Sıdıka Avar y el Centro de Asimilación de Elazığ – 2

KEDISTAN – 29 julio 2021 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Sıdıka Avar fue una profesora turca, conocida por su papel como directora del Instituto Femenino de Elazığ, entre 1939 y 1959. Se la considera una de las “heroínas nacionales turcas” y un “ejemplo” para la “turquificación de la población kurda”. (Encontrarás su biografía detallada al final de este artículo).

Otras mujeres siguieron su misión, como Türkan Saylan, por nombrar sólo una. Estas escuelas-fábrica esparcieron la semilla de la vergüenza del autodesprecio en el subconsciente de las jóvenes generaciones arrancadas de sus raíces.

Sabemos que en 2012, el 44% de estas escuelas se encontraban en Kurdistán.

El siguiente artículo es de Suna Arev y es la segunda parte de una serie publicada en turco en Nupel.

Ir a la parte 1 de la serie


Un centro de asimilación en Elazığ: Sıdıka Avar y el Instituto para Niñas

Al dar un consejo a Sıdıka Avar, se dice que Atatürk dijo: “¿Sabes por qué las poblaciones del este son tan pobres e ignorantes? La única razón es el hecho de que no hablan turco. Si aprendieran turco, el problema desaparecería…”.

Atatürk; ¡Gran turco, inmenso turco, noble turco, único turco, turco de turcos!

En Turquía nadie más puede llevar este apellido. Está prohibido. Este nombre sólo le pertenece a él. ¿Quién se lo ha dado? Esta es otra tragedia. El hombre que nombró a Mustafa Kemal Atatürk era un armenio. Un “residuo de la espada”. 1expresión despectiva y nacionalista que describe a los armenios que sobrevivieron al genocidio.

Era un lingüista llamado Agop Martayan Dilaçar. Por cierto, el nombre Dilaçar 2significado literal “que desata la lengua” se lo dio el propio Atatürk. Agop, el armenio, contribuyó en gran medida al desarrollo de la lengua turca… Y, con el tiempo, se esforzó por reducir lentamente su nombre, manteniendo sólo A. Dilaçar como identificador. Como le asustaba su propio nombre, lo ocultó. La lengua turca le debe mucho por su desarrollo, pero su auténtico nombre Agop Martayan se desvaneció lentamente, se fundió, se borró y de este prodigioso nombre no quedó nada, salvo un A. Dilaçar.

Cuando murió en 1979, siendo presidente del Instituto de la Lengua Turca (TDK) por el que tanto había trabajado, la cadena de televisión estatal TRT, anunció “A. Dilaçar ha muerto”… Así como no hay límites para el adanismo y la traición, tampoco hay forma de escapar de uno mismo… Fue enterrado en el cementerio armenio de Şişli [Estambul]…

Pero, en nuestras tierras, Atatürk también tiene otro nombre pronunciado con odio y maldiciones. La gente le da un apodo que no será olvidado ni perdonado durante generaciones: “Kor Musto”… Utilizan este apodo cada vez que se pronuncia su nombre. Es el que apagó los fuegos del hogar, el cruel de manos ensangrentadas que hizo masacrar a los kurdos y a los qizilbash… 3Aleví, palabra peyorativa utilizada por los musulmanes suníes, que implica a un malhechor, infiel. La continuidad de los otomanos en la República…

Todo y todos están bañados en sangre…

Atatürk y Sıdıka Avar

He aquí, pues, esta Sıdıka Avar, transformada en una de las manos de Atatürk, dirigiéndose hacia el este y, una vez allí, ahogando al kurdo en la gloria de la turquicidad… Acababa de separarse de su marido y tenía una hija pequeña. Bien, pero… ¡la turquicidad importaba más que cualquier otra cosa! Dejó a su hija en un internado y se puso en camino… Dirección: Elazığ, a un tiro de piedra de Dersim.

Elazığ era un molino que aplastaba al pueblo de Dersim… A bordo del tren negro, Sıdıka Avar pasará pronto por Palu. Palu, lugar de nacimiento de Cheikh Saïd. 4Principal líder kurdo en 1925 Si ella consigue aplastar Dersim rápidamente, ¡estas otras ciudades alcanzarán la bendición de la turquicidad! Sıdıka Avar llegará hasta Bingöl…

Sıdıka llegó a Elazığ por la noche… Residía en las afueras, en un viejo edificio, antiguamente una maternidad, transformado en una escuela para niñas con internado. En realidad, este edificio apestoso y semiderruido era una “casa de corrección”, un centro de asimilación.

Fue recibida en la puerta por el personal de Elazığ, las que luego llamará sus “hermanitas”. La llegada de una nueva maestra atrajo a todos, por curiosidad. Cada minuto, a través de la puerta que se mantenía entreabierta, siete u ocho niñas estiraban sus cabezas rapadas y la observaban. Salvajes, cubiertas de harapos, indigentes…

“Ayıvo ayıvo” 5Vergüenza, vergonzoso o “töö” 6Pronunciado tuh, una expresión de sorpresa decían estas niñas de 10, 12, 15 años… Fueron llevadas a Dersim a la fuerza por los gendarmes.

Sıdıka preguntó entonces a las hermanitas:

– ¿Quiénes son?

La respuesta: “las internas, las osas de la montaña, las kurdas, las hijas de los rebeldes”.

La primera reacción de Sıdıka Avar: “Dios mío, qué acento tan extraño tienen…”.

¿Sólo su acento? Para ella, sus nombres eran igual de extraños. Fincan, Saray, Hatun, Geyik, Xazel, Kadife, Anık, Elif, Beser… Fintos, Sisin… Y sin embargo, su propio nombre, Sıdıka, era originalmente árabe pero no le resultaba extraño.

Y sin embargo, su propio nombre, Sıdıka, era originalmente árabe pero no le resultaba extraño.

Elazığ, “ciruela negra sin madurar, cómela para curar tu herida “ 7Una canción de Elazığ “Kara erik çağala ye ki yaran sağala’

Las hermanitas maltrataban a las “osas de la montaña”. Como lo hacía la directora de la escuela, como lo hacían las profesoras… También había alumnas diurnas de Elazığ, pero eran las privilegiadas…

Todo el trabajo de la escuela lo hacían las humildes manos de las huérfanas de Dersim: lavar la ropa, fregar los platos, cocinar, incluso el trabajo doméstico privado del personal… Tratarlas con desprecio, maltratarlas era casi un fard 8En el Islam, una prueba obtenida a través de pruebas irrefutables.

Desde el día en que las puertas de Anatolia se abrieron a los bárbaros otomanos, se dictó un firman 9Decreto real: la masacre de los pueblos históricos es wâdjib. 10En el Islam, una obligación basada en pruebas conjeturales, abierta a la interpretación Aquí, el principio básico “mata a los que no son de tu estirpe, no dejes que los descendientes se pongan en marcha” también está presente, pero con la diferencia de que las espadas han sido sustituidas por cañones. Las fatwas de dominación pronunciadas siglos atrás siguen siendo tan vivaces como los niños nacidos el día anterior. Hubo un tiempo en estas tierras en el que el pueblo histórico creía que tenía un futuro. Eran personas que habían trabajado esta tierra, que comían juntas, que compartían solidariamente. ¿Seguía siendo así? “Unidad” y “Serenidad” fueron a partir de entonces pesadillas para los gobernantes. “Dite a ti mismo que puedes matar a quien no comparte tu fe, sus bienes, su vida, su honor, incluso su lengua es halal para ti. Aquellos que no reconocen a su madre, a su hermana, cuyas esposas, están libres durante tres días, esos son halal para ti. Los alimentos que preparan no deben comerse, el animal que sacrifican es impuro. Apagan las velas 11Expresión de una fantasía lasciva que los musulmanes suníes tenían con la ceremonia de la comunidad aleví conocida como Cem, durante la cual hombres y mujeres apagan las velas para comulgar juntos, nunca realizan el ghusl 12Abluciones completas.” Una vez que los poderosos lanzaron el conjuro, la degradación, una vez que la gente lo creyó, la cuestión quedó resuelta. El gobierno de los poderosos será esperado por el pueblo. ¿No ha sido siempre así durante siglos?

“Bueno, no puede funcionar así”, dijo entonces Sıdıka… “Si sigue así, estos niños se convertirán en nuestros enemigos. La fortaleza debe ser conquistada desde el interior. Los ‘osos’ deben transformarse urgentemente en ‘corderos'”.

En Elazığ, todo el mundo vivía temiendo al Pacha. De hecho, Sıdıka también le temía. Había oído muchas cosas desagradables sobre él. Fue a su residencia para informarle de su problema. Le rogó como petición oficial al Pacha que el deber de educar y turquificar a las niñas de Dersim fuera de su única responsabilidad. No escatimó palabras refinadas… También estaba la orden de Atatürk, así que finalmente obtuvo lo que quería.

De hecho, el Pacha no era como la gente decía. Incluso parecía simpatizar con Sıdıka.

¿Quién era este Pacha? ¡Hüseyin Abdullah Alpdoğan! 131878-1972 Figura militar y política turca, especialmente activa en Dersim

Era una figura excepcional, la única autoridad, hasta tal punto que podía enviar a un hombre a la horca y sacarlo también de ella.

Avar se arremangó. A partir de ahora, las niñas estaban bajo su responsabilidad. Ya no harían el trabajo en la escuela, ni actuarían como sirvientas de las demás. Lo más importante era que aprendieran turco, a leer y escribir. Estaba prohibido hablar en kurdo, incluso entre ellas. Sıdıka ya no hacía afeitar las cabezas de las niñas, sino que las despiojaba personalmente y hacía que les enviaran un gas especial para aplicárselo en el pelo.  Las llevaba al hammam, las lavaba y limpiaba ella misma, les compraba ropa y zapatos finos. Aumentaba las raciones en las comidas. Las trataba tan bien que era indescriptible… No permitía que nadie en la escuela llamara a las niñas con nombres como “osas de montaña”, “semilla kurda”. Ella lo prohibía. Porque eso evitaría que olvidaran que eran kurdos. Sıdıka tenía el Pacha detrás de ella y también, el legado de Atatürk. Así es como fue.

Les acariciaba la cabeza, las arropaba por la noche para que no tuvieran frío. Las niñas empezaron a llamar a Sıdıka, “anne”. 14Madre en turco Desde entonces “daye” había muerto… 15Madre en kurdo

Sıdıka Avar en busca de chicas

Esta era la situación… Las niñas aprendieron la lengua turca y poco a poco empezaron a leer y escribir en turco…

Había un señor, H. Agha. Rico, originario de Mazgirt, poseía cuarenta aldeas, caballos bayos, sus casas estaban al servicio del Estado. También tenía siervos, sirvientes, alimentos melosos y untuosos, sábanas de seda para que las autoridades del Estado durmieran cuando venían de visita, armas en mano… El pueblo, mientras tanto, era pobre, estaba plagado de piojos, con los techos destrozados, los fuegos de las casas sin encender, comiendo pan de mijo.

H. Elif, la hija de Agha, era una mujer alta y bien alimentada. Montaba los caballos bayos con confianza, con el pelo al viento. Y con ella estaba Fincan… H. Agha trajo personalmente las dos niñas a Sıdıka y las dejó a su cuidado. Para que estudiaran, aprendieran turco… En la escuela, Elif era una privilegiada. Fincan obedecía todas las órdenes de Elif, seguía todas sus peticiones personales, hacía discretamente todo lo que Elif quería.

Fincan estaba al servicio de Elif, era la hija de una de las criadas de la familia. Fincan no fue enviada para ser educada sino para servir a Elif… Así que aquí, en medio de todo, anidaba una contradicción de clase.

Durante las vacaciones, Sıdıka llevó a Elif personalmente a H. Agha. Dormía en las sábanas de seda. Más tarde, Elif abrió una escuela y, con sus 25 alumnos, también demostró el poder supremo del turco. En cuanto a Fincan, se convirtió en la guía de su propia clase…

Sıdıka comenzó a visitar los pueblos uno tras otro, en busca de nuevas chicas. Las prácticas en el Instituto tenían una duración de tres años. Las chicas aprendían turco durante esos años y eran enviadas a Akçadağ (Malatya) como profesoras. No podían dedicarse a otra cosa. Campos como el derecho, la medicina, la filosofía o la ingeniería no existían para ellas. También serían “madres y amas de casa” con excelentes habilidades en la costura, la cocina, las tareas domésticas, la crianza de los mejores niños turcos…

El material de lectura también era de cierto molde. “Çalıkuşu”. 16Literalmente “reyezuelo”, novela de 1921 del autor turco Reşat Nuri Gültekin (1921) de Reşat Nuri… Ese snob de Kamuran dando esperanzas a su prima Feride mientras juega con otras mujeres hermosas… Feride, una maestra, sometida a todas las miserias imaginables en una Anatolia rocosa y montañosa que luego se casa con Kamuran, siendo aún virgen. Kamuran, ya casado, padre de un niño y viudo. Qué podía haber de malo en todo eso, ya que Feride había permanecido “pura”… También estaba “Yaban” 17“El extraño”, novela del escritor turco Yakup Kadri Karaosmanoğlu con un final atroz. El oficial enamorado de su Patria, dejando a la mujer que ama en un cementerio, cubierta de sangre. Tal vez, ¡pero él la amaba! Y también “Ateşten Gömlek”… 18“La camisa de las llamas” del autor turco Halide Edip Adıvar, Duffield , 1924

La educación era de ese modelo burgués tan conocido.

Pero, al principio, la gente se resistió. No aceptaron a Sıdıka en su corazón y la dejaron en la posición de peticionaria. Durante mucho tiempo, tuvo que conformarse con las niñas que traían a la fuerza los gendarmes… Pero Sıdıka estaba decidida, iría a los pueblos y se llevaría a las niñas de allí para enseñarles turco. Y esto es lo que hizo.

En aquella época, en esa región, prácticamente nadie hablaba turco. Al principio tuvo que llevar sus asuntos a través de traductores, incluso en Bingöl, donde logró poner sus manos. Pero no por mucho tiempo. “Sus chicas”, las que ya había educado, fueron enviadas, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad. Así, estas niñas kurdas se lanzaron al asesinato de su lengua materna, de sus propias creencias, de la propia cultura. A partir de entonces, ellas son las más grandes de las turcas, las mejores de las musulmanas…

Prohibido hablar o incluso pensar en kurdo

Las niñas dominaban el turco y eran felices con su madre Sıdıka. El Pacha tenía previsto inspeccionar la escuela… ¡No había más remedio que saludar a este carnicero de humanos!

Hüsniye era la mejor alumna de la escuela. Como un buen soldadito, Hüsniye se levantó y, en su perfecto turco, recitó un poema para Abdullah Pacha.

Niños turcos, niños turcos,

Ojos hacia adelante, cabezas levantadas

A los horizontes del país, a la vida del mañana,

Niños turcos, todo les pertenece.

 “Siiiií,” dijo el Pachá, “trabajen duro niñas, todo les pertenece…” ¡Qué orgullosas estaban Sıdıka y las niñas! Abdullah Alpdoğan, única autoridad en Dersim y en Elazığ. ¡El mismo Pacha que sostenía las cabezas cortadas de Alişer y Zarife! 19El líder de las tribus Koçgiri, Mustafa Pasa, sus hijos y su brazo derecho, Alişer, marido de Zarife, exigen la autonomía kurda. El 6 de marzo de 1921 se decreta la ley marcial en la región. 6.000 kurdos intentan enfrentarse a 25.000 soldados otomanos. Los rebeldes son derrotados en menos de un mes. Oficialmente, 500 combatientes kurdos mueren, los líderes tribales son deportados o ejecutados. En los dos meses siguientes, de abril a finales de mayo de 1921, las fuerzas otomanas proceden a una “limpieza” de la región quemando 132 pueblos, deportando a miles de aldeanos y matando a cerca de 1 000 civiles.

İsme İnönü, Sıdıka Avar

Julio 1944. İsmet İnönü 20Militar y estadista turco, considerado la figura político-militar más importante de la historia contemporánea de Turquía después de Atatürk y apodado “el segundo hombre”. visita el Instituto Elazığ para niñas. Junto a él, toda una alineación de autoridades y elegidos.

Elmas era la única chica originaria de Dersim en toda la escuela. Llegó desde Hozat, un poco antes. İnönü quiso entonces verla, hablar con ella, inspeccionarla. Elmas había hecho un buen trabajo aprendiendo turco. Así que llamaron a Elmas. Llegó y saludó respetuosamente a la asamblea.

İnönü la llamó a su mesa y le preguntó:

– ¿Sabes turco?

– Sí, señor.

– ¿Dónde lo has aprendido?

– Aquí, señor.

Le entregó a Elmas un periódico:

– Veamos cómo se lee esto.

Elmas leyó muy bien.

İnönü gritó un considerable “¡brravooo!”

– ¿Qué más ha aprendido?

– Coser y hacer las tareas del hogar…

Inönü estaba orgulloso. También lo estaba Sıdıka.

Entonces İnönü extendió su mano, Elmas se arrodilló y la besó.

İnönü dijo: “Ahí estás… ¡kurda!”

Sí. Con un séquito de adultos a su lado. Esto debe ser lo que significa tener vergüenza en nombre de los demás. En nuestras regiones, el apodo de Inönü es “Ismet el sordo”…

Sıdıka Avar se convirtió entonces en la fortaleza de la asimilación en el Instituto Elazığ para Chicas… ¡Quién no se presentó a la visita! Hasan Ali Yücel, 21Escritor y profesor turco, ministro de Educación Nacional de 1938 a 1946. İsmail Hakkı Tonguç 22Proponente de una educación científica turca, artífice de los “Institutos de la Aldea” y director general de la enseñanza primaria de la época. y ¿quién más…?

Un día, los gendarmes trajeron a dos niñas a la escuela. Estas niñas llevaban ocho meses escondidas en la montaña. Eran descendientes de personas de Dersim que fueron colgadas en la plaza de Elazığ. 23Rebeldes ejecutados en 1937 tras la “Revuelta de Dersim” de 1937-1938.

Geyik y Hayriye…

Esto fue en agosto, los colegios estaban de vacaciones.

La escuela fue informada: “Por orden del Inspector. Estas niñas son hijas de rebeldes sin honor. No serán educadas, serán puestas a trabajar para la escuela”.

Geyik era una chica robusta ¡con “ojos de traidora”! Pelo desordenado, después de meses en las montañas, ¿dónde habría encontrado un peine? Vestida con un vestido rasgado de algodón, ya sin diseño alguno visible en él. En la espalda, la tela se adhería a su omóplato derecho. En el pecho, el vestido estaba roto hasta el ombligo. Una cuerda lo sujetaba en la cintura.

La misma foto de la pequeña. Excepto que la parte trasera de su vestido estaba en mejores condiciones.

La piel de sus rostros se parecía a la de los humanos, pero en sus cuerpos, la piel se había vuelto marrón como la corteza de un árbol. Heridas en las uñas, alrededor de la boca.

Hayriye estaba tan delgada que su piel parecía pegada a sus huesos. Su cara estaba arrugada como la de una anciana. ¿Podría tener realmente 14 años?

Intentaron llevarlas al interior. Se negaron a entrar. Sıdıka y su director les dieron entonces una rebanada de pan con queso. Geyik se negó a tomarla y les dio la espalda. Hayriye agarró el pan de la mano de Sıdıka. Ésta retrocedió inmediatamente, partió el trozo de pan, se comió una parte y escondió el resto dentro de su vestido. Sıdıka insistió en darle el pan a Geyik. La chica le dio una bofetada a Sıdıka, el pan cayó al suelo. Y Hayriye corrió, cogió la rebanada de pan y también la escondió en su pecho.

Sıdıka y su director, profundamente conmovidos por esta hambre inconmensurable, pidieron más pan y queso. Primero le dieron un poco a Hayriye, que se puso en cuclillas y comió sin dejar de vigilarlas.

Sıdıka se acercó a Geyik con un trozo de pan cargado de queso, diciendo “kızamine” 24“Hija mía” en turco y acariciando su espalda. De nuevo, le ofreció pan en la mano. Geyik miró a Sıdıka, Sıdıka sonrió y la animó “kızamıne”. Geyik lo cogió con brusquedad, con cara de fastidio. Le dio la espalda. Se puso en cuclillas y empezó a comer.

Ambas olían muy mal. El personal hirvió agua. Hayriye se lavó primero. Su piel no soltaba la suciedad, incluso cuando se restregaba con el cepillo de cocina, su piel seguía manchada.

No consiguieron que Geyik entrara a bañarse. Cuando el director se rindió, llegaron dos hombres del personal. Dos tipos robustos que no pudieron con Geyik. “¡Dios, qué fuerza, qué resistencia!” En todo este barullo su espalda empezó a sangrar. Mientras los hombres la sujetaban, Sıdıka observó la espalda sangrante. Una herida en el omóplato derecho, fundida con su vestido, se había convirtido en un caparazón… Lleno de pequeños gusanos blancos…

Más adelante, el director fue trasladado a otro lugar. Cuando se fue, dijo: “No me importaría llevarme a Hayriye conmigo, ella se encargaría de mis tareas domésticas”. Pidió la autorización del pachá, que se la concedió. ¿Por qué no? Qué diferencia había con las bestias sin dueño que vagaban por el valle de Kuzuova. El director tomó a Hayriye, como un mueble, como una sirvienta… “El trabajo del infiel también es halal”.

Los que denunciaron el escondite de las niñas a los gendarmes fueron los milicianos locales. Milicianos que Abdullah Pacha compró por menos de nada. “Riya Şaeye”…25“Caras negras” en kurdo, significa traidores, colaboracionistas.

La historia de Geyik y Hayriye es, de hecho, un reflejo de la masacre de Dersim 26Uno de los principales levantamientos kurdos tras la fundación de la República Turca en 1923. Se produjo en la región montañosa de Dersim, habitada mayoritariamente por kurdos alevíes, dirigida por un líder religioso aleví, el cheikh Seyid Rıza; comenzó en 1936 y terminó en 1938 con una masacre a gran escala, cuyas cifras aún no se han establecido con claridad., ilustrada por la herida en la espalda de Geyik, repleta de gusanos blancos.

Lo que se ha vivido, nunca se debe olvidar, nunca se debe perdonar…

(Continuará)

Sıdıka Avar

Nació en 1901 en Cihangir, Estambul, y murió en 1979 en Estambul. Fue una profesora turca conocida por su labor como directora del Instituto para Niñas de Elazig entre 1939 y 1959. Se la conoce como “una de las heroínas nacionales turcas” y un ejemplo para “la turquificación de la población kurda”.

Era hija de Mehmet bey, funcionario otomano, y de un ama de casa. Se formó como maestra en el Colegio de Niñas de Çapa y, a partir de 1922, trabajó en el Colegio de Niñas Circasianas de Estambul. En la década de 1920, se trasladó con su pareja a Esmirna, donde encontró trabajo como profesora en una escuela judía local y en el American Girls’ College. También se ofreció a educar a las presas de Esmirna.

Estaba casada y era madre de un hijo. Se divorció de su pareja en 1937 antes de marcharse a dar clases al Instituto Femenino de Elazığ. El hecho de que decidiera dejar atrás a su propio hijo cuando se dirigió al Este, era contrario al concepto de la “familia tradicional kemalista”, considerada la base de un país próspero, pero fue percibido como un sacrificio personal por el bien del país.

Tras varias solicitudes, finalmente fue enviada al Instituto para Niñas de Elazig en 1939. Después de dos meses, fue ascendida a directora del Instituto. También fue nombrada brevemente subdirectora en el Instituto para Niñas de Tokat en 1942, pero regresó a Elazığ en 1943, donde permaneció hasta su jubilación en 1959. Al principio, Sıdıka Avar tuvo problemas para reclutar niñas para la escuela porque los habitantes del pueblo dudaban de que las niñas fueran bien tratadas en el Instituto. Siendo algo idealista en lo que respecta a la “turquificación” de los kurdos, desarrolló estrategias para lograr resultados a través de la cooperación. Avar insistió en la necesidad de ganarse el corazón y la mente de las niñas kurdas para que amaran la turquificación. Prohibió los golpes a las alumnas anteriores, pero también el uso de su lengua materna. Tuvo tanto éxito que, con el tiempo, las niñas llegaron a considerar que el turco era superior a la lengua kurda o zazaki. Avar guardó fotos del antes y el después del proceso educativo, de la “nueva mujer civilizada de habla turca” de lo que había sido una niña kurda. Avar también cambió el proceso de reclutamiento de las alumnas, pidiendo al inspector general que la autorizara a reclutar a las niñas personalmente, y que los soldados ya no obligaran a los aldeanos a entregar a las niñas al Instituto. Aunque prohibió a sus alumnas el uso de la lengua kurda, la utilizó para el reclutamiento. En su opinión, un “hola” en kurdo podía ser el comienzo de una relación duradera.  Avar dio clases a unas mil niñas antes de que la escuela fuera cerrada y ella tuviera que marcharse. En 1959, bajo el gobierno del Partido Democrático, se cerró la sección femenina de Dersim.

Publicó sus memorias con el título “Dağ Çiçeklerim” (Mis flores de montaña).

Las fotos de este artículo, retocadas, proceden de los archivos personales de Avar y muestran la transformación que quiso conservar de sus alumnas. Donó este archivo fotográfico al Ministerio de Educación turco.

  • 1
    expresión despectiva y nacionalista que describe a los armenios que sobrevivieron al genocidio.
  • 2
    significado literal “que desata la lengua”
  • 3
    Aleví, palabra peyorativa utilizada por los musulmanes suníes, que implica a un malhechor, infiel.
  • 4
    Principal líder kurdo en 1925
  • 5
    Vergüenza, vergonzoso
  • 6
    Pronunciado tuh, una expresión de sorpresa
  • 7
    Una canción de Elazığ “Kara erik çağala ye ki yaran sağala’
  • 8
    En el Islam, una prueba obtenida a través de pruebas irrefutables.
  • 9
    Decreto real
  • 10
    En el Islam, una obligación basada en pruebas conjeturales, abierta a la interpretación
  • 11
    Expresión de una fantasía lasciva que los musulmanes suníes tenían con la ceremonia de la comunidad aleví conocida como Cem, durante la cual hombres y mujeres apagan las velas para comulgar juntos
  • 12
    Abluciones completas
  • 13
    1878-1972 Figura militar y política turca, especialmente activa en Dersim
  • 14
    Madre en turco
  • 15
    Madre en kurdo
  • 16
    Literalmente “reyezuelo”, novela de 1921 del autor turco Reşat Nuri Gültekin (1921)
  • 17
    “El extraño”, novela del escritor turco Yakup Kadri Karaosmanoğlu
  • 18
    “La camisa de las llamas” del autor turco Halide Edip Adıvar, Duffield , 1924
  • 19
    El líder de las tribus Koçgiri, Mustafa Pasa, sus hijos y su brazo derecho, Alişer, marido de Zarife, exigen la autonomía kurda. El 6 de marzo de 1921 se decreta la ley marcial en la región. 6.000 kurdos intentan enfrentarse a 25.000 soldados otomanos. Los rebeldes son derrotados en menos de un mes. Oficialmente, 500 combatientes kurdos mueren, los líderes tribales son deportados o ejecutados. En los dos meses siguientes, de abril a finales de mayo de 1921, las fuerzas otomanas proceden a una “limpieza” de la región quemando 132 pueblos, deportando a miles de aldeanos y matando a cerca de 1 000 civiles.
  • 20
    Militar y estadista turco, considerado la figura político-militar más importante de la historia contemporánea de Turquía después de Atatürk y apodado “el segundo hombre”.
  • 21
    Escritor y profesor turco, ministro de Educación Nacional de 1938 a 1946.
  • 22
    Proponente de una educación científica turca, artífice de los “Institutos de la Aldea” y director general de la enseñanza primaria de la época.
  • 23
    Rebeldes ejecutados en 1937 tras la “Revuelta de Dersim” de 1937-1938.
  • 24
    “Hija mía” en turco
  • 25
    “Caras negras” en kurdo, significa traidores, colaboracionistas.
  • 26
    Uno de los principales levantamientos kurdos tras la fundación de la República Turca en 1923. Se produjo en la región montañosa de Dersim, habitada mayoritariamente por kurdos alevíes, dirigida por un líder religioso aleví, el cheikh Seyid Rıza; comenzó en 1936 y terminó en 1938 con una masacre a gran escala, cuyas cifras aún no se han establecido con claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies