Los líderes kurdos afirman que la pobreza es la «mayor amenaza», ya que empuja a los sirios a los brazos del Estado Islámico

Niños detrás del parabrisas de un camión con una inscripción en árabe que dice «Dios es la luz de los cielos y la tierra» en la ciudad norteña de Raqqa, la antigua capital siria del Estado Islámico, el 19 de diciembre de 2021. Las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por los kurdos, tomaron la ciudad en 2017 tras años de lo que los residentes describieron como el brutal dominio del Estado Islámico, que incluía decapitaciones y crucifixiones públicas. – DELIL SOULEIMAN/AFP vía Getty Images

Las ofertas de dinero del Estado Islámico para unirse a sus filas resultan «irresistibles» para los afectados por el colapso de la economía siria.

Fuente: Al-Monitor

Autora: Amberin Zaman

Fecha de publicación original: 27 de diciembre de 2021

AL-HASAKAH/RAQQA, Siria – Un hombre conducido por guardias de seguridad entra en una celda de interrogatorio de una prisión militar en la ciudad de Hasakah, administrada por los kurdos, en el noreste de Siria. Tiene las manos esposadas y la cabeza cubierta con una capucha negra. Fue detenido en su casa de la ciudad de Raqqa y traído aquí el 2 de octubre acusado de pertenecer al Estado Islámico (EI).

Los guardias que lo escoltan le quitan la capucha. Tiene las mejillas rubicundas, el pelo grueso y castaño y barba. Ahmed (un seudónimo, ya que las autoridades penitenciarias no le dejaron revelar su verdadero nombre) se sentó para una entrevista con Al-Monitor en una tarde reciente y describió por qué se unió al IS más de dos años después de que los yihadistas perdieran Baghouz -la última parcela de territorio de su colapsado califato- a manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) respaldadas por Estados Unidos en marzo de 2019. «Lo hice por el dinero», dijo este joven de 24 años, padre de tres hijos. «Debido a la sequía, mi granja se derrumbó. Tenía muchas deudas».

El perfil de Ahmed es típico, según el funcionario kurdo que se encarga de dirigir la prisión de máxima seguridad donde se frustró un intento de fuga de reclusos del IS pocos días después de la entrevista. «Están pagando a la gente para que se una a ellos, pagando miles de dólares», dijo el funcionario, que pidió no ser identificado, a Al-Monitor. Unos 50 yihadistas retenidos en la prisión fueron capturados este año, dijo el funcionario. Todos se habían unido por dinero.

Siria se ha visto afectada por su peor sequía en 70 años, y la agricultura es una de las principales fuentes de ingresos en el noreste del país, donde se cultiva la mayor parte de las cosechas. Tras la pandemia del COVID-19, el colapso de la moneda nacional siria y las sanciones internacionales impuestas al régimen del presidente sirio Bashar al-Assad, la sequía ha empobrecido aún más a millones de personas, lo que ha llevado a algunos, como Ahmed, a unirse al EI para llegar a fin de mes. Un número mucho mayor arriesga su vida al intentar huir del país hacia Europa de forma ilegal.

Ahmed dice que en mayo de 2020 se le acercó un amigo que se unió al IS y que vivía en la ciudad de al-Bab, un antiguo bastión del IS que fue invadido por las fuerzas turcas y sus aliados rebeldes suníes en febrero de 2017 con el apoyo de Estados Unidos. «Hay muchos [miembros del IS] viviendo en las zonas ocupadas por Turquía. Creo que la mayoría están allí», dijo Ahmed.

«Mi amigo me presentó a un hombre llamado Salman que me dijo que entregara un documento de matrimonio sirio a otro miembro [del IS]. Me pagaron 50.000 libras sirias por este trabajo. Seguí haciendo este tipo de trabajos como mensajero», dijo.

«No tenía nada que ver con el trabajo militar», añadió Ahmed. Su hermano necesitaba un costoso tratamiento médico tras un accidente de moto. La oferta había resultado irresistible.

Tras su aplastante derrota en Irak y Siria a manos de la coalición liderada por Estados Unidos y sus aliados de las Fuerzas de Autodefensa, los yihadistas y sus afiliados a nivel mundial están tratando de reagruparse y han comenzado a montar ataques cada vez más audaces en lugares como Afganistán y Uganda, además de sus bastiones tradicionales en Siria e Irak.

«Me preocupa que vuelvan a ser fuertes. Estamos intentando disolver las células. Las tribus [árabes] están siendo muy útiles. Pero para ser sinceros, en las zonas controladas por el régimen, especialmente, el ejército [árabe] sirio no está actuando muy bien contra ellos», dijo el funcionario de prisiones.

El 25 de diciembre, las Fuerzas de Autodefensa anunciaron la detención de «uno de los líderes más peligrosos» del EI, Muhammad Abul-Awwad, que había ayudado a organizar el intento de fuga en la prisión militar de Hasakah. En su confesión filmada, Abul-Awwad dijo que el plan incluía detonar dos coches bomba a las puertas de la prisión y utilizar 14 terroristas suicidas para asaltarla.

«Estamos sobre el terreno en todas partes», se jactó otro prisionero árabe sirio del IS entrevistado por Al-Monitor. «Si Dios quiere tendremos nuestro Estado Islámico», dijo. «Sí, es cierto, muchos se unen ahora por dinero», reconoció, apartando la mirada de una reportera porque «va contra el Islam estar en la misma habitación que tú». Detenido en 2019, el preso dijo que estaba activo en Raqqa, la antigua capital de los yihadistas, «matando a muchos enemigos» pero sin hacer ninguna decapitación «porque lleva demasiado tiempo.»

El Tesoro de Estados Unidos señaló en un informe reciente que el IS «probablemente tiene decenas de millones de dólares estadounidenses disponibles en reservas de efectivo que están dispersas por toda la región» y que sigue moviendo fondos dentro y fuera de Siria e Irak, «a menudo dependiendo de facilitadores [del IS] en Turquía y en otros centros financieros.»

El Centro de Información de Rojava, una organización de investigación independiente del noreste de Siria, observó que los atentados con células durmientes del EI están aumentando, especialmente en la región de mayoría árabe de Deir ez-Zor. De un total de 22 ataques documentados en noviembre, 14 fueron reivindicados por los yihadistas.

Mazlum Kobane, comandante en jefe de las Fuerzas de Autodefensa, dijo en una reciente entrevista con Al-Monitor que una de las mayores amenazas para el noreste de Siria ya no eran los ataques físicos del EI, sino la capacidad de los militantes de explotar la actual crisis económica para atraer a nuevos reclutas.

Kobane dijo: «Estas condiciones económicas desfavorables están afectando a nuestra lucha contra [el EI]. Su capacidad para recuperar terreno está cada vez más vinculada a las condiciones económicas en Siria. Hay demasiados desempleados. Hay una pobreza generalizada».

Casi el 60% de los casi 21 millones de habitantes de Siria padecen «inseguridad alimentaria», y casi 12 millones están perdiendo el acceso a los alimentos, el agua y la electricidad en su conjunto como consecuencia de la sequía, según Naciones Unidas. Elizabeth Tsurkov, estudiante de doctorado de la Universidad de Princeton que ha escrito extensamente sobre Siria, dijo a Al-Monitor: «En todas las áreas, los padres están comiendo menos para que sus hijos puedan comer lo suficiente. La gente ha dejado de comer frutas y verduras, queso y huevos».

La relativa estabilidad y prosperidad que se observa en el noreste en comparación con el resto de Siria, debida en parte a la protección y los fondos militares de Estados Unidos, está cada vez más en peligro debido a la sequía y a la incesante hostilidad de Ankara, que incluye la restricción del acceso al agua para más de un millón de residentes en al-Hasakah.

Kobane argumentó que la primera orden del día debe ser que Estados Unidos exima al noreste de las paralizantes sanciones impuestas al régimen de Assad con el fin de despejar el camino a los posibles inversores, especialmente en el sector petrolero. Pero la administración de Biden no ha cedido hasta ahora y se ha negado a ampliar una exención concedida a una empresa petrolera estadounidense bajo la administración de Trump que había firmado un acuerdo con la administración dirigida por los kurdos.

Para Abed Mehbes, copresidente del Consejo Ejecutivo del Noreste de Siria (el máximo órgano administrativo con sede en Raqqa), la idea de un regreso del IS es intolerable. «Cuando vinimos por primera vez a reconstruir la ciudad, había animales comiendo los cadáveres del EI. Raqqa estaba en ruinas». Desde entonces, la administración ha reconstruido el 60% de las infraestructuras críticas de la ciudad, afirmó. «Más de 10.000 de nuestros combatientes sacrificaron sus vidas por esto».

Una tarde reciente, mujeres jóvenes con la cabeza descubierta y sin compañía masculina se sentaron a charlar en la plaza Naim de Raqqa, donde el EI solía escenificar sus decapitaciones públicas. Un hombre vendía globos gigantes en forma de corazón que decían «Te quiero». Los restaurantes que servían kebabs chisporroteantes y panes calientes recubiertos de pasta de tomate picante estaban llenos de clientes de ambos sexos.

Mehbes insistió en que el peligro más grave al que se enfrentaba el enclave autónomo liderado por los kurdos era el Partido de la Justicia y el Desarrollo, que gobierna en Turquía, «que son los grandes amigos de [IS]».

Desde octubre, Turquía se ha vuelto más agresiva con sus ataques con drones contra presuntos miembros del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán. Turquía dice que el grupo militante, que ha estado luchando contra el ejército turco desde 1984, es «lo mismo» que las Fuerzas de Autodefensa, el argumento habitual de Ankara para justificar sus continuos ataques.

El día de Navidad, un dron turco atacó a un grupo de jóvenes activistas kurdos sirios en la ciudad fronteriza de Kobane, matando a cinco personas. La administración autonómica condenó el ataque en el comunicado, diciendo: «Turquía pretende aplastar la voluntad de la población y destruir los esfuerzos para fortalecer la democracia y lograr la estabilidad.»

Hace tiempo que se acusa a Turquía de hacer la vista gorda ante los miles de combatientes extranjeros que acuden al califato del IS a través de sus fronteras porque luchan contra los kurdos. Su reticencia a permitir que la coalición liderada por Estados Unidos utilice la base aérea de Incirlik para atacar a los yihadistas -cedió en julio de 2015- reforzó las acusaciones de que estaba en connivencia con ellos.

Thamer Jamal al-Turki, un jeque de la tribu Al Sabkha, dijo a al-Monitor: «Turquía, el régimen [sirio] e Irán: todos quieren crear problemas entre nosotros y las SDF». Insistió en que los tres estaban apoyando a las células durmientes del IS en el noreste de Siria para desestabilizar y debilitar a la administración dirigida por los kurdos. «No son fuertes como antes. Pero se están organizando en el campo, robando nuestras ovejas y atacando a nuestros hombres», dijo Turki.

Thamer Jamal al-Turki (R). (Image by Amberin Zaman/Al-Monitor)

La falta de oportunidades y la incertidumbre sobre el futuro de Siria hacen que un número cada vez mayor de personas salgan del país a través de Turquía e Irak o por aire desde Damasco. Muchos son devueltos, estafados por los contrabandistas o mueren en el mar cuando intentan desafiar los mares agitados en barcos desvencijados que se dirigen a las costas europeas.

Otros se convierten en peones en manos de líderes políticos insensibles que buscan chantajear a Europa, como se ha visto recientemente en Bielorrusia, donde miles de migrantes ilegales, en su mayoría kurdos iraquíes y sirios, permanecen abandonados a temperaturas gélidas en tierra de nadie entre las fronteras de Polonia y Bielorrusia. El 12 de noviembre se encontró el cadáver de un hombre en el lado polaco. Las autoridades polacas dijeron que era sirio y que tenía unos 20 años. La causa de su muerte sigue siendo desconocida.

En un reciente viaje en coche entre las ciudades de Amude y al-Darbasiyah, un traductor kurdo sirio señaló un material grisáceo atrapado en el alambre de espino que corona el muro de hormigón que bordea la frontera de 911 kilómetros.

«Mira, pantalones (pantalones anchos de hombre)», exclamó el traductor. Los artículos de ropa atrapados en la alambrada y las mantas arrojadas sobre ella para protegerse por las personas que intentan escalar el muro son una visión común, dijo el traductor. Ese día, tres pares de pantalones y una manta ondeaban en la alambrada entre Amude y al-Darbasiyah.

El muro fue erigido por Turquía para mantener alejados a los sirios. Turquía acoge a más refugiados que ningún otro país del mundo, incluidos 3,7 millones de sirios, y no quiere más.

«Incluso después de la construcción del muro, siguen produciéndose cruces irregulares a través de la frontera turca», dijo Omar Kadikoy, analista político de la Fundación de Investigación de Política Económica de Turquía, un grupo de expertos con sede en Ankara.

Un contrabandista kurdo sirio que habló con Al-Monitor bajo condición de anonimato confirmó que estaba entre los que ayudaban a organizar los cruces. «El muro es inútil. Es sólo un diseño», dijo.

«Cuando la crisis siria comenzó en 2012, empecé mi negocio. Trabajaba en una oficina del gobierno sirio por 110 dólares al mes. Tengo 10 hijos. Necesitaba los ingresos», explicó.

Es un trabajo duro y a veces desgarrador. «Llevé a un grupo de cristianos hace varios años. Pisaron una mina. Todos murieron», cuenta el contrabandista. «Los soldados del [lado turco] los metieron en una excavadora y los arrojaron por encima del muro». Al-Monitor no pudo confirmar la veracidad de este relato. Pero un número no documentado de sirios ha muerto al intentar cruzar a Turquía mientras los guardias fronterizos turcos hacían disparos de advertencia al aire.

Los cruces se han vuelto mucho más arriesgados desde octubre de 2019, cuando Turquía invadió una gran losa de territorio en el noreste de Siria, incluyendo las ciudades de Tell Abyad y Ras al-Ain. «Los turcos ahora usan drones para patrullar la frontera», dijo el contrabandista. Estos días no cruzan más de dos personas por noche, añadió. La corrupción a ambos lados de la frontera crea lagunas para el contrabandista y sus amigos.

Las Fuerzas de Autodefensa han tomado medidas contra las redes de tráfico de personas, deteniendo a funcionarios cómplices y colocando minas a lo largo del muro. El contrabandista reconoció que había cumplido condena y que muchos de sus colegas están en la cárcel.

En 2019, un grupo de emigrantes kurdos sirios en Alemania decidió tomar cartas en el asunto. Recaudaron dinero entre ellos para lanzar una empresa de tecnología de internet que empleara a jóvenes sirios brillantes y los mantuviera en casa. La empresa, la primera de este tipo, tiene su sede en una moderna y alegre oficina de Amude y se llama Northeast Syria Technology, o NESTECH.

La joven kurda siria que dirige la empresa, licenciada en Derecho y que domina cuatro idiomas, presentó a un periodista a su equipo, algunos en persona y otros virtualmente, en una mañana reciente, con la condición de que ninguno fuera identificado por su nombre. «Tenemos que protegerlos del régimen», explicó.

El gobierno sirio desaprueba cualquier esfuerzo que se considere que refuerza el autogobierno kurdo. Gran parte del equipo de NESTECH se introdujo de contrabando desde el Kurdistán iraquí a lomos de burros. Encontrar repuestos es una pesadilla. «Pero de alguna manera nos las arreglamos», dijo.

La empresa emplea actualmente a 35 jóvenes sirios, no sólo kurdos, sino también árabes suníes de Raqqa y alauitas que trabajan desde el bastión del presidente sirio Bashar al-Assad en Latakia. «Cuando anunciamos los puestos de trabajo a través de Facebook en 2019, recibimos más de 600 solicitudes de todo el país», recuerda. «Comprobamos los antecedentes. El tío de uno resultó estar [con el IS], así que le pedimos que se fuera.»

Hasan, un seudónimo, es licenciado en inteligencia artificial por la Universidad de Damasco. En 2018, puso en marcha planes para llegar a Alemania a través de Sudán, pagando a un contrabandista 10.000 dólares por un pasaporte falso para llegar allí. Luego llegó la pandemia de coronavirus y el plan se vino abajo. El sueño de Hasan es ir a Silicon Valley. Mientras tanto, su trabajo en NESTECH paga más de 500 dólares al mes, una suma principesca en Siria, donde un profesor gana unos 50 dólares al mes.

La empresa ha conseguido varios contratos desde abril, entre ellos uno para digitalizar los municipios locales y otro para ayudar a mejorar la infraestructura de comunicaciones en la región protegida por Estados Unidos. La gerente afirma que se espera que la empresa sea comercialmente viable en los próximos dos años. Pero estos esfuerzos, por muy meritorios que sean, siguen siendo una gota en el mar. Un ingeniero de redes de 28 años dijo: «Todos los días pienso en irme de Siria. Creo que me merezco algo mejor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies