Los desplazados internos se enfrentan a circunstancias miserables

Una mujer desplazada se sienta con sus hijos delante de su tienda de campaña en el campo de Newroz – North Press NE de Siria

North Press – Dalal Ali – 14 junio 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

DERIK, Siria (North Press) – Fatima Diyab, de 40 años, tiene que llevar agua a su tienda por galones todos los días desde un manantial cercano al campamento de Newroz, en el campo de la ciudad de Derik (al-Malikiyah), en el noreste de Siria.

Esta tarea diaria agota a Diyab, que es una desplazada interna de la aldea de al-Faka en la ciudad de Tel Tamr, al norte de Hasakah, sobre todo porque lo hace después de trabajar durante cuatro horas en tierras agrícolas.

En el campo de Newroz, los desplazados internos, que han abandonado recientemente sus hogares en el campo de Tel Tamr y Abo Rasin(Zirgan), se enfrentan a tiempos difíciles porque sus tiendas se construyeron a toda prisa debido al hacinamiento y a la falta de servicios básicos como cocinas, baños, electricidad y aseos.

Sus tiendas se construyeron sobre suelo de tierra en las afueras del campamento. Las tiendas albergan a más de 200 familias que se han desplazado recientemente como consecuencia de la escalada militar en sus zonas por parte de las fuerzas turcas y las facciones de la oposición respaldadas por Turquía, también conocidas como Ejército Nacional Sirio (ENS).

La nueva sección del campamento incluye dos depósitos de agua, que no son suficientes. Esto les obliga a traer agua de un manantial cercano.

El campamento alberga a 1.076 familias que cuentan con 5.839 miembros, según la administración del campamento.

El 1 de junio, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan renovó sus amenazas de lanzar una operación militar en el norte de Siria.

En los últimos tiempos, las aldeas del campo de Tel Tamr y Abu Rasin han sido objeto de intensos bombardeos por parte de las fuerzas turcas y las facciones del SNA casi a diario, desplazando a varias familias.

Esto es insoportable

Debido al hacinamiento del campamento con desplazados internos, muchas familias tienen que residir en dos grandes tiendas de recepción que contienen casi 17 habitaciones. Donde varias familias deben compartir una habitación, ante la falta de medios de refrigeración.

Mientras se cubría la cara con un pañuelo para protegerse del calor del sol, Diyab dijo con acento local: «Esto no es vida, transportar agua es agotador. La suciedad y los horribles olores nos matan».

Hombres, mujeres y niños defecan al aire libre porque no disponen de instalaciones sanitarias. Esto provoca olores desagradables, especialmente con las ráfagas de viento y las altas temperaturas.

Diyab se siente mal por lo que les ocurrió a ella y a sus hijos en el campamento y teme que puedan desarrollar enfermedades de la piel debido a la falta de higiene.

«¿Crees que es fácil ser desplazado? Lo peor es que estamos incómodos aquí», se pregunta furiosa.

«Esto es insoportable, ¿es lógico volver del trabajo bajo el calor del verano y además tener que ir a buscar agua?», añade.

En cuanto a la mala situación en la nueva sección del campamento, Nadim Omar, oficial de relaciones en el campamento, dijo que han recibido promesas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) de implementar proyectos de servicios en la nueva sección hace varios meses, pero hasta ahora no se ha proporcionado nada.

Las familias siguen huyendo

Durante el mes pasado, el campamento recibió a 107 familias desplazadas. Como consecuencia de los bombardeos turcos, las familias han seguido llegando al campamento, lo que supone una amenaza para la dirección del mismo sobre cómo absorber a todos estos desplazados cuyo número supera la capacidad del campamento.

Debido a la construcción de tiendas de campaña sobre suelo de tierra, los residentes temen las mordeduras de animales venenosos como serpientes, escorpiones y otros, sobre todo porque no hay suero contra las picaduras en el campamento.

Hace dos semanas, un desplazado interno fue mordido por una serpiente y tuvo que ser trasladado a un hospital de Derik (al-Malikiyah) para recibir tratamiento, según los desplazados internos.

Hace tres meses, Amira Abdul-Aziz, de 21 años, y su familia fueron desplazados de su pueblo, al-Faka.

Además de los sufrimientos mencionados en la nueva sección, Amira se quejó de la falta de ayuda alimentaria y de recibir a veces alimentos en mal estado.

«Acabo de volver del mercado de Derik, vendí un saco de arroz dañado a un comerciante de alimentos para animales por 18.000 SYP, y le añadí 14.000 para comprar uno nuevo», dijo.

Mientras llevaba el saco de arroz sobre la cabeza y se cubría la cara con un pañuelo, dijo: «la ayuda alimentaria no es suficiente, la situación es miserable».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies