En el Reino Unido, lástima por Begum, ninguna por l@s kurd@s

«El verdadero escándalo no es cómo Begum llegó a Siria, sino por qué sigue allí. El verdadero escándalo es que el «desierto» en el que Begum ha quedado es, de hecho, una frágil y floreciente democracia, hogar de millones de civiles amantes de la paz, que se tambalean al borde de la catástrofe humanitaria.»

Medya News – 1 septiembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

En el debate sobre la antigua «novia del ISIS» Shamima Begum, parece que sólo hay dos opiniones admisibles. La derecha «hang-em-flog-em» («colgadlos, azotadlos») castiga a la ex madre adolescente, respalda la controvertida decisión del gobierno británico de despojarla de su ciudadanía británica y argumenta que no merece más que ser dejada «en el desierto» para que se pudra. La izquierda liberal, por su parte, adopta la sorprendente postura de que no hay nada malo en viajar para unirse al ISIS si se es menor de 18 años, y que la atención debe centrarse en el trauma que Begum ha experimentado y en conseguir que regrese sana y salva a Gran Bretaña.

De hecho, estos puntos de vista son dos caras de la misma moneda. Dependiendo de a quién se le pregunte, la administración dirigida por los kurdos en el norte y este de Siria son los salvadores de Begum o sus captores. Pero cuando se habla de Begum en estos términos, el sufrimiento, las peticiones y la propuesta de solución de los kurdos se desvanecen por completo.

La última revelación es que un activo de información canadiense, descrito sensacionalmente como «espía», estuvo involucrado en el contrabando de Begum desde Estambul. La verdad es que no hay nada «extraordinario» en esta historia. Los agentes dobles que venden información para obtener un beneficio acuden al conflicto sirio como moscas a una herida. La ruta que siguió Begum -volar a Estambul, tomar un taxi hasta la frontera y ser conducida a Siria- estaba evidentemente abierta a todos los interesados. Sólo es extraordinario por lo sorprendentemente fácil que fue para decenas de miles de militantes extranjeros del ISIS acceder a Siria mientras Turquía hacía la vista gorda.

Begum tiene un don para crear titulares, en parte autoinfligido por su propia insensibilidad evidente en las primeras entrevistas, en parte azotado por la prensa británica en un fervor orientalista – véase el artículo bastante autocomplaciente del Times sobre «Encontrar a Shamima Begum» que se esforzó por hacer que presentarse en una oficina, pedir ver a Begum, y sentarse allí hasta que se presentara, sonara como un acto de periodismo encubierto digno de un Pulitzer. Es lo suficientemente cruel como para horrorizar, y lo suficientemente joven e ingenua como para despertar simpatía.

Hay otras mujeres jóvenes de las que preferiría hablar. ¿Qué hay de Shilan Özçelik, encarcelada a los 18 años por intentar viajar de Londres a Oriente Medio para unirse a la muy democrática fuerza de combate liderada por mujeres que inspiró la resistencia contra el ISIS y salvar a los yazidíes? Ninguna agencia de seguridad occidental parecía interesada en ayudarla a cruzar la frontera, incluso mientras cientos de jóvenes británicos pasaban alegremente por el aeropuerto de Estambul para unirse al califato. ¿Y qué hay de las miles de jóvenes kurdas, árabes y de otros países que tomaron la decisión de unirse a la lucha contra el ISIS como parte de las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ)? Ciertamente no parecían estar desprovistas de cualquier voluntad personal.

¿O qué decir de la joven a la que llamaré Daristan, que, con apenas 20 años, estaba a cargo del campamento donde Begum vive ahora en Siria? He visitado el campamento de Roj varias veces y la empatía de Daristan por los miles de mujeres y niños vinculados al ISIS que viven allí era evidente. Dos de los hermanos de Daristan murieron en la guerra contra el ISIS, pero esto sólo la hizo más decidida a hacer bien su trabajo y recuperar a las mujeres que pudiera. Algunas seguían odiándola. Algunas la llamaban «madre». Ninguna intentó matarla. Fue un comienzo.

La decisión de despojar a Begum de su nacionalidad es una terrible dejación de funciones por parte del gobierno británico: hacia la propia Begum, pero también porque abre el camino a nuevos abusos de los derechos fundamentales por parte del estado de seguridad británico, incluso contra los kurdos. No es una forma de abordar la compleja cuestión de una adolescente convencida por sus mayores para convertirse en partidaria y participante voluntaria de actos de crueldad genocida. Pero esto no significa que debamos olvidar a las verdaderas víctimas de las acciones de Begum.

La implicación de los últimos titulares es que Begum fue lo que su abogado llama una «víctima de la trata», manipulada por fuerzas que escapan a su control. En realidad, pagar a un contrabandista es la única forma de entrar en el país desgarrado por la guerra. El verdadero escándalo no es cómo Begum llegó a Siria, sino por qué sigue allí. El verdadero escándalo es que el «desierto» en el que Begum ha quedado es, de hecho, una frágil y floreciente democracia, hogar de millones de civiles amantes de la paz, que se tambalean al borde de la catástrofe humanitaria.

Occidente debe recuperar a sus propios ciudadanos y respaldar a la administración local en el norte y este de Siria en sus esfuerzos por reconstruir la sociedad local y evitar un mayor resurgimiento del ISIS. Si al Estado británico y a la derecha les resulta desagradable escuchar las peticiones de ayuda de Begum, es justo.

Pero deberían escuchar a la fuerza militar que derrotó a ISIS como sus socios, y a la administración civil que lucha incluso por satisfacer las necesidades básicas de miles y miles de miembros extranjeros de ISIS, por no hablar de construir un futuro para ellos libre de odio sectario, genocida y misógino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies