Un asesinato, una disputa y la lucha por el poder en el Kurdistán iraquí

El primer ministro de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, y el viceprimer ministro, Qubad Talabani (i), asisten a una rueda de prensa en el Palacio del Elíseo tras una reunión en París, Francia, diciembre de 2017. REUTERS/Etienne Laurent/PoolLeer menos

ERBIL, Irak, 5 dic (Reuters) – El matrimonio de conveniencia entre las dinastías políticas del Kurdistán iraquí se tambalea.

Aunque los clanes dominantes, Barzani y Talabani, llevan mucho tiempo enfrentados por el poder y los recursos de una región rica en petróleo y gas, los gobiernos de poder compartido han mantenido en gran medida a raya la desconfianza desde que ambos bandos se enfrentaron en una guerra civil en la década de 1990.

Sin embargo, desde que se produjera un atentado en la ciudad de Erbil, las rencillas han salido a la luz con mayor virulencia, y las consecuencias están poniendo a la tensa alianza ante una de sus pruebas más duras desde la guerra, según diplomáticos y analistas.

Vista general del casco antiguo de Erbil, Irak 24 de septiembre de 2018. REUTERS/Thaier Al-Sudani/

El 7 de octubre, poco después de que Hawker Abdullah Rasoul saliera en un todoterreno de su casa, en una frondosa calle de Erbil, una bomba destrozó el coche, matándolo a él e hiriendo a cuatro miembros de su familia.

Rasoul era oficial de inteligencia y desertor.

Tras casi dos décadas en la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), partido dominado por la familia Talabani, se trasladó a Erbil este año y cambió de bando, según dijeron a Reuters tres fuentes de seguridad y una fuente kurda.

Cuando fue asesinado, Rasoul, de 41 años, estaba ayudando al Partido Democrático del Kurdistán (PDK), el partido gobernado por la familia Barzani, al que llevaba años vigilando, dijeron las fuentes.

El descarado asesinato fue captado por las cámaras de seguridad y el PDK publicó un vídeo de 27 minutos sobre el asesinato, señalando firmemente con el dedo acusador a la PUK.

La PUK ha negado rotundamente las acusaciones, afirmando que obedecen a motivos políticos, pero el asesinato ha desencadenado una serie de incidentes que han tensado el acuerdo de reparto de poder.

Las relaciones políticas se han deteriorado hasta el punto de que los ministros de la PUK han boicoteado las reuniones del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG), durante mucho tiempo símbolo de un reparto pacífico del poder.

Algunos funcionarios de la PUK afirman en privado que, si no se llega a un compromiso en una serie de cuestiones, el partido podría acabar escindiéndose y formar su propia administración en su bastión de Sulaimaniya.

El antagonismo también está complicando un proyecto para ampliar uno de los mayores yacimientos de gas de Irak, que se encuentra en territorio de la PUK, lo que perjudica las esperanzas de la región de iniciar las exportaciones a Europa y obtener unos ingresos muy necesarios.

Las desavenencias son motivo de alarma para los países occidentales, y especialmente para Estados Unidos. Este país ha respaldado a ambas facciones, más recientemente en la lucha contra Estado Islámico.

A Washington le preocupa la creciente influencia de Irán, que mantiene desde hace tiempo lazos con la PUK y ha intensificado en las últimas semanas los ataques con misiles contra disidentes kurdos iraníes en el norte de Irak.

Un funcionario estadounidense declaró a Reuters que Washington estaba muy preocupado por las recientes tensiones entre PUK y PDK.

«Lo que intentamos explicar a nuestros socios aquí arriba es que no queremos la unidad por la unidad, sino que necesitamos que puedan cooperar entre sí en ciertas cuestiones discretas que nos interesan a nosotros, pero también a ustedes», declaró el funcionario.

SEPARACIÓN TENSA

Tras la muerte de Rasoul, el Consejo de Seguridad Regional, dominado por el PDK, acusó a una agencia de seguridad de la PUK del asesinato. Detuvo a seis hombres a los que identificó como agentes implicados y dictó órdenes de detención contra otros cuatro altos cargos de seguridad de la PUK, según una declaración del Consejo de Seguridad una semana después del atentado.

Funcionarios de la PUK se pusieron en contacto con el gobierno poco después del asesinato para colaborar en la investigación, pero no recibieron respuesta y no han tenido acceso a los resultados, según un alto cargo de la PUK.

Ni el Consejo de Seguridad, ni el gobierno, ni un portavoz de la PUK respondieron a las preguntas formuladas para este artículo.

La prolongada desconfianza entre ambas partes ya se había agravado este año debido a una oleada de deserciones de los organismos de seguridad de la PUK.

El alto cargo de la PUK declaró a Reuters que se habían producido ocho. Dijo que la PUK creía que su ex jefe de inteligencia, Salman Amin, que desertó a principios de este año, había estado animando a la gente a cambiar de bando.

Amin ha sido otra manzana de la discordia. Tras su traslado a Erbil, el primer ministro kurdo, Masrour Barzani, le asignó un alto cargo de seguridad, lo que enfureció aún más a la PUK, según el alto cargo del partido.

Reuters no pudo ponerse en contacto con Amin para recabar sus comentarios. La oficina de Barzani no respondió a las peticiones de comentarios.

Aunque los analistas afirman que es poco probable que se vuelva a una guerra civil en toda regla, un tenso enfrentamiento entre personal de seguridad armado en Erbil el mes pasado puso de relieve el riesgo de escalada.

Ante el deterioro de las relaciones, las fuerzas de la PUK asaltaron la casa de Amin en Sulaimaniya el 24 de octubre, según declararon cuatro miembros de la PUK y un funcionario kurdo. Tres de las fuentes afirmaron que la PUK buscaba documentos confidenciales que Amin se había llevado de su oficina de inteligencia, así como armas.

Al día siguiente, un centenar de hombres de seguridad al mando de Amin se acercaron a la casa del viceprimer ministro Qubad Talabani en Erbil y amenazaron con asaltarla, según las fuentes de la PUK y el funcionario.

Tres de las fuentes afirmaron que el presidente kurdo, Nechrivan Barzani, tuvo que intervenir para calmar la situación.

«La situación podría haber empeorado», afirmó el alto cargo de la PUK.

Entonces, el 9 de noviembre, el líder de la PUK, Bafel Talabani, voló a Erbil acompañado por Qubad, decenas de miembros de seguridad y uno de los hombres buscados por el asesinato de Rasoul, en un movimiento considerado deliberadamente provocador, según una fuente kurda.

El grupo no pudo abandonar el aeropuerto hasta que el presidente intervino de nuevo, dijo la fuente.

OPORTUNIDADES PERDIDAS

Es mucho lo que está en juego para los kurdos, que salieron muy beneficiados de la caída de Sadam Husein. Profundizaron en su autonomía, atrajeron la inversión extranjera en petróleo y gas y se aseguraron una porción de poder en Bagdad, donde el presidente debe ser kurdo.

Pero a pesar de sus riquezas petrolíferas, la región padece un elevado desempleo y unos deteriorados servicios públicos crónicos, lo que anima a muchos a intentar emigrar a Europa. Los ataques de las vecinas Turquía e Irán contra militantes kurdos de la zona han puesto de relieve el limitado control que los kurdos iraquíes tienen sobre sus fronteras.

Los analistas afirman que la rivalidad también está debilitando la influencia de los kurdos dentro del centro federal iraquí en Bagdad. Eso está complicando las disputas sobre la propiedad de los activos de petróleo y gas, así como las asignaciones del presupuesto federal.

«Afecta a la paz social, afecta a la estabilidad… y afecta a la situación económica general en términos de confianza del mercado y las empresas», afirmó Shivan Fazil, del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz.

«(La desavenencia) tiene más que ver con el desaprovechamiento de oportunidades y con cómo estas tensiones distraen al Gobierno Regional del Kurdistán de abordar las cuestiones de gobernanza y satisfacer las necesidades de su población, exacerbando así los agravios», afirmó Fazil.

En el actual contexto de conflicto político entre los chiíes iraquíes, el frágil gobierno del norte se suma a la imagen de un país que sigue asolado por la inestabilidad dos décadas después de la invasión estadounidense de 2003.

Y Bagdad sigue de cerca los acontecimientos en Kurdistán.

Una fuente de la seguridad del Estado iraquí afirmó que la PUK y el PDK están dirigidos por halcones y que su lucha por el poder se encuentra en «una fase muy crítica».

¿POR QUÉ DEBEMOS TOLERAR ESTO?

Los lazos entre ambos grupos han sido tensos en el pasado, especialmente en 2017, cuando los kurdos celebraron un referéndum que obtuvo un apoyo abrumador a la independencia de Bagdad, solo para volverse en su contra cuando las fuerzas iraquíes se apoderaron de franjas de territorio kurdo.

La PUK y el PDK intercambiaron reproches, especialmente por la pérdida de la ciudad de Kirkuk, que cuenta con uno de los yacimientos petrolíferos más antiguos y grandes de Irak.

Este año, ambos bandos se enzarzaron en una disputa sobre quién debía convertirse en presidente de Irak. El cargo federal recayó finalmente en Abdul Latif Rashid, apoyado por el PDK, en octubre, en lugar del candidato de la PUK, Barham Salih.

Mike Fleet, analista iraquí, afirmó que el PDK ya no sentía la necesidad de respetar los acuerdos anteriores de reparto del poder.

«Estos dos partidos no pueden jugar entre sí, tienen menos voz y menos voto porque ya no tienen una voz unida en Bagdad», afirmó.

«Gran parte de las repercusiones de esto las sufre la gente que depende del sistema actual para cobrar, y los salarios no se están pagando, por lo que la calidad de vida es cada vez más difícil, especialmente en Sulaimaniya», dijo, refiriéndose al bastión de la PUK.

Los analistas afirman que el PDK trata de imponerse en un momento en que la PUK se ha visto debilitada por una disputa por el liderazgo, presiones financieras y retrasos en el pago de los salarios.

La PUK se queja desde hace tiempo de que la administración regional de Erbil no distribuye equitativamente los ingresos, y acusa al PDK de favorecer sus zonas.

«¿Por qué debemos tolerar esto?», dijo uno de los funcionarios de la PUK. «Tenemos una lista de exigencias, y aún tengo esperanzas de que no lleguemos a una separación, pero no tendremos elección si no cumplen».

Reportaje adicional de Ahmed Rasheed en Bagdad; Edición de Tom Perry y David Clarke

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies