¿Está Erdogan tratando de dividir la OTAN con su táctica del East Med?

Enfrentado a varios problemas en casa, incluyendo la profundización de los problemas financieros, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan recurre a medidas de política exterior agresivas y expansionistas para consolidar su base de apoyo a través del fomento del nacionalismo.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan llega a una conferencia de prensa después de la reunión semanal del gabinete en el Complejo Presidencial de Ankara el 24 de agosto de 2020. (Photo by Adem ALTAN / AFP) (Photo by ADEM ALTAN/AFP via Getty Images)

Fuente: Al-Monitor

Autor: Cengiz Candar

Fecha original:

La celebración del aniversario de la victoria selyúcida de 1071 sobre los ejércitos bizantinos se convirtió en una muestra de frenesí nacionalista, lo que indica la creciente necesidad del Presidente turco Recep Tayyip Erdogan de consolidar su base de apoyo mediante una política exterior expansionista y agresiva.

La batalla de Manzikert tuvo lugar hace 949 años. En 1071, los selyúcidas, los predecesores de los otomanos, derrotaron a las fuerzas principalmente griegas del Imperio Bizantino – una victoria que se conmemora en Turquía como el comienzo de la turquización gradual de Anatolia. Sin embargo, las celebraciones de este año fueron diferentes. Todo el alboroto que rodeó la ocasión fue lavado con metáforas chauvinistas.

Erdogan, acompañado por su esposa y su aliado ultranacionalista Devlet Bahceli, líder del Partido del Movimiento Nacionalista, subió al escenario el 26 de agosto para pronunciar un beligerante discurso dirigido principalmente a Grecia en medio de la escalada en el Mediterráneo oriental.

Aparte de su discurso, sus mensajes en Twitter fueron igualmente beligerantes. Una de las metáforas que Erdogan invocó en un tweet se refería al concepto de “Manzana Roja” que se considera el símbolo más importante del nacionalismo y expansionismo turco. La Manzana Roja es un símbolo de un movimiento pan-turco que pretende unir a los turcos en cada rincón del mundo para ganar la supremacía mundial. El concepto se encuentra en el corazón del expansionismo turco.

El uso de esta metáfora por parte de Erdogan se habría considerado una referencia casual si no fuera porque Fahrettin Altun, su director de comunicaciones, la reiteró. En un tweet conmemorativo del aniversario, Altun escribió, “Para nosotros, la Manzana Roja significa una Turquía grande y fuerte. Es la marcha sagrada de nuestra nación que hizo historia desde Manzikert hasta el 15 de julio [intento de golpe de estado fallido en 2016]. … La Manzana Roja es lo que toda la humanidad ha anhelado desde Gibraltar hasta Hedjaz, y desde los Balcanes hasta Asia.”

Además, el videoclip que ha sido producido para la ocasión por la Dirección de Comunicaciones también glorificó el concepto de la Manzana Roja. El clip presentaba imágenes de la Kaaba en la Meca y la Mezquita Al-Aqsa en Jerusalén, con una frenética marcha jugando en el fondo.

Todo este frenesí representa el carácter y el discurso del actual carácter del régimen de Turquía: ultranacionalismo con algo de aderezo islámico. En Turquía, el nacionalismo, en su esencia, nunca ha sido exclusivo del islamismo. Los caracteres nacionalistas de los sucesivos gobiernos anteriores al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en el poder tenían un componente laicista. Sin embargo, en 2020, el régimen autocrático de Erdogan puede identificarse con el nacionalismo turco que alberga elementos islamistas. Esto constituye un contraste con la descripción que hacen los medios de comunicación occidentales de Erdogan como islamista.

Las crecientes tensiones en el Mediterráneo oriental son un reflejo de esta ideología. Erdogan hace suya su ambición en la región con la doctrina de la Patria Azul, un concepto iniciado por antiguos oficiales navales secularistas en 2006.

Tomó prestada la doctrina de las élites militares secularistas que se llaman a sí mismas “euroasiáticas” y son conocidas por su declarada hostilidad hacia la OTAN y la Unión Europea. Abogan por que Turquía ocupe su lugar en un nuevo eje que se formará con Rusia y China. El controvertido acuerdo marítimo firmado con el gobierno de Libia en Trípoli en noviembre de 2019 ha sido el primer paso hacia la aplicación del concepto de la Patria Azul.

Para los defensores del concepto, no hay mucho que hablar con Grecia. Al final del día, es un asunto de geopolítica y supremacía en el Mediterráneo oriental. Para el general retirado Ismail Hakki Pekin, por ejemplo, la colisión con Grecia es en última instancia inevitable porque Turquía “necesita demostrar su fuerza, ya que es imposible llegar a un acuerdo con Grecia en la mesa de negociaciones”.

Erdogan gradualmente adoptó un tono beligerante similar con estos secularistas, y su discurso de Manzikert fue una manifestación de ello. Aprovechó la ocasión para arremeter contra Grecia a través de la antigua memoria de Manzikert.

Dijo que Grecia no ha “aprendido las lecciones” de la historia. “Somos los verdaderos dueños de estas tierras, no los custodios”, dijo Erdogan. También acusó a Grecia de “intimidación injustificada” en el Mar Egeo.

Erdogan encontró un tono similar en una declaración anterior, en la que criticaba las críticas de la UE a las acciones de Turquía en el Mediterráneo oriental y el apoyo de algunos países de la UE a Grecia. Acusando al bloque de “hipocresía”, Erdogan dijo, “Nadie en el mundo considera ya a la UE como una unidad de valores y principios”.

La ironía es que no hay ningún mediador o interlocutor en el conflicto del Mediterráneo oriental que no sea la UE. De hecho, el Ministro de Relaciones Exteriores alemán Heiko Maas ha participado recientemente en la diplomacia de lanzadera para aliviar la tensión.

Hablando en Atenas el 25 de agosto, Maas dijo: “La situación actual en el Mediterráneo oriental equivale a jugar con fuego” y advirtió que “cada pequeña chispa puede llevar a una catástrofe”.

Parece que Maas no logró mucho en Atenas y Ankara, ya que las partes en conflicto están subiendo la apuesta a través de ejercicios militares en las aguas disputadas.

La región es muy combustible, con Francia uniéndose a los ejercicios navales conjuntos del 26 al 28 de agosto, con Grecia, Chipre e Italia. Turquía, a su vez, ha estado realizando ejercicios militares y continuando su investigación sísmica en la zona.

Cualquier colisión entre los buques de guerra turcos y las fuerzas navales griegas y francesas puede significar el fin de la OTAN, ya que todos estos países son miembros de la OTAN.

Esto no debería ser una sorpresa para el Presidente francés Emmanuel Macron quien recientemente dijo, “Lo que estamos experimentando actualmente es la muerte cerebral de la OTAN”.

Turquía se está volviendo cada vez más solitaria en la vorágine del Mediterráneo oriental. A falta de disuasión interna, es decir, de una fuerte oposición, a Erdogan, con su creciente temperamento nacionalista, no le podría importar menos, ya que su principal objetivo en este momento son las ganancias internas. Con su nacionalismo antigriego -similar al antikurdo- Erdogan confía en que puede reunir a un sector importante de la población turca en torno a su liderazgo. Cuando se trata de asuntos nacionales, la oposición en Turquía es sometida o neutralizada.

El aislamiento diplomático internacional tampoco puede disuadir a Erdogan. “Pero una Turquía acorralada es una Turquía peligrosa… Ankara está dispuesta a sufrir importantes golpes económicos y pérdidas diplomáticas, e incluso, en palabras de Erdogan el mes pasado, a ‘sacrificar todo su ser,’ incluyendo vidas, para convertirse en una superpotencia regional”, escribió Haaretz en una evaluación precisa.

Además, no hay que olvidar nunca que el nacionalismo expansionista y agresivo es un curso típico de política exterior que los regímenes autocráticos toman cuando se enfrentan a él, especialmente en la política interna. El hecho de que Turquía tenga a la cabeza un líder populista-nacionalista que juega con fuego puede proporcionar rápidamente la chispa para iniciar un fuego regional sobre el Mediterráneo oriental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies