El primer juicio del mundo por genocidio contra los yazidíes concluirá en Alemania

En la apertura del juicio, el acusado Taha Al-J. se cubre la cara con una carpeta en Frankfurt, Alemania, el viernes 24 de abril de 2020.

Fuente: Euronews

Autora: Sandrine Amiel

Fecha de publicación original: 29 de noviembre de 2021

Un juicio sin precedentes finaliza el martes en Fráncfort (Alemania).

Taha Al-J. es el primer presunto yihadista procesado por genocidio contra los yazidíes.

Esta minoría de habla kurda fue perseguida y esclavizada por miembros del grupo autoproclamado Estado Islámico (EI) en Irak y en Siria, cuando los yihadistas controlaban amplias franjas de los territorios de los países de Oriente Medio.

Se calcula que 10.000 yazidíes fueron asesinados en el norte de Irak en las atrocidades masivas. Unas 7.000 mujeres y niñas yazidíes, algunas de tan solo nueve años, fueron esclavizadas y trasladadas por la fuerza a lugares de Irak y el este de Siria.

Los fiscales afirman que Taha Al-J., antiguo miembro del IS, esclavizó a una niña yazidí y a su madre en Irak, y luego torturó y asesinó a la niña de 5 años en 2015.

Si el tribunal de Fráncfort concluye que Taha Al-J. cometió genocidio, «será la primera vez que un tribunal judicial diga que los crímenes contra los yazidíes cometidos por el EI son un genocidio», dijo Natia Navrouzov, directora de defensa legal de la ONG mundial yazidí Yazda.

Aunque los crímenes han sido reconocidos por las Naciones Unidas como equivalentes a un genocidio, así como por algunos otros organismos internacionales y nacionales, «todavía no ha ocurrido que un tribunal de justicia haya dicho que lo que les ocurrió a los yazidíes es un genocidio», señaló la abogada.

«Para las víctimas, sería algo realmente fabuloso. Llevan siete años esperando esto. Así que sería un gran hito para nosotros», dijo a Euronews.

Euronews explora las implicaciones de este caso histórico para la larga búsqueda de justicia de los yazidíes y el papel que juegan los países europeos en el proceso.

¿De qué se acusa a Taha Al-J.?

Taha Al-J. es un ciudadano iraquí que se cree que se unió al IS en 2013. Él y su esposa Jennifer W., de nacionalidad alemana, eran supuestamente miembros de la Hisbah, la policía moral del IS.

Los fiscales alemanes dicen que Taha Al-J. y Jennifer W. «compraron» a una mujer yazidí y a su hija de 5 años, Rania, como «esclavas» domésticas en Mosul en 2015.

Se sospecha que prohibió a la niña y a su madre el ejercicio de su religión, obligándolas a convertirse al Islam.

Los abogados de la demandante también dicen que las dos fueron «sometidas a palizas casi diarias.»

Un día, después de que la niña cayera enferma y mojara el colchón, Taha Al-J. la encadenó al exterior como castigo y la dejó morir en el calor abrasador, según los fiscales.

Navrouzov dijo a Euronews que la niña murió como consecuencia del calor, la sed y la desnutrición.

«Estaba débil en general», dijo, «y la madre estaba allí, así que lo vio», añadió el abogado.

La madre de la niña ha sido un testigo clave en el caso y está representada por las abogadas Amal Clooney y Natalie von Wistinghausen en el juicio.

La abogada de derechos humanos Amal Clooney, a la derecha, y su cliente Nadia Murad, a la izquierda, superviviente del genocidio yazidí, escuchan durante una reunión de las Naciones Unidas, el 9 de marzo de 2017.

La esposa de Taha Al-J., Jennifer W., fue condenada recientemente en otro juicio celebrado en Múnich por no haber tomado ninguna medida para evitar la muerte del niño, a pesar de haber presenciado el acto de su marido.

Taha Al-J. fue detenido en Grecia en mayo de 2019 cuando, al parecer, intentaba solicitar el estatus de refugiado.

«Como Alemania ya había iniciado la investigación contra Jennifer W., que era su esposa, pidió la extradición de Taha Al-J.», ya que ambos casos están relacionados, explicó Navrouzov.

Fue acusado a principios de 2020 y se enfrenta a cargos de haber cometido genocidio, crímenes contra la humanidad, asesinato y tráfico de personas como miembro de una organización terrorista.

Su juicio comenzó en abril de 2020. Si es declarado culpable, Taha Al-J. se enfrenta a cadena perpetua.

Contactado por Euronews, el abogado de Taha Al-J., Serkan Alkan, dijo que él y su compañero de defensa, Martin Heising, «niegan los cargos porque tenemos la sensación de que nuestro cliente es utilizado como representante de los crímenes del IS».

Alkan argumentó que falta mucha información, «hasta el punto de que no está claro si alguien ha muerto. No tenemos pruebas fehacientes de ello».

«Además, pensamos que en términos jurídicos no ha cumplido los requisitos del derecho penal internacional», añadió.

¿Cuál sería la importancia de un veredicto de genocidio?

Si el tribunal de Fráncfort concluye que Taha Al-J. cometió genocidio, «esperamos que esto tenga un efecto dominó, que lleve a más juicios como éste», dijo Navrouzov.

En esta foto de archivo del martes 15 de abril de 2015, una mujer yazidí susurra al oído de su amiga mientras ambas sostienen pequeñas hogueras para pedir un deseo para el año nuevo yazidí

Pero Navrouzov estaba lejos de dar por sentado un veredicto de genocidio en este caso.

«Como abogado, sé lo difícil que es demostrar el genocidio», dijo Navrouzov.

«Por supuesto que sabemos que el IS cometió un genocidio contra los yazidíes. Pero en todos los juicios hay que demostrar que esa persona en concreto tenía la intención de cometer un genocidio contra los yazidíes. Y creo que eso es siempre muy difícil de probar».

«El tribunal tiene que tener cuidado con la forma en que van a comunicar esto», advirtió.

«Si llegan a la conclusión de que no tienen pruebas suficientes para ello, tienen que asegurarse de que se lo comunican a la comunidad yazidí de la manera correcta y decirles ‘no estamos diciendo que no haya genocidio contra los yazidíes’. Sólo estamos diciendo que para esta persona en particular, no hay pruebas suficientes para decir que tenía la intención de cometer un genocidio».

¿Por qué el juicio se celebra en Alemania?

«Taha es iraquí. La víctima es iraquí. Los crímenes ocurrieron en Irak. Pero aun así, Alemania, gracias al principio de jurisdicción universal, puede juzgarlo», explicó Navrouzov.

En virtud de este principio, Berlín permite a su tribunal perseguir los crímenes contra la humanidad cometidos en cualquier parte del mundo.

Pero incluso los países europeos que no tienen jurisdicción universal podrían procesar a sus nacionales que fueron los llamados «combatientes extranjeros» en Irak y Siria, añadió el abogado.

Navrouzov dijo a Euronews que Alemania está «muy por delante de otros países» como la única nación que persigue a miembros individuales del IS.

Francia inició un proceso contra la empresa Lafarge, acusada de pagar millones de euros a grupos yihadistas para mantener su fábrica de cemento en Siria en funcionamiento durante los primeros años de la guerra. Pero el caso se centra en la responsabilidad de una empresa y no en miembros individuales del EI.

Fuera de Europa, Irak persigue «por supuesto» a los miembros del IS, dijo Navrouzov, pero sólo por pertenencia a un grupo terrorista.

«Desgraciadamente, en Irak no hay un marco legal para procesarlos por crímenes internacionales, genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad», señaló el abogado. «Esta no es la justicia que las víctimas quieren y esperan ver».

¿Cuáles son los retos para llevar estos crímenes ante la justicia?

Desde 2014, Yazda ha documentado sin descanso los crímenes contra la minoría yazidí, recogiendo los testimonios de más de 2.000 víctimas.

La organización sin ánimo de lucro ha desempeñado un papel fundamental en el caso de Taha Al-J. «Hemos identificado a la única víctima y al único testigo, y hemos podido ponerla en contacto, a través de nuestro equipo jurídico, con la fiscalía alemana y la unidad de crímenes de guerra», declaró Navrouzov a Euronews.

Los que trabajan para llevar a los autores del genocidio yazidí ante la justicia se enfrentan a múltiples retos, dijo el abogado.

«Uno de los principales retos es identificar el paradero de los autores. ¿Dónde están? ¿Están detenidos? Si es así, ¿dónde y si sabemos dónde están, está el país dispuesto a procesarlos?». preguntó Navrouzov.

«Y otro gran reto es vincular a los miembros del IS con su identidad real, porque los miembros del IS utilizaban kunyas o nombres de guerra. Y tenemos miles de kunyas, nombres de guerra mencionados en las declaraciones que hemos recogido. Pero es realmente difícil relacionarlos con una persona real y luego tratar de entender si es el mismo nombre mencionado en las declaraciones de las víctimas», continuó.

Pero el reto principal es sobre todo «político», dijo Navrouzov.

«Los países europeos se han mostrado muy reacios a repatriar a sus nacionales de Irak y Siria para procesarlos, por diferentes razones: la seguridad del país, la opinión pública está en contra, etc.».

«Otro argumento es que no tienen pruebas para procesarlos. Así que temen que si los traen de vuelta, tendrán que liberarlos muy rápidamente porque no tienen nada contra ellos».

«Así que este es el vacío que intentamos llenar. Llegamos a estos países y les decimos: ‘estas personas también han cometido crímenes contra los yazidíes, y eso significa que pueden ser procesados no sólo por pertenencia a un grupo terrorista, sino también por genocidio y crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, lo que significa que su condena será mayor. Y también significa que serán procesados de una forma que es la que buscan y esperan las víctimas yazidíes».

«Europa no parece estar preparada por el momento. Pero también creo que no es una situación sostenible. No pueden seguir ignorando esta cuestión», dijo Navrouzov.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies