¿Quiénes son los extremistas «Lobos Grises»?

El movimiento de los Lobos Grises existe. Tiene una larga historia de baños de sangre en toda Turquía y ahora es un movimiento creciente en toda Europa, así como en el sur del Cáucaso. La ideología del turanismo, o la gran patria turca, cree en la superioridad de una supuesta raza turca y quiere unir a todos los turcos bajo un solo país, «Turan», desde Europa hasta el Pacífico. Estas ideas han influido mucho en la organización de los Lobos Grises y en sus acciones. En la foto: Un soldado turco muestra el signo de los Lobos Grises mientras patrulla en la ciudad de Atareb, en el norte de Siria ocupado por Turquía, el 19 de febrero de 2020. (Foto de Aref Tammawi/AFP vía Getty Images)

Fuente: Gatestone Institute

Autor: Uzay Bulut

Fecha de publicación original: 29 de noviembre de 2021

  • En realidad, el movimiento de los Lobos Grises existe. Tiene una larga historia de baños de sangre en toda Turquía y ahora es un movimiento creciente en toda Europa, así como en el sur del Cáucaso.
  • Esta ideología [el turanismo, o la gran patria turca] cree en la superioridad de una supuesta raza turca y quiere unir a todos los turcos bajo un solo país, «Turan», desde Europa hasta el Pacífico. Estas ideas han influido mucho en la organización de los Lobos Grises y en sus acciones.
  • El ideal de «Turan» sigue vivo en la política turca. Antes de una reunión en el palacio presidencial el 17 de noviembre, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahçeli, posaron con un mapa del llamado «mundo turco», o el Turan, ante las cámaras.
  • «Los Lobos Grises tienen un largo historial de terrorismo hacia las minorías étnicas religiosas, pero sus habilidades han evolucionado. Son más fuertes que a principios de los años 2000. La alianza política del MHP con el gobernante AKP de Turquía hace tres años los legitimó, dando a los Lobos Grises un nuevo sentido de unidad. Están militarizados, son eficientes y se mueven por todo el mundo. Su misión es el islamismo pan-turco, y cualquier cristiano étnico que se encuentre dentro de su esfera de acción está en peligro». – International Christian Concern.
  • Es hora de que las naciones civilizadas examinen más de cerca los violentos ataques y amenazas de los Lobos Grises contra las minorías y los intelectuales disidentes dentro y fuera de Turquía.

El mes pasado, el Congreso estadounidense aprobó una enmienda a la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA) para el año fiscal 2022 que podría afectar al estatus del grupo extremista de extrema derecha que opera tanto dentro como fuera de Turquía: los Lobos Grises.

La enmienda, introducida por la congresista Dina Titus (demócrata de Nueva Jersey), exige que el Departamento de Estado envíe un informe al Congreso sobre las actividades de los Lobos Grises contra Estados Unidos y sus aliados -incluyendo una evaluación de si los Lobos Grises cumplen los criterios para ser designados como organización terrorista extranjera.

Los Lobos Grises (Bozkurtlar) es el nombre informal de una organización nacionalista turca llamada Corazones Idealistas (Ülkü Ocakları). Como movimiento político, se denomina Movimiento Idealista (Ülkücü Hareket) y es responsable de muchos actos de violencia, como el intento de asesinato del Papa Juan Pablo II en 1981.

En 1968, los Corazones Idealistas se fundaron como el ala militante del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP) de extrema derecha, actualmente aliado del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Turquía.

Estados Unidos no es el único país que ha empezado a prestar más atención a las actividades delictivas de los Lobos Grises. En noviembre del año pasado, el ministro del Interior francés, Gerard Darmanin, anunció en Twitter la prohibición del grupo en Francia. «Incita a la discriminación y al odio y está implicado en acciones violentas», escribió. El anuncio se produjo después de que un monumento al genocidio armenio en las afueras de la ciudad de Lyon fuera pintado con grafitis amarillos y lemas pro-turcos.

Ese mismo mes, miembros del Parlamento Europeo afiliados al grupo «Identidad y Democracia» propusieron incluir a los Lobos Grises en la lista de terroristas de la Unión Europea, afirmando que el Parlamento Europeo «condena los actos violentos y la ideología de los Lobos Grises, cuya creciente influencia representa una amenaza para la paz mundial y para Europa».

El 18 de noviembre, el parlamento alemán aprobó una moción que instaba al gobierno a ilegalizar las filiales del grupo, impedir su agitación en línea y vigilar sus actividades.

El legislador del Partido Verde alemán Cem Özdemir dijo que creía que el grupo era la mayor organización de extrema derecha de Alemania, con hasta 20.000 miembros. La mayor organización paraguas de Lobos Grises, según el servicio de inteligencia nacional de Alemania, es la ADÜTF (Federación de Asociaciones Turcas Idealistas Democráticas de Alemania), con unas 170 asociaciones y 7.000 miembros. Özdemir añadió que los Lobos Grises eran responsables de cientos de asesinatos en Turquía, pero que no limitaban sus actividades a ese país.

El Ministerio de Asuntos Exteriores turco condenó la decisión de Francia, diciendo:

«No existe tal movimiento llamado ‘Lobos Grises'», dice el comunicado. «Los intentos de recurrir a decisiones imaginarias presumiendo la existencia de tal movimiento o formación basándose en algunos individuos y sus acciones, refleja la última psicología contradictoria en la que vive este país».

En realidad, el movimiento de los Lobos Grises existe. Tiene una larga historia de baños de sangre en toda Turquía y ahora es un movimiento creciente en toda Europa, así como en el Cáucaso Sur.

International Christian Concern informó en septiembre:

«La ideología de los Lobos Grises ha seguido extendiéndose por todo el mundo, junto con las amenazas de violencia contra los cristianos y cualquier otro grupo que se interponga en el camino del expansionismo turco».

«Lobos grises» en la mitología turca

Los nacionalistas turcos, incluidos los pan-turquistas, creen que sus antiguos antepasados vivían en la zona situada entre las montañas Tian Shan y Altai, en Asia Central. Esta región limita con China. Los turcos de Asia Central eran pueblos nómadas que a menudo se dedicaban a las migraciones y conquistas. En el siglo XI llegaron a Anatolia, entonces gobernada por el Imperio Bizantino griego, e invadieron la zona mediante masacres.

El lobo gris es un animal considerado sagrado en la mitología turca, altai y mongola. También es un símbolo nacional. Un artículo del sitio web turco Karar explica:

«La creencia de descender de lobos grises ha sido durante mucho tiempo un gran motivo de orgullo para los turcos, así como un sentimiento de seguridad y confianza en su futuro… Muchos héroes de la historia turca han sido representados por el símbolo del lobo gris.

«La función del lobo gris en las epopeyas turcas es puramente simbólica. Expresa el crecimiento, la expansión y la potenciación de la nación. En la medida en que los turcos creen y obedecen esta idea, conservan su dominio y superioridad, y cuando abandonan esta idea, están sujetos al desastre. Es el lobo gris quien salva a los turcos de los desastres.

«En estas epopeyas se revelan las siguientes cualidades del lobo gris Asegurar la continuación del linaje [de los turcos], guiar a los turcos y salvar a los turcos de los desastres».

Según el llamado mito del lobo gris, los turcos descienden de los humanos y de los lobos.

«En la ‘Epopeya del Lobo Gris’, un niño al que le cortaron las piernas y los brazos y lo dejaron morir fue curado por una loba que alimentó al niño. Cuando los soldados enemigos intentaron matar al niño, la loba lo secuestró en las montañas de Altai y lo salvó. La loba quedó entonces embarazada de este niño y dio a luz a 10 hijos. El crecimiento y la reproducción de estos niños salvó al linaje turco de la extinción».

Turquismo y Turanismo

La ideología nacionalista conocida como turquismo o pan-turquismo, y también llamada pan-turanismo o turanismo, comenzó a surgir en los siglos XIX y XX. Esta ideología cree en la superioridad de una supuesta raza turca y quiere unir a todos los turcos bajo un solo país, «Turan», desde Europa hasta el Pacífico. Estas ideas han influido mucho en la organización de los Lobos Grises y en sus acciones.

El ideal de «Turan» sigue vivo en la política turca. Antes de una reunión en el palacio presidencial el 17 de noviembre, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahçeli, posaron con un mapa del llamado «mundo turco», o el Turan, ante las cámaras.

El Dr. Fatih Yasli escribió un libro titulado Nuestro odio es nuestra religión: Un estudio sobre el fascismo turanista, en el que analiza su historia y sus argumentos ideológicos. El turanismo, señala el Dr. Yasli, debería llamarse «fascismo turquista» porque los turanistas «basaban su concepción del nacionalismo en la sangre y el linaje y defendían el racismo biológico».

«Diseñaron una estructura estatal, uno de cuyos deberes fundamentales sería evitar que la pureza de la sangre de la raza se corrompiera. También previeron una sociedad de «orden y mando» entrelazada con el militarismo. En una sociedad así, las relaciones entre superiores y subordinados estarían estrictamente definidas y los actos que violaran esa jerarquía serían castigados con la mayor dureza. Rediseñaron la política como biopolítica que intervendría directamente, regularía y controlaría la población, la natalidad y el matrimonio. También tenían un deseo muy poderoso de irredentismo (expansionismo), tenían una cierta creencia en el darwinismo social y consideraban la vida como una guerra de supervivencia. Rendían culto a la muerte y a la guerra y sentían un odio muy profundo por las ideas de paz, internacionalismo, cosmopolitismo, intelectualismo, todo lo que es femenino, y por el comunismo, que pensaban que representaba todas esas cosas por sí mismo.

«Los argumentos ideológicos del movimiento llamado racista-turismo concuerdan claramente con el diagrama universal de la ideología fascista…

El fascismo turquista se basa en la tesis de que es un enemigo de todo el mundo, del mismo modo que el nacionalsocialismo era un enemigo de los judíos. Como los fascistas turquistas definen la vida como una guerra, un resultado natural de esta concepción es que creen que los enemigos «internos» y «externos» de los turcos están en todas partes: Las minorías, los judíos, los kurdos, los armenios, los árabes, los rusos, los comunistas son enemigos furtivos y peligrosos de este mundo de guerra. Para los fascistas turcos, cualquiera que sea extranjero es un enemigo. Atsiz escribió en un artículo de 1934 que «los enemigos externos de la nación turca son el mundo entero».»

Nihal Atsız (1905-1975), una de las principales figuras turquistas, definió el ideal del turquismo de la siguiente manera:

«Los turcos que dominan la geografía turana (Gran Patria Turca) están por delante y son superiores a todas las demás naciones».

El turquismo era una de las ideologías del gobierno otomano dirigido por el partido gobernante nacionalista del Comité de Unión y Progreso (CUP), también conocido como los Jóvenes Turcos. Estos cometieron la primera fase del genocidio cristiano de 1913-23 contra armenios, asirios y griegos. El poder político más importante de la época, el CUP, convirtió el turquismo en la ideología oficial del gobierno otomano. El historiador Suren Manukyan señala que el turquismo y el panturquismo durante la época de los Jóvenes Turcos «pretendían crear una Turquía homogénea y una gran superpotencia turana que uniera a todos los pueblos de habla turca hasta Asia Central».

La ideología turco-turanista -junto con la yihad declarada en noviembre de 1914- fue una de las ideologías motivadoras del genocidio. Hoy, los nacionalistas turcos niegan agresivamente el genocidio o proclaman con orgullo que «lo volverían a hacer».

Años 30 y 40: El turquismo se mezcla con el nazismo

El antisemitismo, escribe el Dr. Yasli, se hizo prominente en el movimiento fascista turco en las décadas de 1930 y 1940. Durante ese periodo, muchos pensadores turquistas mezclaron el turquismo con el nazismo alemán. Esto tuvo un gran impacto en los argumentos ideológicos del movimiento de los Lobos Grises. A partir de entonces, ideólogos como Nihal Atsız, Reha Oğuz Türkkan, Rıza Nur, Fethi Tevetoğlu y Orhon Seyfi Orhon ayudaron cada vez más a difundir las ideas supremacistas turcas. Nihal Atsız, un destacado simpatizante nazi, es considerado en gran medida como el fundador e ideólogo del movimiento fascista en Turquía. «El primer país que resolvió la cuestión judía fue Alemania», escribió Atsız. «Otras naciones deben aprender las lecciones de ellos».

El año pasado, un parque de Estambul recibió el nombre de Atsız, conocido por «medir cráneos» para determinar la «cantidad de turquismo» de las personas.

En su libro Turkey, the Jews, and the Holocaust (Turquía, los judíos y el Holocausto), la académica Corry Guttstadt describe a Atsız como un «apologista turco del nazismo alemán»:

«Nihal Atsiz era un ávido simpatizante nazi. Se autodenominaba ‘racista, pan-turquista y turanista’, y era un antisemita abierto». A partir de 1934, Atsiz publicó la revista turanista Orhun, en la que abogaba por un Gran Imperio Turco que se extendiera desde el Mediterráneo hasta el Pacífico. Su turquismo se basaba en los lazos de sangre y raza; abogaba por un retorno a las creencias turcas preislámicas».

Cuando las comunidades judías de Tracia oriental fueron atacadas durante el pogromo antijudío de 1934, los escritos de Atsız provocaron la violencia. El historiador Rifat Bali señaló que, antes de los disturbios, Atsız había tenido vía libre para hacer una burda propaganda antisemita sin ninguna interferencia del Estado.

Otro ideólogo turquista, Reha Oğuz Türkkan, escribió en 1942 «el testamento de los lobos grises»:

«¿Cuál es nuestra ideología?

«El turquismo de los Lobos Grises.

«¿En qué creemos?

«¡Que la raza turca y la nación turca son superiores a toda raza y a toda nación!

«¿Cuál es la fuente de esta superioridad?

«La sangre turca.

«¿Los turcos nacen superiores?

«Los turcos son naturalmente superiores y tienen talento. El turco obtiene su inteligencia, valor, genio militar y gran talento y aptitud de su sangre.

«¿Podría perderse esta ventaja?

«Aunque disminuya con el efecto de una mala administración y un mal ambiente, esto es temporal. Tan pronto como el turco cree una buena administración y un buen ambiente, eso permitirá su propio desarrollo, y esta superioridad volverá a brillar.

«¿Cuándo podría desaparecer por completo esta superioridad?

«Si la sangre turca se mancha con sangre extranjera. En este caso, las generaciones que nacerán híbridas y mestizas no tienen las características materiales y morales del turco y no pueden ser de linaje superior como un verdadero turco.

«¿Por qué son racistas los Lobos Grises?

«Otra razón por la que los Lobos Grises son racistas es social; saben que sólo los turcos pueden beneficiar a los turcos. Los no turcos y todo tipo de conversos, por mucha cultura turca con la que se críen, nunca se parecerán a un verdadero turco, ni podrán servir a esta nación como un verdadero turco.

«Cuando dices turco, ¿te refieres a los que han sido [sangre pura] turcos a lo largo de las generaciones?

«Eso es lo que quisiera mi corazón. Pero los Lobos Grises que ven las realidades también consideran turcos a aquellos cuyos ancestros son tres cuartos turcos o que han sido turquificados por sangre durante cuatro generaciones.

«¿Los Lobos Grises son panturquistas?

«Sí».

Las ideas racistas también encontraron el apoyo del gobierno turco de entonces. El gobierno turco de la época, señaló el Dr. Yasli, toleraba las actividades del movimiento fascista turco: el gobierno mantenía relaciones comerciales y políticas con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, y algunos miembros del gobierno turco se sentían cercanos a la ideología fascista turca y tenían gran simpatía por la Alemania nazi. El Tratado de Amistad Germano-Turco, por ejemplo, se firmó entre la Alemania nazi y Turquía en Ankara el 18 de junio de 1941. Según la Administración Nacional de Archivos y Registros de Estados Unidos

«En octubre de 1941 Alemania concluyó un importante acuerdo comercial con Turquía que preveía un intercambio de materias primas turcas, especialmente mineral de cromita, por material de guerra alemán, junto con productos de hierro y acero y otros productos manufacturados, con el fin de atraer a Turquía a la órbita del Eje. En 1943, Turquía suministró prácticamente el 100% de las necesidades alemanas. Según Albert Speer, Ministro de Armamento de Hitler, la maquinaria de guerra alemana se habría detenido sin el mineral de cromita».

Durante ese periodo, muchos periódicos turcos, como Cumhuriyet, hacían propaganda para la Alemania nazi. Autoridades como el primer ministro de la época, Şükrü Saracoğlu, miembro del Partido Popular Republicano (CHP), y el jefe del Estado Mayor, Fevzi Çakmak, también expresaban con orgullo ideas racistas. Saracoğlu, por ejemplo, dijo en el Parlamento de Turquía: «Soy un primer ministro turquista… El turquismo es para nosotros una cuestión de sangre tanto como de cultura».

De acuerdo con esta ideología, las políticas del gobierno turquista discriminaban sistemáticamente a los ciudadanos de las minorías. Por ejemplo, se exigían condiciones como «ser de raza turca» para ser admitido en los liceos militares. Además, bajo el gobierno de Saracoğlu, el 11 de noviembre de 1942, Turquía promulgó la Ley del Impuesto sobre la Riqueza dirigida a armenios, judíos y griegos, para eliminar a los no musulmanes de la economía. Los que no podían pagar los impuestos eran enviados a campos de trabajo, deportados o sus propiedades eran confiscadas por el gobierno.

Con el apoyo del gobierno turco de entonces, las ideologías de los años 40, que difundían ideas racistas, formaron la infraestructura ideológica del movimiento turquista-turanista al mezclar estas ideas con el nazismo.

1969: Las ideas supremacistas turquistas se convierten en un partido político

En la década de 1960, las ideas supremacistas turcas se organizaron oficialmente en un partido político. Alparslan Türkeş, una figura militar ultranacionalista, se unió al Partido Republicano de la Nación de los Pueblos (CKMP) con su equipo en febrero de 1963 y se convirtió en su líder en 1965.

Türkeş publicó un panfleto político titulado «Doctrina de las Nueve Luces» (en turco: Dokuz Işık Doktrini), que se convirtió en la columna vertebral ideológica del partido en su congreso de 1967. Türkeş fue entonces declarado «jefe» del movimiento. En el congreso que tuvo lugar dos años después, el nombre del partido se cambió por el de Partido del Movimiento Nacionalista (MHP) y se completó el proceso de conversión del movimiento en partido político.

1970s: El islam se convierte en la parte principal del turquismo a través de la «síntesis turco-islámica»

El MHP, cuya ideología fundacional se plasmó en el congreso de 1969, también adoptó un cambio en la ideología del movimiento. La ideología racista representada por el líder «histórico» del movimiento, Nihal Atsız, se combinó entonces con motivos islámicos, un cambio necesario para que el movimiento se convirtiera en masivo; quizá no hubiera sido fácil que una identidad turca basada únicamente en la raza fuera popular. De ahí que el MHP, liderado por Türkeş, pretendiera apelar a los sentimientos conservadores y religiosos de las masas. Para ello, el MHP añadió el Islam suní a su identidad turca. Seyyid Ahmet Arvasi, (1932-1988), un ideólogo de los Lobos Grises, elaboró el concepto como «la turquedad es nuestro cuerpo, el islam es nuestra alma». La nación turca, argumentaba Arvasi, debería dominar el orden global. Según el académico Evangelos Areteos:

«Türkeş y sus seguidores… abrazaron plenamente el nuevo concepto de «síntesis turco-islámica». Esta síntesis pone al Islam, en su dimensión cultural y no política, al mismo nivel que la etnia (ser turco) como los dos componentes del nacionalismo turco».

El signo de la mano de los Lobos Grises

El MHP y los Lobos Grises tienen un «signo de la mano» que se ha convertido en el símbolo del movimiento. Türkeş atribuyó un determinado significado al signo, que explicó a Osman Bölükbaşı, el fundador del Partido de la Nación, de la siguiente manera:

«Este dedo meñique es el turco, y este dedo índice es el Islam. El espacio entre ellos con el que hacemos ese signo del Lobo Gris es el mundo. Y el punto donde se juntan los 3 dedos restantes es el sello. En otras palabras, si hacemos el signo, surgirá el siguiente [significado]: Golpearemos el Sello Turco-Islámico en el Mundo».

Algunos nacionalistas turcos fechan el signo del Lobo Gris con los artefactos supuestamente encontrados en China. Según los medios de comunicación turcos:

«Es evidente, por la «estatua del Khan [rey] turco» del siglo VI encontrada en las cuevas, que el signo del Lobo Gris era el signo de la victoria de los Khans turcos en el período preislámico de Gokturk [Primer Imperio Turco] y otros estados turcos [confederaciones nómadas de pueblos turcos en el Asia interior medieval]».

Esta señal ha sido hecha en público no sólo por Lobos Grises sino también por otros líderes políticos turcos, incluyendo a Erdogan, y el jefe del principal partido de la oposición, el Partido Popular Republicano (CHP) Kemal Kılıçdaroğlu.

En marzo de 2019, Austria prohibió el saludo del Lobo Gris. El Ministerio de Asuntos Exteriores turco «condenó enérgicamente» la decisión y pidió a Austria que «corrigiera este error», diciendo que «ofende profundamente las relaciones bilaterales entre Turquía y Austria.»

Masacres de Lobos Grises en toda Turquía

Hacia 1970, los Lobos Grises formaron su estructura organizativa dentro de los «hogares idealistas» en toda Turquía e intensificaron su agresión contra los ciudadanos minoritarios, incluidos los alevíes, una minoría religiosa perseguida, y los izquierdistas del país.

El 16 de marzo de 1978, por ejemplo, los Lobos Grises -con la ayuda de la policía- llevaron a cabo una masacre contra estudiantes de izquierdas en el campus de Beyazit de la Universidad de Estambul. Siete estudiantes fueron asesinados y más de 40 resultaron heridos.

A lo largo del mismo año, los Lobos Grises atacaron a los alevíes y a los izquierdistas en muchas ciudades del centro y del este de Anatolia. Especialmente donde convivían poblaciones alevíes y suníes, se llamó a la población suní a «llevar a cabo la yihad contra los alevíes y los comunistas». El 17 de abril, en la ciudad de Malatya, se destruyeron e incendiaron casas y lugares de trabajo pertenecientes a los alevíes. Durante la masacre, que duró tres días, fueron asesinados siete alevíes y resultaron heridos unos 100, según cifras oficiales. Del 3 al 7 de septiembre, en la ciudad de Sivas se produjeron atentados en los que fueron asesinados 10 alevíes y 93 resultaron heridos. Se quemaron casas y otras propiedades de alevíes e izquierdistas.

El 9 de octubre de 1978, siete jóvenes miembros del Partido de los Trabajadores de Turquía (TIP) fueron brutalmente asesinados por Lobos Grises en el barrio de Bahçelievler, en Ankara. Fueron estrangulados con alambre o disparados en la cabeza en sus casas.

En la ciudad de Maras, en el sureste de Turquía, en diciembre de 1978, los Lobos Grises volvieron a atacar a los alevíes. Antes de la masacre, durante un sermón del viernes, un imán provocó a los musulmanes suníes para que «limpiaran a los alevíes y a los no religiosos». Otros llamamientos violentos se hicieron repetidamente a través de los altavoces. Quemaron vivas a algunas de sus víctimas, las masacraron con hachas y violaron a las mujeres. Asediaron los hospitales y mataron a los heridos. A las personas que se reunían les prendieron fuego y les dispararon con armas automáticas. Aunque el gobernador de la ciudad declaró el toque de queda, la turba no se detuvo. La policía y el ejército se quedaron de brazos cruzados y no hicieron nada para proteger a los alevíes. Durante la masacre, que duró cinco días, murieron más de 100 personas, entre ellas bebés, niños y mujeres embarazadas, y cientos resultaron heridas. En algunos casos, los asaltantes, muchos de los cuales eran Lobos Grises, rociaron con gasolina a quienes no podían responder a las preguntas sobre el Islam.

El 16 de mayo de 1979, durante una masacre en el distrito de Piyangotepe, en Ankara, los Lobos Grises mataron a 7 personas e hirieron a 10 al asaltar y disparar en un café donde los izquierdistas solían reunirse.

En 1980, la violencia se intensificó. Los Lobos Grises asesinaron a parlamentarios, fiscales, profesores y periodistas, así como a uno de los líderes del movimiento obrero turco, Kemal Türkler, el 20 de julio de 1980.

Otras minorías étnicas, como los kurdos, también han sido objeto de ataques. El MHP ha adoptado una política de rechazo a la resolución de la cuestión kurda en Turquía por medios democráticos. En marzo, los responsables del MHP anunciaron que preparaban un expediente para exigir al Tribunal Supremo el cierre del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), un partido de la oposición prokurdo en el parlamento de Turquía. En octubre, el presidente del MHP, Devlet Bahçeli, volvió a apuntar al HDP, que actualmente se enfrenta a un caso de cierre en el Tribunal Constitucional de Turquía, y dijo que el HDP debe ser cerrado. Bahçeli, en línea con la ideología de su partido, también niega la existencia de una cuestión política kurda en Turquía. En septiembre, por ejemplo, dijo:

«No existe la cuestión kurda en Turquía. Quien diga, insista o afirme que la hay, es un cobarde cuyo corazón no late con la nación turca».

La negativa nacionalista turca a conceder a los kurdos la igualdad de derechos lleva a intentar resolver la cuestión por medios militaristas o autoritarios, que es lo que el gobierno turco lleva haciendo desde hace décadas. En los últimos años, por ejemplo, los alcaldes kurdos elegidos democráticamente en todo el este de Turquía han sido destituidos y sustituidos por los funcionarios del gobierno. Un total de 49 alcaldes del HDP han sido destituidos por diversos cargos y en su lugar se han nombrado síndicos. Además, al menos 31 alcaldes del HDP han sido detenidos, sumándose a los miles de miembros del partido, así como a los periodistas y abogados kurdos encarcelados en Turquía. Un aliado del gobierno de Erdogan, el MHP, ha estado apoyando y alentando las políticas antidemocráticas del gobierno contra el HDP.

El rechazo del MHP a la resolución democrática de la cuestión kurda ha ido acompañado de ataques que incluyen amenazas, palizas, intentos de linchamiento y asesinatos contra miembros de la comunidad kurda en toda Turquía.

Los Lobos Grises también actúan en el norte de Chipre, ocupado por Turquía. En 2015, mientras dos turcochipriotas -Çinel Senem y Koray Başdoğrultmacı- eran juzgados en un «tribunal» de la ciudad de Famagusta, ocupada por Turquía, por ondear en su lugar de trabajo la bandera de su país, la República de Chipre, los Lobos Grises atacaron a la pareja frente al tribunal y gritaron consignas de muerte y destrucción, informó el periódico Afrika.

Los armenios también han sido objeto de la violencia y el discurso de odio de los Lobos Grises. En 2015, el jefe de los Corazones Idealistas (Lobos Grises) de la ciudad de Kars, Tolga Adıgüzel, afirmó falsamente que fueron los armenios quienes cometieron el genocidio contra los turcos en 1915. Luego pasó a amenazar a los armenios:

«¿Las mentes traidoras vendidas dentro y fuera de Turquía intentan colmar nuestra paciencia? ¿O debemos ir a la caza de armenios en las calles de Kars?».

En octubre de 2020, los nacionalistas turcos hicieron exactamente eso, esta vez, en Francia. Durante los 44 días de guerra en Nagorno-Karabaj, en el Cáucaso Sur, cientos de turcos en busca de armenios salieron a la calle en la ciudad francesa de Lyon. Los Lobos Grises, que marchaban con banderas turcas, coreaban Allahu akbar (Alá es el más grande) y «¿Dónde estáis los armenios? ¿Dónde estáis? Estamos aquí… hijos de puta».

Jonathan Lacôte, embajador de Francia en Armenia, anunció que la policía francesa estaba protegiendo los centros comunitarios armenios en Francia de los ataques y el vandalismo turcos.

Como señala International Christian Concern,

«Los Lobos Grises tienen una larga historia de terrorismo hacia las minorías étnicas religiosas, pero su conjunto de habilidades ha evolucionado. Son más fuertes que a principios de la década de 2000. La alianza política del MHP con el partido gobernante de Turquía, el AKP, hace tres años los legitimó, dando a los Lobos Grises un nuevo sentido de unidad. Están militarizados, son eficientes y se mueven por todo el mundo. Su misión es el islamismo pan-turco, y cualquier cristiano étnico que exista dentro de su esfera de acción está en peligro».

Ha llegado el momento de que las naciones civilizadas examinen más de cerca los violentos ataques y amenazas de los Lobos Grises contra las minorías y los intelectuales disidentes dentro y fuera de Turquía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies