La política de la UE con respecto a Turquía: apaciguamiento cobarde, tratos sucios y puras falsedades

Fuente: Ahval

Autor: Cengiz Aktar

Fecha de publicación original: 27 de junio de 2021

Ha pasado otra reunión del Consejo Europeo, con la UE tan desorientada como siempre respecto a Turquía, y Turquía tan asertiva y arrogante como siempre respecto a Europa.

La UE lleva mucho tiempo clasificando a Turquía como un “tercer país” con el que utiliza el transaccionalismo como modus operandi. Del mismo modo, hace tiempo que clasifica a Turquía como un país que debe permanecer a toda costa dentro de la esfera de influencia de la OTAN.

Este nuevo paradigma que dirige las relaciones en la era post-candidatura, está claramente desprovisto de una interacción basada en valores y normas.

A pesar de esta realidad, la UE sigue respetando las normas de boquilla, como en el caso de las disputas de Ankara con sus Estados miembros vecinos, Chipre y Grecia. También sigue hablando de boquilla de los valores destrozados, es decir, de las violaciones masivas de los derechos humanos y de la disolución del Estado de Derecho en Turquía.

Pero la palabrería siempre se ve superada por un sentido de “autoservicio”, que va desde el imperativo de la adhesión a la OTAN, el “Acuerdo sobre los Refugiados” de 2016, las apuestas económicas de las empresas de la UE en Turquía, debido al temor de una implosión que llevaría a trastornos colosales en la región en general.

La receta mágica, que combina la palabrería y el autoservicio, es el apaciguamiento, los tratos poco serios, empaquetados en fórmulas, que se repiten una vez más en las conclusiones del consejo del 25 de junio.

O, para el caso, en las conclusiones -detalladas en 79 puntos- de la reciente Cumbre de la OTAN, que tuvo lugar el 14 de junio.

Resulta espeluznante comprobar que innumerables puntos de las conclusiones están en contradicción con el comportamiento de Ankara, ya sea el respeto al Estado de Derecho, las relaciones con otros miembros de la OTAN o las acciones contra la integridad militar y política de la alianza, como se ve en sus continuos coqueteos con Moscú.

Repasemos algunas de las noticias que preceden a la reunión del Consejo Europeo:

El Tribunal Constitucional de Turquía aceptó una acusación para cerrar el segundo gran partido de la oposición de Turquía, el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), que fue respaldado por los votos de unos seis millones de ciudadanos de Turquía en las últimas elecciones parlamentarias de 2018.

La acusación exige la inhabilitación política durante cinco años de 451 políticos activos del HDP.

Ankara también ha anunciado que el Egeo es “una zona de entrenamiento militar, después de que fracasaran los esfuerzos diplomáticos para persuadir a Grecia de que diera marcha atrás”.

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan pregona ahora una supuesta solución de dos Estados en la isla de Chipre, dividida étnicamente, y prepara la ceremonia de inauguración de una base aérea militar en el norte de la isla, ocupado por Turquía, el 20 de julio, aniversario de la operación militar turca de 1974. Mientras tanto, las obras de reconstrucción de la zona prohibida de la isla ocupada de Varosha no cesan.

Recientemente, Ankara rechazó una de las principales conclusiones de la Segunda Conferencia de Berlín sobre Libia, celebrada el 23 de junio, en la que se pedía la retirada inmediata de “todas las fuerzas extranjeras”.

Al mismo tiempo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula van der Leyen, tuiteó:

“Buena conversación con el Presidente, antes de la EUCO del jueves. Hablamos del estado de las relaciones entre la UE y Turquía, de la COVID19, del comercio y de la Unión Aduanera, de la situación en el Mediterráneo oriental, de la migración y de los acontecimientos en Afganistán”.

Se refería al citado Consejo Europeo.

Así, el presidente de la Comisión Europea habló con el “dictador” de Turquía, calificado así por el primer ministro italiano Mario Draghi, refiriéndose al desafío de Erdoğan a todo lo que tiene que ver con los valores, principios, normas y estándares europeos.

En perfecta consonancia con la canciller alemana Angela Merkel, Ursula von der Leyen, que es alemana, y su representante en Ankara, Nikolaus Meyer-Landrut, repiten como loros la posición de Alemania, una posición que poco a poco se ha convertido en la marca de las relaciones UE-Turquía.

Esta posición funciona para apaciguar y evitar enfadar al dictador, fingir que sus movimientos tácticos en el Egeo y el Mediterráneo oriental son suficientes para comprometerse con su régimen, ignorar sus otros abusos externos en Irak, Libia y Siria, prestar atención de boquilla a los abusos domésticos del régimen, mantener al país dentro de la OTAN a cualquier precio, comerciar tanto como sea posible y, dar la falsa impresión de que Turquía sigue siendo un socio de la UE, con el que vale la pena comprometerse en cuestiones como la revisión de la Unión Aduanera e incluso merece la pena prepararse para la adhesión.

Una “obra maestra” en la misma línea ha sido recientemente escrita para describir esta política por el Secretario de Estado del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores alemán, Miguel Berger, en la que describe muy claramente los criterios de la UE para comprometerse con el régimen de Ankara: La desescalada militar en el Egeo y el Mediterráneo oriental y la continua vigilancia de las fronteras de Turquía para mantener a los refugiados en el país.

El resto, es decir, los abusos masivos de los derechos humanos y la disolución del Estado de Derecho se dejan de lado. El autor “lamenta abiertamente haberse visto obligado” -en calidad de presidente del Comité de Ministros del Consejo de Europa- “a pedir a Ankara que respete las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

Sin duda, ¡un artículo de obligada lectura!

Desgraciadamente para Miguel Berger, mientras Berlín gratifica a Ankara por comportarse en los mares, fomenta indirectamente su postura de “mejor amigo” para mantener sus acciones belicosas proporcionando armamento sofisticado a Ankara. De hecho, cuando el ministro de Defensa griego, Nikos Panagiotopoulos, pidió a su homóloga alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, que suspendiera el acuerdo de compra de seis submarinos tipo 214 construidos por Thyssen, su petición fue rechazada de plano.

Repasemos algunos ejemplos más concretos de las palabras distópicas y los hechos erráticos de la UE con respecto a Turquía:

En Ankara, la delegación de la UE, encabezada por Meyer-Landrut, antiguo ayudante de alto nivel de Merkel, ahora destinado a los Servicios Exteriores de la UE por el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores alemán, no dejaba de repetir que “Ankara sigue siendo un país candidato”. Así, el plan de acción gubernamental de la CDU/CSU de Berlín para las elecciones de septiembre se ha vuelto a afirmar:

“La plena adhesión de Turquía a la UE no puede lograrse con nosotros. En cambio, deseamos un acuerdo de asociación muy estrecho”.

De hecho, la oficina de Meyer-Landrut en Ankara participa en una serie de proyectos absurdos con la burocracia turca, como la promoción de una resolución alternativa de conflictos en Turquía, lanzada el 10 de junio. El proyecto pretende apoyar la aplicación efectiva de métodos alternativos de “resolución de conflictos” con el fin de reducir el considerable retraso del sistema judicial turco, ¡cuando en realidad todo el sistema judicial está subordinado al hombre fuerte!

Otro esfuerzo distópico, entre muchos otros, fue el “Proyecto de asistencia técnica para aumentar la conciencia ética entre los funcionarios electos y no electos del gobierno local”, mientras que el régimen es el único que nombra a todos los funcionarios, ¡no en función de los méritos sino de la pura lealtad!

Y cuando el país se ve sacudido cada día por oleadas de revelaciones y denuncias de corrupción, malversación, financiación ilícita o apropiación indebida por parte de funcionarios públicos.

En la ceremonia de clausura de este ridículo proyecto, Meyer-Landrut pronunció cínicamente lo siguiente

“Concedemos gran importancia a este proyecto, ya que creemos en el papel crucial que desempeña el Consejo de Ética en la incorporación de la ética y la lucha contra la corrupción en las administraciones locales”.

Un resultado definitivo del proyecto de la UE, de hecho, es la falta total de ética, ¡agregando el insulto a la herida!

Por último, he aquí tres frases muy problemáticas de las conclusiones tras la reunión del Consejo Europeo del 25 de junio

“El Consejo Europeo condena y rechaza cualquier intento de terceros países de instrumentalizar a los migrantes con fines políticos”, dice en el párrafo 13.

Se trata de una referencia directa al uso y abuso de los refugiados por parte de Ankara, sin mencionarla. Sin embargo, este párrafo no impidió que la UE siguiera adelante con la entrega de dinero adicional a Ankara (unos 3.500 millones de euros).

En el párrafo 24: “El Consejo Europeo pide que se avance en el diálogo político inclusivo y propio de Libia y que se retiren sin demora todas las fuerzas y mercenarios extranjeros”.

A estas alturas es bien sabido que, el principal escollo antes de la retirada de las fuerzas y mercenarios extranjeros es la negativa de Ankara a retirar sus fuerzas.

En el párrafo 16: “…toma nota del inicio de los trabajos a nivel técnico con vistas a un mandato para la modernización de la Unión Aduanera UE-Turquía y recuerda la necesidad de abordar las dificultades actuales en la aplicación de la Unión Aduanera, garantizando su aplicación efectiva a todos los Estados miembros”.

Esta es la decisión más burlona. Incluso si por milagro la modernización se completa al final, la aplicación de la Unión Aduanera por parte de Ankara a la República de Chipre -que Turquía no reconoce- queda fuera de lugar.

Cuando se trata de Turquía, al igual que de otras autocracias, la UE vacila “autocomplacientemente” entre un apaciguamiento cobarde, tratos sucios, puras falsedades y un cinismo absoluto.

Es un resultado bastante indigesto teniendo en cuenta lo que decía Josep Borrell, el responsable de la llamada “política exterior de la UE”:

“¡La UE debe desarrollar el apetito de poder!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies