Investigadores de la ONU investigan a 160 militantes del Estado Islámico por las masacres de Yazidi

Fuente: Reuters

Traducido por Rojava Azadî

NACIONES UNIDAS (Reuters) – Los investigadores de las Naciones Unidas han identificado hasta ahora a 160 militantes del Estado Islámico acusados de masacres de Yazidis en el norte de Irak en 2014 y están construyendo casos legales contra ellos, dijo el jefe del equipo al Consejo de Seguridad de la ONU el martes.

El equipo de investigación de la ONU, creado por el Consejo de Seguridad de la ONU, comenzó a trabajar hace un año para recopilar y preservar pruebas para el futuro enjuiciamiento de actos del Estado islámico en Irak que puedan ser crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad o genocidio.

«En relación con la comunidad yazidí sola, los crímenes que los atacaron, hemos identificado a más de 160 perpetradores de masacres contra los yazidíes… y estamos centrando nuestro trabajo en construir casos sólidos, esperemos que en relación con cada uno de los que puedan ser presentados ante los tribunales nacionales», dijo Karim Asad Ahmad Khan, jefe del equipo de las Naciones Unidas.

Expertos de la ONU advirtieron en junio de 2016 que el Estado islámico estaba cometiendo genocidio contra los yazidíes en Siria e Irak para destruir la comunidad religiosa minoritaria mediante asesinatos, esclavitud sexual y otros crímenes.

Los militantes islámicos del Estado consideran que los yazidíes son adoradores del diablo. La fe yazidí tiene elementos de cristianismo, zoroastrismo e islamismo.

Nadia Murad, que ganó el Premio Nobel de la Paz en 2018 por sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra, y el abogado de derechos humanos Amal Clooney desempeñaron un papel clave en la promoción del equipo de investigación de la ONU. Murad es una mujer yazidi que fue esclavizada y violada por combatientes del Estado Islámico en 2014.

El Estado islámico invadió el corazón de la fe yazidí de Sinjar, en el norte de Irak, en 2014, obligando a las mujeres jóvenes a la servidumbre como «esposas» de sus combatientes y masacrando a hombres y mujeres mayores.

El sobreviviente de Yazidi, Kachi, cuyo nombre completo fue ocultado para protegerlo, se dirigió al Consejo de Seguridad de la ONU el martes.

«Después de dispararnos, los miembros de ISIL se fueron a otro lugar. Me encontré bajo un montón de cadáveres», dijo al consejo. «Cuando abrí los ojos vi a tres de mis hermanos. Estaban a mi lado. Estaban muertos. También mis sobrinos y mis primos».

Dijo que su esposa e hijas fueron secuestradas y vendidas como esclavas y que había perdido a unos 75 miembros de su familia.

«Han pasado cinco años y todavía puedo oír a mi esposa y a mis hijas gritando cuando los miembros de ISIL las secuestraron. También puedo escuchar la voz de mi hija Lara, que tenía tres meses cuando murió en cautiverio a causa de la sed y el hambre», dijo Kachi.

Dijo que los Yazidis ahora quieren justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies