Finaliza el plazo del ejército iraquí para los grupos pro-PKK en Shingal

Ezidkhan Asayish (seguridad) pro-PKK en alerta para enfrentarse a las tropas del ejército iraquí en Shingal el 11 de marzo de 2021. Foto de Ibrahim Ezidi.

Fuente: Kirkuk Now

Autor: Ammar Aziz

El consejo administrativo de Prop-PKK en Shingal se negó a que sus fuerzas de seguridad (Ezidkhan Asayish) abandonaran la ciudad a petición del ejército iraquí, que fijó el 26 de marzo como fecha límite.

Ezidkhan Asayish no ha abandonado sus oficinas. Una delegación de seguridad iraquí llegó a Shingal el viernes para reunirse con el ala militar de la administración autónoma.

El Consejo Autónomo de Shingal dijo a los iraquíes en una reunión celebrada el 12 de marzo que la cuestión de sus grupos armados es política y no de seguridad, lo que requiere un marco legal y no militar. Pasaron una carta de 13 puntos al ejército iraquí, que prometió elevarla a los altos mandos.

El gobierno iraquí tiene previsto desplegar sus tropas en el monte Shingal para sustituir al YBŞ.

“Abandonar nuestras bases y entregárselas al ejército iraquí es una línea roja y no permitiremos que se desplieguen en el monte Shingal”, dijo Qasim Khalaf, copresidente del consejo autónomo de Shingal.

“Abandonar nuestras bases y entregárselas al ejército iraquí es una línea roja y no les permitirá desplegarse en el monte Shingal”.

“Los altos funcionarios iraquíes prometieron resolver la cuestión de la administración de Ezidkhan Asayish y Shingal, pero por otro lado nos amenazan y establecen plazos”, añadió.

Khalaf dijo a kirkuknow que en la última reunión con los iraquíes, le dijo al asesor de seguridad nacional de Irak el comandante en jefe claramente “Asyish se quedará y no se irá”.

El Consejo de Administración Autónoma de Shingal, una administración civil local fundada hace pocos años y cercana a las Unidades de Lucha de Shingal YBŞ, pro Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) (grupo rebelde kurdo que lucha contra Turquía y ocupa los territorios del norte de Irak) en Khanasor, al noroeste de Shingal. Ezidkhan Asayish, que significa fuerzas de seguridad en kurdo, cuenta con unos 1.000 combatientes y forma parte del YBŞ encargado de la seguridad en la zona.

Ezidkhan Asayish niega haber abandonado Shingal por exigencia del gobierno iraquí como parte del plan para poner en marcha el acuerdo de Shingal entre Bagdad y Erbil. El gobierno iraquí y el gobierno de la región del Kurdistán (KRG) acordaron nombrar un nuevo alcalde y proporcionar conjuntamente la seguridad mediante una unidad de 2500 voluntarios locales con el fin de expulsar a otras milicias, en particular a las tropas pro-PKK, pero el “acuerdo de Shingal” firmado en octubre de 2020 aún no es efectivo.

El complejo entramado de la situación administrativa y de seguridad en Shingal es una secuela del reinado del ISIS y una fuente de preocupación para la comunidad ezidí en general y, en particular, para los que han regresado a casa con la esperanza de llevar una vida normal tras el trauma del ISIS.

Shingal, situada a 120 kilómetros al oeste de Mosul, centro de la provincia de Nínive, en la frontera entre Irak y Siria, es el hogar de la minoría religiosa ezidí y uno de los territorios en disputa entre Bagdad y Erbil.

Cuando Shingal y casi un tercio de Irak fueron tomados por el llamado Estado Islámico ISIS en agosto de 2014, las tropas iraquíes respaldadas por los Peshmarga kurdos y los combatientes pro PKK’ expulsaron al ISIS en octubre de 2015 y se desplegaron en la región.

En la región de Shingal, dominada por los ezidíes, de apenas tres mil kilómetros cuadrados, los gobiernos federal de Bagdad y regional de Erbil compiten por establecer su dominio: tres administraciones locales quieren administrar el distrito y hay desplegadas ocho fuerzas de seguridad diferentes.

Los grupos militantes son proiraníes: las Fuerzas de Movilización Popular chiítas (PMF), las Unidades de Protección de Shingal (YBS) que son pro-PKK, la Policía local, las Fuerzas de Seguridad Iraquíes (ISF) y los Ezidkhan Asayish y Peshmerga (combatientes kurdos) del Gobierno Regional de Kurdistán.

Tropas del gobierno federal iraquí en el centro del distrito de Shingal en 2020. Foto de KirkukNow.

El presidente de Libertad y Democracia de Ezidkhan, Omer Salih, dijo que una de sus demandas a la parte iraquí era la creación de una administración local y de unidades bajo cualquier nombre.

La administración de Shingal, que engloba a algunos jefes de tribus árabes, dice que ha surgido por voluntad de los lugareños y que los representa. En la reunión de emergencia del 25 de marzo, ha llegado a una decisión en su declaración de “defender sus logros y proteger la ciudad y su gente de cualquier ataque del ejército iraquí o turco”.

Khalaf recuerda que fueron ellos quienes derramaron sangre por el monte Shingal cuando Daesh irrumpió en la región. “Salvo el YBŞ y el Ezidkhan Asayish, no creemos en ninguna otra fuerza y no permitiremos que ninguna otra tropa extranjera se despliegue en el monte Shingal, un lugar religioso para nosotros. Aunque el gobierno iraquí insista, nos defenderemos y no cederemos nuestra voluntad a ninguna fuerza”.

“Excepto YBŞ y Ezidkhan Asayish, no creemos en ninguna otra fuerza y no permitiremos que ninguna otra tropa extranjera se despliegue en el monte Shingal”

De vez en cuando surgen enfrentamientos cuando el gobierno iraquí intenta aplicar el acuerdo de Shingal y pedir a las milicias que abandonen el centro de la ciudad.

El 12 de marzo, estallaron las tensiones entre el ejército y las fuerzas policiales iraquíes en Shingal y los manifestantes pro-PKK que protestaban por la decisión de expulsar a su “Ezidkhan Asayish” de Shingal.

El gobierno iraquí insiste en hacer efectivo el acuerdo de Shingal. La semana pasada, el comandante de las operaciones conjuntas iraquíes, Tahsin al-Kahafji, afirmó que todos los artículos del acuerdo se aplicarán sobre el terreno, sin dar más detalles.

Una fuente del ejército iraquí en Shingal dijo de forma anónima a KirkukNow que no han recibido instrucciones para expulsar a los grupos pro-PKK de Shingal y que no hay ninguna actividad militar.

“Aunque hoy es la fecha límite, la situación en Shingal es tranquila y no hay actividad militar en la zona”, dijo Natiq Alo, portavoz de la policía local de Shingal. “Hasta ahora, no hay ningún nuevo acuerdo entre el Ejército iraquí y Ezidkhan”.

La tensión entre Turquía y el PKK preocupa a los ezidíes de Shingal, ya que el ejército turco lleva a cabo regularmente operaciones transfronterizas e incursiones aéreas contra las bases del PKK en el norte de Irak. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió a finales de enero atacar Shingal en cualquier momento para perseguir a los grupos afiliados al PKK asentados en la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies