Turquía detiene a la representante de los médicos por «propaganda terrorista»

Sebnem Fincanci es una conocida médica forense, además de una destacada activista por los derechos humanos

BBC – Paul Kirby – 26 octubre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid


La presidenta de la asociación médica de Turquía ha sido detenida por pedir una investigación sobre las denuncias de que el ejército utilizó armas químicas contra militantes kurdos.

Sebnem Korur Fincanci es sospechosa de difundir propaganda terrorista e insultar a Turquía, según la fiscalía.

Esta destacada activista de los derechos humanos hizo los comentarios en medios de comunicación pro-kurdos.

Turquía niega haber utilizado armas químicas contra el PKK, que la UE y Estados Unidos consideran una organización terrorista.

La semana pasada, el grupo militante publicó un vídeo en el que, según él, se veía a las tropas turcas liberando una sustancia en una cueva, así como sus efectos en un y una combatientes. El PKK identificó a 17 de sus miembros que, según declaraciones, habían muerto recientemente por esas armas en el norte de Irak.

La Sra. Fincanci, que también es especialista en medicina forense, declaró a Medya Haber TV que había visto el vídeo y que creía que se habían utilizado gases tóxicos que afectaban al sistema nervioso.

El líder encarcelado del partido prokurdo turco HDP, Selahattin Demirtas, se mostró de acuerdo con ella en que debería realizarse una investigación.

El Ministerio de Defensa de Ankara afirmó que las fuerzas armadas turcas no utilizaron munición prohibida por el derecho internacional, y aseosores del presidente turco Recep Tayyip Erdogan criticaron a Fincanci por repetir la acusación.

El presidente Recep Tayyip Erdogan ha prometido tomar medidas tanto contra la asociación médica turca como contra su presidenta, a la que ha acusado de hablar el lenguaje del PKK.

«Estamos decididos a hacer que las asociaciones profesionales se centren en sus fines fundacionales, limpiándolas de los partidarios de la organización terrorista», dijo.

El martes, la policía detuvo a once periodistas en redadas realizadas en varias ciudades turcas, por su presunta vinculación con militantes kurdos.

Turquía aprobó recientemente una nueva ley de medios de comunicación que exige penas de cárcel de hasta tres años por difundir información falsa sobre la seguridad turca que provoque «miedo y altere el orden público». Amnistía Internacional describió la ley como «otro día oscuro para la libertad de expresión online y la libertad de prensa en Turquía».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies