El sistema educativo auto-organizado de un campamento de refugiados

Abid Kar – 25 de noviembre de 2018

Durante un período de 24 años, a pesar de los violentos ataques y las condiciones insoportables, los residentes del campo de refugiados de Mexmûr en Makhmour, Kurdistán del Sur/Norte de Irak, comenzando con lecciones escritas en piedra y polvo, han logrado crear su sistema educativo autónomo con sus propios medios, desde jardines de infancia hasta academias para adultos.

Entre 1993 y 1994, cientos de miles de kurdos fueron desplazados por la fuerza de sus hogares debido a las políticas opresivas del Estado turco implementadas por medio de la violencia, el encarcelamiento, la tortura y las ejecuciones extrajudiciales. Debido a las destrucciones sistemáticas de aldeas, decenas de miles de personas se vieron obligadas a buscar refugio en Kurdistán del Sur/Irak. Antes de establecerse en Makhmour, la gente, que es originaria de la región de Botan en el norte de Kurdistán/Turquía, se estableció en campamentos como Şeraniş o Bihêrê a principios de la década de 1990.

Luchando por sobrevivir en condiciones de riesgo, los refugiados tuvieron que encontrar soluciones creativas para proporcionar educación a sus hijos. Entre los primeros esfuerzos se encuentra la apertura de cursos de educación básica. Debido a que los niños no tenían cuadernos, lápices o libros, se escribía y dibujaba en piedras. Ante el aumento de las agresiones y amenazas, la población tuvo que trasladarse a los campamentos de Etrûş y Geliyê Qiyametê.

Entre 1994 y 1997, la población de los campamentos de Etrûş y Geliyê Qiyametê aumentó a 15.000 personas. Una de las cuestiones más urgentes que surgieron en ese momento fue la educación de los niños. Finalmente, de 10 a 15 personas, que aún no habían terminado su formación docente, comenzaron a trabajar como educadores. Se estableció un sistema relativamente funcional en condiciones difíciles y con medios muy limitados. Sin libros disponibles para ellos, la gente comenzó a enseñar lo que sabía. En los fríos meses de invierno, los maestros educaban a los niños en tiendas de campaña que carecían de equipo básico.

Sin embargo, se desarrolló un sistema de enseñanza primaria en el marco de estas condiciones limitadas. En 1996, se inauguró la primera escuela primaria en el campamento Etrûş. La escuela lleva el nombre de la activista del movimiento de mujeres Zeynep Erdem (Jiyan), que perdió la vida durante un ataque al campamento en 1995. 400 estudiantes se matricularon durante el primer año educativo del campamento.

A medida que se iba construyendo el sistema educativo, los ataques al campo fueron en aumento, de manera que en 1997, los campos de Etrûş y Geliye Qiyametê fueron vaciados. Muchos de los habitantes de los campamentos se trasladaron a la zona de Ninova, mientras que otros se establecieron en Qesrok, Sêmêlê, Hesenîkê y otras regiones. La educación continuó durante un tiempo en Ninova. Sin embargo, el campo fue evacuado de nuevo en 1998, de modo que los refugiados primero se trasladaron a Nehdarê y luego a Makhmour (Mexmûr) en la provincia de Mosul.

Mexmûr era el destino final. El nombre del campo fue cambiado a Şehit (Mártir) Rüstem Cudi Refugee Camp más tarde. Como el campo estaba ahora más lejos de la frontera turca, así como de la influencia del Partido Democrático del Kurdistán (KDP), había menos presión sobre el campo que antes. Desde 1998 hasta ahora, en un período de 20 años, la vida ha resucitado de muchas maneras. Uno de estos aspectos ha sido el ámbito de la educación.

En 1998, con la participación de toda la comunidad del campamento, los estudiantes y maestros construyeron sus instalaciones educativas con piedra y tierra. Las sillas y los escritorios estaban hechos de barro. En medio de estas condiciones insoportables, debido a las presiones internacionales, el gobierno iraquí en ese momento, así como la ONU, finalmente proporcionaron suministros humanitarios básicos y limitados a las escuelas.

Actualmente, hay 12 escuelas para miles de estudiantes. Éstas incluyen 5 jardines de infancia, 4 escuelas primarias, 2 escuelas secundarias y una escuela preparatoria. Hasta ahora, 200 estudiantes se han graduado en la escuela preparatoria de Koçerîn, fundada en el año 2000, muchos de los cuales han ido después a la universidad en el sur del Kurdistán. En 2014, bajo el paraguas de la Academia Ferhat Kurtay Şehit, se inauguró el Instituto Kato Şehit, un nuevo paso en el sistema educativo del campamento. Los estudiantes reciben una educación de dos años en el instituto. Mientras que el primer año consiste en educación básica, el segundo año ofrece formación profesional, que incluye magisterio, comunicaciones, salud, etc. Los estudiantes se gradúan en el instituto recibiendo el diploma formal del sistema educativo.

Actualmente, aproximadamente 3.500 personas en el campamento asisten a clases en las escuelas primarias, secundarias y preparatoria, institutos y academias, 350 de las cuales son niños en jardines de infancia. A partir de 2005, los estudiantes de Mexmûr empezaron a ir a universidades de la región del Kurdistán de Irak. Actualmente, alrededor de 200 estudiantes de Mexmûr están matriculados en estas universidades, estudiando materias como derecho, política, medicina, física, biología, comunicaciones, sociología, idiomas, psicología o geografía. Más de 500 personas de Mexmûr ya se han graduado en la universidad y muchos de ellos han regresado a Mexmûr para trabajar como maestros o doctores.

Los 200 maestros que trabajan actualmente en el campamento se criaron en el sistema educativo del campamento. Al graduarse en la universidad, algunos de los ciudadanos del campamento volvieron a trabajar como maestros en las escuelas de su comunidad. Además de la formación del profesorado en las instituciones, se organizan conferencias de profesores cada dos años en el campamento para mejorar su nivel de formación educativa. Alumnos y profesores discuten los contenidos educativos y los temas estructurales, junto con los obstáculos y desarrollos del periodo anterior, tras lo cual se proponen sugerencias y nuevas agendas.

Las asignaturas que se imparten en el campamento incluyen sociología, física, química, biología, jineolojî, ecología, cultura, educación física, historia, matemáticas, economía y filosofía. Todos ellos se enseñan en la lengua materna de los niños.

En los primeros años, el sistema educativo del campamento no contaba con libros ni con otros medios para comunicar conocimientos. Como resultado, los libros y otros materiales se anotaban manualmente durante las vacaciones de verano. Una vez que se pudieron suministrar ordenadores al campamento, los libros, preparados en kurdo, fueron compilados electrónicamente antes de ser impresos. Todos los libros han sido preparados por los profesores del campamento. Sin embargo, surgieron problemas logísticos en cuanto a la reproducción del material, debido a la falta de medios de impresión en el campamento.

Antes de 2005, las Naciones Unidas proporcionaban apoyo básico mediante el suministro de uniformes escolares, cuadernos, lápices y artículos similares. Pero en los últimos años, ni la ONU ni el Gobierno Regional del Kurdistán han prestado ayuda a las escuelas del campo de Mexmûr. Todos los estudiantes estudian con los medios de sus familias.

La educación en la lengua materna, un derecho que históricamente fue negado al pueblo kurdo, se toma en serio en Mexmûr. Desde el jardín de infancia hasta el instituto, el idioma de instrucción es el kurmancî kurdo, que es el dialecto hablado por la comunidad. Las escuelas secundarias y preparatorias enseñan en kurdo soraní, el principal dialecto de la región. El inglés y el turco también se enseñan como asignaturas formales.

Şirin Çetin ha estado trabajando en la construcción del sistema educativo del campamento desde 1993 y es la portavoz del Comité de Educación Lingüística de Mexmûr. Afirmando que su objetivo es crear y construir un sistema educativo para los niños de su propio pueblo, describe los numerosos obstáculos a los que se ha enfrentado el campamento a lo largo del camino. Señalando el aumento en el número de estudiantes y profesores, Çetin expresa que con los libros y los medios disponibles hoy en día, los estudiantes han podido asistir a cualquier universidad que quisieran, después de años de lucha para llegar a fin de mes. Aunque no totalmente, el gobierno regional ahora reconoce formalmente el sistema educativo del campo de refugiados y admite a sus estudiantes en la educación superior en las universidades de la región.

El sistema educativo se basa en la noción de Autonomía Democrática y prioriza la sensibilización de la comunidad por encima de todo. «Tratamos de asegurar la solidaridad entre los pueblos a través de la educación. Queremos ilustrar que la dominación, el poder y la fuerza no son cosas deseables. El sistema estatal no es un sistema que aspire a asegurar la libertad o el éxito de la sociedad. Queremos que la sociedad pueda administrarse y gobernarse a sí misma de manera autónoma. Y creemos que esto hará avanzar a todos colectivamente. Somos flexibles. Por ejemplo, nuestro sistema de hace dos años ya difiere de nuestro sistema actual. Ahora separamos las instituciones educativas de los lugares donde se produce el material educativo, es decir, los libros. Queremos eliminar todos los sistemas que constituyen un obstáculo para nuestros estudiantes. Por eso nos comprometemos a mejorar su experiencia pedagógica cambiando aquellas experiencias y métodos que agobian y perjudican su desarrollo».

Şirin Çetin considera a los maestros como una dinámica fundamental de la educación del campamento: «Acogemos a los profesores dependiendo de las condiciones de cada momento. Dependiendo de la situación, aceptamos voluntarios y profesores bien informados. Solíamos emplear a estudiantes de secundaria como maestros también. Pero ahora tenemos nuestros propios estudiantes, que maduraron en nuestro propio sistema. Es por eso que ahora sólo empleamos como profesores a los que estudiaron en la escuela preparatoria. Desde que nuestros estudiantes comenzaron a ir a la universidad, surgió un gran número de personas que podían trabajar como educadores. Así, empezamos a contratar a los graduados de la escuela como maestros».

A pesar de todos los avances notables, todavía hay muchas deficiencias y obstáculos. Çetin describe las necesidades del campamento de la siguiente manera: «En todo el mundo, el número recomendado de estudiantes en un aula es de 20 personas en promedio. Como no tenemos suficiente espacio, tenemos 35 clases de estudiantes. Un profesor necesita aproximadamente de 15 a 16 horas para preparar y enseñar su materia. Sin embargo, debido a que el número de nuestros profesores es bajo, los nuestros a menudo se ven obligados a enseñar durante 20 horas. Necesitamos equipos para experimentos en química y física. Debido a que no tenemos los medios, no podemos enseñar estas materias con la calidad que nos gustaría. Nuestros estudiantes se ven privados de cosas muy sencillas. Es por eso que a veces tienen dificultades para iniciar su educación universitaria».

Destacando que las escuelas no han recibido ninguna ayuda en años, explicó Çetin: «Fuimos aceptados como refugiados políticos y, sin embargo, no recibimos ninguna ayuda para nuestros esfuerzos. Los estudiantes estudian con sus propios medios. Si las familias no tienen suficientes medios, deciden no enviar a sus hijos a la escuela. A veces apelan al Gobierno Regional del Kurdistán de Irak, pero la mayoría en vano».

Aunque el gobierno regional reconoce los diplomas escolares del campamento, existe sin embargo una discriminación contra los estudiantes, como lo subraya Çetin: «Tienen motivaciones políticas para esto. Tienen miedo de integrar a nuestros estudiantes en sus escuelas o de darles oportunidades de trabajo. Los que estudian ciencias naturales experimentan menos obstáculos que los que se gradúan en literatura o ciencias políticas. Esto se debe a que no se considera que los médicos o ingenieros tengan un impacto subversivo en el sistema hegemónico del gobierno».

El uso del idioma kurdo debe ser considerado a la luz de la opresión histórica y la criminalización del idioma por parte de los Estados que violaron sistemáticamente este derecho fundamental del pueblo kurdo. Como resultado, aunque el kurdo soraní se ha establecido como lengua de instrucción, literatura y ciencia durante décadas debido a las condiciones relativamente estables de la región iraquí del Kurdistán, el dialecto kurmaní, particularmente debido a las políticas de supresión y asimilación del Estado, sigue siendo percibido por muchos como una «lengua atrasada» que no puede emplearse en la teoría, la ciencia y la literatura. Esto se debe, por supuesto, a nociones específicas de modernidad y progreso. Sin embargo, con los esfuerzos que se están haciendo en Mexmûr, como lo subrayan sus enseñanzas, la cuestión de si el idioma de la comunidad tiene valor para nociones complejas y abstractas o para la terminología científica ya no es objeto de debate.

Su búsqueda de mejorar aún más el sistema educativo de Mexmûr llevó al comité a abrir un centro de investigación con el propósito de investigar los sistemas y métodos educativos en todo el mundo. «Estamos anticipando una nueva fase en un futuro próximo. Es fundamental que estemos al día con los avances científicos. En este sentido, debemos beneficiarnos de todas las experiencias en todo el mundo. Se ha dado un nuevo paso y se ha encomendado a casi 100 profesores esta tarea de investigación. Es posible que cambiemos muchas cosas al realizar nuestra investigación».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies