Los kurdos no son una «amenaza para la seguridad»: son ellos los que son atacados

BOLONIA, ITALIA – 11 DE JUNIO: Un pueblo kurdo participa en una manifestación llamada «Rompió el silencio» contra la invasión y los bombardeos turcos en Siria e Irak, el 11 de junio de 2022 en Bolonia, Italia. En la protesta también se pidió la liberación de Abdullah Ocalan, reconocido como presidente del pueblo kurdo, encarcelado en 1999 en Turquía en la prisión de Imrali. (Foto de Roberto Serra – Iguana Press/Getty Images)

Fuente: Jacobin

Autor: Devriş Çimen

Fecha de publicación original: 13 de julio de 2022

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, ha presionado a Suecia y Finlandia para que repriman a los grupos kurdos a cambio de su ingreso en la OTAN. Alega las «legítimas preocupaciones de seguridad» de su país, pero son los kurdos, oprimidos desde hace tiempo, los que más tienen que temer.

Finlandia y Suecia se acercan al ingreso en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), pero sólo gracias a que el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, renunció a su veto a la adhesión a la alianza militar. Esto vino con condiciones: alegando «preocupaciones de seguridad», extrajo una serie de concesiones de los países nórdicos, de Estados Unidos y de la OTAN – aceptándolas sólo después de firmar un memorando que convertiría de nuevo a los kurdos en víctimas.

El memorando promete mucho para Turquía, en detrimento de los kurdos. Tras la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid los días 29 y 30 de junio, el ultranacionalista Devlet Bahçeli -socio oficioso de coalición de Erdoğan- lo calificó de «ganancia estratégica para nuestro país y al mismo tiempo de éxito nacional.» En cierto sentido tiene razón: se trata, en efecto, de un paso adelante en la guerra de Turquía contra los kurdos y para un gobierno que necesita tales «éxitos» para apuntalar su dominio interno.

Soy el representante europeo del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), la segunda fuerza de oposición de Turquía y el mayor partido de izquierdas. Tengo la triste experiencia de que se habla de los kurdos pero sin que los kurdos formen parte de las conversaciones. Y una vez más, en lugar de escuchar a los kurdos, Occidente cede ante el chantaje de Erdoğan.

La democracia, la liberación de la mujer, la ecología, la participación popular y la libertad son valores universales que el movimiento kurdo por la libertad defiende políticamente desde hace años. Busca una alternativa democrática a los regímenes autoritarios de Oriente Medio que socavan las libertades. Los gobiernos occidentales citan muchos de estos valores en nombre de su apoyo a Ucrania contra la invasión rusa. Pero cuando se trata de los propios kurdos, Occidente está perfectamente dispuesto a tirar por la borda estos valores, y a arrojar a los kurdos a los lobos.

Parece que Occidente ha cedido a prácticamente todas las exigencias de Erdoğan. Entre ellas, la reincorporación de Turquía al programa de aviones de combate F-16; la reanudación del pleno comercio de armas con los dos países nórdicos; la extradición de exiliados y figuras políticas kurdas, incluida una diputada kurda iraní en el parlamento sueco, Amineh Kakabaveh, que no tiene ningún vínculo con Turquía; y el fin del apoyo limitado de estos países al diálogo político con los representantes kurdos y la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES).

Nueva ocupación

No obstante, son inminentes nuevos ataques militares turcos contra AANES, con un nuevo intento de ocupar su territorio. Las regiones de Manbij y Tell Rifaat están en el punto de mira tras las últimas declaraciones de Erdoğan. Nunca hay que olvidar que AANES lideró la lucha sobre el terreno contra el ISIS en nombre del mundo, perdiendo más de 11.000 de sus hijas e hijos como socio oficial de la coalición internacional para derrotar al ISIS. De hecho, ambas regiones fueron liberadas a medida que el proyecto político federal en el norte de Siria se extendía desde la región kurda de Rojava para abarcar a millones de árabes, kurdos, cristianos, turcomanos, circasianos, chechenos y yezidíes en un sistema descentralizado de democracia directa. Sin embargo, tanto Rusia como Estados Unidos (bajo la administración de Donald Trump) dieron luz verde a las devastadoras invasiones de Erdoğan en la región en 2018 y 2019, matando a miles de personas y desplazando a cientos de miles de civiles.

El mismo Parlamento Europeo que recientemente reconoció las «legítimas preocupaciones de seguridad» de Turquía sobre el movimiento kurdo, el año pasado pidió a Turquía «que retire sus tropas del norte de Siria, que está ocupando ilegalmente fuera de cualquier mandato de la ONU.» Afirmó que la ocupación turca «podría equivaler a una limpieza étnica» contra los kurdos, mientras que las Naciones Unidas constataron que la ocupación turca de la región de Afrin dio lugar a violaciones colectivas masivas y al secuestro de mujeres kurdas y yezidíes, al «desplazamiento forzoso» por motivos étnicos, a la tortura en presencia de oficiales turcos y a la destrucción de lugares históricos, religiosos y culturales, entre otras atrocidades.

En Turquía, miles de pueblos kurdos despoblados y asesinatos sin resolver, decenas de miles de presos políticos y la prohibición de partidos, organizaciones y asociaciones políticas son sólo algunos ejemplos de las medidas represivas que el Estado turco ha utilizado contra nuestro pueblo.

Miles de miembros del HDP, incluidos antiguos copresidentes, diputados, ejecutivos y alcaldes, han sido detenidos desde las elecciones generales de junio de 2015. Hay doce ex diputados del HDP en la cárcel y muchos más en el exilio, mientras que cincuenta y nueve de los sesenta y cinco alcaldes del HDP elegidos democráticamente han sido destituidos.

Además, ahora hay un caso en el Tribunal Constitucional que pretende prohibir el HDP. Existe una gran amenaza de que el gobierno utilice el poder judicial, que está bajo su pleno control, para cerrar el HDP antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias previstas para junio de 2023.

Por la democracia, contra el colonialismo

La política antikurda de Turquía es capaz de impedir todos los esfuerzos dirigidos por los kurdos para la lucha democrática porque no hay ningún organismo oficial que represente los intereses y derechos kurdos a nivel internacional. El pueblo kurdo es manipulado y utilizado por los estados coloniales. Son las potencias coloniales las que presentan la resistencia kurda contra la explotación, la represión y la limpieza étnica como una «amenaza a la seguridad». De ahí surge precisamente la amenaza a la seguridad de los más de 40 millones de kurdos.

Si se puede acusar a los kurdos de algo en la actualidad, es de no haber resistido lo suficiente en el pasado y de no haber derrotado al colonialismo. Esto no significa que pretendamos construir nuestro propio Estado-nación. El movimiento kurdo por la libertad tiene absolutamente claro que puede luchar por la libertad y los derechos democráticos reconocidos con estructuras de autogobierno autónomas en sus respectivos estados, y tiene derecho a hacerlo.

De hecho, todos los Estados en los que los kurdos están presentes por millones -Turquía, Siria, Irak e Irán- necesitan urgentemente una democratización. Los kurdos y su lucha son clave para la paz y la estabilidad duraderas de estos estados críticos y de Oriente Medio en su conjunto. La única solución pasa por el diálogo con el movimiento kurdo por la libertad, la liberación del encarcelado «Mandela de Oriente Medio» kurdo, Abdullah Öcalan, y la reanudación de las conversaciones de paz como las que hubo en 2013-15.

Incluso antes de que este proceso pueda tener lugar, es urgente la creación de una zona de exclusión aérea sobre AANES, que también se exige con razón. Diversos organismos internacionales pueden utilizar su peso político para impedir nuevos ataques de Turquía contra los kurdos en su país y en el extranjero. En general, debe poner fin a su política miope de ceder a todas las exigencias de Erdoğan en la ilusa creencia de que algún día se apaciguará.

Afirmaciones exageradas

En realidad, la política antikurda y ultranacionalista de Erdoğan se basa en el mismo odio antikurdo que ha dado lugar a genocidios y pogromos a lo largo de la historia (como los genocidios armenio y asirio), y que utiliza para reforzarse en las encuestas en Turquía. Su discurso sobre las «preocupaciones de seguridad» es solo una excusa: como descubrió una investigación de la BBC, el gobierno turco ha exagerado salvajemente la amenaza prácticamente inexistente que supone la AANES para sus fronteras, afirmando en 2018 que se había enfrentado a «más de setecientos» ataques desde la región. En sus declaraciones, sin embargo, los representantes de AANES dijeron que ningún ataque de su región estaba dirigido contra Turquía y pidieron diálogo y una solución democrática. Incluso ahora, ninguna de las regiones que Turquía quiere atacar está siquiera en la frontera turca.

Los autócratas y opresores no pueden tener «preocupaciones de seguridad» legítimas. Por el contrario, los oprimidos tienen preocupaciones de seguridad que deben ser apoyadas moral, política y legalmente por todos los demás.

Los kurdos no forman parte de ningún organismo con poder para decidir si la OTAN debe ampliarse, reducirse o disolverse. Pero los kurdos sí tienen derecho a exigir un compromiso claro con el derecho internacional, la democracia y la libertad, que también debería aplicarse a los kurdos. Hannah Arendt decía que nadie tiene derecho a obedecer. Los kurdos y los demás pueblos diversos que representa el HDP no obedecen a Erdoğan y a su régimen autoritario. Y los demás tampoco deberían hacerlo. No es Erdoğan sino nuestros valores universales los que deben determinar el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies