Qué está ocurriendo en Afrin?

Medya News– 17 octubre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

La semana pasada, el grupo islamista Tahrir al-Sham descendió sobre la ciudad de Afrin, en el norte de Siria, que está bajo control turco desde 2018. Rauf Karakoçan, de la agencia de noticias ANHA, analiza la situación.

La semana pasada, el grupo extremista islamista Tahrir al-Sham [HTS] descendió sobre la ciudad de Afrin, en el noroeste de Siria, arrebatando el control de la localidad a los apoderados turcos del Ejército Nacional Sirio [SNA].

La posibilidad de que los extremistas de Tahrir al-Sham tomaran el control de la ciudad conmocionó a toda la región de Afrin, y los habitantes de la cercana Azaz levantaron barricadas para obstaculizar a los yihadistas.

Algunos observadores han calificado este hecho como un importante golpe al prestigio de Turquía, que arrebató el control del enclave de Afrin a las organizaciones lideradas por los kurdos en la Operación Rama de Olivo de 2018. Los grupos respaldados por Turquía, incluidos algunos con fuerte presencia yihadista, habían tenido el control de la zona, pero Tahrir al-Sham no está bajo el control directo de Ankara y, de hecho, está en la lista de terroristas de Turquía.

Sin embargo, para Rauf Karakoçan, de la agencia de noticias ANHA, del norte de Siria, la toma de posesión de Tahrir al-Sham no podría haberse producido sin el consentimiento de Turquía y, de hecho, podría formar parte de los planes más amplios de Turquía para normalizar las relaciones con el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad.

Lea nuestro resumen del análisis de Karakoçan sobre los acontecimientos en Afrin a continuación:
https://hawarnews.com/tr/haber/efrnde-neler-oluyor-rauf-karakocan-h61085.html

Es difícil obtener noticias fiables de los lugares bajo control turco… Las organizaciones terroristas islámicas pululan por las zonas ocupadas cometiendo todo tipo de crímenes, bajo el ala del Estado turco, todo ello con el pleno conocimiento de las fuerzas de la Coalición Internacional desplegadas en Siria.

Mientras tanto, hay una actividad extraordinaria entre las bandas islamistas. La entrada de las bandas de Tahrir al-Sham en las zonas que controla Turquía no se produjo por sí sola. Es evidente que el Estado turco llegó a algún acuerdo con el grupo y les abrió Afrin, y la ausencia de comentarios del Estado turco al respecto viene a confirmar que se trata de su propio plan.

Debe ser una buena señal que Tahrir al-Sham se instale en Afrin en un momento en que el Estado turco intenta reanudar el diálogo con Siria. En la guerra civil siria, Afrin evitaba los enfrentamientos y era una zona de relativa estabilidad. Pero después de que Turquía tomara el control, los habitantes de Afrin se convirtieron en refugiados, condenados a las malas condiciones de vida de los campos. La demografía de la ciudad fue manipulada y su naturaleza saqueada. Hasta los olivos, todo se convirtió en un botín de guerra que había que saquear, y los secuestros, asesinatos y violaciones pasaron a formar parte de la vida cotidiana.aaaaaa@faaď@

No hay calamidad que no haya caído sobre Afrin. Ahora que se le han exprimido las últimas gotas, ha pasado al control de Tahrir al-Sham. ¿Podría ser esta una condición previa para las conversaciones entre Turquía y Siria? La reanudación de las conversaciones entre ambos Estados despertará naturalmente la preocupación de los kurdos. La propia existencia de Rojava (Kurdistán Occidental), la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) y sus instituciones es intolerable para la administración siria. Preferiría volver a la situación anterior a la guerra civil de 2011. Se niega a reconocer los logros de los kurdos e insiste en la soberanía del Estado, y aquí, con respecto a los kurdos, el Estado turco coincide con Siria. Pero en lo que no se ponen de acuerdo es en las bandas islamistas.

Que el gobierno sirio y el Estado turco se unan bajo la mediación rusa significa sacrificar a los kurdos. La política de Turquía de apaciguar a Rusia en la guerra de Ucrania significa que se puede esperar que Rusia tome medidas para complacer a Turquía en Rojava. Estas sucias relaciones políticas pretenden engullir a los kurdos, que en cualquier caso son objeto de ataques y masacres diarias. Se están produciendo ejecuciones en las calles del Kurdistán del Sur (iraquí) y tanto el Kurdistán del Sur como el del Oeste (sirio) se han convertido en objetivos de la agresión.

Rusia quiere unir a Turquía y Siria, pero también está buscando la manera de obtener el máximo beneficio para sí misma de Turquía bajo el liderazgo del presidente Recep Tayyip Erdoğan, hasta el punto de intervenir en la política interna de Turquía. Utilizará todas sus bazas para ayudar a Erdoğan a ganar las próximas elecciones con el fin de preservar las relaciones bidireccionales que ha establecido con él. Una munición política que puede utilizar a favor de Erdoğan es allanar el camino para que siga entrando en Rojava.

Rusia está al tanto de la última situación en Afrin. Tahrir al-Sham domina actualmente en Idlib. Estar posicionado en Afrin amplía su campo de influencia y le da legitimidad. Estados Unidos y Rusia se han repartido Rojava. Estados Unidos está en Rojava con el objetivo de luchar contra Da’esh (el Estado Islámico) y es posible que siga desinteresado en Tahrir al-Sham, vinculado a Al Qaeda. Estados Unidos no tiene planes de luchar contra las bandas islamistas alimentadas por Turquía. Saben muy bien que los cabecillas de esas bandas están bajo la protección de Turquía, y hacen como que hacen frente a las bandas islamistas en las regiones bajo control de Turquía.

No hay duda de que los kurdos son los actores más activos contra Daesh, y han pagado un alto precio. Hoy en día, Afrin y las demás zonas bajo control turco se han convertido en lugares de refugio para las bandas del Daesh, lugares donde pueden jugar. Se trata de una contradicción tan grave que Estados Unidos no dice ni una palabra contra las incursiones turcas en Rojava y las organizaciones terroristas islámicas allí presentes. Del mismo modo, Rusia, en su propio interés, guarda silencio sobre las masacres del Estado turco, e incluso está dispuesta a entregar a los kurdos a Turquía.

Los sucesos de Afrin pueden ser el comienzo de nuevos ataques contra Rojava. El pueblo del norte y el este de Siria tiene derecho a hacer lo que sea necesario para proteger sus logros contra la presión del gobierno sirio, los ataques de ocupación de Turquía, las políticas de Rusia para sacrificar al pueblo de Rojava, y el enfoque interesado y egocéntrico de los Estados Unidos.

Rauf Karakoçan es un periodista kurdo que trabaja con la agencia de noticias Hawar (ANHA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies