Turquía valora retirarse del tratado sobre la violencia contra la mujer

Turquía sería el primer Estado miembro del Consejo de Europa que se retiraría de la Convención de Estambul de 2011.

Al-monitor – 05 agosto 2020 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Una manifestante con máscara protectora sostiene una pancarta con la leyenda “Levántate contra la violencia hacia las mujeres” durante una manifestación para una mejor aplicación de la Convención de Estambul y la Ley turca 6284 para la Protección de la Familia y la Prevención de la Violencia contra las Mujeres, en Estambul (Turquía), el 5 de agosto de 2020. Foto de YASIN AKGUL/AFP vía Getty Images.


Turquía está considerando la posibilidad de abandonar un tratado internacional sobre la violencia contra la mujer, en medio de un debate nacional en el que se acusa al gobierno de no hacer lo suficiente para proteger a las mujeres y las niñas.

Funcionarios del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) dijeron a Reuters que la semana próxima decidirán si se retiran de la Convención de Estambul de 2011 del Consejo de Europa sobre la prevención y la lucha contra la violencia contra las mujeres.

El mes pasado, el vicepresidente del AKP, Numan Kurtulmus, dijo que firmar el acuerdo en 2011 y ratificarlo en 2012 había sido un error. Sugirió que el gobierno estaba considerando retirarse de la convención, lo que convertiría a Turquía en el primer estado entre 35 signatarios en hacerlo.

Los grupos religiosos y conservadores de Turquía dicen que el acuerdo internacional socava los valores familiares tradicionales.

El femicidio, que se define como el asesinato de mujeres y niñas debido a su género, sigue siendo un gran problema en Turquía. Al menos 474 mujeres en el país fueron asesinadas en 2019, muchas de ellas por querer divorciarse, según We Will Stop Femicide. El grupo con sede en Estambul dice que la mayoría de los asesinatos fueron cometidos por parejas actuales o anteriores, familiares u hombres rechazados en sus pretensiones hacia las mujeres.
El asesinato de Pinar Gultekin a manos de su ex-novio ha galvanizado el debate y ha desencadenado protestas generalizadas en toda Turquía. El cuerpo de la mujer de 27 años fue encontrado en una zona boscosa de la provincia egea de Mugla, estrangulado, quemado y cubierto de hormigón.

Según las Naciones Unidas, aproximadamente el 38% de las mujeres de Turquía sufren violencia física o sexual por parte de sus parejas en algún momento de sus vidas. Los grupos de derechos humanos culpan al gobierno turco por no aplicar plenamente la Convención de Estambul y las leyes relacionadas con el tratado.

“Hay una amarga ironía en el hecho de que las autoridades turcas estén considerando retirarse de una convención que lleva el nombre de su ciudad más emblemática”, declaró la investigadora de derechos de la mujer de Amnistía Internacional, Anna Blus.

“Este debate es profundamente preocupante, ya que se produce en un momento en que las medidas de COVID-19, como los cierres empresariales, han dado lugar a un aumento de las denuncias de violencia contra mujeres y niñas, con la situación de muchas mujeres y niñas atrapadas en casa con sus agresores o sin poder acceder fácilmente a servicios de seguridad y apoyo”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies