento de golpe de Estado del 15 de julio, los actos terroristas o los actos que se produjeron como seguimiento de cualquiera de ellos no tienen ninguna responsabilidad legal, administrativa o penal.» En otras palabras, a quienes cometieron delitos se les concedió inmunidad judicial.

En las entrevistas, que constituyen el capítulo más dramático del informe, las víctimas de tortura describen sus experiencias, especialmente cuando se encontraban a solas con agentes de policía en los centros de detención. En una entrevista, una profesora (Entrevistada 6 ) explica que tuvo problemas para respirar cuando le pusieron una bolsa en la cabeza y que intentaron sin éxito obligarla a convertirse en informadora. Afirma que no estuvo con su abogado durante ninguno de los interrogatorios. Añade que el abogado que le nombró el Colegio de Abogados de Ankara no se interesó por ella ni por sus experiencias por miedo al gobierno. Afirma que no pudo estar a solas con el médico en el hospital al que la llevaron para un examen médico obligatorio y que un agente de policía se quedó a su lado y le impidió anotar la tortura en su historial médico.

La entrevistada 6 también mencionó que presenció cómo los agentes de policía hablaban entre ellos sobre cómo golpear a los detenidos sin causar moratones: «Vas a golpear donde no te salga moratón. No golpees donde todo el mundo pueda verlo».

Puedes descargar el informe aquí 👇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies