Entrevista con Mazlum Kobane, comandante en jefe de la Fuerzas Democráticas de Siria

Comandante en Jefe de las Fuerzas Democrática Sirias, Mazlum Kobane camina con un miembro del Ejército norteamericano. 16, junio, 2017.

RAQQA, Siria – Mazlum Kobane es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) y, como tal, el principal interlocutor de la coalición dirigida por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico (IS). El comandante, de 45 años de edad, ampliamente conocido como General Mazlum, está al frente de la campaña para recuperar Raqqa, la capital del autodenominado Estado Islámico (IS), que se encuentra en su etapa final. Kobane, que muestra un ávido interés en la política más allá de sus habilidades militares, se ha ganado fama en Washington, donde su nombre se menciona con frecuencia en diferentes comités.

Los oficiales de la coalición que conocen a Kobane se cargan de alabanzas por el comandante de las SDF, que ha mantenido un contacto cercano con Brett McGurk, el enviado especial de la Presidencia de Estados Unidos a la coalición anti-IS, y los comandantes militares estadounidenses, a pesar de la frustración de Ankara, quien insiste que pertenece al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Según algunos funcionarios de la coalición, Kobane actúa independientemente del PKK -que está catalogado como organización terrorista por Turquía y Estados Unidos- e incluso podría darle la espalda al grupo en el camino.

Al-Monitor se encontró con el misterioso comandante en el frente de Raqqa en su primera entrevista con la prensa. De buen humor, alegre y confiado, hablaba turco con fluidez y mostraba la seguridad de un diplomático, esquivando una serie de preguntas desafiantes sin rehusar realmente contestarlas. Nativo de la ciudad fronteriza siria de Kobani, como su apellido sugiere, Kobane hizo comentarios sobre una amplia gama de cuestiones relativas a los kurdos, el futuro de Siria y el papel de las grandes potencias.

A continuación, el texto de la entrevista:

Al-Monitor: ¿Cómo progresa la campaña de Raqqa?

Kobane: La campaña de Raqqa continúa según lo planeado. Habíamos planificado varias etapas, y ahora podemos decir que nos acercamos a la etapa final. Permítanme decirlo así: estamos completando la penúltima etapa antes de la final.

Al-Monitor: ¿Dónde está el foco de la lucha actualmente?

Kobane: En el centro de la ciudad. Quiero decir que las partes oriental y occidental de la puerta sur de la ciudad han sido liberadas. Quedan el centro y una pequeña área a la izquierda del norte. Hemos liberado el 75% de la ciudad.

Al-Monitor: ¿Avanzan más rápido de lo esperado?

Kobane: No. Se desarrolla según lo planeado.

Al-Monitor: ¿Cuántos militantes del IS permanecen actualmente en Raqqa?

Kobane: Cerca de 700, según nuestros servicios de inteligencia y la información que hemos obtenido de antiguos miembros [del IS]. Son combatientes, y la mayoría de ellos extranjeros. Además, hay 1.500 milicianos pro [IS] en la ciudad.

Al-Monitor: ¿Cuál, a su parecer, ha sido la parte más difícil de la operación de Raqqa?

Kobane: La operación ha sido exigente en dos aspectos. En primer lugar, la necesidad de no dañar a los civiles. Como ustedes saben, el [IS] ha estado usando a civiles como escudos humanos. El segundo ha sido el uso generalizado de la táctica de minas. Casi todas las casas y lugares de negocios han sido minados. Cerca de 2.000 civiles han sido capturados por el [IS], y escapan cuando pueden.

Al-Monitor: Hay críticas de que los ataques aéreos de la coalición en particular están causando demasiadas bajas civiles.

Kobane: Lo seguimos en la prensa. Creo que la cuestión está siendo exagerada a propósito para frenar la operación. Ha habido ciertas bajas, pero no tanto como en Irak. Creo que el número está en docenas, no en centenas. Y esto ha sucedido en áreas donde el [IS] estaba usando a civiles como escudos humanos. Esta es la razón principal por la que hemos ralentizado la operación.

Al-Monitor: También hay críticas sobre los campos de refugiados.

Kobane: Ciertamente, hemos tenido dificultades en esta cuestión. Tenemos un problema de seguridad aquí. En primer lugar, los militantes del IS han estado escapando junto con los civiles que huyen de la ciudad. Hemos visto muchos casos como éste; cientos de casos, tal vez incluso más. Estas personas son en su mayoría nativas de Raqqa; es decir, árabes sirios. Pero también hay extranjeros entre ellos y, por supuesto, las familias del IS.

En segundo lugar, las Naciones Unidas no están oficialmente presentes aquí. Estamos haciendo esfuerzos para remediar la situación. Los grupos cívicos tardado en prestar asistencia, y los medios de nuestras instituciones gubernamentales son bastante escasos.

Al-Monitor: ¿El gobierno central ha brindado ayuda?

Kobane: No, no tienen nada que ver con eso. El gobierno central está incluso obstaculizando la asistencia de la ONU.

Al-Monitor: Usted tuvo algunos problemas serios con el Gobierno Regional del Kurdistán Iraquí [KRG] sobre mantener las fronteras abiertas, sobre las entradas y salidas a través de los cruces fronterizos. Sin embargo, desde el comienzo de la operación de Raqqa hemos visto que esos problemas han disminuido y que ahora tanto la ayuda humanitaria como los suministros de armas de los Estados Unidos para las SDF están llegando con facilidad.

Kobane: Toda la asistencia está llegando a través del cruce fronterizo de Semelka vía Kurdistán meridional [Kurdistán iraquí]. El gobierno central no está ayudando en absoluto, y el KRG mantuvo su posición obstructiva al principio de la operación de Raqqa; es decir, en junio y julio. Las cosas se han relajado desde agosto, y los esfuerzos de Estados Unidos han sido importantes para asegurar esto.

Las cosas habrían sido mucho más fáciles si Turquía hubiera mantenido la frontera abierta. Todas estas dificultades podrían no haberse producido en absoluto, y tal vez no hubiéramos tenido que hacer frente a estas críticas sobre el cuidado de los civiles que huían de Raqqa. Brett McGurk trató con ahínco de convencer a Turquía para que renunciara a su actitud actual, y nos informó sobre ello, pero desafortunadamente, fracasó.

Al-Monitor: Mirando más allá de Raqqa, el movimiento por Deir ez-Zor ya ha comenzado. Hay informes de que las fuerzas del régimen han cruzado el río Éufrates y que está en marcha una carrera entre las SDF y el régimen. ¿Cuál es su objetivo estratégico después de Raqqa? Parece que usted lanzó el movimiento por Deir ez-Zor antes de lo que los Estados Unidos y la coalición habían planeado.

Kobane: Eso es verdad. La liberación de Deir ez-Zor es un deseo del pueblo sirio. El consejo militar de Deir ez-Zor se estableció hace dos años. El pueblo de Deir ez-Zor participó en las batallas de Manbij y Raqqa, y dio muchos mártires. Son un componente fundamental de las SDF también. Hemos lanzado esta operación antes, a petición suya, y está sucediendo.

Al-Monitor: ¿Planea seguir hasta al-Bukamal?

Kobane: Nuestro objetivo es ir tan lejos como podamos. Deir ez-Zor tiene que ser liberado del IS.

Al-Monitor: Parece que hay incertidumbre sobre hasta qué punto los Estados Unidos quieren mantener las operaciones conjuntas con las SDF después de Raqqa. También está tratando de evitar el conflicto con Rusia, pero las cosas siguen calentándose.

Kobane: Eso es verdad. No queremos chocar con nadie que no sea el IS. Hay algunos equilibrios muy sensibles aquí. Hay varias fuerzas entrelazadas. Están los planes del régimen sirio, la milicia iraní y Hezbollah por un lado, y nuestra promesa de liberación a la gente local que apoyamos en el otro. Estos dos están en conflicto. La otra parte recibe el apoyo aéreo de Rusia y nosotros de la coalición. Hay una cierta dificultad en todo ello. La coalición está tratando de evitar el conflicto, y nosotros también. Creo que se alcanzará un entendimiento en un cierto punto.

Hasta ahora, no había linderos entre el régimen y nosotros. Teníamos al IS entre nosotros. Ambos luchábamos contra el IS. Ahora nos hemos encontrado. Las cosas han llegado a un umbral crítico. Estamos tratando de evitar pelear con alguien que no sea el IS, pero nos defenderemos si es necesario.

Al-Monitor: Usted ha mostrado una cooperación ejemplar con los Estados Unidos y la coalición hasta el momento. Sin embargo, esto se ha limitado a las operaciones militares contra el IS, mientras que usted también tiene una demanda por un estatus de los Estados Unidos y la comunidad internacional. Esta demanda no ha recibido aceptación, principalmente debido a la presión de Turquía. Y Estados Unidos ha estado diciéndole que en última instancia deben comprometerse con el régimen, preferiblemente sin [el presidente Bashar al-] Assad al frente. Por otra parte, los Estados Unidos están dispuestos a dejar a Rusia el papel de garante de los kurdos sirios. Es reacio a involucrarse demasiado políticamente.

Kobane: Eso es correcto. Los Estados Unidos han tenido este enfoque y todavía lo tienen. Según nosotros, sin embargo, éste no es el enfoque correcto. A nuestro juicio, los Estados Unidos deberían comprometerse. La comunidad internacional tiene una responsabilidad hacia los kurdos y todo el pueblo sirio. Los Estados Unidos tienen una responsabilidad, al igual que Rusia. Nosotros también creemos que la prevención de otra guerra civil en Siria [en el futuro] es importante. Si estalla otra guerra, grupos terroristas como el IS se volverán a levantar y amenazarán al mundo. Si la comunidad internacional quiere erradicar el terrorismo, Siria tiene que ser estabilizada. Es por eso que todas las potencias, incluyendo Estados Unidos, deben asumir sus responsabilidades a ese efecto. Queremos que los Estados Unidos se queden aquí.

Al-Monitor: ¿Hasta un cambio de régimen?

Kobane: Desde nuestro punto de vista, lo que se necesita es un gobierno que represente verdaderamente al pueblo sirio.

Al-Monitor: Lo que usted describe es un cambio de régimen, pero ni Estados Unidos ni Rusia están entusiasmados con ello. Incluso Turquía, que defendió el cambio de régimen, ha renunciado a sus esfuerzos.

Kobane: Eso es correcto.

Al-Monitor: Incluso si Estados Unidos permanece, parece que lo hará dentro del marco de la perspectiva antiterrorista. Después de la derrota del IS, podría centrarse en otros grupos como la milicia chiita y las facciones ligadas a Al Qaeda. Y podría haber un papel para las SDF en este contexto también. Ustedes los kurdos han estado luchando contra el IS junto a la coalición más allá de sus propias áreas, sacrificando sus vidas. Sin embargo, Estados Unidos y la comunidad internacional se niegan a reconocer a la Federación Democrática de Siria Septentrional, que reúne a todos los grupos étnicos y religiosos de la región, incluidos los kurdos. Entonces, ¿hasta qué punto están dispuestos a sacrificar sus vidas mientras ellos retienen su apoyo político y se niegan a reconocer un status para ustedes o mantener vínculos diplomáticos con ustedes?

Kobane: Nosotros, los kurdos, liberamos primero nuestras áreas del régimen, sin mucha pérdida de vidas. Estoy hablando de 2012. Nuestra intención era alejarnos de la guerra entre el régimen y la oposición y desarrollar, fortalecer y defender nuestras propias áreas. Pero las áreas que liberamos fueron atacadas por los grupos conocidos como Jaish al-Hour, después por Jabhat Fattah al-Nusra y ahora el IS. Y todos esos atacantes eran nuestros vecinos. La mayoría de los ataques provenían de Raqqa y Deir ez-Zor. Por tanto, nos vimos obligados a luchar para defendernos. Esa es la razón esencial por la que estamos luchando actualmente en Raqqa y Deir ez-Zor. ¿Hasta dónde llegará esto es una cuestión importante… Sabemos, sin embargo, que el IS será derrotado militarmente en Deir ez-Zor. Sin embargo, esto no significa que el terrorismo termine en Siria, y se requerirá que la guerra continúe. Una vez derrotado militarmente, el IS volverá a la guerra de guerrillas, su forma favorita de guerra.

El régimen es una amenaza para nosotros en la actualidad. También hay grupos chiitas alineados con el régimen, que también son una amenaza para nosotros. No queremos luchar con nadie, pero nos defenderemos. Si el régimen y sus aliados lanzan una operación contra nosotros, no sólo nos afectará a nosotros, sino que creo que dará lugar a una nueva oleada de caos e inestabilidad en la región.

Pero sí, uno tiene que llegar a un acuerdo con el régimen actual. El régimen sirio es una realidad. Militarmente, el régimen ha logrado una victoria sobre la oposición -otra oposición diferente a nosotros, quiero decir- al menos en las áreas en que está presente actualmente. Y mirando las cosas objetivamente, el régimen está aquí para quedarse.

Al-Monitor: ¿Y qué pasa con Assad? ¿Está en vías de marcharse?

Kobane: No veo ninguna señal de que lo esté.

Al-Monitor: ¿Podrían los Estados Unidos aceptar a Assad?

Kobane: Esto no lo sé, pero al final del día, el futuro de las áreas que hemos liberado es importante para nosotros. Nuestro objetivo esencial es negociar con el gobierno central y obtener un cierto status para las áreas que hemos liberado. Si es necesario, estamos dispuestos a entablar un diálogo con el gobierno central sobre este tema.

Al-Monitor: ¿No cree usted que tendrá dificultades para obtener los derechos que desea del régimen sin el respaldo de un actor poderoso como Estados Unidos o Rusia?

Kobane: Tenemos buenas relaciones con Estados Unidos y Rusia. Tenemos canales políticos abiertos con Rusia, y Estados Unidos ya está aquí.

Al-Monitor: ¿Dónde cree que se encuentran el proceso de Astana y especialmente Idlib en la negociación entre las grandes potencias sobre el futuro de Siria?

Kobane: El régimen tiene planes prioritarios para Idlib en un futuro cercano. El régimen y, por lo tanto, Rusia y las demás fuerzas quieren asegurar un alto el fuego allí para que el régimen y sus aliados puedan atacar Deir ez-Zor con toda su fuerza. Ese es el objetivo inmediato, y han tenido éxito hasta cierto punto. Si las fuerzas del régimen avanzan en el desierto de Deir ez-Zor, en Badia hoy, esto es gracias a fuerzas desplazadas desde el frente de Idlib. El objetivo a largo plazo es avanzar sobre Idlib. Y tomarán Idlib, que, creo yo, será en detrimento de Turquía.

Al-Monitor: ¿Por qué?

Kobane: Turquía tiene kurdofobia. Renunció a sus aspiraciones sobre Aleppo sólo para impedir que nos uniéramos nuestros cantones. Ahora está a punto de renunciar a sus aspiraciones en Idlib para evitar que las Fuerzas Democráticas Sirias, los kurdos, avancen allí.

Al-Monitor: Pero Turquía ha renunciado a su campaña por el cambio de régimen en Siria, ¿por qué debería preocuparse más por Idlib, especialmente si obtiene una ventaja sobre los kurdos a cambio de su cooperación?

Kobane: Cierto. Rusia ha dado luz verde a Turquía para trasladarse a Jarablus a cambio de dejar de lado sus ambiciones sobre Alepo. Ahora [Rusia] está haciendo lo mismo por Deir ez-Zor. Al asegurar un alto el fuego en Idlib, Turquía está liberando a las fuerzas del régimen para que se concentren en Deir ez-Zor y recuperen ese territorio antes de que nuestras fuerzas lo hagan.

Al-Monitor: Cuando considera lo que está sucediendo en el norte de Irak, ¿qué conclusiones saca en relación con su propia posición? Los Estados Unidos han hecho un gran esfuerzo para detener el referéndum de independencia. ¿Cómo evalúa esto?

Kobane: Apoyamos el referéndum de independencia en el Kurdistán iraquí. Todos los kurdos sueñan con unir las cuatro partes [en Turquía, Irán, Irak y Siria] y establecer un Kurdistán independiente. Ese es el objetivo. Pero también hay realidades. … Permítame ser perfectamente claro: nuestro objetivo es establecer un sistema federal en Siria, para seguir siendo parte de Siria.

Al-Monitor: Funcionarios estadounidenses indican que le animan a usted y a las YPG [Unidades de Protección Popular] a distanciarse del PKK. Al mismo tiempo, se dice que los Estados Unidos están discutiendo operaciones conjuntas con Turquía contra el PKK. Supuestamente, tales operaciones incluyen como objetivos a los principales comandantes del PKK, como Cemil Bayik.

Kobane: No creo que llevar a cabo cualquier tipo de acción [hostil] contra el PKK sirva a los intereses de los Estados Unidos. No creo que lo hagan. Y si se están discutiendo planes de asesinato, no es algo bueno.

Representamos al pueblo de Rojava. Y el pueblo de Rojava nunca establecerá ninguna relación que perjudique los intereses de los kurdos que viven en las otras partes del Kurdistán. No pueden. Tenemos nuestras propias políticas en Rojava, y perseguimos nuestros propios intereses. Queda fuera de discusión que asumamos una postura beligerante frente no sólo al PKK sino a cualquier fuerza nacional kurda, independientemente de quién nos pida que lo hagamos. Nosotros no. Queremos tener buenas relaciones con Turquía. El PKK puede estar luchando contra Turquía, pero el pueblo de Rojava y Turquía tienen intereses comunes. Hasta que Estados Unidos vino aquí, a Kobani en 2015, tuvimos buenas relaciones con Turquía. Nuestros políticos iban a Ankara y se reunían con funcionarios turcos. Nuestras relaciones con Turquía se rompieron sólo después de que Estados Unidos y la coalición llegaran a Rojava.

Al-Monitor: ¿Está diciendo que “si el PKK está luchando contra Turquía, eso no nos concierne, estamos separados”?

Kobane: Sí, es así.

Al-Monitor: Pero Turquía ve las cosas de manera diferente. Les coloca en la misma categoría que el PKK. Y en 2013, cuando las conversaciones de paz entre el estado turco y [el líder del PKK] Abdullah Ocalan todavía estaban en curso, se dice que Rojava fue parte de la negociación que tuvo lugar. Pero cuando las partes no llegaron a un acuerdo sobre Rojava, las conversaciones se derrumbaron. Si se reanudaran las conversaciones entre Ocalan, el PKK y Turquía, Rojava volvería a ser parte de las negociaciones.

Kobane: Cierto. Pero la principal razón por la que nuestras relaciones con Turquía se rompieron no fue el PKK. Es una excusa. La razón principal es la relación estratégica que se desarrolló entre nosotros y los Estados Unidos. Esto agravó las fobias de Turquía, sus miedos. Por otra parte, el mayor número de kurdos vive en Turquía, y eso, también, es por lo que se opone a nuestros éxitos en Rojava. También se opone al referéndum sobre la independencia en el Kurdistán.

Al-Monitor: ¿Está usted diciendo que si los Estados Unidos se retiran de Rojava, sus relaciones con Turquía mejorarán?

Kobane: No, no estoy diciendo eso.

Al-Monitor: ¿Por qué cree que Turquía no unió fuerzas con ustedes contra el IS, que también amenaza a Turquía?

Kobane: Turquía tenía sus propios cálculos con respecto al IS. Turquía esperaba que Kobani cayera en manos del IS, y por eso no nos apoyó. Por el contrario, colaboró con el IS. Si Mehmet de Turquía y Azad de Rojava hubieran luchado hombro con hombro contra el IS, esto habría reforzado el proceso de paz en Turquía y destrozado los prejuicios que prevalecen contra nosotros en la opinión pública turca.

Al-Monitor: ¿Se puede lograr la paz con el Presidente Recep Tayyip Erdogan?

Kobane: Wallahi es difícil. Pero si llega a la conclusión de que Turquía no está arribando a ninguna parte con sus políticas actuales, nos aceptará al final. Erdogan es una persona pragmática. Y si el proceso de paz se reanuda en Turquía, esto, por supuesto, tendrá un efecto positivo en nosotros también.

Al-Monitor: ¿Empezó su lucha dentro de las filas del PKK?

Kobane: Sí, pero eso fue hace mucho tiempo.

Al-Monitor: Conoce a Abdullah Ocalan personalmente, y hasta se dice que le quiere como a un hijo…

Kobane: Sí. Lo conocí cuando vivía en Siria. El líder Apo vivió aquí durante 20 años. Y llegó a conocer a casi todas las familias [kurdas] aquí. En Alepo. En Damasco. En Afrin. El líder Apo es una realidad de esta región que no puede ser ignorada. Déjeme explicarle. El líder Apo es una filosofía, una ideología. El PKK es una organización, un partido, un movimiento. No podemos reducir Rojava a un solo movimiento. Hay todo tipo de personas que viven aquí. Hay árabes, de Raqqa, de Hasakah. … Hay circasianos. Está el PKK. Existe el KNC [Consejo Nacional de Kurdistán de la oposición]. Hay quienes apoyan al líder del Kurdistán iraquí Massoud Barzani. Hay quienes apoyan el régimen de Assad. Pero los simpatizantes del PKK constituyen la mayoría. Y aquí hay árabes que quieren aprender sobre la filosofía del líder Apo y que la abrazan. Hay miles de personas que fueron martirizadas luchando en las filas del PKK. Pero Rojava no está compuesta únicamente de simpatizantes del PKK.

Al-Monitor: ¿Puede explicarse un poco más?

Kobane: Somos responsables de las áreas [de mayoría kurda y mixtas] que gobernamos bajo el liderazgo de la Federación Democrática de Siria Septentrional, así como de las áreas que hemos liberado recientemente. Si no llegamos a un acuerdo con el gobierno central en Damasco, prevalecerá el statu quo en esta región. Y habrá un acuerdo o una guerra, de la misma manera que estaban las cosas en el norte de Irak [controlado por los kurdos] en los años noventa.

Al-Monitor: Pero hay grandes diferencias entre el norte de Irak y Rojava. Aunque a regañadientes, Turquía ayudó a los kurdos iraquíes. Abrió sus fronteras a los kurdos iraquíes. Los turcos y los kurdos iraquíes nunca lucharon entre sí. Turquía era algo así como un sistema de apoyo vital para el Kurdistán iraquí. Pero erigió un muro a lo largo de su frontera siria. Y les mira como enemigos, como idénticos al PKK.

Kobane: Las afirmaciones de Turquía de que “Rojava es todo PKK” o que “el PKK realiza todos los disparos en Rojava” no reflejan la realidad. Pero a pesar de este hecho, así es como Turquía pretende presentar a Rojava. Turquía dice que “Rojava es igual al PKK”. Esto no es cierto.

Al-Monitor: Se dice que sin el apoyo del PKK ustedes nunca habrían alcanzado la fuerza e influencia que actualmente disfrutan en Siria.

Kobane: El PKK efectivamente aportó mucho apoyo [a Rojava]. Contribuyó significativamente a su éxito. Pero la fuente más importante de nuestro éxito es el pueblo de Rojava. Sus jóvenes. ¿Cómo se establecieron las YPG? Sí, hubo quienes lucharon en el PKK y en otros lugares entre sus fundadores, y cuando el conflicto estalló en Siria, un grupo de dichas personas regresó a Siria. Pero no era un grupo grande.

Al-Monitor: ¿Era Vd. parte de ese grupo?

Kobane: Sí. Volví en la primavera de 2011. Éramos unos 30. Pero si no se hubieran unido miles de jóvenes locales y la gente de la zona no hubiera aportado su apoyo moral y material, un ejército tan poderoso como las SDF nunca se podría haber formado. La coalición anti-IS empezó a proveernos de armas recientemente. Antes de que los estadounidenses llegaran, liberamos muchas zonas con nuestros Kalashnikov. Si el apoyo de nuestro pueblo, si el valor de nuestra juventud no es considerado como la causa fundamental de nuestro éxito, sacaremos conclusiones equivocadas. El éxito de este lugar es su propia fuerza.

Al-Monitor: ¿Por qué Turquía se siente tan incómoda con Vd.?

Kobane: Somos vecinos de Turquía desde hace seis años. Sus puestos fronterizos están en el lado turco, los nuestros están justo enfrente. Y no ha acontecido un solo problema de seguridad en estos seis años. Sin embargo, el PKK organizó ataques dentro de Turquía durante estos seis años. Se desató el infierno. Antes de ganar el control de estas fronteras, solía haber choques entre el PKK y las fuerzas turcas aquí. Pero repito, en los últimos seis años no ha habido ningún problema. Como ustedes saben, Qamishli y la ciudad de mayoría kurda de Nusaybin [en Turquía] son adyacentes. Nusaybin fue destruido ante nuestros ojos. Si hubiéramos sido idénticos al PKK o si hubiéramos sido el PKK, también habríamos entrado en la guerra contra Turquía. Y no habríamos vacilado. Qamishli habría luchado por Nusaybin. Como habría sido entre Derik y Kobani. Pero no lo hicieron. Esto significa que este lugar tiene su propio carácter único. ¿No tiene esto importancia? Esta [diferencia] necesita ser explicada. Nuestra experiencia de seis años demuestra ampliamente que no constituimos una amenaza para Turquía. Estos seis años son los años menos problemáticos que Turquía ha disfrutado en sus fronteras con Rojava. Esto, a su vez, significa que el PKK y las YPG no son los mismos. El pueblo de Rojava, sus administradores, sus partidos políticos, tienen sus propias estrategias, sus principios. Actúan de acuerdo con los intereses de Rojava. ¿Qué tiene esto que ver con el PKK? En lugar de centrarse en quién trabajó dónde en el pasado, Turquía debe prestar atención a la realidad que tiene delante.

Además, Estados Unidos lleva aquí dos años, y también es consciente de la realidad que he descrito. Cuando se rompió el alto el fuego [en 2015] entre Turquía y el PKK, no nos unimos a la guerra. De hecho, Turquía nos atacó y me apuntó a mí directamente … en Qarachok [en abril de 2017]. Muchos de mis subordinados y un amigo al que apreciaba fueron martirizados. Al final, utilizamos nuestro derecho a la autodefensa. No dejamos que nuestros colegas mueran en vano. Realizamos represalias contra Turquía. Y si nos golpean otra vez, los golpearemos en respuesta.

Al-Monitor: Si el régimen les ataca, ¿se levantará América en su defensa?

Kobane: Prometieron defendernos. Y [cuando las fuerzas del régimen nos atacaron] en Tabqa, lo hicieron. Derribaron un avión del régimen. Nos gustaría confiar en América.

Al-Monitor: Para alguien que ha estado en el PKK durante tanto tiempo, que ha estado expuesto a la ideología izquierdista, ¿cómo ha influido en su cosmovisión el trabajo con el primer poder imperial del mundo, Estados Unidos y con sus soldados y diplomáticos?

Kobane: La gente aprende todo el tiempo en la vida. No hay nada de malo en ello. Ganamos mucha experiencia en términos militares. Antes de que vinieran los americanos, ya luchábamos contra el IS. Confiábamos en nuestros propios medios. Después de que los estadounidenses llegaran, los ataques aéreos entraron en juego y desarrollamos un nuevo sistema de combate.

Al-Monitor: ¿Han aprendido los norteamericanos algo de ustedes?

Kobane: Nos estamos auto-sacrificando. Tenemos confianza en nosotros mismos. Tenemos coraje. Ellos han aprendido esto de nosotros. Construimos las SDF junto con los americanos. Le di su nombre.

Al-Monitor: Un general estadounidense mencionó eso durante las conversaciones de un comité. Vd. se presentó con el nombre de la noche a la mañana, dijo.

Kobane: Cierto.

Al-Monitor: Se especula que, si los Estados Unidos se retiran de Siria, su alianza con los árabes se derrumbará y que incluso podrían llegar a las manos. ¿Le preocupa esto?

Kobane: Tenemos intereses comunes. Pero nuestra alianza con los árabes no sólo se basa en intereses comunes sino en un destino común. Estamos trabajando por un futuro común para una Siria federal democrática, donde todas las personas vivan igual. Los árabes han intentado trabajar con todo el mundo. Al principio, estaban con el régimen, luego huyeron del régimen y se unieron al Ejército Libre Sirio. Se unieron a Jabhat al-Nusra y finalmente al IS, y al final, vinieron a nosotros y quieren quedarse. Confían en nosotros.

Al-Monitor: Se les acusa de reclutar a la fuerza árabes para las SDF y que asesinan a los que se niegan a unirse.

Kobane: Nada de eso ha ocurrido, ni lo permitiría. Enviamos de vuelta a casa a aquéllos que no quisieron pelear en Raqqa.

Al-Monitor: ¿Quién paga los salarios de las YPG?

Kobane: Nuestra administración lo hace.

Al-Monitor: ¿Y las de los combatientes árabes?

Kobane: También pagamos eso, aunque América ha comenzado a pagar por algunos de ellos; alrededor de un quinto de los combatientes. Como dije, nos gustaría que Estados Unidos se quedara. Las fuerzas estadounidenses aquí también quieren permanecer. Pero son los políticos los que deciden si se quedan o no, y no los soldados.

Amberin Zaman es una columnista de Al-Monitor’s Turkey Pulse, que ha cubierto Turquía, los kurdos y Armenia para The Washington Post, The Daily Telegraph, Los Angeles Times y la Voz de América. Trabajó como corresponsal de The Economist en Turquía entre 1999 y 2016. Fue columnista del diario liberal Taraf y del diario Haberturk antes de incorporarse al portal online independiente de noticias Diken en 2015. En Twitter: @amberinzaman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies