[Turquía] La legalidad vuelve a perder en el caso del Bazar de las Especias: el Tribunal Supremo no reconoce la decisión sobre violación de derechos del Tribunal Constitucional

Pinar Selek

Kisa Dalga – Kemal Göktas – 16 enero 2023 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

El Tribunal de Casación de Turquía (Tribunal Supremo) anuló el veredicto de absolución dictado sobre Pınar Selek 5 días después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la violación de derechos que está directamente relacionada con este caso. La decisión de la Asamblea General de lo Penal de anular la sentencia absolutoria de Abdulmecit Öztürk, el otro acusado en el caso, a pesar de que ya era firme, y la emisión por el tribunal de una orden de «detención» contra Öztürk constituyen una clara violación de las disposiciones de la ley.

La decisión motivada de revocación de la Sala General Penal del Tribunal de Casación [de Turquía], anunciada por la Agencia Anadolu pero no incluida en el expediente, ha llegado al tribunal 6 meses después. El 15º Tribunal Superior Penal de Estambul ha decidido detener y emitir una notificación roja [orden internacional de búsqueda] para Selek en consonancia con la decisión del Tribunal de Casación, que establece que Pınar Selek debe ser condenada a cadena perpetua agravada.

El tribunal también decidió dictar una «orden de detención» contra el otro acusado, Abdulmecit Öztürk, aunque la sentencia absolutoria dictada contra él quedó firme al no ser recurrida. El tribunal ha fijado la fecha del juicio para el 31 de marzo.

Condena a pesar de la sentencia del Tribunal Constitucional

Se ha sabido que, mientras el tribunal realizaba estos trámites, 5 días antes de la decisión de la Asamblea General Penal del Tribunal de Casación, el Tribunal Constitucional había emitido una decisión que afectaría directamente al caso a favor de Selek.

El incidente objeto de la decisión del Tribunal Constitucional se desarrolló del siguiente modo:

Isa Kaya fue condenado a cadena perpetua en 2009 en el conocido como ‘Caso del Bazar de las Especias’, en el que también figuraban acusados que estaban siendo juzgados por otros delitos. Después de que el Tribunal de Casación confirmara la sentencia, Isa Kaya recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) alegando que la ley vigente en aquel momento, que le obligaba a declarar sin abogado, constituía una violación de su derecho a un juicio justo.

El Gobierno aceptó ante el TEDH que declarar sin abogado era una «violación de derechos»

En su respuesta a la solicitud, el Gobierno aceptó la alegación de violación de Kaya y buscó una solución amistosa. En la declaración unilateral presentada por el Gobierno ante el TEDH en 2018, se afirmaba que «El Gobierno de Turquía acepta que en el presente caso, a la luz de la jurisprudencia establecida por el Tribunal (TEDH), se han violado los derechos del demandante en virtud de los artículos 6/1 y 3 del Convenio (juicio justo)». En la declaración, el Gobierno recordaba que la disposición de la ley sobre «restricción sistémica del derecho de acceso a un abogado» había sido derogada el 15 de julio de 2003 y afirmaba también que quedaba abierto el derecho a un nuevo juicio por violación de derechos.

Tras la aceptación de esta declaración por parte del demandante Kaya y el acuerdo amistoso, la solicitud fue retirada de los registros del TEDH.

Sin embargo, la solicitud de Kaya de que se celebrara un nuevo juicio fue rechazada por el tribunal. El tribunal dictaminó que la toma de declaración sin abogado era una «violación que ya no es «reparable»» y declaró que «dado que ya no es posible eliminar la violación según el derecho interno, no puede solicitarse la repetición del juicio».

Fracasa la defensa de «condena no basada únicamente en testimonio sin abogado»

A raíz de ello, Kaya presentó un recurso individual ante el Tribunal Constitucional. En la carta de opinión enviada al tribunal por el Ministerio de Justicia, se argumentaba que la decisión de rechazo del tribunal era correcta. En el dictamen del Ministerio se afirmaba que la condena de Kaya por el asesinato de E.N. se basaba no sólo en la declaración del acusado tomada sin abogado, sino también en otras pruebas como «el informe de localización con las declaraciones de los acusados, la identificación de testigos, las declaraciones de la esposa del fallecido».

El nuevo juicio es necesario para reparar la violación de derechos

Sin embargo, la Sección 1ª del Tribunal Constitucional dictaminó el 16 de junio de 2022 que Kaya debía ser juzgado de nuevo. En la decisión del Tribunal Constitucional se señalaba que la decisión del tribunal de rechazar el nuevo juicio no estaba en consonancia con la sentencia del TEDH y que no se había eliminado la violación aceptada en la declaración del Gobierno. Por estos motivos, el Tribunal Constitucional envió el expediente al 15º Tribunal Penal Superior de Estambul, donde se juzgó el caso del Bazar de las Especias.

Impacto directo en el caso del Bazar de las Especias

En la acusación sobre la explosión del Bazar Egipcio [también conocido como Bazar de las Especias] no hay más pruebas concretas que las declaraciones de los acusados, que declararon haber sido tomadas bajo tortura. Abdulmecit Öztürk, que acusó a Pınar Selek en sus declaraciones prestadas ante la policía y la fiscalía sin presencia de abogado, afirmó en su testimonio en la vista que no conocía a Pınar Selek y que había realizado las declaraciones bajo tortura.

Los abogados de Pınar Selek recordaron las sentencias del TEDH y afirmaron que estas declaraciones tomadas sin abogado no podían tomarse como base para la sentencia.

No obstante, la Asamblea General Penal del Tribunal de Casación dictaminó que Pınar Selek, que había sido absuelta hasta 4 veces por los tribunales durante los 25 años de juicio, debía ser condenada en virtud del artículo 125 del antiguo Código Penal turco, que prevé la «cadena perpetua agravada».

La decisión del Tribunal Constitucional significa que tendría que haberse emitido una decisión de «violación de derechos» para Pınar Selek, pero esta situación no fue tomada en consideración por la Asamblea General.

GUÍA PARA ENTENDER EL CASO DEL BAZAR DE LAS ESPECIAS: UNA CADENA DE ESCÁNDALOS

El caso de la explosión del Bazar Egipcio, que tiene ya 25 años de antigüedad, ha sido uno de los juicios más controvertidos de la historia judicial turca. Pınar Selek, que fue absuelta 4 veces por el tribunal, se enfrenta al riesgo de que una condena a cadena perpetua agravada sea firme tras la última decisión de la Asamblea General Penal del Tribunal de Casación. Incluso un breve resumen de lo que ha sucedido en el caso hasta ahora revela por qué este veredicto es muy controvertido:

La policía dijo que no había bomba: La explosión en un quiosco del Bazar de las Especias de Estambul el 9 de julio de 1998 causó 7 muertos y 120 heridos. En 6 informes distintos de investigación del lugar de los hechos y de peritaje criminal elaborados por la policía tras la explosión, se afirmaba que «no se encontraron rastros de bomba». Un superintendente, al que se escuchó en la demanda presentada posteriormente, declaró que «la explosión pudo producirse porque la fuga de gas de la bombona se extendió al suelo».

Se enteró de su acusación por televisión: La socióloga Pınar Selek fue detenida dos días después de la explosión en el marco de otra investigación no relacionada con la explosión, pero no fue acusada de ningún delito relacionado con la explosión durante siete días, en los que no se le permitió reunirse con nadie, ni siquiera con su abogado, y fue sometida a interrogatorios tortuosos que luego se demostraron en los informes.

Pınar Selek, detenida bajo la acusación de «ser miembro del PKK» y contra la que se dictó auto de procesamiento, se enteraría por la televisión que veía en la cárcel de que estaba acusada de la explosión del Bazar de las Especias.

La explosión de la bombona de gas se convirtió en un «atentado terrorista»: Abdulmecit Öztürk, que había sido detenido por la policía durante operaciones contra el PKK, afirmó en su declaración a la policía que él y Pınar Selek habían planeado la explosión en el Bazar de las Especias y que habían comprado las bombas a Selek.

A raíz de este testimonio, la Fiscalía hizo caso omiso de los anteriores informes de investigación criminal de la policía y formó un comité de expertos encabezado por el profesor Svil Atasoy. El informe elaborado por este comité afirmaba que la explosión podría haber sido causada por una bomba. Así, la bomba, que no se había detectado antes, se detectó después de la declaración de Abdulmecit Öztürk.

Las declaraciones en su contra se vinieron abajo: Abdülmecit Öztürk, en su primera declaración ante el Fiscal de la DGM, dijo que no conocía a Pınar Selek y que había sido obligado a firmar su declaración bajo tortura. Sin embargo, tras ser sacado de la fiscalía, Öztürk, que había quedado retenido en la sala por la policía, volvió a entrar en la fiscalía y dijo que había repetido su declaración a la policía.

Por otro lado, una tía de Öztürk, que prestó «declaración» ante la policía contra Pınar Selek, no hablaba nada de turco, y la anciana declaró a través de un intérprete que la policía le había hecho presionar con el dedo un papel que no sabía lo que decía.

Los peritos no determinaron «bomba»: En el caso del Bazar de las Especias, que se abrió contra Pınar Selek con estas «pruebas» sin ni siquiera tomarle declaración, tres informes periciales distintos solicitados a universidades afirmaron que no se podía afirmar que la explosión fuera causada por una bomba. Los informes del Primer Departamento Especializado del Instituto de Medicina Legal del Ministerio de Justicia y de la Asamblea General del Instituto de Medicina Legal enviados al tribunal también afirmaban que «no se pudo determinar la causa de la explosión».

Interferencias policiales en el juzgado e informes periciales pirateados: Tras los informes periciales y la refutación de las pruebas contra la defensa, el tribunal se mostró seguro de absolver. En ese momento se produjo otro acontecimiento extraordinario:

El 19 de abril de 2001, la Dirección de Seguridad de Estambul, sin que mediara petición alguna del tribunal, envió una carta a la fiscalía indicando que el tribunal debía ordenar un nuevo examen pericial y remitió al tribunal un informe sin fecha ni firma del Ministerio del Interior en el que se afirmaba que la explosión había sido causada por una bomba.

Anotación del profesor al informe del Departamento de Investigación Criminal de la Gendarmería: El tribunal aceptó la petición del Departamento de Policía, que no era parte en el caso, y solicitó un informe al Departamento de Investigación Criminal de la Gendarmería. En el informe se afirmaba que la explosión había sido causada por una bomba, pero a diferencia de los gendarmes del grupo de expertos, un profesor de la METU comentó el informe.

Primera absolución, primera revocación: Considerando todas las pruebas, el tribunal dictaminó en 2006 que «no había necesidad de un veredicto» en el caso. Tras la apelación de la fiscalía, la 9ª Sala de lo Penal del Tribunal de Casación revocó el veredicto alegando que el tribunal no estaba autorizado a tomar tal decisión y que el veredicto debía ser condenatorio o absolutorio. El tribunal dictó sentencia absolutoria 2 años después.

Un extraño atractivo: El fiscal, que recurrió esta decisión a favor de Pınar Selek, curiosamente no recurrió la absolución de Abdulmecit Öztürk, que según el mismo había llevado a cabo la explosión junto con Pınar Selek. De este modo, la absolución de Öztürk fue definitiva. La situación era realmente extraña, ya que la supuesta declaración de Öztürk a la policía se citaba como fundamento de la condena de Pınar Selek, pero la absolución de Öztürk no fue recurrida por la fiscalía y se convirtió en firme.

La insistencia del Tribunal de Casación en el castigo: A pesar de todas las contradicciones del expediente y de la refutación de las declaraciones tomadas bajo tortura, la 9ª Sala de lo Penal del Tribunal de Casación decidió anular la absolución de Pınar Selek. La Sala General del Tribunal de Casación Penal, a la que el expediente fue remitido por la Fiscalía General del Tribunal Supremo de Apelación, que se opuso a la decisión, emitió el mismo veredicto.

Decisión sin leer el archivo: Además, aunque la objeción de la Fiscalía del Tribunal de Casación al veredicto afirmaba que no podía probarse que la explosión fuera causada por una bomba, la decisión de la Asamblea General Penal afirmaba que «es seguro que la explosión fue causada por una bomba; lo que es controvertido es quién colocó la bomba». En otras palabras, se sospechaba que los miembros que tomaron la decisión ni siquiera habían leído la objeción de la Fiscalía General del Estado.

El panel cambió, la absolución fue anulada: Cuando el expediente volvió al tribunal local tras la decisión de revocación, se produjo un hecho sin precedentes en la historia del Derecho. En primer lugar, el tribunal revocó su decisión anterior y absolvió a Pınar Selek. Esta decisión absolutoria también fue recurrida por el fiscal al día siguiente. Sin embargo, el expediente no se envió inmediatamente al Tribunal de Casación porque los juicios de los demás acusados de pertenencia al PKK y de acciones distintas del incidente del Bazar Egipcio seguían en curso. Normalmente, el expediente debería haberse enviado al Tribunal de Casación junto con el veredicto de absolución de Pınar Selek después del veredicto de los demás acusados. Sin embargo, 1,5 años más tarde, al final del juicio de los otros acusados, Pınar Selek fue condenada a cadena perpetua agravada por el juez que sustituyó al presidente del tribunal mientras éste se encontraba de baja médica, sin examinar el expediente.

Además, mientras que las vistas del caso hasta ese día se habían celebrado con un intervalo medio de 3 meses, el nuevo panel había celebrado una vista tras un breve periodo de 21 días, coincidiendo con unos días antes de que finalizara el periodo de informes del presidente.

La cuarta absolución no fue suficiente: Esta condena también fue anulada por la Sala de lo Penal del Tribunal de Casación debido a deficiencias procesales y el caso fue devuelto al tribunal. Esta vez el tribunal absolvió a Selek por cuarta vez y levantó la orden de detención contra ella. Sin embargo, tras la apelación del fiscal, la 9ª Sala de lo Penal del Tribunal de Casación, y posteriormente la Sala General de lo Penal del Tribunal de Casación, anularon el veredicto alegando que «debería haberse dictado una sentencia condenatoria».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies