Siria: Abusos contra civiles en «zonas seguras»

Fuente: Human Right Whatch

Traducción Rojava Azadî

(Beirut, 27 de noviembre de 2019) – Facciones del Ejército Nacional Sirio (SNA), un grupo armado no estatal sirio respaldado por Turquía en el noreste de Siria, han ejecutado sumariamente a civiles y no han dado cuenta de los trabajadores humanitarios que desaparecieron mientras trabajaban en la «zona segura», dijo hoy Human Rights Watch. Al parecer, el grupo armado también se ha negado a permitir el regreso de las familias kurdas desplazadas por las operaciones militares turcas y ha saqueado y se ha apropiado u ocupado ilegalmente de sus bienes.

Turquía debería investigar las violaciones de los derechos humanos, en muchos casos posibles crímenes de guerra, en el territorio sobre el que actualmente ejerce un control efectivo, presionar a las fuerzas del SCN para que pongan fin a esos abusos y garantizar que los responsables rindan cuentas. Los comandantes locales del grupo también deben investigar y responsabilizar a los responsables de los abusos.

«La ejecución de personas, el pillaje de propiedades y el bloqueo de personas desplazadas para que no regresen a sus hogares son pruebas irrefutables de por qué las ‘zonas seguras’ propuestas por Turquía no serán seguras», dijo Sarah Leah Whitson, directora de Oriente Medio de Human Rights Watch. «Contrariamente a la narración de Turquía de que su operación establecerá una zona segura, los grupos que están utilizando para administrar el territorio están cometiendo abusos contra civiles y discriminando por motivos étnicos».

El 9 de octubre de 2019, las Fuerzas Armadas turcas y el grupo armado invadieron territorio en el noreste de Siria que desde 2012 estaba bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias, compuestas principalmente por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) dirigidas por los kurdos. Desde que comenzó la incursión, Turquía y las facciones a las que apoya han bombardeado indiscriminadamente zonas civiles, han llevado a cabo al menos siete asesinatos sumarios, han ocupado ilegalmente viviendas y tiendas civiles privadas y han saqueado los bienes de los propietarios, y no han dado cuenta de los trabajadores humanitarios que pueden haber desaparecido por la fuerza mientras trabajaban en sus zonas.

Human Rights Watch entrevistó a 10 personas, incluidos 2 médicos y 3 familiares de las víctimas, para documentar estos abusos. Human Rights Watch también revisó el material y las imágenes proporcionadas por activistas y familiares que corroboran estos abusos. El 11 de octubre, videos e imágenes, incluyendo algunas publicadas por el propio SNA, han aparecido en los medios sociales mostrando a sus miembros disparando a una persona que estaba acostada sin moverse y que parecía no representar ninguna amenaza y que estaba parada sobre el cadáver de otra persona de una manera degradante. Human Rights Watch también documentó la ejecución de una activista política kurda, Hevrin Khalaf, e investigó lo sucedido con tres cooperantes de la Media Luna Roja kurda que desaparecieron en territorio controlado por el SNA, incluida la aparente matanza ilegal de al menos uno de ellos. Human Rights Watch entrevistó a tres familiares y colegas que verificaron la identidad de las víctimas y las circunstancias de su muerte.

Human Rights Watch también entrevistó a cinco civiles kurdos entre el 6 y el 11 de noviembre, quienes dijeron que las fuerzas del grupo armado estaban ocupando sus hogares y otras propiedades y que les habían impedido arbitrariamente a ellos o a sus familiares regresar. Un periodista de Reuters de origen kurdo publicó fotos de su casa el 30 de octubre, afirmando que el grupo la había ocupado. En otro caso, las fuerzas del grupo mataron a tres hombres kurdos que habían estado tratando de regresar a la ciudad de Ras al-Ayn, dijeron testigos y familiares, e impidieron que otro hombre kurdo regresara mientras permitía que los residentes árabes regresaran.

Tanto el derecho internacional humanitario como las normas de derechos humanos prohíben los homicidios ilegítimos y toda privación arbitraria de la vida, lo que incluye los ataques contra civiles. El derecho internacional humanitario también prohíbe estrictamente, y considera un crimen de guerra, la matanza deliberada de combatientes heridos, entregados o capturados (personas consideradas fuera de combate) y las desapariciones forzadas.

Según las leyes de la guerra, el pillaje o la apropiación forzosa de propiedad privada para uso personal está prohibido y también puede constituir un crimen de guerra. Los combatientes no están autorizados a confiscar bienes para uso personal, lo que constituye un crimen de guerra, y las leyes de guerra también prohíben la destrucción de bienes que no estén justificados por una necesidad militar. Las normas internacionales exigen que se proteja la propiedad de las personas desplazadas contra la destrucción y la apropiación, ocupación o uso arbitrario e ilegal.

El derecho internacional estipula además que los civiles que fueron desplazados por la fuerza durante un conflicto deben poder regresar a sus hogares lo antes posible sin condiciones. Si las fuerzas tienen problemas de seguridad, entonces deben realizar evaluaciones individuales de los residentes, imponer restricciones temporales y limitadas si están justificadas, y no tratar de imponer prohibiciones generales o indefinidas para evitar que regresen. Se prohíbe a los ocupantes trasladar a segmentos de la población fuera de sus hogares por razones de no seguridad y tratar de reemplazarlos con poblaciones de otros territorios.

Todas las partes en un conflicto están obligadas a investigar los presuntos crímenes de guerra cometidos por sus miembros y a velar por que los responsables sean debidamente castigados. Los comandantes que sabían o debían haber sabido de los delitos cometidos por sus subordinados pero no tomaron ninguna medida para impedirlos o enjuiciarlos pueden ser considerados responsables penalmente como una cuestión de responsabilidad de los comandantes.

Las autoridades de facto en las zonas donde Human Rights Watch ha documentado estos abusos deben garantizar que los responsables rinden cuentas, que es seguro que las personas regresen si así lo desean, y que a nadie se le niega el derecho a regresar sobre la base de su origen étnico o identidad, dijo Human Rights Watch. El gobierno turco también debería poner fin a su asistencia militar a las facciones del SNA responsables de estos abusos.

«Turquía está haciendo la vista gorda ante el comportamiento reprobable de las facciones a las que arma», dijo Whitson. «Mientras Turquía tenga el control de estas áreas, tiene la responsabilidad de investigar y poner fin a estas violaciones.»

Desde que comenzó la incursión en el norte de Siria, las Fuerzas Armadas turcas y el SNA han tomado el control de la zona entre Tal Abyad (Gire Spi) y Ras al-Ayn (Serekaniye) y parte de la carretera internacional (la M4) que discurre entre el sudeste de Turquía y el noreste de Siria. A pesar de un acuerdo de alto el fuego el 22 de octubre entre Rusia y Turquía, continúan los enfrentamientos entre las fuerzas democráticas sirias -las fuerzas lideradas por los kurdos, una vez respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos contra el Estado islámico (también conocido como ISIS)- y el SNA.

Según las Naciones Unidas, la incursión desplazó inicialmente a por lo menos 200.000 personas, y alrededor de 100.000 están regresando. Casi la mitad ha regresado a las zonas controladas por las facciones apoyadas por Turquía y las Fuerzas Armadas turcas en Tal Abyad, Ein Issa y Suluk.

Resumen de asesinatos y desapariciones forzadas

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el 12 de octubre grupos armados no estatales sirios ejecutaron a nueve civiles, incluido la política kurdo-siria Hevrin Khalaf. Videos de la ejecución de Khalaf aparecieron en línea el 13 de octubre. Los videos que Human Rights Watch revisó muestran a hombres armados parados sobre el cuerpo de una mujer, cuyo parientes y activistas confirmaron que era Khalaf.

En otro video, hombres armados que se identifican como miembros del SNA son vistos disparando armas automáticas a una figura que yace inmóvil al costado de una carretera. Bellingcat, un centro de investigación de código abierto, identificó a las fuerzas de Ahrar al-Sharqiyeh, una facción del SCN, por haber participado tanto en la ejecución de Khalaf como en el asesinato que aparece en el segundo vídeo. Ahrar al-Sharqiyeh negó su participación en los asesinatos.

En otro caso, un pariente y dos colegas de los tres voluntarios de la Media Luna Roja kurda dijeron que una facción del SNA que no pudieron identificar les informó que habían detenido a los voluntarios el 11 de octubre. Un médico que trabajaba en el hospital con el que estaban asociados dijo a Human Rights Watch que perdió contacto con el equipo de voluntarios -un conductor de ambulancia y dos enfermeras- que había ido a Suluk en respuesta a un ataque el 11 de octubre.

El tío del conductor dijo que el hermano del conductor había enviado un mensaje de texto al teléfono del conductor el 14 de octubre y una persona que se identificó como parte del SNA respondió diciendo que el conductor estaba muerto y compartió una fotografía del cuerpo. Tanto el pariente como su colega verificaron que la imagen era del conductor de la ambulancia.

En las fotos de su cuenta de Facebook, el conductor lleva un uniforme militar y una bandera de YPG sobre su cuerpo en las fotos proporcionadas por sus familiares. Sus familiares no recibieron el cuerpo. Human Rights Watch no pudo determinar si el hombre era un voluntario de la Media Luna Roja kurda y, al mismo tiempo, miembro del grupo armado kurdo, ni si las fotos de Facebook eran de un período anterior. Incluso si era o había sido miembro del grupo armado, no hay indicios de que el 11 de octubre estuviera involucrado en algo más que actividades humanitarias, dijo Human Rights Watch.

Las circunstancias de las dos enfermeras de la ambulancia siguen siendo desconocidas, pero su último paradero conocido se encontraba en el territorio del SCN y personas que se cree que pertenecen a una facción del SCN informaron al grupo de ayuda de la Media Luna Roja Kurda de que las facciones del SCN las habían detenido. La Media Luna Roja kurda ha hecho un llamamiento público a todas las partes en el conflicto para que les permitan el acceso a las personas heridas.

Confiscación de bienes, saqueo y bloqueo del retorno de los residentes kurdos

Human Rights Watch entrevistó a dos personas que dijeron que las fuerzas que identificaron como el SNA habían ocupado su propiedad y saqueado sus posesiones. Tres personas dijeron que ellos o sus familiares kurdos habían intentado regresar a sus hogares en zonas bajo control turco, pero que las facciones armadas los habían bloqueado. Las fuerzas del SNA también mataron a tres hombres que intentaban regresar a sus hogares en Ras al-Ayn.

Un médico cuyo hogar está en Tanhuza, una aldea a ocho kilómetros de Tal Abyad, dijo que su familia había abandonado su aldea el 9 de octubre debido a los bombardeos y los ataques aéreos y que ahora están dispersos por el noreste de Siria. Dijo que su vecino árabe le dijo que miembros de la facción de Ahrar al-Sharqiya estaban ocupando las cinco casas de su familia. Una foto que los miembros del SNA publicaron el 1 de noviembre mostrándoles orando frente a una de las casas sirvió como confirmación. Compartió con Human Rights Watch fotos de la casa antes y después para verificar que era de su familia.

En otro caso, un hombre kurdo-sirio dijo que su familia huyó a la ciudad de Raqqqa después de que un ataque aéreo turco mató a sus padres e hirió a su hermano el 9 de octubre en su aldea de Kayuta, a nueve kilómetros de Tal Abyad. Dijo que también se enteró por los vecinos que su casa ha sido ocupada ilegalmente. Dijo que alrededor del 11 de octubre, sus vecinos árabes que habían regresado a Kayuta le dijeron que una familia árabe local había ocupado su casa, seguida por miembros de Ahrar al-Shaqiyeh.

Dijo que sus tíos se comunicaron con Ahrar al-Sharqiyeh sobre la casa, y que el grupo armado compartió fotos de ellos ocupando la casa. Uno de sus tíos intentó regresar a la aldea al menos cinco veces, pero la facción del SNA lo rechazó en la entrada y le dijo que era una zona militar. Sin embargo, vio que sus vecinos árabes que le habían dicho que su casa estaba ocupada tenían permiso para entrar en la aldea.

Otros tres residentes kurdos de Tal Abyad desplazados por las hostilidades el 9 de octubre confirmaron que su propiedad también estaba ocupada ilegalmente. Dijeron que sus vecinos árabes se habían puesto en contacto con ellos y les dijeron que sus casas habían sido saqueadas, y que los combatientes del SNA se habían instalado o habían desplazado a familias árabes en sus casas entre el 14 y el 18 de octubre. Un sirio kurdo desplazado, propietario de una tienda en Tal Abyad, dijo que el 18 de octubre vio fotografías de su tienda marcadas «confiscadas en beneficio de Ahrar al-Shariqyeh» y que un vecino árabe a quien los combatientes habían ofrecido algunas de sus mercancías le dijo que Ahrar al-Shariqyeh lo había saqueado todo y había intentado venderlo.

Activistas y familiares en el noreste de Siria y Europa compartieron con Human Rights Watch imágenes de los cuerpos de las tres personas que, según dijeron, las facciones del SNA habían matado cuando trataron de regresar a Ras al-Ayn. Los identificaron como Sheyar Mahmoud Othman, Rezan Khalil Julou y Mustafa Hisso. Las imágenes se difundieron más tarde en los medios sociales.

Human Rights Watch habló con el tío de Hisso, que estaba con su sobrino cuando el SNA lo mató. El tío dijo que él y tres de sus compañeros habían regresado a Ras al-Ayn el 17 de octubre para comprobar sus propiedades. Su sobrino tenía una gran cafetería y le preocupaba que fuera saqueada. El primo de Hisso, a quien Human Rights Watch entrevistó, dijo que a unos 200 metros de un arco cerca de la entrada de Ras al-Ayn, un grupo armado que la familia creía que era una facción del SNA comenzó a disparar contra la camioneta de Hisso. El tío se tiró del coche y corrió, pero su sobrino y sus dos compañeros del coche murieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies