Los kurdos sirios se aprietan entre la amenaza turca y la presión rusa en Ain Issa

Un soldado turco está de pie cerca de su vehículo blindado en una carretera cerca de la ciudad siria septentrional de Ain Issa, en la zona rural de la región de al-Raqqa, el 26 de noviembre de 2019, mientras las fuerzas respaldadas por Turquía despliegan refuerzos en torno a la ciudad clave. – Ankara y sus apoderados sirios lanzaron el 9 de octubre un ataque transfronterizo contra combatientes kurdos en el norte de Siria, que permitió a Turquía, junto con un posterior acuerdo ruso-turco, controlar una franja de tierra en el lado sirio de la frontera. Ain Issa se encuentra en el borde meridional de esa franja de tierra, en la importante autopista M4 que atraviesa de este a oeste la parte septentrional del país asolado por la guerra. (Foto de Bakr ALKASEM / AFP) (Foto de BAKR ALKASEM / AFP vía Getty Images)

En medio de los crecientes temores de una nueva ofensiva turca, los kurdos sirios están bajo la presión rusa de ceder el control total o parcial de la estratégica ciudad de Ain Issa al gobierno sirio.

Fuente: Al Monitor

Autor: Fehim Tastekin

Fecha: 15 de diciembre de 2020

La ciudad de Ain Issa, controlada por los kurdos, se ha convertido en el centro de nuevas tensiones en el noreste de Siria, ya que Turquía parece estar explorando una nueva operación militar para deshacer los avances kurdos antes de que el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, asuma el cargo.

La respuesta rusa a la amenaza turca evoca el escenario que llevó a la toma por parte de Turquía de la región principalmente kurda de Afrin en 2018. En un intento de impedir un movimiento turco, los rusos habían presionado a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) para que cedieran el control de la zona al gobierno sirio. El YPG se negó, llevando a Rusia a dar luz verde tácitamente a la incursión turca. Según fuentes locales, los rusos están presionando ahora a los kurdos para que entreguen Ain Issa al gobierno sirio, advirtiéndoles que el ejército turco y las milicias aliadas están decididos a tomar la ciudad. Según se informa, una fórmula similar al acuerdo de Qamishli también está sobre la mesa. Cuando los kurdos tomaron el control de la ciudad de mayoría kurda en 2012, acordaron dejar el control del aeropuerto y de una zona de edificios públicos a Damasco.

Ain Issa -situada al este del río Éufrates en el cruce de las rutas que conectan Qamishli al este, Raqqa al sur, Kobani al noroeste y Manbij al oeste- ha sido objeto de crecientes ataques por parte del ejército turco y el Ejército Nacional Sirio (SNA) aliado desde noviembre. La semana pasada, los incesantes bombardeos obligaron a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), dirigidas por los kurdos, a concertar un acuerdo trilateral con Rusia y el ejército sirio para establecer tres puestos de observación conjuntos en la zona, con el objetivo declarado de vigilar el alto el fuego acordado como parte del acuerdo de Sochi de 2019 entre Rusia y Turquía. En virtud del acuerdo, las fuerzas kurdas se retiraron a 32 kilómetros de la frontera turca. Ain Issa ha permanecido bajo la presión turca aunque se encuentra más allá de esa frontera a 37 kilómetros (23 millas) de la misma.

Fuentes kurdas sirias dijeron a Al-Monitor que los representantes de las Fuerzas de Defensa de Siria y los oficiales militares rusos habían discutido el peligro de una invasión turca en reuniones celebradas en la base rusa de Ain Issa. Los rusos advirtieron que la amenaza se había agravado seriamente y pidieron a las SDF que se retiraran de la ciudad y cediera el control militar y civil a Damasco. Las SDF se negaron, diciendo que lucharían para defender la ciudad estratégica, según las fuentes. Los rusos entonces propusieron la fórmula de Qamishli. “Parecen estar de acuerdo con el modelo de Qamishli, pero eso no está siendo confirmado oficialmente”, dijo una fuente.

La parte confirmada del acuerdo implica el establecimiento de tres puestos de observación militar a lo largo de la autopista M4 al norte, este y oeste de Ain Issa. En medio de las conversaciones, los refuerzos rusos llegaron a la zona desde Raqqa.

Según el periodista kurdo Nazim Dastan, que se encuentra actualmente en la región, no se ha llegado a ningún acuerdo sobre el modelo de Qamishli. “Hasta ahora, el acuerdo es sólo sobre tres puestos de observación. Ya se han establecido dos puestos de avanzada a lo largo de la M4, con la participación de los militares sirios”, dijo a Al-Monitor.

Los kurdos se habían quejado durante mucho tiempo de la indiferencia rusa ante las violaciones del alto el fuego por parte de Turquía. Como garante del acuerdo de Sochi, Rusia ha estado realizando patrullas conjuntas con Turquía en la zona. En Ain Issa hay un centro de coordinación ruso, establecido en la base que las fuerzas de EE.UU. evacuaron el año pasado. Los habitantes de Ain Issa se manifestaron en noviembre contra la inacción de Rusia ante los ataques de Turquía y sus aliados. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, la escalada ha obligado a unas 4.500 personas, o el 40% de la población, a huir de Ain Issa y ha desplazado a los habitantes de 2.500 de los pueblos de los alrededores.

Tras la llegada de las fuerzas estadounidenses a Ain Issa en 2016, la ciudad se convirtió en el corazón de la administración autónoma que los kurdos han construido en el noreste de Siria durante la guerra civil del país. Dado que muchos órganos administrativos y de seguridad, incluida la fuerza policial de la Asayish, están ahora centrados en Ain Issa, la toma de la ciudad por parte de Turquía equivaldría a destruir la capital de la administración autónoma.

El SDG y la administración autónoma creen que el cambio de guardia en Washington dificultará las cosas para Turquía, pero consideran que Ain Issa seguirá estando en grave peligro durante el período de transición, dijo otra fuente kurda a Al-Monitor. “Turquía quiere apoderarse de Ain Issa, pero el problema no se limita a esta ciudad. Después de capturar a Ain Issa, podría recurrir a Raqqa y luego buscar una posición para influir en los campos de petróleo de Deir ez-Zor. Al capturar Ain Issa, Turquía también cortará la conexión entre Kobani y Jazira”, dijo la fuente. También aumentaría la presión sobre la ciudad sitiada de Manbij, al oeste del Éufrates.

En cuanto al cálculo de Rusia, la fuente dijo: “Los rusos están tratando de utilizar la amenaza turca para obtener ganancias para el régimen, como lo hicieron en Afrin”. Es difícil predecir cuán flexibles podrían ser. Aún así, no están en posición de [decir a los kurdos], ‘Si rechazan nuestras propuestas, estamos fuera’. Hagan lo que quieran hacer”. El gobierno sirio es reacio a dar más espacio a Turquía. Y una ofensiva turca en Ain Issa significaría el pisoteo de un acuerdo del que Rusia es garante”.

La asociación trilateral en Ain Issa podría fracasar en bloquear completamente los intentos de intervención turca al este del Éufrates sin frenos adicionales como los que frenan la Operación Primavera de Paz de Turquía en octubre de 2019.

El primer freno fue el acuerdo turco-estadounidense del 17 de octubre de 2019, seguido por el acuerdo turco-ruso en Sochi varios días después. El acuerdo de Sochi restringió el control turco y del SNA a una franja fronteriza entre Tell Abyad y Ras al-Ain que se extiende 32 kilómetros al sur hasta la autopista M4. El Gobierno Federal de Transición aceptó retirarse más allá de esa frontera, con la policía militar rusa y los guardias fronterizos sirios desplegados en su lugar. En el acuerdo también se estipulaba la realización de patrullas turco-rusas a lo largo de los límites oriental y occidental de la zona controlada por Turquía y la retirada del GY de Manbij y Tell Rifaat, ambos al oeste del Éufrates.

Molesto por la continua presencia del YPG en Manbij y Tell Rifaat, Ankara ha estado presionando para que se entreguen también las dos ciudades.

Según informes locales, funcionarios turcos y comandantes del SNA se reunieron en la ciudad fronteriza de Azaz el 8 de diciembre para discutir los preparativos para los asaltos a Manbij, Ain Issa y Tell Tamer, una ciudad al sur de Ras al-Ain. Tras la reunión, un gran convoy militar turco -formado por vehículos procedentes de las ciudades de al-Bab, al-Rai y Yarablus, controladas por Turquía- se dirigió a la zona de Manbij.

Si la colaboración trilateral en Ain Issa se mantiene y avanza, podría acabar frustrando los planes de Turquía de ampliar su control a lo largo de la M4 para mantener un “corredor antikurdo” a lo largo de la frontera. Sin embargo, las ambiciones de Turquía están al servicio de los planes rusos de allanar el camino para el regreso gradual del ejército sirio al este del Éufrates.

Puede que Turquía no pueda hacer avanzar sus propios planes, pero la presión que ejerce sobre los kurdos ha llevado al SDF a aceptar compartir el control con Damasco en otra zona más. En última instancia, Ankara podría considerar un éxito la entrega del control territorial kurdo a Damasco. Sin embargo, los objetivos de su presencia militar también implican impedir la integración de las Fuerzas de Defensa de Sudán en el ejército sirio y el estatuto constitucional de los kurdos en una futura Siria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies