“La ciudad del Daesh”

No podemos acabar con la “guerra eterna” sin detener el campo de prisioneros de “La ciudad del Daesh” en Rojava

THE FREEONLINESinam Mohamad – 15 julio 2021 – Traducido por Pablo.

“Cuando seamos mayores, os masacraremos”, dicen los niños mientras lanzan piedras a la reportera y huyen. Los niños tienen entre 1 y 12 años. En el fondo se ven varias mujeres adultas. Están cubiertas de pies a cabeza con los velos negros del Daesh.

Un niño se detiene y habla directamente con la reportera. Parece tener unos siete años. “Cuando sea mayor, te decapitaré”, dice. ¿Por qué? Porque es una mujer que no sigue la ideología del Daesh, un código de conducta estricto y antifeminista en el que las mujeres son consideradas propiedad de los hombres.

Esta impactante escena aparece en un vídeo captado por la reportera Rola Al-Khatib y difundido por el canal de noticias Al-Arabiya. La escena ocurrió mientras ella caminaba por el campo de Al-Hawl el mes pasado, un enorme campo en el Nordeste de Siria (NES) que se llama “La ciudad del Daesh”. Los niños están retenidos allí, con sus madres y cuidadores. Decenas de miles de niños están allí alimentados con una dieta constante de la ideología del Daesh, todos los días, con poco o ningún contacto con el mundo exterior.

En diez años, estos niños se convertirán en la próxima ola del llamado “extremismo islámico”. Es una realidad inevitable. A menos que la comunidad internacional actúe para ayudarlos.

En su primer discurso ante el Congreso esta semana, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó su admirable intención de poner fin a la “guerra eterna” retirando las tropas estadounidenses de Afganistán. Pero una solución a la “guerra eterna” debe abordar a los niños que se están criando en el extremismo del Daesh.

El ex presidente estadounidense Donald Trump anunció la derrota del Daesh con una floritura en marzo de 2019, cuando nuestras fuerzas, las Fuerzas Democráticas Sirias (QSD), invadieron el último bastión del Daesh con la ayuda de Estados Unidos y otros. El libro “Las hijas de Kobani”, recientemente publicado en el New York Times, cuenta la historia de la unidad militar compuesta exclusivamente por mujeres que ayudó a combatir al Daesh.

Pero el Daesh nunca fue derrotado del todo. Sigue vivo. Sólo que ahora vive entre los muros del campamento de Al-Hawl.

El campamento de Al-Hawl es una gigantesca red de miles de tiendas de campaña para refugiados de larga duración y unas pocas estructuras permanentes al este de Hasaka, en la región democrática y autónoma del norte y el este de Siria. El campamento ha reunido a más de 70.000 ex soldados del Daesh, simpatizantes y sus familias, que llegaron a Siria para luchar desde 57 países diferentes.

Estos detenidos del Daesh intentan vivir en su ciudad de tiendas de campaña como si estuvieran en la capital de su califato. A pesar de los esfuerzos de los guardias, los detenidos siguen manteniendo sus estrictos códigos de conducta del Daesh dentro de los límites del campamento. Los detenidos que no siguen el código de conducta viven con miedo. Muchos han sido asesinados por sus compañeros de detención por comportamientos “impíos”, como criticar o dudar del “califato”. Los detenidos del Daesh en el campo siguen planeando la resurrección de

su “califato” y sueñan con cometer más atrocidades en nombre de su llamada “guerra santa”. Los miembros del Daesh hablan juntos, comen juntos, rezan juntos, enseñan a sus hijos y planean su resurgimiento todos los días en el campo de Al-Hawl, mientras la Administración Biden elabora estrategias para poner fin a la interminable lucha contra el extremismo islámico. El presidente Biden declaró recientemente que “es hora de acabar con la guerra eterna”.

El riesgo de resurrección del Daesh es creíble. En 2014, la organización contaba con unos 30.000 combatientes de todo el mundo y ocupaba una enorme franja de Siria, aproximadamente un tercio del país. Habían arrasado el noreste de Siria tras la guerra civil siria, aprovechando el vacío de poder que había quedado después de que el gobierno sirio retirara sus tropas de la región. Invadieron una ciudad tras otra, imponiendo su estricto dominio en la región. Las atrocidades del Daesh incluyeron asesinatos, decapitaciones, esclavización, robo de propiedades, reclutamiento forzoso, niños soldados y violencia contra mujeres y niños. Les parecía entonces que sus ejércitos eran imparables. Sólo cuando nuestros valientes hombres y mujeres de las Fuerzas de Autodefensa se asociaron con Coalición Global liderada por Estados Unidos, se pudo detener la marea negra del Daesh.

Nuestros combatientes lucharon para recuperar su patria. Pero más que eso, lucharon para oponerse a la brutal ideología del extremismo islámico. Nuestros combatientes nacieron del movimiento por la verdadera democracia en Siria, el movimiento por la democracia, la igualdad, los derechos de las mujeres, la libertad religiosa y la pluralidad étnica. La lucha contra el Daesh no era más que una extensión del mundo mejor por el que muchos han estado luchando toda su vida.

Cuando nuestras fuerzas capturaron la última ciudad en poder del “califato” del Daesh, la ciudad de Al-Baghuz Fawqani, los expertos y los estrategas militares se sorprendieron de la cantidad de personas que salieron de la extensa ciudad de tiendas de campaña y de la red de túneles que el Daesh había construido allí. Los combatientes contaban con miles y miles de personal de apoyo, técnicos y personal logístico, directivos y trabajadores. También estaban ocultos sus familiares, decenas de miles de mujeres y niños. Algunas de las mujeres trabajaban como personal de apoyo, otras no. Algunas estaban retenidas como esclavas. La mayoría eran verdaderas creyentes de la ideología del Daesh, pero no todas. Cuando estas decenas de miles de detenidos fueron llevados a Al-Hawl, nadie pensó que estarían allí más que unos pocos meses, tiempo suficiente para dilucidar quién es o no culpable. Ahora, permanecen allí.

Todos los detenidos del Daesh merecen un juicio justo. Los individuos deben tener la oportunidad de enfrentarse a las pruebas de sus crímenes. Los que eran cocineros, médicos y conserjes deberían enfrentarse a cargos menores que los que tienen las manos manchadas de sangre. Pero en la región del norte y el este de Siria, que se ha enfrentado a una década de guerra debido a la rivalidad entre grandes potencias, la muerte y la devastación, las dificultades económicas, la crisis de los refugiados, la ocupación turca y la inestabilidad general, hay pocos recursos para llevar a cabo los miles de juicios que serían necesarios.

Las Fuerzas de Autodefensa y la administración regional han hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que establezca tribunales o lleve a cabo juicios en la región. Ilham Ahmed, presidente ejecutivo del Consejo Democrático Sirio (MSD), se ha reunido con gobiernos extranjeros para “encontrar una solución sostenible para los combatientes extranjeros del Daesh”. El general Mazloum Abdi, de las Fuerzas Democráticas Sirias, dijo que la Coalición Global para Derrotar al Daesh “tiene el deber de seguir apoyando a nuestras fuerzas para eliminar la creciente amenaza del Daesh.” Como representante estadounidense del MSD, he estado pidiendo que Estados Unidos ofrezca ayuda para procesar a los detenidos. Ya en junio de 2019, escribí: “Si no hacemos nada, pronto veremos al Daesh estallar de nuevo”. Después de todo, las ideas no mueren por las balas.

En ausencia de un tribunal internacional, hemos hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que proporcione asistencia y conocimientos jurídicos a nuestros propios funcionarios regionales. Los países de origen de los combatientes extranjeros deberían estar obligados a recuperar a sus propios ciudadanos, pero hasta ahora la mayoría se ha negado. Serán necesarios programas de reeducación y reintegración, especialmente para los niños y sus madres, a menudo mujeres jóvenes de entre 20 y 30 años. Los que no vayan a la cárcel podrían ser ubicados de forma segura en comunidades más pequeñas donde puedan reconectarse con sus otros familiares y recorrer el largo camino de la desradicalización del extremismo del Daesh. Se necesita mucha ayuda.

Hasta ahora, ningún país ha ofrecido una ayuda significativa a las QSD para hacer frente a la crisis de los detenidos del Daesh. Las QSD son el único muro de contención, el dique, que mantiene al resto del mundo a salvo del Daesh. Sin embargo, el brazo político de las QSD, el MSD, ni siquiera ha sido invitado hasta ahora a las conversaciones de paz de la ONU sobre el futuro de Siria. Los primeros pasos para abordar “La ciudad del Daesh” serían la inclusión del MSD en las conversaciones sobre el futuro de Siria, así como la asistencia en el procesamiento legal de los detenidos del Daesh.

Hemos perdido 11.000 hombres y mujeres en el curso de la derrota del Daesh. No queremos volver a luchar en esta guerra dentro de diez años. Las piedras que lanzan hoy los niños en el campamento de Al-Hawl se convertirán en las bombas de mañana.

Es admirable que Joe Biden busque poner fin a la guerra eterna, y que haya hecho de ello una prioridad política para su administración. Pero no puede haber un fin de la guerra para siempre, a menos que hagamos algo para abordar la crisis que es “La ciudad de Daesh”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies