La sangre de los olivos

Fuente: Le Point

Autor: Jeremy André

Fecha: 11 enero 2019

traducido por Rojava Azadi

Tráfico. Tras la conquista de Afrin, Turquía y sus aliados han saqueado y vendido su cosecha de aceite de oliva en Europa. Una considerable ganancia inesperada.

olivier
Operación Rama de Olivo. Una familia siria espera en el puesto de control de la aldea de Anab, Siria, el 17 de marzo de 2018. Los 200.000 civiles que huyeron del frente mortal durante la captura de Afrin, el último bastión rebelde kurdo, por las fuerzas proturcas, tuvieron que abandonar sus preciosos olivares.

Si la denominación de una operación militar fuera una competición de cinismo, Turquía habría ganado la palma con el nombre de «Rama de Olivo», que se refiere a la invasión de Afrin. ¿Qué mejor símbolo de paz para ilustrar la limpieza étnica de más de 200.000 kurdos y el control de sus propiedades y tierras? Afrin era famosa por sus olivares hasta donde alcanza la vista: 18 millones de olivos de la variedad al-zaït, de una calidad incomparable (y también la materia prima del jabón de Alepo). El aceite de oliva ha sido un verdadero oro amarillo en la región durante siglos.

Según economistas y agrónomos de Afrin, la cosecha de 2018 valdría 130 millones de euros. Los ocupantes turcos y las milicias islamistas sirias se han repartido el pastel, dejando sólo migajas para las pocas familias kurdas que han permanecido bajo la ocupación. Con el saqueo de equipos agrícolas y fábricas de jabón, además de los rescates, el botín ascendería a unos 90 millones de euros.

El 18 de marzo de 2018, las imágenes del saqueo de Afrin, escenas reales de ataques histéricos -rodeos en tractores tirando de un remolque cargado de motocicletas, el otro de un Mercedes, combatientes corriendo con sus brazos cargados de comida, cabras…. – habían sacudido el planeta. «Cuando entraron en la ciudad, saquearon tiendas y entraron en edificios para comprobar la identidad de todos», recuerda Sara*, que se mantuvo allí durante varios meses antes de huir a la zona aún bajo administración kurda al este del Éufrates. «Al principio pensamos que el ejército turco y los grupos [yihadistas] no nos harían daño. No todos los grupos eran tan violentos o tan estrictos con la ley Sharia. Pero, en cuanto al robo, todos eran tan malos como el que más.» En los medios de comunicación turcos y de la oposición siria, estos saqueos se minimizaron: se acusó a criminales insubordinados que habían superado al mando turco y al Ejército Libre Sirio (FSA). «Todas las unidades de los grupos sirios iban acompañadas por soldados turcos que daban las órdenes. Los grupos no podrían hacer nada sin una orden de los turcos», dice Sara.

Espolios. Sara describe un despiadado sistema de depredación que culmina en el robo de aceite de oliva. «Primero robaron la tierra y las prensas de los que se habían ido», dice. Como muchos otros habitantes de la aldea de Bulbul, a Sara no se le permitió regresar a casa después de la batalla. Alquiló un apartamento en la ciudad antes de huir de los territorios ocupados. La administración kurda en el exilio estima que más de 200.000 personas han tenido que abandonar la región. «Para los que habían permanecido en sus granjas, la cosecha se realizó después de la invasión y fue almacenada hasta el verano», continúa diciendo. «Luego vinieron camiones de Turquía y se llevaron el aceite de oliva a Azaz y Gaziantep. Tenían matrículas de Gaziantep.» La capital económica del sudeste de Turquía es uno de los centros regionales del comercio de aceite de oliva y cuenta con unos 20 mayoristas. Pero el botín parece haber sido transportado a la provincia de Hatay, en Antakya, donde hay unas quince empresas importadoras y exportadoras de aceite de oliva. El 8 de noviembre se abrió un paso fronterizo entre Afrin y la provincia de Hatay. Turquía trataría de imponer este nuevo camino y habría cedido el monopolio del comercio del aceite de oliva a un importante comerciante de la provincia de Hatay.

Sin embargo, el resto de los agricultores fueron expoliados por todos los medios: robo, extorsión, secuestro y exigencia de rescates, destrucción de olivos, expropiaciones, en particular de prensas de olivos, y sobre todo, la deducción de un tributo y la imposición de un precio mínimo a los productores. «Alrededor del 10 de noviembre, el FSA vino a robar nuestras cosechas», dice Zinar*, un joven agricultor que fue secuestrado y torturado varias veces. «Nos obligaron a repartir latas de aceite de oliva. El impuesto para el pueblo era de 500 latas.»

Impuestos. Parece que el impuesto recaudado por los consejos locales creados por Turquía asciende al 16%, según han revelado los medios de comunicación kurdos. Pero, para muchos observadores, estos consejos civiles no son más que cáscaras vacías cuyos ingresos son desviados por el ocupante. Además, se deduce una tasa del 5% por la prensa. Según Omar Celeng, economista de Afrin, los grupos armados se han apropiado de 125 de las 295 prensas existentes. 109 de ellas han sido desmanteladas y vendidas en Turquía, cada una por un valor de unos 200.000 dólares.

olivier1
Oro amarillo. Un soldado turco en una operación de desminado en un olivar de Afrin, 31 de marzo de 2018. Después de la batalla, se trata de que los ocupantes puedan gestionar su nuevo botín con total seguridad.

Además, sólo los mayoristas de una empresa en Turquía pueden exportar. Recorren los molinos de aceite y se llevan el resto de las cosechas a bajo precio. «Antes de la invasión se vendía una lata de aceite de la más alta calidad para Europa por 33.000 libras sirias [56 euros]», dice Mustafa Souleyman, de 83 años, ex jefe de la oficina de agricultura de la administración kurda en Afrin. «Los turcos nos lo están comprando ahora por 14.000 libras sirias [24 euros]. Y una prensa puede producir ¡hasta 3.000 latas al día!» El hombre huyó en los primeros días en condiciones abominables. Su familia, que poseía 450 olivos, lo ha perdido todo.

Exportación. Queda que los saqueadores vendan este oro amarillo. Es más complejo de lo que parece, porque el aceite de Afrin, de muy alta calidad, es demasiado caro para las mesas de Oriente Medio. La producción se exportaba antes a través del puerto de Latakia, Siria. «Dos grandes comerciantes vinculados a la familia Assad compraban cada año unas 20.000 toneladas, que vendían principalmente en España e Italia», dice un propietario de olivares en Afrin, que se ha instalado en Francia. Todo el comercio con las zonas controladas por el régimen sirio está prohibido desde marzo de 2018, por lo que el aceite se exporta a Turquía y luego a Europa. Esto ha provocado la ira de los principales productores turcos, a merced de la competencia desleal y preocupados por la sospecha de que toda la producción nacional oculte aceite de oliva de Afrin manchado de sangre. Murad Narin, miembro del lobby del olivar en Turquía, ha expresado su preocupación en la prensa: «Esto nos coloca en una posición difícil en la escena internacional. Nuestra reputación está arruinada por los intereses cortoplazistas de algunas personas.»

Interpelado en comisión por la oposición, el Ministro turco de Agricultura, Bekir Pakdemirli, reconoció la captura de este maná, pero subestimó los hechos: «Nos gustaría que los ganancias de Afrin llegaran a nosotros en las áreas que controlamos. Pero hasta ahora, sólo 600 toneladas de este producto han llegado a nuestro lado. «Sin embargo, el sitio web de Al-Monitor, que trata noticias de Oriente Medio, contradijo al ministro a principios de diciembre al afirmar que una fuente del lobby olivarero había confirmado que entre 20.000 y 25.000 toneladas de aceite de Afrin ya habían sido transferidas a Turquía.

«Protocolo» de saqueo. «La producción de aceite virgen este año ha sido de unas 50.000 toneladas», estima Celeng. Una cosecha excepcional. El valor de la producción sería de 150 millones de dólares (130 millones de euros). Las 20.000 toneladas que ya se han vendido en Turquía ascienden a 60 millones de euros. Pero, para Celeng, los ingresos del saqueo del sector olivarero van mucho más allá: «Los grupos islamistas y las autoridades de ocupación turcas han saqueado más de 100 millones de dólares [unos 90 millones de euros] de diferentes maneras.» Además de los robos, las extorsiones, los rescates y el tráfico de aceite, también se venden prensas desmanteladas, se saquean y se expropian las fábricas de jabón.

Se desconoce la distribución entre las autoridades turcas, los intermediarios y los grupos armados. A mediados de noviembre, la agencia de noticias Firat, cercana al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), publicó un documento explosivo, un verdadero «protocolo» de saqueo, firmado por representantes de los grupos armados sirios que controlan la región de Afrin. El texto es un acuerdo entre estos grupos para regular la explotación de los ingresos aceiteros en 2018-2019. Este protocolo pone el sector bajo la responsabilidad de los consejos locales responsables de la recogida de su producción. Sin embargo, las autoridades se comprometen a pagar al Ejército nacional sirio [coalición de facciones apoyada por Turquía] 22 millones de dólares (19,3 millones de euros) en concepto de «seguridad regional». ¡Una verdadera gallina de los huevos de oro para el ex-FSL!

La ganancia inesperada durará mientras los distribuidores occidentales sigan comprando este aceite de oliva. Según los especialistas, el aceite de Afrin se utiliza probablemente para aumentar los aceites europeos a bajo coste. Muchos de los productos que se venden en los supermercados tienen un doble origen: ¡»UE y no UE»! Pero, según los abogados consultados por Le Point, los que compran aceite de Afrin podrían ser procesados por complicidad en delitos cometidos durante la invasión o financiación del terrorismo.

Crímenes contra la humanidad. Como en cualquier sector, se espera que los grandes grupos conozcan el origen de sus líneas de suministro. Para los compradores de aceite de oliva, la invasión de una de las regiones más famosas del mundo no podía pasar desapercibida, ni tampoco la llegada al mercado turco de volúmenes tan grandes a precios de descuento. Reunidas en un colectivo, familias de Afrin asentadas en Francia preparan una denuncia. La limpieza étnica de los kurdos de Afrin, el uso sistemático de la tortura y los secuestros, el saqueo y la destrucción podrían calificarse, por su escala, de crímenes de lesa humanidad. Y grupos que han firmado el protocolo, como la División al-Hamza o Ahrar al-Charqiya, que reciclan a antiguos miembros de Al Qaeda o Daesh [ISIS], son considerados por algunos servicios europeos como grupos terroristas. Aunque Turquía se asegura de que ninguno de sus partidarios haga un llamamiento a la yihad contra Occidente, están lejos de no tener sangre en sus manos.

* Los nombres de los testigos han sido cambiados.

BULENT KILIC/AFP – EMIN SANSAR/ANADOLU AGENCY/AFP

2 comentarios en «La sangre de los olivos»

  • el 17 de enero, 2019 a las 16:07
    Enlace permanente

    He leído por ahí que Turquía lo intentaba vender como aceite español, qué verdad hay en esto?

    Respuesta
    • el 17 de enero, 2019 a las 17:11
      Enlace permanente

      Lo q parece q está haciendo Turquía es mezclar el aceite de Afrin con el suyo y venderlo como aceite turco. España tiene muchas papeletas para ser uno de los compradores. Posiblemente para mezclarlo también. El precio es seguramente muy bajo para un aceite de alta calidad.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies