Genocidios olvidados: el genocidio contra los kurdos de Dersim (1937)

Mujeres y niños y niñas de Dersim durante el genocidio, rodeados de soldados

Firat News – Traducido por Ya Kurdistán

El 4 de mayo se conmemoró el 84º aniversario del comienzo del Genocidio de Dêrsim. El gobierno turco masacró a miles de personas, los que sobrevivieron fueron expulsados, y Dersim se despobló. Los objetivos de estos actos de aniquilación fueron los pueblos kurdo, aleví y kizilbash.

Han pasado 84 años y, sin embargo, Turquía no está dispuesta a reconocer este genocidio, como muchos otros genocidios kurdos. Los responsables de la muerte de miles de personas, nunca se han investigado ni sacado a la luz. Las familias rotas nunca han podido descubrir su pasado. Miles de personas aún no han recibido noticias de sus familiares y amigos cercanos. El paradero de los niños kurdos adoptados por el gobierno turco en aquel momento se desconocen. Muchos otros países del mundo que han tenido una experiencia similar y cometido genocidio contra su pueblo han reconocido la injusticia y el dolor que han causado y se han disculpado. Sin embargo Turquía continúa resistiéndose y dice “que no existe” esa estrategia de genocidio hacia el pueblo kurdo, como tampoco lo ha hecho con el genocidio armenio.

Fue el sociólogo Ismail Beşikçi quien comenzó a arrojar algo de luz sobre uno de los “genocidios olvidados” de Turquía. En 1990 se publicó un libro en este país, que con su propio título acusaba al régimen de Turquía de la década de 1930 de haber cometido genocidio contra el pueblo kurdo de Dersim. El libro fue prohibido inmediatamente y no generó el debate que proponía su autor. Como recuerda el escritor y académico Martin Van Bruinessen, “Beşikçi fue el primero, y durante mucho tiempo el único turco intelectual en criticar públicamente la ideología de la Turquía oficial y las políticas con respecto a los kurdos, a partir de su estudio de 1969 sobre las condiciones socioeconómicas de esta Turquía a través de toda una serie de obras cada vez más polémicas”.

Ismail Beşikçi pagó un alto precio por su coraje moral e intelectual; todos sus libros fueron prohibidos y pasó más de diez años en la cárcel por escribirlos.

Víctimas del Genocidio de Dersim / Foto: serbesti.net

Víctimas del Genocidio de Dersim / Foto: serbesti.net

Como escribió el propio Van Bruinessen estudiando el genocidio de Dersim: “Dersim es un distrito inaccesible de altas montañas nevadas, valles estrechos y profundos barrancos en el centro de la Turquía oriental. Estaba habitado por un gran número de pequeñas tribus, que luchaban por subsistir mediante la ganadería, la horticultura y la recolección de productos forestales. Su población total a mediados de la década de 1930 se estima en 65.000 a 70.000”. Dersim era una parte culturalmente distinta del Kurdistán, en parte debido a factores eco-geográficas, en parte a una combinación de peculiaridades lingüísticas y religiosas. Algunas de las tribus hablaban kurdo, pero la mayorhablaba otro idioma, relacionado con el conocido como “zaza”. Todo adherido a la religión heterodoxa Aleví, que los separó socialmente de los kurdos sunitas que viven al este y al sur. Aunque hay alevitas en muchas otras partes de Turquía, los de Dersim constituyen un grupo distinto, con diferentes creencias y prácticas.

Dersim era, a mediados de la década de 1930, la última parte de Turquía que no se había puesto eficazmente bajo control del gobierno central. Las tribus de Dersim nunca habían sido sometidos por cualquier gobierno anterior; la única ley que reconocían era la ley tribal tradicional. Jefes tribales y líderes religiosos ejercían gran autoridad sobre la gente común, a los que luego fueron víctimas de explotación económica. No se oponían al gobierno [turco] como tal, siempre y cuando no interfiera demasiado en sus asuntos. Incluso, muchos líderes, de hecho, hicieron un fortalecimiento de su posición mediante el establecimiento de estrechas relaciones con los militares y policías designados para la región. Había una tradición de no pagar los impuestos, y entonces era poco lo que podían someterse a imposición, ya que el distrito era desesperadamente pobre. Los hombres jóvenes evadieron el servicio militar siempre que fuera posible, pero en 1935 una proporción considerable de ellos, en efecto, sirvió en el ejército turco.

La campaña militar contra Dersim se montó en respuesta a un incidente relativamente menor, y parecería que el ejército había estado esperando por una razón directa para castigar a las tribus. Un día de marzo de 1937, un puente de madera estratégico fue quemado y cortado las líneas telefónicas. Seyyit Riza y las tribus asociadas con él fueron puestas en sospecha. El ejército pudo haber creído que este es el comienzo de la rebelión que se esperaba. Una fuente turca menciona que este hecho se puso en torno otro incidente menor en el Kurdistán en otros lugares, y que sugirió la coordinación de los nacionalistas kurdos.https://www.youtube.com/embed/5KaTlELBFmI?version=3&rel=1&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&fs=1&hl=es&autohide=2&wmode=transparent

Las primeras tropas, enviadas a detener a los sospechosos, fueron detenidos por miembros de las tribus. Los enfrentamientos se extendieron pronto. Cuando las tribus se mantuvieron en negarse a entregar a sus líderes, una gran campaña militar fue montada. Las operaciones militares para someter a la región se prolongaron durante todo el verano de 1937. En septiembre, Seyyit Riza y sus colaboradores más cercanos se rindieron, pero la próxima primavera las operaciones se reanudaron con más fuerza.

El número de personas asesinadas oscila entre los 12 mil, según cifras oficiales, y 70 a 90.000 según la gente de Dersim. Más de 10 mil personas fueron exiliadas.

En 2008, el Parlamento Europeo celebró una conferencia sobre el genocidio de Dersim. Y el comité de la conferencia sobre Dersim ’38 ha solicitado a la Corte Penal Internacional sobre el caso.

Además, hubo algunas iniciativas personales de las víctimas del genocidio de Dersim. Por ejemplo Efo Bozkurt que perdió a toda su familia en la matanza aplicó a los tribunales bajo las acusaciones de “crímenes contra la humanidad” el año pasado [2013], pero ahora su denuncia fue desestimada.

Bozkurt, con 86 años de edad, perdió a sus padres y sus cinco hermanos en 1938 en el pueblo de Çaytaþý en Hozat, distrito de Dersim.

En Hozat el Jefe del Ministerio Público decidió abandonar los procedimientos el 18 de febrero de 2011. Dijo que “el Derecho Penal turco en vigor en el momento de los incidentes que supuestamente ocurrieron en Dersim en 1938 no había influido en el genocidio ni en crímenes contra la humanidad”, tal como lo había imputado el denunciante”. Además, en la decisión de que los presuntos casos de muertes debían ser evaluados como “homicidio” y por lo tanto estaba bajo un estatuto especial.

Fuente: Firat News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies