Niños del genocidio: ahora tenemos una Asamblea

Armenios de Rojava

Yeni Ózgur PolitikaDosya Haberleri – 25 abril 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Los miembros del Consejo Social Armenio Sara Dozdiyan y Arev Qesebiyan hablan sobre cómo la Revolución de Rojava ha afectado a los armenios…

Arev Qesebiyan: Después de la Revolución de Rojava, hubo una conferencia en 2017 y todos los que asistieron a esta conferencia lo hicieron con su propia identidad y estructuras. Nos llegó la propuesta y quisimos participar con nuestra propia identidad. Atribuimos todas nuestras instituciones al 24 de abril, como respuesta al Estado otomano. Y decimos que todavía hay armenios. Bajo la denominación de 24 de abril, estamos estableciendo todas y cada una de nuestras estructuras, organizándonos más y fortaleciéndonos.

Sara Dozdian: No éramos como hoy cuando empezó la revolución. No teníamos ni los medios ni una fuerza militar para defendernos. Hoy tenemos un batallón y una asamblea. Como armenios, estamos uno al lado del otro y somos una fuerza. Somos una fuerza para defendernos. Actualmente, tanto los niños armenios que viven en las regiones del régimen como los niños armenios que viven en las regiones de la Administración Autónoma aún no reciben educación en su lengua materna.

Estamos en el 107 aniversario del Genocidio Armenio. Estamos en la fecha que se acepta como el comienzo del genocidio, que estalló el día en que 250 intelectuales armenios fueron arrestados y exiliados (la mayoría asesinados) en Estambul el 24 de abril de 1915, y luego 1,5 millones de armenios fueron brutalmente asesinados por los otomanos. Algunas fuentes afirman que la mitad de la población armenia que vivía en las regiones que estaban bajo la protección del Imperio otomano en ese momento fue masacrada. Los armenios, la mayoría de los cuales eran mujeres, ancianos y niños en ese momento, fueron deportados al actual noreste de Siria, el norte de Arabia Saudita e Irak bajo el control de los soldados otomanos. Durante la deportación, muchos armenios fueron asesinados por el camino, violados y dejados morir de hambre y sed.

Hablamos con Sara Dozdiyan y Arev Qesebiyan, miembros del Consejo Social Armenio -cuyos abuelos eran niños durante el Genocidio y que fueron exiliados a Siria-, sobre una serie de temas como las huellas del genocidio en la vida de los armenios, la situación de los armenios que vivían en la región antes de la guerra y cómo la Revolución de Rojava ha afectado a los armenios.

Es el 107 aniversario del Genocidio Armenio. El 24 de abril de 1915, el genocidio continuó en el exilio al mismo tiempo. El lugar principal de destino del exilio fue Siria. Durante el control del régimen, antes de la guerra, ¿se podía hablar del genocidio?

Arev Qesebiyan: Estaba prohibido hablar sobre el Genocidio armenio en Siria. En Reqa/Merge, había un monumento a los que fueron masacrados en el genocidio. Cuando éramos niños, no sabíamos exactamente qué tipo de historia había allí, qué había sucedido. Nuestros mayores nos lo contaban, pero en secreto. Así es como descubrimos quiénes éramos, de dónde veníamos, qué fue el Genocidio armenio y qué se les hizo a los armenios. En ese monumento están los huesos de innumerables armenios que fueron exiliados y masacrados en Reqa en 1915. Nuestros muertos nunca durmieron bien en este lugar. Los armenios no han vivido como otros pueblos desde 1915. Desde entonces, ha estado viviendo con miedo y dolor. Con el Genocidio, nuestra historia, idioma, cultura y fe también fueron masacrados. Crecimos con las identidades que nos rodean y su idioma, cultura, fe.

Así que hoy no solo tratamos de recuperar el idioma, la cultura, la fe, la tierra. Luchamos por la rendición de cuentas de todos aquellos que participaron en el Genocidio y lo aprobaron.

Arev Qesebiyan

Sus abuelos fueron exiliados en 1915. ¿Le dijeron por lo que pasaron, lo que vieron?

Sara Dozdiyan: El padre de mi padre estaba allí; su madre estaba embarazada cuando fue exiliado junto con una hermana y dos hermanos. En el camino, los soldados rompieron el vientre de su madre hasta la muerte. Su nombre era Sara. Yo llevo su nombre. Entonces mi abuelo y sus hermanos recorrieron el camino del exilio junto con otras personas y llegó a Serêkeniyê. Vino a un pueblo árabe y allí criaron a mi abuelo. Tenía unos 4 o 5 años cuando llegó. Hablaba armenio y recordaba su propio nombre. Su nombre era Aziz. Conocía los nombres de sus hermanos, de su padre, de toda la familia de su madre. Sabía el nombre de su pueblo y dónde estaba. Pero tenía miedo y no se atrevía a decirlo, y mucho menos se atrevía a irse. Mi abuelo murió sin volver a ver a nadie de su familia.

Arev Qesebiyan: Cuando nos sentábamos en un ambiente con nuestros mayores, rara vez nos decían lo que experimentaban o veían. De todos modos, cada vez que me lo decían, sus gargantas se anudaban, las lágrimas salían de sus ojos y no podían pronunciarlo. No podían terminar sus historias sobre lo que habían pasado en el camino, cómo llegaron a Siria, la persecución de ellos en Siria … Cuando llegaron a Siria huyendo de la persecución del Estado turco, fueron perseguidos nuevamente. Por ejemplo, los aghas se apoderaron de la tierra que compraron aquí. Fueron perseguidos. Nunca dejaron que los armenios abrieran los ojos. Aquellos niños que crecieron bajo persecución y carnicería tenían los ojos llorosos y sus gargantas siempre estaban anudadas hasta el día en que murieron.

Sara Dozdiyan

¿Cuál era la posición de los armenios que vivían en Siria antes de la Revolución de Rojava? ¿Qué tipo de vida hacían?

Sara Dozdiyan: Antes de la revolución, ni el régimen ni la sociedad nos conocían. Como armenios, éramos una minoría, y siempre veíamos ojos que nos despreciaban y odiaban. En ese momento, muchas familias armenias se aferraban unas a otras para protegerse mutuamente. Pero eso no estaba permitido. No querían que eso sucediera. En otras palabras, no querían que los armenios vivieran como una sociedad y se apoyaran unos a otros. Dijeron que la tierra que poseíamos no nos pertenecía. Decían: «Sois infieles». Las miradas y las palabras que nos despreciaban siempre fueron mayoritarias. La mayoría decía: ‘Esta tierra no es de ellos. Vinieron, crecieron aquí, los alimentamos. Dejadlos que se vayan. Esta tierra nunca será suya». Muchos armenios tuvieron que emigrar de aquí debido a tales presiones. Los armenios tenían activos que podían sostener sus vidas a un nivel económico mínimo. Hay muchos armenios que emigraron de aquí a lugares como Europa y así continuamente por muchas razones como esta. Siempre hubo armenios que vivían con miedo y ni siquiera podían llamarse armenios. Había armenios en Reqa, Girê Spî, Serêkaniyê, Merge, Dêra Zor y Alepo, por todas partes. Pero como dije, solían tener miedo incluso de hablar. No tenían ningún valor en la sociedad. Y no podían llamarse armenios debido a la presión que la sociedad ejercía sobre ellos. No puedo dar una cifra exacta de cuántos armenios viven aquí. Pero hoy, día a día, ese número se multiplica. Hay armenios que salen diciendo: «Nosotros también somos armenios».

Por ejemplo, las tribus-familias árabes o kurdas criaron niños armenios que fueron traídos aquí desde lugares como Zeytun, Sason y Mus después del genocidio. Mi abuelo fue criado por árabes. Mi pequeño abuelo se convirtió al islam tan pronto como llegó aquí. Nos hemos convertido en lo que somos, independientemente de la identidad o fe de la familia que nos dio la vida. Vivimos por el idioma, la cultura, la fe de esa identidad, los hijos del genocidio. Los que criaron a estos niños no los criaron como a los suyos. Cuando estos niños llegaban a una edad joven no podían reclamar ningún derecho de las familias o tribus. Cuando estos niños pequeños pedían apoyo económico a sus familias, se encontraban con las palabras: «No tienes nada, no tienes los mismos derechos que nosotros». Es un pueblo que ha sufrido mucho desde el comienzo del Genocidio. Y su dolor nunca se ha detenido. Este sufrimiento ha continuado transmitiéndose de generación en generación. Cada generación le ha contado a sus hijos sobre su dolor, tanto como han podido. Si la sociedad se hubiera preocupado por los armenios, aunque fuera un poco, estos sufrimientos no serían de esta magnitud hoy.

¿Cómo se defendieron los armenios durante el comienzo de la guerra siria?

Arev Qesebiyan: Al comienzo de la guerra, todas las ciudades tenían una población armenia muy seria e importante, cuya religión, cultura e idioma fueron cambiados y no tenían poder para defenderse. Al comienzo de la guerra, hubo un éxodo. Es un éxodo importante. Es una forma de defensa, podría decir, la emigración. Es un éxodo para todas las identidades. Pero no como los armenios. Esta migración fue como una repetición del genocidio de 1915. La propiedad de los armenios fue devuelta de nuevo. Fueron desplazados de sus hogares. Reapareció 1915 para los armenios. Todos los ahorros que han ganado en los últimos 100 años han sido devueltos a las manos de los invasores y han sido compartidos.

En otras palabras, los armenios emigraron de esta tierra donde fueron exiliados hace 107 años. ¿Puedes explicarlo un poco? ¿Por qué no emigraste?

Arev Qesebiyan: Los armenios se vieron obligados a emigrar. Si bien se encontraban en una situación muy débil en todos los aspectos, el comienzo de la guerra los afectó más en todas las áreas y no tenían poder para defenderse. La emigración forzada es como una ocupación. Es así para todos. Ningún hombre quiere abandonar su propio país. Me estás preguntando por qué no emigré. Tal vez se trata de un poco de voluntad personal. Quiero decir, estoy pensando en ello, y eso es con lo que me estoy conectando. Cualquiera que sea el armenio que mires, todos son personas de voluntad fuerte que quieren la paz. Obviamente, la guerra que comenzó en Siria fue como una repetición de 1915 para los armenios. Es difícil ir y es difícil quedarse.

¿Qué derechos tenían los armenios cuando la Revolución de Rojava?

Sara Dozdiyan: No éramos como hoy cuando comenzó la revolución. No teníamos medios, ni poder militar para defendernos. Estábamos viviendo una vida ordinaria y habitual. Hoy tenemos un batallón y un parlamento. Como armenios, estamos uno al lado del otro y somos una fuerza. Tenemos el poder de defendernos. No nos conocíamos como armenios antes. No sabíamos qué armenio vivía dónde, en qué pueblo o ciudad. Nos reunimos con este parlamento, que fue fundado después de la revolución. En otras palabras, como armenios dispersos y desconocidos, nos hemos recuperado y seguimos tratando de recuperarnos.

Arev Qesebiyan: Con la revolución, los armenios comenzaron a parecerse a otros pueblos. Lograron el derecho a la igualdad en sus vidas con los pueblos asirio, siríaco, kurdo y árabe. Sí, los armenios ahora parecen ser más visibles que antes, pero no estamos en la misma posición y equilibrio que otros pueblos en el campo de la política y la gobernanza. No me malinterpreten. Tenemos más derechos que antes, tenemos más oportunidades de trabajar tanto vitalmente como para el pueblo armenio. La Administración Autónoma del Norte y Este de Siria desempeña un importante papel y apoyo para las instituciones que se han formado en la actualidad, tanto en el ámbito militar como en el político. Pero no estamos exactamente en el nivel de la plena igualdad de derechos como otros pueblos. En otras palabras, como armenios en la Administración Autónoma, no ganamos un papel o posición activa como otras identidades. En términos de representación y posición, todavía no hemos alcanzado el punto en el que se encuentran los asirios, los kurdos y los árabes.

¿Hay educación armenia en las regiones del régimen sirio y en las regiones de la Administración Autónoma?

Arev Qesebiyan: Podemos decir que hay algunas dificultades para los estudiantes en la educación. Esto varía según la gestión. Las oportunidades y condiciones educativas de quienes estudian en las escuelas del régimen sirio no son las mismas de los que estudian en escuelas de la Administración Autónoma. Nuestros hijos siempre han sido privados de educación. Por ejemplo, los niños armenios que asistían a las escuelas no eran aceptados por el régimen. Los administradores decían: ‘Sus matriculaciones no se realizan aquí. Tienen que hacer sus trámites en el lado de la Administración Autónoma». Ejemplos similares se producen en el lado de la Administración Autónoma.

Sara Dozdiyan: Actualmente, tanto los niños armenios que viven en las regiones del régimen como los que viven en las regiones de la Administración Autónoma no reciben educación en sus idiomas nativos. Los que viven en la región del régimen son educados en árabe, y los que viven en la región autónoma son educados en kurdo. Junto con el parlamento y nuestro trabajo, comenzamos a enseñar armenio fuera de las escuelas de la Administración Autónoma. En otras palabras, no hay un paso más concreto hacia la educación armenia en las escuelas de la Administración Autónoma. Pero esperamos que con el tiempo esto se materialice y la educación armenia se incluya en las escuelas.

Hay armenios cristianos y musulmanes que viven aquí hoy. ¿La diferencia de fe causa un problema entre los armenios?

Sara Dozdiyan: La mayoría de los armenios exiliados durante el genocidio eran niños y cristianos. Los recuerdos de estos niños están obsesionados por el miedo a ser masacrados. A lo que el Estado turco los sometió no fue solo en su infancia. Y cuando crecieron, vivieron con miedo. Ese es un factor importante en su condición de musulmanes. Y otro factor fue que las familias a quienes se les entregaron y criaron eran musulmanes. Siempre han vivido con miedo a ser asesinados, masacrados. Además, aquellos que están islamizados y quieren volver a su propia fe no son aceptados por los cristianos. Quedan detenidos en un lugar que queda excluido por la retórica de «te has convertido en musulmán». Los armenios que son musulmanes no son aceptados por los musulmanes. Tú eres La Fuente, etc. están marginados por la retórica. Están parados en un punto en el que no son aceptables en ambos lados.

Arev Qesebiyan: Ningún armenio que sea musulmán se convirtió al islam porque amara el islam o por su propio placer o preferencia. Los hijos del genocidio exiliado han llegado a esta tierra, hambrientos, sedientos, desnudos. Fueron los musulmanes quienes los criaron aquí y fueron criados como musulmanes. Las leyes del régimen sirio no les permiten convertirse a una fe que no sea el islam. Estas leyes son una de las razones por las que nosotros, como sus hijos o descendientes, no volvemos al cristianismo. Porque el castigo para aquellos que cambiaron su fe fue la muerte. Es por eso que no cambié mi fe. Estos niños también cambiaron sus nombres para defenderse. También vivían como musulmanes para evitar que les quitaran sus pertenencias. Nadie fu protegido. Nadie protegía.

¿Cómo surgió la idea de establecer la Asamblea Armenia y cómo comenzó este proceso?

Arev Qesebiyan: En realidad, fue un estudio tardío. Fue un trabajo que comenzamos después del Batallón Nubar Ozanyan. No había muchas formas o métodos sobre cómo hacerlo, cómo lograrlo. Realizamos una investigación de campo sobre este tema, así como sobre la vida de los armenios que viven y migran de la región. Este proceso de investigación llevó tiempo. Hoy estamos en una mejor posición para descubrir cómo lograrlo, cómo avanzar. Sabemos mejor cómo acercarnos a la sociedad, cómo mejorar nuestras relaciones, y obtenemos los resultados de eso. Por otro lado, estamos trabajando en la lengua materna y la cultura e historia armenias en el Parlamento. Al mismo tiempo, nos enfrentamos a una historia mal escrita. Estamos trabajando en eso. En muchas fuentes, nos encontramos con una lectura-traducción distorsionada de la historia. Tratamos de tejer y cambiar la infraestructura a lo que es correcto. Estos estudios no son obra de individuos, sino estudios sociales que permiten a la comunidad armenia recuperarse en esta región, aliviar su sufrimiento, defenderse. Al mismo tiempo, son esfuerzos para mantener nuestra existencia en términos de idioma, cultura, fe.

Sara Dozdiyan: Esta asamblea no se estableció tan fácilmente. Comenzó con cuatro o cinco personas. Cuando nuestros amigos comenzaron a trabajar para establecer la asamblea, muchas personas no creían que se establecería. Pero los amigos involucrados en el establecimiento de la asamblea tenían una fuerte voluntad, y gracias a ese esfuerzo voluntario, hemos alcanzado este nivel al día de hoy. A medida que la asamblea se hacía más fuerte, a medida que contactamos e incluimos a los armenios, nuestras voces se hicieron más fuertes y se extendieron.

¿Puede contarnos un poco sobre su trabajo y el enfoque armenio?

Arev Qesebiyan: Es un estudio que registró resultados muy serios en un período de tiempo muy corto y es el único trabajo autodirigido por armenios en esta región. Así que hoy esta asamblea es un lugar donde los armenios están tratando de encontrar soluciones a sus problemas sociales aquí, tratando de mejorar en todas las áreas, y tengo plena fe en que lo lograrán. Tanto los armenios cristianos como musulmanes tenían miedo de acercarse a nosotros en los primeros días de la asamblea. Tenían la percepción de que íbamos a cambiar sus creencias, sus políticas o algo así. Esta percepción se hizo añicos cuando vieron que estábamos trabajando en los problemas sociales de los armenios que viven en la región, y en cada región, ya sean musulmanes, cristianos o armenios yazidies, se están acercando cada vez más a la asamblea e involucrándose en su trabajo.

¿Había instituciones, estructuras o asambleas que representaran a los armenios ante el régimen?

Arev Qesebiyan: La idea de la asamblea es antigua. No es la idea de hoy. Sin embargo, el régimen no dio ninguna oportunidad al establecimiento de esta asamblea. Además, aquellos que tenían esta idea en aquel momento, pensaban en establecer una estructura sobre una base «tribal». Francamente, tenían miedo. Porque el régimen o no lo permitía todo o lo convertiría en una administración política para sí mismo. Los armenios quisieron de nuevo llevar a cabo y establecer el trabajo asambleario durante el proceso de la revolución. Pero esa oportunidad no estaba disponible entonces. Había mucha inmigración. Después de la revolución, hubo una conferencia en 2017 y todos participaron en ella con su propia identidad y estructura. También recibimos una sugerencia sobre en qué estructura o identidad participar. Eso es lo que queríamos. Queríamos participar con identidad propia. Estuvimos allí para representar al pueblo armenio y decidimos establecer la asamblea para 2020.

Atribuimos todas nuestras instituciones al 24 de abril, como respuesta al Estado otomano. Y decimos que todavía hay armenios. Con el nombre de 24 de abril, estamos organizando cada una de nuestras estructuras, organizándonos más y fortaleciéndonos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies