Entrevista con el analista iraní de contrainsurgencia, Raman Ghavami

Fuente: The political room

Autora: Christiane Waked

El analista iraní de contrainsurgencia con sede en Londres Raman Ghavami, respondió a nuestra colaboradora de Beirut, Christiane Waked a sus preguntas sobre los últimos eventos en el Medio Oriente.

C.W: ¿Crees que las sanciones de la “Ley César” de los Estados Unidos realmente afectarán a Siria?

R.G: Depende de qué tan lejos vayan los Estados Unidos en este tema. Hasta ahora, la “Ley César” solo se ha dirigido a algunas personas cercanas a Assad. No obstante, el impacto psicológico tendrá consecuencias en la economía siria así como en las operaciones de las principales organizaciones humanitarias en el país. El papel de estas organizaciones durante la guerra civil en Siria ha sido crucial para aliviar la presión sobre Assad, ya que los organismos internacionales han estado proporcionando una ayuda significativa a las regiones bajo el control de Damasco. La “Ley César” solo será efectiva una vez que se implemente por completo. Mientras las compañías rusas e iraníes no sean exprimidas, tales sanciones no perjudicarán al régimen de Assad.

C.W: El colapso económico en el Líbano es otra forma de empujar a Hezbollah a la esquina, ¿cuál crees que debería ser el próximo movimiento de Hezbollah para salvar al país?

R.G: No creo que la prioridad de Hezbolá sea salvar al país. Hezbollah fue establecido por el ayatolá Jomeini para luchar contra Israel por la causa palestina como parte de lo que describió como exportar la revolución islámica y poner fin a la ocupación de Palestina por parte de Israel. Sin embargo, después de la muerte del ayatolá Jomeini, esta estrategia cambió por Akbar Hashemi Rafsanjani, los padres fundadores de la República Islámica de Irán y el cuarto presidente de Irán. Rafsanjani empoderó al IRGC y sus fuerzas Quds, y argumentó que los apoyos brindados a grupos como Hezbollah deberían ante todo servir a los intereses de Teherán en la región. Este fue un punto de inflexión y desde entonces, Hezbolá ha estado actuando como representante de Irán. En consecuencia, mientras exista la República Islámica de Irán, las políticas de Hezbolá se basarán en servirles en lugar de pensar en lo que es mejor para el Líbano.

C.W: Recientemente, Turquía lanzó ataques contra el PKK en el norte de Irak, ¿cómo afectará esto a los kurdos en general?

R.G: Creo que las recientes operaciones militares turcas contra el PKK fortalecerían a los kurdos a largo plazo. Aunque esto depende de cómo jueguen los kurdos sus cartas. Esas regiones en el Kurdistán iraquí en las que Turquía está llevando a cabo operaciones militares han perdido su importancia para el PKK. No obstante, el PKK está utilizando esta operación para atraer a Turquía a más enfrentamientos militares, ya que Ankara se ha convertido en un régimen autoritario.

El PKK sabe que la economía turca está altamente endeudada y las reservas de divisas extranjeras se están agotando rápidamente, a lo que se suma la pandemia por COVID19. El costo de estas operaciones militares es significativo, por lo tanto, la economía turca se hundiría aún más. Por otro lado, el PKK también está socavando al KDP, el partido gobernante del Kurdistán iraquí por sus relaciones desequilibradas con Ankara. Turquía sigue el mismo camino que los ayatolás en Irán.

Ankara ahora tiene representantes en Siria, Libia, Yemen y en Irak, con el objetivo de expandir la influencia de Tukey en MENA. Sin embargo, los turcos lamentarán esta estrategia al igual que muchos iraníes inicialmente apoyaron su régimen para expandirse en toda la región y luego se arrepintieron. Los kurdos ahora están más unidos que hace dos años, controlan más territorio, son más respetados en la comunidad internacional y, a diferencia de antes, tienen la ventaja cuando se trata de medios y plataformas de redes sociales, hay incluso algunos estados que están dispuestos a apoyarlos. Por lo tanto, si los kurdos saben cómo jugar, un Erdogan debilitado es inevitable.

C.W: El año pasado Turquía realizó una purga real y una limpieza étnica contra los kurdos, los árabes y las minorías cristianas en el noreste de Siria, ¿por qué cree que la comunidad internacional guardó silencio al respecto?

RG: El problema aquí es que muchos de los países occidentales y los responsables políticos todavía piensan que nada ha cambiado en Turquía, por lo tanto, y a pesar del hecho de que Ankara tiene algunos intereses comunes con Moscú, Turquía como miembro de la OTAN es crucial para confrontar a Moscú. Sin embargo, contrariamente a las percepciones occidentales (y especialmente aquellos que dirigen la OTAN y ven que la continuación de su carrera depende del diseño de una nueva Guerra Fría con Rusia), las relaciones entre Turquía y Rusia e incluso Irán no son solo oportunistas o impulsadas por intereses a corto plazo sino también por unos valores compartidos.

Erdogan, los ayatolás y Putin encuentran un terreno común en vista de un nuevo orden mundial que rechaza la democracia y el estado de derecho; hace caso omiso de los derechos humanos y de las minorías; hace alarde, al menos por ahora, de violaciones del derecho internacional; y opera según el principio de poder. Como resultado, mientras algunos formuladores de políticas y funcionarios de la OTAN continúan engañándose a sí mismos con su análisis desactualizado sobre la posición de Turquía, Moscú y Ankara continúan su cooperación estratégica en la planta de energía nuclear (que muchos expertos creen que eventualmente conduciría a una Turquía aliada con Putin).

Por lo tanto, la nostalgia juega un papel importante en la elección de Turquía sobre los kurdos, mientras que Rusia mantiene una relación equilibrada entre los kurdos y Ankara. Como resultado, Rusia está ganando más influencia en comparación con Occidente. En lugar de implementar políticas destinadas a resolver el problema kurdo en Turquía a través del diálogo y el apoyo a las fuerzas democráticas y usar su influencia en Erdogan, Occidente y especialmente los funcionarios de la OTAN, ignoran la nueva dinámica y continúan eligiendo entre los kurdos y Turquía socavando sus propios intereses mientras Putin y Erdogan siguen colaborando.

C.W: Los líderes kurdos han repetido a lo largo de los años los mismos errores al confiar en los aliados equivocados, ¿con quién deberían colaborar en el futuro?

R.G: Los líderes kurdos no han logrado establecer una estrategia política cuando se trata de Occidente así como los países regionales. El liderazgo kurdo debería demostrar cómo las relaciones kurdo-occidentales podrían servir a ambos lados en la región. Han demostrado que militarmente son confiables, pero también es esencial exponer que pueden ofrecer mucho más que solo ser un socio militar. Los kurdos deben aliarse consigo mismos y luego llegar a los países regionales y occidentales.

Por otra parte, los rusos y los kurdos tienen relaciones históricas y Moscú nunca los ha abandonado por otra potencia en la región. Sabe que los actores no estatales en el Medio Oriente podrían convertirse en una pesadilla para cualquier superpotencia, especialmente los kurdos que nunca se detienen en la lucha por su causa.

En conclusión, deberían alinearse con las potencias que buscan debilitar a Turquía e Irán. La triste realidad de Irak, Siria, Irán y Turquía es que estos estados nunca han aceptado ningún derecho para los más de 50 millones de kurdos que hay en la región, excepto cuando estos regímenes se han encontrado bajo presión o se han convertido en estados fallidos. El ejemplo de Irak y Siria es revelador. Creo que Rusia y Occidente llegarán finalmente a la misma conclusión de que Irán, Turquía, Siria e Irak fracasaron.

C.W: ¿Ve algún cambio en el futuro cercano en el régimen iraní?

R.G: La posibilidad de un cambio de régimen que conduzca a un Irán democrático es cada vez menos probable. Algunas de las decisiones recientes de la administración Trump con respecto a Ankara en Siria, Libia e Irak le han dado a Teherán suficiente tiempo y espacio para debilitar a los grupos de oposición dentro del país. Turquía ha estado ayudando a Irán con la identificación, arresto, eliminación y entrega de la oposición y los activistas a Irán.

Además, han realizado operaciones militares conjuntas dirigidas contra grupos de insurgentes kurdos que pueden representar una amenaza significativa para Irán. Si bien algunos de los políticos estadounidenses se han engañado con la idea de que Ankara ayudaría a Washington a enfrentar a los ayatolás, lo que vemos es todo lo contrario. Erdogan ve a Occidente como una amenaza y no a Rusia o Irán, y es muy poco probable que Ankara cambie su posición. Como podemos ver, cuanto más apoyo brinda Estados Unidos a Ankara en la región, Turquía se acerca más a Irán y a Rusia.

La “Campaña de presión máxima” ha supuesto una influencia tremenda sobre Teherán, pero si esta política no deviene en inmensos disturbios dentro del país, Irán podrá manejar las dificultades económicas como hemos visto en el pasado. Como resultado, mientras Trump permita a Turquía ayudarles en su lucha contra los disidentes, la posibilidad de disturbios generalizados y organizados en Irán será menos probable. Por lo tanto, podría oprimir enormes masas de personas incluso si ocurren en Teherán o en otras ciudades importantes. Es importante saber que un gran número de persas y azeríes apoyan al régimen a toda costa.

C.W: Libia se ha convertido en una atracción para todo tipo de jugadores internacionales y regionales, ¿crees que Haftar todavía tiene una oportunidad?

R.G: Haftar tiene una posibilidad si sus patrocinadores, incluidos Francia, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Egipto, se involucran directamente en Libia. Sino, las posibilidades de éxito en el país se agotarían al igual que en Siria y, entonces, será más probable la posibilidad de un Erdogan-Trump-Putin. Turquía puede preparar una operación militar en Libia, ya que Erdogan piensa que Egipto, Francia y otros países no se involucrarían directamente.

Mientras solo haya fuerzas turcas en el terreno, el suministro de armas a Haftar no conducirá a la estabilidad ni a hacer retroceder a Turquía. Para Erdogan, Libia es la parte más crucial de su plan, ya que Trípoli proporciona a Ankara suficientes recursos para recuperar su economía paralizada y seguir penetrando en el norte de África, la fortaleza de la Hermandad Musulmana en MENA. El plan de Erdogan es expulsar a los europeos de África y Libia siendo solo el comienzo, por lo tanto, confrontar y debilitar a Erdogan debería ser una prioridad para todos los europeos.

C.W: ¿Qué opinas de la posición española con respecto a Libia?

R.G: Parece que España e Italia no ven el panorama con amplitud y solo se enfocan en intereses a corto plazo, como la producción de petróleo y la crisis de refugiados libios. Esto le ha dado a Erdogan la oportunidad de dividir a los europeos por dicha crisis. Aunque las políticas de Teherán y Ankara se basan en objetivos ideológicos, el hecho de que Turquía sea miembro de la OTAN y esté respaldado por el sistema financiero de Qatar, hace de éste un régimen más peligroso que los ayatolás. Además, a diferencia de los iraníes, los turcos tienen la experiencia y quizás (pronto) los medios para ocupar algunas partes de Europa. Si alguien rechaza esta amenaza, puede observar las disputas entre Chipre y Turquía-Grecia. En esencia, España necesita reconocer las nuevas realidades sobre el terreno y ver a Turquía como una amenaza significativa y actuar en consecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies