La OTAN y el terrorismo de Estado turco

Fuente: The Region

Autor: Rebwar Rashed

Fecha: 25 noviembre 2018

Traducido por Rojava Azadi


nato

Al pasar por el aeropuerto de Bruselas, se ven rápidamente fotografías del cuartel general de la OTAN, que se encuentra en esa ciudad. El lado derecho de la foto muestra las banderas de los Estados miembros de la OTAN, incluida Turquía.

La foto dice: «Bienvenidos a Bruselas, hogar de la OTAN. Trabajando por la paz, la seguridad y la libertad».

Como kurdo que ama la Libertad y la libertad de mi nación, no puedo evitar pensar en esa segunda frase: «paz, seguridad y libertad».

Turquía fue fundada el 23 de octubre de 1923 y se convirtió en miembro de la OTAN el 18 de febrero de 1952. La historia de Turquía entre 1923 y 1952 es la historia de una guerra de exterminio contra el pueblo kurdo, no sólo en la parte del Kurdistán que se convirtió en parte de Turquía bajo el Tratado de Lausana, sino también contra el pueblo kurdo fuera del territorio turco.

La guerra colonial de Turquía contra el pueblo kurdo se ha basado, y sigue basándose, en la negación total de su existencia: desde la prohibición de la lengua, la cultura y el patrimonio nacional kurdos hasta la confiscación de tierras y propiedades, la deportación, el desplazamiento, los asesinatos y encarcelamientos arbitrarios, las persecuciones y el acoso diario.

Francia y el Reino Unido, como artífices del Acuerdo Sykes-Picot y partes interesadas en otros acuerdos internacionales que crearon el Oriente Medio moderno, conocen bien la situación de los kurdos y otras minorías en la región.

Desde 1952 hasta ahora, y durante unos 66 años, los países de la OTAN siempre han tenido información detallada sobre las actividades militares turcas contra los kurdos. Turquía ha cometido atrocidades contra civiles kurdos indefensos utilizando tecnología militar de la OTAN, armas occidentales sofisticadas, inteligencia militar compartida y apoyo económico, político y diplomático de la OTAN. La guerra colonial contra el Kurdistán siempre ha sido sangrienta y desproporcionada. En 1984, el PKK decidió emprender una resistencia armada en respuesta, aunque a una escala tradicional limitada.

Durante los últimos 66 años, Turquía ha estado mintiendo al mundo democrático. Turquía ha intentado por todos los medios separar la cuestión kurda en su conjunto de la dirección del movimiento de liberación nacional kurdo, como si se tratara de dos cuestiones separadas.

Desafortunadamente, la OTAN ha ayudado a Turquía en todos los campos de la guerra contra el pueblo kurdo, a pesar de su amplio conocimiento detallado sobre la agonía kurda y su lucha por la autodefensa contra un Estado incivilizado y poderoso que goza de un tremendo apoyo exterior. Turquía no sólo ha librado una guerra colonial tradicional, sino que también ha practicado el terrorismo de Estado y ha utilizado paramilitares fascistas y representantes islamistas. Turquía ha utilizado armas y métodos terroristas prohibidos internacionalmente en escuelas, pueblos, ciudades y dentro de las cárceles. Esta guerra racista de exterminio se ha entretejido constitucional, estructural e institucionalmente. El ejército, la policía, las fuerzas paramilitares, los llamados «guardias de aldea» y otras «fuerzas civiles» han sido protegidos por todos los medios. El MIT, la agencia nacional de inteligencia de Turquía, ha estado fabricando deliberadamente escenarios contra personas inocentes con el fin de intimidarlas. El pueblo kurdo en Turquía no ha sido tratado como ciudadano de segunda clase, sino más bien como un sujeto que debe ser eliminado en una ruda política de asimilación sistemática para morir o, si tiene mucha suerte, ser un «turco».

Las intervenciones turcas en Irak y Siria, emprendidas únicamente para matar a personas inocentes, contravienen los artículos 1 y 2 de la Carta de la OTAN.

La realidad de la política turca hace que los artículos de la OTAN no tengan nada que ver con «la salvaguardia de la libertad, el patrimonio común y la civilización de sus pueblos, fundada en los principios de la democracia, la libertad individual y el estado de derecho». No es un acuerdo entre Estados «democráticos». Turquía no representa al pueblo kurdo, ya que es un Estado colonial. Los miembros de la OTAN no son homogéneos. Hay muchas democracias, ya que hay Estados con problemas nacionales que aún deben resolverse, y también está Turquía, que ha cometido continuamente crímenes contra la humanidad.

Por lo tanto, no es sostenible ni posible insistir en que la OTAN está «decidida a salvaguardar la libertad, el patrimonio común y la civilización de sus pueblos, fundada en los principios de la democracia, la libertad individual y el estado de derecho».

El Tratado del Atlántico Norte no ha tenido en cuenta al pueblo kurdo ni a otros, como los armenios, cuando concedió la adhesión a Turquía. El pueblo kurdo es un pueblo colonizado representado política y militarmente por actores no estatales. La OTAN está violando sus propios artículos al apoyar la guerra de Turquía contra el pueblo kurdo. Turquía ha interferido en los asuntos internos iraquíes, iraníes y sirios para atacar las aspiraciones políticas kurdas. Casi todas las disposiciones de la Carta de la OTAN tratan sobre la defensa de la integridad territorial de cada uno, pero no mencionan nada sobre cuando un miembro de la OTAN acosa, interfiere u ocupa otro país no perteneciente a la OTAN, como lo hace Turquía.

La Carta parece necesitar una reforma seria, ya que no hay nada en ella en materia de sanciones si un miembro de la OTAN apoya el terrorismo, organiza y dirige a los representantes yihadistas que otros Estados de la OTAN han jurado combatir, o practica el terrorismo de Estado, como en el caso de Turquía.

La UE y la OTAN existen como resultado de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, cuando el nazismo y el fascismo intentaron exterminar al pueblo judío e instalar su propio reino de terror en toda Europa. Las mismas democracias occidentales que conforman estas instituciones apoyan a Turquía hoy en día, a pesar de que hay muchas pruebas de que Turquía ha cometido el mismo tipo de atrocidades que la Alemania nazi en el pasado: genocidio, limpieza étnica, tortura y desapariciones forzadas.

El régimen totalitario de Erdogan en su país, su política exterior neo-otomana expansionista y su determinación de apoyar el terrorismo islámico en Irak y Siria están socavando la seguridad y estabilidad de la región. Turquía no sólo se está comportando de forma contraria a la carta de la OTAN, sino que también está desafiando los valores declarados de la UE y de los Estados Unidos. Hoy vemos un Estado de la OTAN que se opone a los principios morales y políticos de la alianza y sus miembros. A juzgar sólo por esos principios, Turquía no tiene cabida en la alianza.

La OTAN -y, por lo demás, la UE y los EE.UU.- deben tener el coraje político de impedir que Erdogan siga perjudicando a nuestra región y sentar las bases para una solución política pacífica de la cuestión kurda y para la reconciliación entre todos los pueblos de Turquía.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies