Mazlum İçli, designado como culpable, una víctima expiatoria

Aynur İçli, madre de Mazlum (Agencia Mesopotamia / MA)

17 ABRIL: DÍA INTERNACIONAL DEL PRESO POLÍTICO

Diariamente, desde el día 28 de marzo y hasta el 30 de abril 2022 inclusive, la situación de un preso o presa política kurda actual será puesta de relieve en nuestra web. Es nuestro humilde homenaje a estas personas, héroes silenciados de nuestro tiempo. Sin ellos no cabría esperanza de que otro mundo mejor es posible.

Kedistan – Naz Oke – 18 marzo 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

En Turquía, hay historias de encarcelamiento tan kafkianas que te dejan boquiabierto. Describen cómo el poder judicial es todo menos independiente. El sistema judicial está bajo el control del régimen y se utiliza como instrumento de persecución, con veredictos dictados desde «arriba».

No busque correspondencias con el derecho internacional. La justicia turca la ignora descaradamente y, aunque es miembro del Consejo de Europa, es criticada regularmente por ello. Ya no se puede contar el número de decisiones de excarcelación de presos, aunque sean vinculantes en principio, tomadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y no seguidas.

Por supuesto, en Turquía, ir a la «cárcel» es fácil, basta con no vibrar con el régimen de Erdoğan… Mencionemos una vez más, algunos nombres que se encuentran regularmente en las páginas de Kedistan, para recordar a través de su persona, todos los otros rehenes encarcelados, o siendo objeto de acoso: Por ejemplo, el novelista Aslı Erdoğan, al que el Estado turco quiere absolutamente encarcelar de por vida, juzgado dos veces, absuelto dos veces, nunca dos sin tres… Por ejemplo, Zehra Doğan, de quien se dice que «ha superado los límites de la crítica con su arte». Ahora son libres, pero ambos dicen que no lo son del todo, mientras los otros estén en la cárcel…

Todavía y siempre en la cárcel: entre otros elegidos del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Figen Yüksekdağ ex diputada, la antigua copresidenta, al igual que su homólogo Selahattin Demirtaş, brillante, carismática, cercana al pueblo, el tipo de político que Turquía ha visto pocas veces… ¿Qué decir de Nûdem Durak, cantante kurda, cuya cristalina voz se intenta silenciar para siempre? Nedim Türfent, entre rejas, como todos los periodistas encarcelados por ejercer su profesión. O Sara Kaya, co-alcaldesa de Nusaybin, encarcelada por defender al pueblo que la eligió…

No es sólo la gente famosa, es todo el mundo, incluso el ciudadano de a pie. Y a menudo, parece una lotería… Cualquiera puede encontrarse, de la noche a la mañana, en una increíble máquina de aplastamiento judicial y perder la vida.

Mazlum İçli, el «culpable» expiatorio

La historia de Mazlum İçli es también de darse cabezazos contra la pared.

Mazlum İçli, nacido en 2000, hijo de una familia de origen ergani, que vive en Bağlar, un barrio humilde de Diyarbakır, es el menor de cinco hermanos. Su padre, un músico local, es el solista de su banda, «Sidar», los hijos son miembros, Mazlum está en la percusión. Se ganan la vida tocando música.

Mazlum fue detenido el 8 de diciembre de 2014, tras las protestas de Kobanê, que tuvieron lugar en octubre de ese mismo año. Fue juzgado y encarcelado por su presunta «participación» en el asesinato de cuatro personas. Tenía entonces 14 años, estaba en su primer año de instituto…

Recordemos las protestas de Kobane del 6 al 8 de octubre de 2014… Mientras el Estado Islámico sitiaba Kobane, justo al otro lado de la frontera en Siria, indignados por la «inacción» del gobierno turco para proteger a los kurdos sirios, miles de manifestantes inundaron las calles del sureste de Turquía, de mayoría kurda. Durante las protestas murieron decenas de personas y muchas resultaron heridas.

Se abrieron investigaciones y juicios, y un total de 108 políticos del HDP, incluidos los ex copresidentes Selahattin Demirtaş y Figen Yüksekdağ, están siendo juzgados -entre otros- por el llamado «Juicio de Kobanê».

El régimen turco acusa al HDP de «incitar a la violencia», mientras que el partido afirma que estaba haciendo todo lo posible para evitar el derramamiento de sangre, al estar en contacto con funcionarios del gobierno…

Los sucesos del 6 al 8 de octubre y los asesinatos que son objeto de este caso se consideran el elemento más importante de la acusación para iniciar el cierre del HDP, y se ha presentado un procedimiento ante el Tribunal Constitucional para su cierre por considerar que «el HDP fue el foco de violencia» y, por tanto, el epicentro de los asesinatos e incidentes que tuvieron lugar.

Señalemos de paso, que los tuits, considerados por el régimen turco, como «incitación al asesinato», también fueron objeto de la decisión del 22 de diciembre de 2020, del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en relación con el caso «Selahattin Demirtaş contra Turquía». La decisión del TEDH fue que «no hay relación de causalidad entre los tuits del HDP y los incidentes de muerte, y que el llamamiento realizado era un llamamiento a la protesta pacífica».

Manifestaciones en apoyo a Kobane del 6 al 8 de octubre de 2014

Y Mazlum, ¿dónde encaja en todo esto?
Mazlum no es más que una víctima colateral de este procedimiento, de la que ni siquiera podemos decir «mala suerte, estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado», ¡porque ni siquiera estaba allí!

La In-Justicia turca afirma que Mazlum habría estado en ese momento en estos acontecimientos en torno a Kobane, y que habría estado «involucrado» en un cuádruple asesinato…

Según las cifras oficiales, durante los sucesos de Kobanê, 37 personas perdieron la vida y cientos resultaron heridas. El parte de Mazlum tuvo lugar en la noche del 7 de octubre, cuando Yusuf Er resultó herido, y 4 personas perdieron la vida: Ahmet Dakak, Hasan Gökguz, Riyat Güneş y Yasin Börü, un adolescente de 16 años, asociado a Hüda-Par, partido islamista, por cierto, aliado del presidente Recep Tayyip Erdoğan.

Sin embargo, el joven Mazlum ha declarado sistemáticamente desde el principio, y en todas las fases del juicio, que el 7 de octubre de 2014, él y su padre tocaron música en una boda en un pueblo del distrito de Kulp de Diyarbakır, y, al no poseer «dones de ubicuidad», no pudo ser el autor de los asesinatos. Su abogado Mahsuni Karaman dice: «Mazlum fue juzgado, junto con unas 20 personas más, por participar en los asesinatos en cuestión y, por la sentencia del 2º Tribunal Penal Superior de Ankara del 24 de abril de 2017, fue condenado sin ninguna investigación sobre el asunto.»

Mazlum estaba, en ese mismo momento, en una boda en Keçiveren, es decir, a 140 kilómetros del lugar de las protestas de Kobanê…

El 7 de octubre de 2014, Mazlum toca el tambor y baila, en una boda… (Imágenes extraídas del vídeo, del que en 2020, habíamos tenido conocimiento, ya que al estar estas grabaciones puestas en el archivo, no se puede acceder a ellas en internet).

Las pruebas obtenidas por el tribunal, tras un año de investigación :

* Un vídeo descubierto en 2020 muestra que estaba tocando la batería para una boda. Esta grabación fue examinada por una comisión de expertos, que además dictaminó que la persona que aparecía en la grabación era «muy probablemente» Mazlum İçli.
Para eliminar cualquier sospecha sobre el término «más probable», el mando de la gendarmería del distrito consultado, confirmó que efectivamente se había celebrado una boda el 7 de octubre de 2014, en la aldea Kulp de Diyarbakır, en la aldea de Keçiveren.

* El novio en cuestión, Muhsin Bayram, confirmó el hecho de que Mazlum İçli y su padre habían tocado música en su boda, que «duró hasta altas horas de la noche, y que abandonaron el pueblo, sólo al día siguiente», el 8 de octubre de 2014.

* Mediante un peritaje agrícola, apoyado por un estudio in situ, se determinó que el lugar de las grabaciones de vídeo es efectivamente el lugar de la boda. Este peritaje también confirmó la época del vídeo: «los árboles presentan las características estacionales de octubre, según el estado de floración».

* El taxista, Idris Aslan, cuya actividad también fue verificada por el tribunal, testificó y confirmó que llevó a Mazlum y a su padre al lugar de la boda el 7 de octubre de 2014 y que no los devolvió a Diyarbakır hasta el día siguiente, el 8 de octubre.

* Además, se comprobaron los datos obtenidos de los relés bidireccionales y se encontraron señales del teléfono móvil de Mazlum İçli en las inmediaciones de la zona de la boda.

Fiscal y tribunal, el efecto veleta

A raíz de estas conclusiones, en la vista del 28 de mayo de 2021, el fiscal pidió la absolución de Mazlum, con un dictamen motivado por estas pruebas obtenidas.

Una semana más tarde, el mismo fiscal decidió, en cambio, «reprender a Mazlum», cambiando su opinión en el plazo de una semana, a pesar de que no había otros acontecimientos que requirieran un cambio de opinión, lo que afectó inmediatamente a la situación legal de Mazlum ante el tribunal.

En la vista del 25 de junio de 2021, ante estas nuevas pruebas citadas, el Tribunal decidió por unanimidad que la solicitud de nuevo juicio merecía ser aceptada, y separó el caso de Mazlum İçli de los de otros 15 sospechosos. Suspendió la ejecución de la pena de prisión.

Pero, todavía el mismo día, el fiscal, que había emitido que había cambiado de opinión en una semana, se opuso.

Posteriormente, el 29 de septiembre de 2021, el tribunal que estudiaba el recurso revocó su decisión. Anuló su propia decisión de renovar el juicio y detener la ejecución de la sentencia.

Si no le importa, no tratemos de imaginar lo que Mazlum y su familia deben haber sentido…

Hay algo más que eso. En el transcurso del proceso judicial, apareció de repente un nuevo «testigo». Se trata de İ.Ö., un hombre presentado como antiguo miembro del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y que la prensa revela que ha «testificado» en unos 150 juicios contra personas procesadas en los últimos años. De nuevo, su testimonio también fue contra Mazlum.

Ante las declaraciones de este nuevo testigo, aunque también retiró su testimonio, alegando que eran «declaraciones obtenidas por la fuerza», el 2º Tribunal Penal de Ankara cambió la decisión y condenó a Mazlum, el 29 de noviembre de 2021: a cadena perpetua. No debería decir «vida», sino «vidas»…

La condena se basó en múltiples cargos: «socavar la integridad del Estado y la unidad del país«, «asesinato de cuatro personas con odio y tortura», «intento de asesinato de una persona» y «propaganda de una organización terrorista». Por lo tanto, la sentencia era de 6 «cadenas perpetuas». Se trata de una «cadena perpetua» especial, que no permite reducciones de condena, y es de hecho la sentencia sustitutiva de la pena de muerte tras su abolición en 2004 en Turquía.

En detalle: – Por acciones contra la integridad del Estado: «cadena perpetua», reducida a 22 años debido a su corta edad. – Por el asesinato de 3 personas: 3 penas de «cadena perpetua», reducidas a 66 años. – Por intento de asesinato: «cadena perpetua», reducida a 12 años. – Por el asesinato de Yasin Börü: «cadena perpetua», reducida a 23 años. – Por la propaganda: 2 años 8 meses.

Ha entendido bien, el tribunal le hizo un favor, «reducciones» por su corta edad, y lo condenó sólo a 125 años y 8 meses de prisión.

Un juicio omnipresente, seis cadenas perpetuas, una vida que deja de latir, como un tambor cuya piel ha sido perforada.

El abogado de Mazlum, Mahsuni Karaman, sigue diciendo que la decisión del tribunal es «puramente política». Mazlum se encontró así entre rejas a los 14 años y, en palabras de su abogado, en medio de una «operación política del gobierno». Señala que «el gobierno ‘intervino’ en el caso, ya que subyace el caso de Yasin Börü». Mientras el gobierno utiliza la muerte de Börü como «prueba de la violencia» y culpa al HDP de la muerte del adolescente, no es difícil ver que la absolución de Mazlum «no convenía» al régimen, ya que rompería este discurso construido contra el HDP.

Por ello, Mahsuni Karaman recurrió al Tribunal de Casación, alegando en su recurso que el caso de la muerte de Yasin Börü se está utilizando con «fines políticos». La realidad es clara, grande como una casa, pero ¿puede la justicia turca, que está a las órdenes del régimen, seguir permitiéndose hacer justicia?

Una forma de hacer las cosas, injusticias ordinarias…

Hay varios casos en Turquía en los que los acusados, que no tienen nada que ver con los cargos que se les imputan, han sido condenados y «mantenidos» en prisión. Para el régimen, su absolución sería un reconocimiento de que los crímenes atribuidos por todos los medios a estas personas son en realidad obra del Estado, y a menudo cometidos de la mano de JITEM, los servicios de inteligencia y antiterroristas de la gendarmería turca, inaugurados en 1987 y declarados oficialmente «cerrados» en 1990. Esta organización clandestina fue responsable de más de 1.500 desapariciones bajo custodia policial y de 5.000 ejecuciones extrajudiciales en la década de 1990.

Para mantener la tapa de la olla a presión, es mucho más conveniente dejar a personas inocentes en prisión, sin pruebas tangibles, o a pesar de las pruebas exculpatorias, y robarles la vida.

Dos de los casos más emblemáticos son el de Mehmet Emin Özkan, hoy anciano. Fue acusado de «la quema de Lice y la muerte del Mayor Bahtiyar Aydın», en 1993. El general era en ese momento el comandante regional de la Gendarmería turca en Lice, distrito de Diyarbakır. Fue asesinado frente a su cuartel por un francotirador con un rifle Kanas. Es «oficialmente» una víctima del PKK, que niega toda responsabilidad, y su muerte se considera desde hace tiempo sospechosa. Al parecer, mantenía «estrechas relaciones con la gente» y no aprobaba la violencia extrajudicial utilizada habitualmente por el ejército turco en el sureste de Turquía en aquella época.

En resumen, Mehmet Emin Özkan, el «presunto asesino», fue juzgado primero con una petición de pena de muerte, y luego, con la declaración de dos testigos, cuyos testimonios fueron posteriormente invalidados, fue condenado a «cadena perpetua». Pues bien, Mehmet Emin Özkan no tenía ni las habilidades de un tirador, ni poseía el «don de la ubicuidad», no estaba en la escena del crimen… Sin embargo, sigue en prisión, incluso hoy. Un abuelo de 83 años, gravemente enfermo, para el que el encarcelamiento se ha convertido en una auténtica tortura.

Otro caso es el de İlhan Çomak, detenido en 1994, juzgado por «pertenecer a una organización» (es decir, al PKK), y por «provocar incendios forestales». Un juicio basado en documentos redactados bajo tortura, durante una larga custodia policial de 16 días. Por los incendios, fue absuelto, porque era imposible justificar, una vez más, su «ubicuidad», no podía estar presente al mismo tiempo en tres lugares diferentes, a kilómetros de distancia, para provocar incendios simultáneamente. Pero había que condenarlo, así que el tribunal lo condenó. Para İlhan, a pesar de la ausencia de pruebas, el veredicto fue la muerte. Más tarde se cambió a cadena perpetua. Hemos añadido estas líneas a nuestro artículo sobre él:

Amer adición del 5 de octubre de 2016:
Hoy İlhan fue a la corte de nuevo. El Tribunal de Casación confirmó la condena a cadena perpetua.
El padre de İlhan gritó su dolor en los pasillos de la Corte:
«¡Abajo su Justicia! ¡Abajo tu Justicia! …. ¡Justiciiia! Justiiiiiicia!»
İlhan Çomak sigue en prisión, no saldrá hasta 2024…

Y Mazlum… lleva tras las rejas 7 años, injustamente.

Mazlum ayer, Mazlum hoy…

En esta prisión a la que fue arrojado de niño, se ha convertido en un joven de 22 años. Incluso si un día, si por supuesto se le permite ver ese día, puede recuperar su libertad, ¿quién le devolverá todos sus años de juventud robados?

La palabra «Mazlum» en turco tiene dos significados: «persona tranquila, discreta, dócil» y «persona agredida, oprimida, perseguida».

Se necesitarían tantos Zolas en Turquía para escribir tantos «Yo acuso»…

Porque en realidad, todos estos «casos» tienen el mismo punto en común. Se refieren a la contestación política de un régimen en el que la turquicidad implica la obediencia al Estado, ya sea un Estado militar-político y nacionalista, o hoy una alianza nacionalista turco-islámica. En la máquina del Estado, donde no se da ninguna autonomía al poder judicial, todos los ajustes de cuentas políticos del régimen contra la oposición aplastan indiscriminadamente a los «culpables designados», en aras del ejemplo y de la afirmación de una verdad de Estado.

Las cárceles de Turquía están, pues, llenas de verdades improvisadas por su injusticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies