La dinámica cambiante de la cuestión kurda

Fuente: Fanack

Autor: Arzu Yilmaz

Fecha:

Traducido por Rojava Azadi

fanack
Kurdos iraquíes durante una manifestación en apoyo al líder kurdo iraquí, en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí autónomo, el 30 de octubre de 2017. Foto AFP

Los kurdos de Oriente Medio se han convertido en importantes actores políticos y militares en el contexto de la lucha contra el Estado Islámico (EI). Una de las consecuencias más importantes de esta situación ha sido la transformación de la cuestión kurda. Frustrados por los esfuerzos infructuosos para lograr la igualdad de derechos y de condiciones políticas en los países en los que residen, los partidos kurdos han tendido a cambiar sus percepciones y estrategias. Se está produciendo un cambio notable: de la lucha por «la justicia, la libertad y la igualdad dentro de un determinado Estado nacional» a la «defensa del Kurdistán» como territorio político. Por lo tanto, el enfoque fragmentado de la cuestión kurda como cuestión interna de interés nacional ya no resulta realista. La evolución del panorama kurdo requiere una revisión de la postura convencional y una solución global a fin de equilibrar los intereses contrapuestos y hacer frente a los desafíos cambiantes de Oriente Medio.

La naturaleza transfronteriza de la Primavera Árabe que motivó a las masas, por encima de todo lo demás, debilitó las posiciones de los centros de poder frente a sus periferias, donde viven grupos desfavorecidos que han estado subordinados durante mucho tiempo por regímenes autoritarios. Los partidos kurdos eran los grupos más preparados -si no los únicos- en la periferia de los Estados-nación que estaban en proceso de implosión en Oriente Medio. Sus organizaciones políticas y militares respondieron a la demanda regional de cambio en el statu quo, que se caracterizaba por la represión generalizada de la libertad de expresión, los abusos de los derechos humanos, la mala gestión económica y la corrupción.

Ascenso y caída del «momento kurdo»

En este contexto, el surgimiento del EI y el papel que los combatientes kurdos han desempeñado en la lucha contra el EI han proporcionado una oportunidad inestimable para los actores políticos kurdos. Los líderes kurdos estaban finalmente en la escena política actuando en nombre del pueblo kurdo, con el apoyo político y militar de los Estados Unidos y de algunos Estados europeos. Por tanto, se trataba de un «momento kurdo» histórico que aparentemente permitía a los kurdos deshacerse de la negación, la subordinación y la coerción.

No obstante, a pesar de la postura inflexible de los actores internacionales y de los riesgos derivados de las objeciones de actores regionales como Turquía e Irán, los kurdos en Irak organizaron un referéndum para la independencia. Decenas de miles de kurdos de las cuatro partes del Kurdistán se unieron para construir una región autónoma en Siria. El conflicto armado estalló una vez más tras un proceso de negociación de paz de dos años de duración en Turquía. En Irán, los actores kurdos decidieron volver a la lucha armada después de dos décadas de no violencia.

Sin embargo, el recuento inicial de tales esfuerzos demostró que, para el pueblo kurdo en Oriente Medio, las pérdidas resultaron ser mayores que los beneficios.

Las consecuencias del referéndum en el Kurdistán iraquí

El Gobierno Regional del Kurdistán (KRG) ha sido el logro más notable de los kurdos en Oriente Medio. Cuando el ejército iraquí se retiró ante los ataques del IS en 2014, este logro se vio impulsado por la adquisición de jurisdicción de facto sobre las zonas en disputa definidas en el artículo 140 de la Constitución de Irak. En vista de ello, el objetivo principal del referéndum para la independencia de Irak en 2017 era ampliar los límites de jure del Gobierno Regional del Kurdistán por medio de las provincias de Diyala, Nínive y Kirkuk en las zonas en disputa.

La consecuencia, sin embargo, ha sido un KRG territorialmente reducido y debilitado política y militarmente. La destrucción en las zonas en disputa es casi irreparable. Las fuerzas del KRG perdieron el 40% del territorio que ocupaban anteriormente. Con el control militar de Bagdad sobre Kirkuk, la exportación de 300.000 barriles de petróleo diarios del KRG a Turquía llegó a su fin. En las zonas en disputa, el gobierno iraquí retiró a los funcionarios kurdos de los puestos administrativos locales y de los puestos relacionados con la seguridad. Mientras tanto, en la provincia de Kirkuk, 30.000 kurdos perdían sus hogares. La presidencia del KRG, reconocido internacionalmente como el representante legítimo de los kurdos, quedó suspendida, y el KRG tuvo que volver a comprometerse con Bagdad a través de dos dominios de poder político separados, a saber, Erbil y Sulaimaniya.

En última instancia, un año después del referéndum, sigue existiendo un trauma político para los kurdos iraquíes y los partidos kurdos. A los ojos de la mayoría de la gente en el Kurdistán iraquí, la experiencia del KRG ha terminado, pero nadie sabe lo que vendrá después. El débil acuerdo de reparto del poder entre los dos principales partidos kurdos, a saber, el Partido Democrático del Kurdistán (KDP) y la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), se ha deteriorado completamente; el primero está a punto de ser marginado en Bagdad, mientras que el segundo está perdiendo terreno político en el KRG. Las repercusiones de las elecciones parlamentarias celebradas recientemente en Iraq y en el propio KRG demuestran que la reconciliación es poco probable. Por otro lado, el apoyo internacional que los kurdos en Irak buscan para recuperarse es aparentemente limitado, con el reconocimiento de que los kurdos son «buenos luchadores», pero nada más. La preferencia de los actores internacionales por la reconstrucción de la integridad territorial de Iraq es evidente.

Los kurdos en Siria: El traslado de la «Revolución de Rojava» al norte de Siria

El proceso en curso para establecer una región kurda autónoma (Rojava) en Siria, al igual que el KRG, está en crisis. Las zonas gobernadas por los kurdos están sufriendo a causa de la intervención militar turca más allá de sus fronteras. Uno de los tres cantones gobernados por los kurdos en Siria, Afrin, ya está de nuevo en manos de grupos de oposición sirios apoyados por Turquía. Las dos zonas restantes están amenazadas tanto por los ataques turcos como por la expansión del control del régimen de Bashar al-Assad en el norte de Siria. Es discutible si la presencia vacilante de los Estados Unidos en las orillas orientales del río Éufrates ayudaría al autogobierno kurdo a sobrevivir.

En este sentido, la «Revolución de Rojava» está lejos de satisfacer las expectativas de los kurdos tras siete años de guerra y la muerte de casi 10.000 combatientes kurdos. Mientras tanto, el uso de la denominación «Rojava» ya ha dado paso al término «Norte de Siria», con énfasis en el este del río Éufrates. Finalmente, la distinción de la coalición liderada por Estados Unidos entre las Unidades de Protección Popular (YPG), como fuerza local legítima, y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), como organización terrorista, tiende a validar el argumento turco que presenta a los dos grupos como una sola organización terrorista. En consecuencia, el Partido de la Unión Democrática (PYD) no puede participar en el proceso de paz sirio, ni en Ginebra ni en Astana.

Colapso del proceso de paz en Turquía

SYRIA-KURDS-TURKEY-DEMO-CONFLICT
Kurdos sirios ondean banderas con el retrato del líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) Abdullah Ocalan, mientras se manifiestan en Qamishlo contra el bombardeo turco de puestos de la milicia kurda en el norte de Siria, el 31 de octubre de 2018. Foto AFP

El proceso de paz que comenzó en 2013 entre Turquía y el PKK se convirtió en una guerra destructiva en sólo dos años. Turquía lanzó una ofensiva militar intensiva, no sólo contra las bases del PKK en las montañas, sino también contra las milicias urbanas kurdas afiliadas al PKK en las ciudades. En los últimos cuatro años, los kurdos en Turquía en su conjunto han experimentado medidas duras y brutales basadas en el estado de emergencia.

Durante el curso de esta escalada, el gobierno ha desplazado por la fuerza a unas 500.000 personas y ha destruido los hogares de 255.000. El Partido Democrático Popular pro kurdo (HDP) fue expulsado de la escena política mediante el encarcelamiento de miles de sus miembros, incluidos sus copresidentes y parlamentarios. Además, el gobierno destituyó a 93 alcaldes electos en las provincias kurdas y tomó el control directo de los municipios mediante el nombramiento de comisionados estatales. A pesar de esta supresión, el HDP finalmente logró cruzar el umbral [del 10% de votos] durante las elecciones parlamentarias celebradas en junio de 2018. Sin embargo, teniendo en cuenta la situación política general en el recién constituido sistema presidencial de Turquía, nadie espera que pronto tenga lugar un proceso de normalización en las zonas kurdas.

Escalada de la represión en el Kurdistán iraní

Detrás de los muros del régimen revolucionario islamista en Irán, el Kurdistán iraní había estado relativamente tranquilo desde mediados de la década de 1990. Los partidos políticos kurdos sólo podían operar en el exilio, principalmente en el Kurdistán iraquí. Durante décadas, estuvieron lejos de poder movilizar a las masas en el Kurdistán iraní. Mientras tanto, los activistas kurdos en Irán se volvieron más influyentes en la esfera política, como se experimentó durante el Movimiento Verde en 2009. Tras la primavera árabe, esta influencia aumentó con el aumento de las manifestaciones en todo Irán. Cuando Farinaz Khosrawani, una mujer kurda de 25 años de edad, murió en 2015 mientras trataba de escapar de un ataque sexual por parte de un oficial militar iraní, se produjeron protestas sin precedentes en todo el Kurdistán iraní.

Fue durante este período en 2015 cuando los partidos kurdos iraníes decidieron volver a la lucha armada. La respuesta del régimen iraní fue aumentar los niveles de represión. Los activistas kurdos fueron condenados a penas severas, y el número de sentencias de muerte aumentó considerablemente. Hay informes de 135 kurdos ejecutados en Irán entre octubre de 2016 y octubre de 2017. Además, Irán mató a 14 miembros de partidos kurdos iraníes en un ataque con cohetes contra su sede en el Kurdistán iraquí.

Un callejón sin salida

Una solución pacífica a la cuestión kurda a nivel de los Estados-nación existentes no es evidentemente un objetivo alcanzable en un futuro próximo. Los Estados en cuestión están lejos de convertirse en democracias. El régimen iraní sigue en pie, a pesar de todos los esfuerzos por derrocarlo; la reconstrucción de Iraq no avanza; el régimen de Assad parece dispuesto a sobrevivir; e incluso Turquía -un miembro de la OTAN y todavía un país candidato a la UE- ha avanzado mucho en su camino hacia la autocracia.

Además, la respuesta de los países occidentales a la Primavera Árabe, por ejemplo en Egipto y Siria, ha demostrado que, independientemente de la magnitud de las masacres, las dictaduras y las violaciones de los derechos humanos, la protección de las fronteras políticas y la integridad territorial de los Estados se considera la principal prioridad.

Una vez contenida la amenaza del EI, se pidió a los kurdos que se retiraran dentro de las fronteras nacionales existentes, como en los casos de Irak y Siria. Sin embargo, los actores internacionales guardaron silencio cuando las fuerzas de la milicia apoyada por Irán tomaron el control de las zonas en disputa de Irak en octubre de 2017 y Turquía invadió Afrin en enero de 2018.

En vista de estas circunstancias, es más probable que se produzca un punto muerto en la cuestión kurda que una solución rápida. Sin embargo, un examen más detenido de la dinámica cambiante de la cuestión kurda indica que ese estancamiento podría plantear pronto nuevos y graves problemas en Oriente Medio.

La dinámica cambiante

Tradicionalmente, los actores internacionales han tratado la cuestión kurda como una cuestión interna de los Estados de la región donde reside el pueblo kurdo, a saber, Turquía, Irak, Irán y Siria. Esta percepción se formó durante la época de la Guerra Fría, cuando las potencias occidentales apoyaron a las autoridades centrales de estos Estados y les ayudaron a controlar las fronteras políticas. La cuestión kurda, que distingue claramente entre política interior y política exterior, sigue estando dentro de las fronteras nacionales y sólo se considera una cuestión de seguridad de cada uno de los Estados-nación.

Como resultado, los kurdos se encontraron social, económica y culturalmente desconectados unos de otros, mientras que la identidad kurda fue reformada y diferenciada en su relación con los proyectos nacionalistas dominantes de los Estados constituyentes. Además, los movimientos nacionales kurdos que surgieron como reacción a estos proyectos nacionalistas se desarrollaron en estrecha dependencia de la fragmentación geopolítica del Kurdistán. Sin embargo, dadas las diferencias lingüísticas y religiosas, esta fragmentación parecía representar la naturaleza misma de la sociedad kurda. Así que fue fácil enfatizar las diferencias políticas entre los kurdos y legitimar la conceptualización de la cuestión kurda como una cuestión interna del respectivo Estado-nación. En este sentido, los kurdos se convirtieron en grupos minoritarios vulnerables en los respectivos Estados-nación, en lugar de ser una nación en sí misma. Kurdistán figuraba como un término geocultural sin ninguna referencia política a las aspiraciones kurdas.

Sin embargo, esta situación ha cambiado a lo largo de las últimas décadas. Fue primero el establecimiento de una región autónoma kurda en el norte de Irak en 1992, y luego el surgimiento del dominio kurdo en el norte de Siria en 2012 lo que desencadenó la movilización transfronteriza de los kurdos. Han sido reconectados y reorganizados debido a cuatro elementos principales: la inmigración, la lucha armada, el comercio y los negocios fronterizos y los medios de comunicación. La migración reconstruyó las antiguas identidades estrictamente separadas de los kurdos de diferentes Estados-nación en una sola identidad kurda, con un énfasis en la etnicidad común.

La lucha armada ha debilitado las diferencias ideológicas en nombre de la defensa del Kurdistán. La mejora del comercio y los negocios transfronterizos ha permitido capitalizar el parentesco transfronterizo y las fronteras tribales y ha ayudado a que surjan nuevos grupos de interés. Más de cien canales de televisión, así como varias emisoras de radio y redes sociales, han permitido a los kurdos de diferentes Estados comunicarse entre sí, a pesar de las dificultades debidas a las diferencias lingüísticas.

El surgimiento del Kurdistán como territorio político y la unidad de los kurdos

IRAQ-IRAN-KURDS-UNREST
Miembros kurdos iraníes peshmerga del Partido Democrático del Kurdistán iraní (KDPI) se encuentran junto a su cuartel general después de un ataque con cohetes en Koysinjaq, 100 kilómetros al este de Erbil, la capital de la región autónoma kurda del este de Irak, el 8 de septiembre de 2018. Foto AFP

Por lo tanto, es justo afirmar que la cuestión kurda está siendo reformada en un contexto regional fluido que trasciende las fronteras nacionales. Hoy en día, la lucha kurda por «justicia, igualdad, libertad» ha cambiado obviamente a la «defensa del Kurdistán». La falta de soluciones pacíficas -además de las restricciones impuestas por las autoridades centrales- fomenta cambios ascendentes que favorecen la separación en lugar de la integración.

En las últimas décadas, hemos observado el surgimiento del Kurdistán como término político, con un mayor énfasis en la patria kurda, tanto en el discurso como en la práctica. A diferencia del pasado, por ejemplo, los kurdos turcos se consideran a sí mismos como Kurdi Bakuri (kurdos del Kurdistán del Norte) y los kurdos iraquíes como Kurdi Basuri (kurdos del Kurdistán del Sur). La orientación política del pueblo kurdo hoy en día se concentra más que nunca en el teatro del Kurdistán. En consecuencia, el tema más popular de la agenda kurda actual es la «unidad de los kurdos», pero no los acontecimientos políticos en los países en los que residen.

Sin embargo, las respuestas de los partidos políticos kurdos a estas nuevas expectativas no han sido ni mucho menos adecuadas. Apenas pudieron unirse durante la lucha contra el EI y, poco después, volvieron a quedar atrapados en rivalidades. En este sentido, la pérdida de Kirkuk, en particular, tras el referéndum celebrado en el Kurdistán iraquí el 16 de octubre de 2017 constituyó un punto de inflexión. Independientemente de su afiliación partidista, la gran mayoría del pueblo kurdo acusó a los actores políticos kurdos de ese fracaso, y no a los actores regionales e internacionales. Según muchos, la razón principal del fracaso fue la falta de unidad entre los partidos kurdos.

Esta percepción cobró fuerza cuando el ejército turco invadió Afrin un par de meses después de la pérdida de Kirkuk. El dominio obstinado del PYD sobre todos los demás partidos kurdos en el Kurdistán sirio, al final, debilitó la legitimidad del dominio kurdo y allanó el camino para la interferencia de Turquía a través de los grupos de oposición sirios, que habían cooperado más o menos con estos partidos kurdos desde el estallido de la guerra civil en Siria.

Otro caso fue la retirada de todas las fuerzas kurdas de Sinjar, un distrito poblado por los yazidíes en el norte del Iraq, en la frontera con Siria. Sinjar estaba bajo el control de facto del KRG antes de que surgiera el IS. Sin embargo, cuando el IS atacó Sinjar en 2014, el KRG retiró sus tropas. El KRG sólo pudo regresar a Sinjar cooperando con las YPG y otros grupos afiliados al PKK, que lanzaron una rápida operación de rescate para los yazidíes ante los ataques del IS. Posteriormente, el KDP y el PKK se coordinaron para liberar a Sinjar en 2015. Desde entonces, Sinjar se ha convertido en un símbolo de la coexistencia entre peshmerga y la conexión de la guerrilla entre el sur y el oeste de Kurdistán. Sin embargo, la marea cambió pronto en Sinjar cuando los partidos kurdos se metieron en una lucha de poder sobre cómo gobernar la ciudad. La consecuencia fue la militarización de la vida cotidiana en Sinjar, mientras que los yazidíes se distanciaban de los partidos kurdos para asegurarse sus propios intereses, aparte de los conflictos intra-kurdos. Al final, tanto el KDP como el PKK se retiraron, y la ciudad de Sinjar cayó en manos de Bagdad a finales de 2017.

Es cierto que diferentes factores y actores han jugado un papel crucial en todos estos casos. Sin embargo, el impacto general de estos fracasos en la opinión pública kurda es que los partidos kurdos han dado prioridad a sus propios intereses más que a los intereses del pueblo kurdo y del Kurdistán en su conjunto. Sin embargo, en las últimas elecciones, la participación ha sido notablemente inferior en las regiones kurdas. Por ejemplo, un votante kurdo que expresó su renuencia a votar en las elecciones parlamentarias del Kurdistán dijo el 30 de septiembre: «Sólo he votado en el referéndum porque eso era para el Kurdistán. Estas elecciones son para los partidos, no para el Kurdistán».

Por otro lado, tanto los votantes que votaron en las elecciones parlamentarias en Irak como en el KRG recompensaron al KDP frente a otros partidos kurdos. Mientras que el número de votos para el PUK, por ejemplo, disminuyó y los otros partidos no lograron éxitos notables, el KDP aumentó su participación en votos. Tal resultado simplemente indica que, a pesar de los resultados negativos, la mayoría de los votantes kurdos no castigaron al KDP, que de hecho había defendido el referéndum sobre la independencia. Por el contrario, los votantes mostraron menos interés en los partidos que se oponían a la independencia del KRG de Iraq.

Aún así, es difícil decir que el PDK sea más poderoso que hace un año. La falta de unidad en la política kurda parece socavar la legitimidad del poder que cualquier partido obtiene a través de las elecciones o el éxito militar. Sin embargo, después de las elecciones parlamentarias en el KRG, es probable que el KDP se asocie con el PUK, en particular, para consolidar la unidad una vez más en el KRG, aunque el KDP podría formar fácilmente el gobierno con el apoyo de los 11 escaños asignados a los grupos minoritarios en el Parlamento del Kurdistán. Por otro lado, el partido pro kurdo dominante en Turquía ya ha declarado que tratará de construir una alianza con los partidos kurdos para las elecciones locales de marzo de 2019.

Según un comandante del Peshmerga, si los partidos kurdos no se han enfrentado entre sí durante los últimos acontecimientos, se ha debido principalmente a que los grupos armados no estaban dispuestos a hacerlo. De hecho, los grupos armados kurdos no se han enfrentado desde principios de la década de 2000. Este modus vivendi se logró tras un acuerdo de reparto del poder negociado por los partidos kurdos, a saber, el KDP, el PUK y el PKK, que se comprometieron a no interferir en las esferas de influencia política y militar de los demás. Sin embargo, es evidente que esta situación ha dejado de ser válida desde la aparición del EI en 2014. Todos los partidos kurdos han ampliado sus esferas de influencia mediante la creación de nuevas alianzas con actores regionales e internacionales, mientras que sus grupos armados han podido enfrentarse entre sí en muchas ocasiones. En estas ocasiones, sin embargo, todos los grupos han evitado los enfrentamientos -excepto un caso en Sinjar en marzo de 2017- y han asegurado repetidamente a sus seguidores que la lucha entre kurdos había terminado.

Esta postura, de hecho, se basa en dos nuevas dinámicas. A pesar de su fuerte afiliación con un partido kurdo específico, los grupos armados kurdos se han vuelto más diversos en cuanto a los orígenes de sus miembros. A diferencia del pasado, por ejemplo, el número de kurdos de fuera del Kurdistán iraquí en las fuerzas del KRG ha aumentado notablemente. En la actualidad, hay miles de combatientes sirios kurdos, llamados Leshkeri Roj, bajo el mando del PDK, mientras que las Fuerzas Especiales del KRG, Zerevani, consisten básicamente en ex combatientes del PKK que son originarios de Turquía. Esto también es cierto para los grupos armados afiliados al PKK; este grupo ya constituye el grupo armado kurdo más diverso, ya que ha operado en las cuatro partes del Kurdistán durante décadas. En consecuencia, cualquier combatiente kurdo de cualquier grupo armado kurdo en el contexto actual simplemente afirma que «lucha por el Kurdistán» y no hace referencia significativa a una región geográfica o a un partido político. En este sentido, es justo decir que la «defensa del Kurdistán» como causa común previene los enfrentamientos entre los partidos kurdos y, al mismo tiempo, proporciona una base común para la coexistencia.

En resumen, la causa nacional kurda carece evidentemente de la unidad o capacidad militar y política necesaria para ganar cualquier lucha de poder sobre el territorio kurdo. Sin embargo, también es un hecho que no hay otra oferta nacional y/o internacional que pueda suprimir una movilización de abajo hacia arriba del despertar nacional kurdo. En este sentido, no será fácil hacer retroceder a los kurdos dentro de las fronteras nacionales, especialmente cuando los Estados en cuestión están implosionando o son demasiado frágiles para ejercer su dominio sobre las zonas de asentamiento kurdas.

El papel de Occidente

-
El presidente de la región del Kurdistán de Irak, Masoud Barzani, habla en el Consejo Atlántico en Washington, DC, el 6 de mayo de 2015. Foto AFP

En el contexto de estos acontecimientos, se plantea la cuestión de si el enfoque fragmentado de la cuestión kurda como cuestión interna de los Estados-nación puede seguir siendo el único enfoque. Es evidente que es difícil esperar que Occidente desempeñe un papel decisivo en el contexto de la cuestión kurda hoy, cuando los países occidentales no identifican una «amenaza común» en Oriente Medio tras la derrota del EI. Incluso si llegaran a una evaluación de riesgos compartida, el declive de las relaciones transatlánticas bajo el Presidente Donald Trump frustraría cualquier posibilidad de estar de acuerdo con Irán, Turquía o Rusia.

Además, el nuevo lema de la política exterior estadounidense, «America First», seguido por el imperativo de «sin botas sobre el terreno», indica que la presencia militar estadounidense está a punto de declinar en Oriente Medio. Estados Unidos tiende a limitar su papel a «apoyar» a los aliados en lugar de participar en intervenciones militares. Sin embargo, Washington carece del apoyo de sus «aliados estratégicos» en la región para este enfoque.

La tensa relación entre Estados Unidos y Turquía, en particular, está erosionando su alianza y es propensa a conducir a una serie de crisis. A pesar de la afirmación de que el apoyo estadounidense a los combatientes kurdos en Siria fue el principal motor de las tensas relaciones, el caso del pastor Andrew Brunson ha arrojado recientemente luz sobre el hecho de que el problema es más profundo y se ha desarrollado hasta el punto de que se formulan frases como «La Casa Blanca ha decidido abandonar a Turquía como aliado». Los signos más visibles de esta escalada son las sanciones estadounidenses que han exacerbado la crisis económica en Turquía. La insistencia de Turquía en comprar un sistema de misiles tierra-aire S-400 a Rusia, además, socava la posibilidad de una recuperación tras la liberación del pastor Brunson. En general, hay indicadores de que Turquía podría cerrar filas con Rusia e Irán.

En tales circunstancias, se podría argumentar que la nueva alianza emergente entre Arabia Saudita e Israel como socios regionales de Estados Unidos podría reemplazar la alianza estratégica con Turquía y funcionar como una barrera eficaz contra la expansión iraní en Oriente Medio. Las señales iniciales, sin embargo, sugieren que es probable que los actores políticos kurdos sean los beneficiarios de esta nueva alianza emergente entre Arabia Saudí, Israel y Estados Unidos. Hasta ahora, ni los saudíes ni los israelíes se han opuesto a las aspiraciones kurdas. Además, Arabia Saudí ya ha comprometido 100 millones de dólares para los «proyectos de estabilización» en las zonas del Consejo Democrático Sirio dominado por los kurdos.

En ausencia de Turquía, en particular, por parte de los Estados Unidos, no hay duda de que los actores políticos kurdos en Irak serían los otros beneficiarios de la política antiiraní de los Estados Unidos. En primer lugar, los kurdos iraquíes podrían reducir su dependencia del apoyo económico y militar turco. En segundo lugar, ayudaría a los actores políticos kurdos a cooperar con los sunitas de Irak para mitigar el dominio chiíta tanto en el Kurdistán como en las zonas en disputa.

Además, a pesar de su vulnerabilidad, los partidos políticos kurdos siguen ocupando posiciones importantes en Oriente Medio como las principales potencias locales en las zonas pobladas por kurdos. Sin el consentimiento de los partidos políticos kurdos, será difícil avanzar en la reconstrucción -o en la reestabilización- de Irak y Siria. Es posible que los partidos políticos kurdos no tengan la capacidad de unirse, pero sí la capacidad de poner fin a los equilibrios internos y regionales. Esto también es cierto para los partidos kurdos en Turquía e Irán. En ambos casos, el control de las autoridades centrales sobre las zonas de población kurda depende de fuerzas que socavan su legitimidad y refuerzan el papel de los partidos kurdos como representantes de la voluntad kurda.

En este contexto, es probable que el «momento kurdo» resucite si se mantiene el vacío de poder debido a los cambios en las alianzas en Oriente Medio. Al parecer, los países europeos no están preparados ni dispuestos a llenar el vacío. También es dudoso que Rusia tenga la capacidad de invertir más en Oriente Medio.

En resumen, es obvio que el curso de estos acontecimientos requiere urgentemente una actualización del enfoque occidental de la cuestión kurda a fin de hacer frente a los desafíos regionales y geopolíticos en Oriente Medio. Por consiguiente, la dinámica interna y externa de la cuestión kurda también está evolucionando. No es realista intentar retrasar el reloj en Oriente Próximo.


Comentario: Este artículo fue publicado originalmente por www.swp-berlin.org en octubre de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies