¿Cómo se han utilizado diversas leyes sirias con fines discriminatorios?

Asamblea Popular de Siria

Fuente: Syrians for Truth and Justice

Fecha de publicación original: 10 de noviembre de 2021

Este documento analiza la Ley de Reforma Agraria y sus modificaciones; el Proyecto del «Cinturón Árabe»; la Ley de Expropiación nº 20 de 1983; la Ley de Recuperación de Tierras Agrícolas; la Licencia (Permiso de Seguridad); y las Leyes de Planificación y Desarrollo Urbano

Después de que el Partido Socialista Árabe Baaz tomara el poder en Siria en 1963, los sucesivos gobiernos sirios baazistas aplicaron varias leyes y utilizaron una amplia gama de prácticas que despojaron a un gran segmento de ciudadanos sirios de sus propiedades inmobiliarias, especialmente a los kurdos sirios. El Consejo Nacional para el Mando Revolucionario (CNR) -creado para gobernar el país tras el golpe de Estado- sentó las bases de estas leyes y prácticas mediante el estado de excepción que puso en marcha en toda Siria el 8 de marzo de 1963 mediante la Orden Militar nº 2. La orden se basaba en el artículo 51 de la Ley de Emergencia de 1962. Además, el artículo 4 de la misma ley facultaba la ratificación, así como la aplicación, de varias de las leyes y prácticas que se analizan en este documento, ya que autorizaba al Administrador de la Ley Marcial (hakim al-‘urfi) o a su adjunto a expropiar los bienes muebles o inmuebles que desearan.

Sorprendentemente, sólo un pequeño segmento de la población siria ha oído hablar de estas leyes y términos, a pesar de que varias de las leyes están en desacuerdo con el principio de igualdad de ciudadanía debido a su aplicación en ciertas áreas y para fines específicos. Por ello, Sirios por la Verdad y la Justicia (STJ) ha elaborado este documento para abordar esta laguna informativa, explicando con una terminología sencilla las leyes y los términos que los sirios utilizan y necesitan conocer hoy en día.

El documento aborda los términos más utilizados para ayudar a los sirios legalmente no especializados a entender la verdad de estos términos que se esgrimen con fines políticos.

1. La Ley de Reforma Agraria y sus modificaciones

La Ley de Reforma Agraria nº 161 entró en vigor el 11 de junio de 1958, menos de cuatro meses después de la unión entre Siria y Egipto y la formación de la República Árabe Unida (RAU) el 22 de febrero de 1958. La ley entró en vigor para determinar la propiedad máxima admisible de las tierras agrícolas, definiendo así la mayor superficie de tierra que cualquier persona podía reclamar. Esta propiedad máxima se determinó en función de una serie de criterios, que disminuyen o aumentan de una provincia a otra y de una zona a otra, y teniendo en cuenta la precipitación media anual en cada zona. La tierra en propiedad también se extiende o se reduce en función de si es de regadío o de secano, si se riega con aguas fluviales o de pozos, y si se cultiva con olivos y pistachos, además de considerar la edad de los árboles que contiene.

La ley concedía al gobierno 10 años para expropiar todos los terrenos sobrantes. El Estado se convertía en propietario de las parcelas dimensionadas, delimitadas por la orden de expropiación definitiva, a partir de la fecha de la expropiación preliminar. Los propietarios tenían derecho a definir (elegir) la parte sobrante que debía separarse de sus inmuebles, a menos que la Corporación de la Reforma Agraria (ARC) tuviera una opinión diferente en función del beneficio público. En particular, la ley ha conferido a la ARC amplios poderes para mantener la posesión de áreas de las tierras incautadas, siempre que sea en beneficio del público, de la producción nacional o de la economía. Sin embargo, el término beneficio al que se refiere y los elementos con los que se relaciona siguen siendo difíciles de fijar con exactitud y están abiertos a múltiples interpretaciones.

Los bienes inmuebles embargados quedan libres de derechos reales, de gravámenes de equidad y de embargos, así como de derechos de los arrendatarios. Además, las disputas que surgen entre las partes interesadas se convierten en una cuestión de compensación y son juzgadas por las autoridades competentes. Además, la ley no tenía en cuenta los actos de disposición de los antiguos propietarios, incluyendo ventas o hipotecas, entre otros, a menos que los propietarios tuvieran la fecha de estos actos documentada en un registro oficial, demostrando que han tenido lugar antes de la promulgación de la ley. Curiosamente, la ley no tenía en cuenta los actos de disposición del propietario en los que estuvieran implicados sus cónyuges, hijos, nietos o los cónyuges de éstos, obviando también los actos de disposición realizados por estos hijos, nietos y sus cónyuges, en los que estuvieran implicados sus hijos, nietos, cónyuges y el resto de sus descendientes. En consecuencia, la ley no tiene en cuenta los actos de enajenación inscritos o no en el registro de la propiedad o en el cuaderno de propiedad si no constan como realizados antes del 1 de enero de 1950 y el Estado sigue adelante con las incautaciones, expropiando la superficie total por encima del máximo de propiedad que la ley ha determinado, asumiendo que los propietarios, cónyuges e hijos conocían la ley años antes incluso de su promulgación.

La ley da derecho a los propietarios cuyas tierras fueron expropiadas por el Estado a una indemnización de 10 veces el valor medio de alquiler de tres años de las tierras expropiadas.

La ARC redistribuyó las tierras expropiadas a los agricultores de la aldea en cuestión, aumentando o disminuyendo la superficie de la tierra distribuida en función de los mismos criterios que rigen los límites máximos de propiedad de la tierra, es decir, si la tierra es de regadío o de secano, cultivada con árboles o no, y también teniendo en cuenta la precipitación media anual de la aldea. Las tierras distribuidas se registran a nombre del beneficiario en los registros de la propiedad inmobiliaria a petición de la ARC, y se entregan a los beneficiarios, libres de deudas y derechos de arrendamiento. Aunque también se inscribe a nombre de su propietario sin tasas ni impuestos, ni el beneficiario ni sus herederos pueden disponer de las tierras distribuidas, ni solicitar ningún derecho real (salvo la hipoteca con el Banco Agrícola Cooperativo) antes de que transcurran 20 años desde que las tierras se inscribieron a su nombre en los registros de la propiedad inmobiliaria. Una vez transcurrido el periodo de 20 años, el propietario debe obtener la aprobación de la ARC.

La ley otorgó al Consejo de Administración de la ARC el derecho a decidir retener parte de los terrenos expropiados para ejecutar proyectos, o establecer instalaciones de interés público, en función de las necesidades de la ARC o de los intereses del gobierno, o a petición de departamentos gubernamentales u otros organismos públicos. Además, la ley permite al consejo de administración aplazar la distribución de las tierras expropiadas en algunas zonas si el interés de la producción nacional lo requiere. La junta también puede vender las partes de las tierras incautadas a particulares por el precio y en las condiciones que considere oportunas si las condiciones de distribución, el interés de la economía nacional o cualquier beneficio público así lo exigen (artículo 26).

En la provincia de al-Hasakah, especialmente en las zonas pobladas por kurdos, la aplicación de la ley tenía motivos y fines políticos. Esto se puso de manifiesto en la expropiación arbitraria de las propiedades de los terratenientes kurdos. En comparación con otros componentes étnicos, los propietarios kurdos sufrieron el mayor porcentaje de expropiaciones de tierras. Además, las tierras confiscadas se distribuyeron a personas no kurdas. La arbitrariedad de estas confiscaciones resulta especialmente evidente cuando se sitúa en el contexto del Censo Especial de al-Hasakah de 1962. Tras el censo, decenas de miles de kurdos sirios fueron despojados de su ciudadanía siria y convertidos en apátridas. En consecuencia, los kurdos apátridas se enfrentaron a dos retos. A los agricultores kurdos apátridas no se les distribuyó ninguna de las tierras confiscadas en exceso, incluso cuando a los propietarios les resultaba imposible demostrar la propiedad de sus tierras, sobre todo en el periodo de 10 años que la ley concedía a las autoridades competentes para expropiar las zonas excedentes.

2. El proyecto del «Cinturón Árabes»

El gobierno sirio propuso un proyecto, denominado «Cinturón Árabe», durante la Tercera Conferencia Regional del Partido Socialista Árabe Ba’ath -que tomó el poder en Siria con el golpe de Estado del 8 de marzo de 1963, que el partido denomina Revolución del 8 de marzo, contra la voluntad del pueblo sirio. La conferencia marcó las decisiones más peligrosas del partido contra las zonas de mayoría kurda. El artículo 5 de las recomendaciones de la conferencia subrayó que era de suma importancia «reconsiderar la propiedad de las tierras en la frontera entre Siria y Turquía, a través de 350 km de largo y 10 a 15 km de profundidad y reclamar la zona como una propiedad del Estado, sujeta a sistemas de inversión adecuados que realicen la seguridad del Estado». Por lo tanto, se expropiaron aproximadamente 5250 km² de tierras fértiles en el norte de la Jazira siria, con el objetivo de convertirlas en granjas estatales que albergaran al componente árabe de la población y, a su vez, borraran las características definitorias y la identidad de las comunidades kurdas que vivían allí.

Estas recomendaciones y el marco conceptual del cambio demográfico en Siria durante el gobierno del Baas se basan en un estudio de seguridad realizado por el entonces teniente de seguridad política Muhammad Talib Hilal. En su documento, titulado «Estudio de la provincia de Jazira desde el punto de vista nacional, social y político», Hilal recomendaba explícitamente «[r]easentar a los árabes y sirios de otras naciones en las zonas kurdas a lo largo de la frontera sirio-turca, para que sean una fortaleza en el futuro y vigilen a los kurdos a la espera de su deportación. Militarizar la franja fronteriza del norte de la Jazira para que sea como una línea de frente, colocando en ella unidades militares encargadas de asentar a los árabes y deportar a los kurdos, según el plan del Estado».

La franja tenía una longitud de 300 km y una anchura de entre 10 y 15 km, y se extendía desde la frontera iraquí en el este hasta Ras al-Ayn/Serê Kaniyê en el oeste.

Basándose en estas recomendaciones, las autoridades sirias explotaron la construcción de la presa del Éufrates/Tabqa y se aprovecharon de la Ley de Reforma Agraria -en el marco del proyecto denominado «granjas estatales»- para transferir la propiedad de las tierras expropiadas a los terratenientes kurdos a los agricultores árabes, cuyas aldeas fueron inundadas durante la construcción de la presa. Estos agricultores árabes fueron reubicados en los pueblos modelo que el gobierno sirio ya había construido en las tierras confiscadas. De hecho, el gobierno reasentó a más de 4000 familias árabes en la línea fronteriza y les concedió más de 700.000 dunums de tierras expropiadas. Además, el gobierno sustituyó el nombre original del proyecto, «Cinturón árabe», por el de «Plan para establecer granjas modelo estatales en la provincia de Jazira».

El gobierno sirio comenzó a ejecutar el proyecto del cinturón en 1974-1975, tras las expropiaciones de tierras que afectaron a los propietarios kurdos de 335 pueblos que entonces albergaban a más de 150.000 personas.

El proyecto del «Cinturón Árabe» constituye una flagrante violación de la constitución siria permanente de 1973, bajo la cual se implementó el grueso del proyecto, que establece en su artículo 15 que

La propiedad privada no podrá ser suprimida salvo

  • En el interés público mediante un decreto;
  • A cambio de una indemnización justa;

Sin embargo, ninguna de las dos condiciones se cumplió durante la ejecución del proyecto del «Cinturón Árabe».

La expropiación se hizo en beneficio de otros ciudadanos sirios, que sólo se diferenciaban por la lengua y el nacionalismo. Así pues, las expropiaciones vulneraron el principio de igualdad entre los ciudadanos en cuanto a derechos y deberes salvaguardado por el artículo 25 de la Constitución permanente de 1973, favoreciendo a los árabes cuyas tierras fueron inundadas por el agua de la presa del Éufrates en detrimento de los propietarios kurdos.

Estas expropiaciones tampoco respetaron el artículo 771 del Código Civil sirio, que afirma que nadie puede ser privado de su propiedad salvo en los casos determinados por la ley y a cambio de una justa indemnización.

3. La Ley de Expropiación nº 20 de 198

La expropiación es el acto de los ministerios, administraciones, instituciones públicas, organismos administrativos y entidades del sector público que reclaman bienes inmuebles privados -los que han sido construidos y los que no- para realizar proyectos de beneficio público, tal y como estipula el Decreto Legislativo nº 20 de 1983. Aprovechando el decreto, las autoridades sirias calificaron de proyectos de beneficio público las instalaciones afiliadas al Partido Baas Socialista Árabe. La medida de expropiación se lleva a cabo mediante un decreto emitido por recomendación del ministro correspondiente, que incluye una declaración de la presencia de beneficio público. El decreto de expropiación será definitivo y no se aceptará ningún método de recurso o revisión.

La entidad expropiante enviará una copia del decreto de expropiación a las autoridades relativas para marcar la propiedad como objeto de expropiación en el certificado del catastro. Se prohíbe a las autoridades administrativas y a los departamentos inmobiliarios, como la Dirección de Intereses Inmobiliarios, desde el momento en que se les notifica el decreto de expropiación, realizar cualquier transacción relacionada con la propiedad sujeta a este decreto. Dichas transacciones incluyen la morcelación o la fusión de bienes inmuebles, o el permiso de construcción. Asimismo, se prohíbe al propietario del bien expropiado, a partir de la fecha de señalización del bien como objeto de expropiación, modificar las características definitorias del bien expropiado. Cualquier cambio de este tipo, posterior a la fecha de señalización, no se tendría en cuenta a la hora de calcular la indemnización.

La entidad expropiante emite una decisión definitiva para constituir una comisión previa. La comisión se constituye para evaluar el valor de los bienes inmuebles expropiados antes de la fecha del decreto de expropiación. Los propietarios y titulares de derechos tienen derecho a oponerse a la evaluación y al valor determinado por la comisión. Las objeciones de los propietarios son examinadas por un Comité de Reconsideración formado por una decisión final del jefe de la Oficina Ejecutiva de la Diputación Provincial, dentro de cuyos límites se encuentra el bien inmueble expropiado. Las decisiones del Comité de Reconsideración también son definitivas y no están sujetas a ningún método de recurso o revisión.

En particular, las decisiones relacionadas con la formación de comités son emitidas por la propia entidad expropiante, y esas decisiones son definitivas y no están sujetas a ningún método de revisión. Además, las decisiones del Comité de Reconsideración relativas a la indemnización por expropiación también son definitivas. La irrevocabilidad de las decisiones valida la creencia de que el objetivo de estas leyes y prácticas nunca fue lograr el beneficio público, y que estas medidas están lejos del concepto de justicia, especialmente en lo que respecta a la cuestión de la indemnización. La mencionada ley fundamenta todo lo que está a favor de la entidad expropiante y sus intereses, dejando a los propietarios las migajas -indemnización por expropiación- que serán determinadas por la propia entidad expropiante.

El artículo 35 de la Ley 20 de 1983 corrobora las injusticias facilitadas por la ley:

  1. Si un inmueble es expropiado por utilidad pública, y es efectivamente designado para tal fin, y luego esa utilidad pública deja de ser aplicable a los bienes expropiados, ese inmueble pasa a ser considerado propiedad del Estado y se inscribe en el registro inmobiliario, a nombre de la entidad pública expropiante con base en una decisión de la entidad que primero expropió el o los inmuebles por utilidad pública. La entidad a cuyo nombre se ha inscrito el inmueble tiene derecho a aplicar a los bienes todo acto de enajenación.
  2. Si el bien expropiado era originalmente un terreno agrícola y el beneficio público ya no se aplica, y si este terreno agrícola sigue siendo válido para la inversión cuando la entidad expropiante decide enajenarlo con la venta, de acuerdo con el apartado uno de este artículo, los antiguos propietarios, a los que se expropió el terreno, tienen la prioridad para comprar el terreno si aceptan el precio determinado por la entidad expropiante.»

En virtud de la sentencia jurídica que declara claramente que «una vez que la razón de una prohibición ya no es válida; la prohibición debe ser eliminada», una vez que el beneficio público ya no es aplicable, el propietario de una propiedad expropiada debe tener derecho a reclamar su propiedad y la situación debe volver a la etapa anterior al decreto de expropiación. Sin embargo, la ley va en contra de la sentencia, ya que aunque el motivo de la prohibición ya no sea válido -el beneficio público-; la prohibición debe ser eliminada -la prohibición de los derechos del propietario sobre la propiedad-, los bienes inmuebles se consideran propiedad exclusiva del Estado, como se indica en el artículo mencionado. En consecuencia, si la tierra es agrícola, el propietario de la misma tiene prioridad para comprar su inmueble que originalmente poseía, pero al precio que determine la entidad expropiadora. ¡La entidad expropiante determina la indemnización por apropiación, así como el precio cuando decide vender!

4. Ley de recuperación de tierras agrícolas

La recuperación, tal como se define en la Ley de Recuperación de Tierras Agrícolas promulgada por el Decreto Nº 29 de 2012 que derogó la Ley Nº 3 de 1984, es «el conjunto de obras destinadas a preparar las tierras y hacerlas más aptas para el cultivo de regadío.» El Ministro de Riego, de acuerdo con el Ministro de Agricultura y Reforma Agraria -tras consultar con el Sindicato General de Agricultores y la Oficina Ejecutiva de la Diputación Provincial- emite una declaración en la que declara que existe un beneficio público en la recuperación de tierras en cualquier zona de Siria. A continuación, la Dirección de Intereses Inmobiliarios coloca un gravamen de equidad en los registros, catastros, registros y contratos de los bienes inmuebles objeto de reclamación tan pronto como se le informa de la decisión, declarando que estas propiedades son objeto de reclamación. La entidad de recuperación tiene derecho a embargar los bienes inmuebles de la zona de recuperación e iniciar las actividades de recuperación a partir de la fecha especificada por la decisión del ministro.

A partir de la fecha especificada por la decisión del ministro por la que se anuncian las medidas de recuperación, se prohíbe a los propietarios de la propiedad objeto de la recuperación realizar cualquier cambio en las características definitorias del terreno o en las instalaciones construidas en él, o realizar cualquier inversión en terrenos agrícolas, excepto para cosechar los cultivos agrícolas existentes o lo que permita la autoridad pública que emprenda o supervise la recuperación. Los costes de la recuperación de las tierras de regadío se recuperarán de los propietarios, de los beneficiarios y de todas las partes a las que se hayan asignado las tierras de regadío recuperadas en los proyectos de recuperación.

Una vez finalizados los trabajos de recuperación, el Comité de Distribución de Tierras Recuperadas distribuye estas tierras a los titulares de derechos. Sin embargo, antes de la distribución, el comité se queda con parte de las tierras recuperadas, con el pretexto del beneficio público, sin pagar a los propietarios originales ninguna compensación. El comité concede a los beneficiarios parcelas que no superan las 16 hectáreas. Las parcelas recuperadas en exceso son propiedad del Estado y se inscriben a su nombre en el registro de la propiedad. Quienes se consideren perjudicados por la decisión del comité de distribución tienen derecho a recurrir esta decisión, en un plazo de 30 días a partir de la fecha de anuncio de la decisión, ante el propio comité, que decide sobre el asunto, emitiendo una decisión final no negociable.

Una vez que a los titulares de los derechos se les conceden las tierras recuperadas tras el procedimiento mencionado, se les prohíbe modificar las características definitorias de las tierras recuperadas de regadío o las instalaciones construidas en ellas, así como construir cualquier edificio o instalación que infrinja la legislación vigente. En particular, el Decreto nº 29 de 2012 sobre la recuperación de tierras agrícolas ha anulado la frase que permite tales actividades tras obtener la aprobación escrita de la autoridad que supervisa la inversión, que figuraba en la derogada Ley nº 3 de 1984.

Se puede detectar un vínculo evidente entre la ley comentada en el párrafo anterior y la Ley de Reforma Agraria nº 161. Las dos leyes se entrecruzan cuando se trata de la expropiación de las propiedades de los ciudadanos con el pretexto de reformarlas y luego registrar estas propiedades a nombre del Estado. Las dos leyes tienen otras similitudes, ya que ambas han puesto un límite a la propiedad. La ley de recuperación de tierras determinó 16 hectáreas como el máximo admisible de propiedad de tierras recuperadas, mientras que la ley 161 fijó el límite máximo de acuerdo con los criterios enumerados anteriormente en el documento.

Nuestro argumento -que el Estado tiene la intención de expropiar bienes inmuebles privados, ni para reformar puramente ni para reclamar tierras- se pone de manifiesto en el hecho de que los comités de distribución están formados por nueve miembros, todos ellos representantes de las administraciones e instituciones del Estado, y sólo hay un representante del Sindicato de Agricultores entre ellos. Es de dominio público entre los sirios que los sindicatos y las asociaciones profesionales en Siria fueron y siguen siendo las herramientas obedientes de los sucesivos gobiernos sirios. Además, suponiendo, por el bien del argumento, que esta única voz -el representante del sindicato de agricultores- esté a favor del propietario agraviado, esta voz no cambiará nada mientras los otros ocho sean representantes de la parte más poderosa: el Estado. Además, las decisiones de estos comités no son recurribles ante ningún órgano judicial, sino que son objeto de reclamación ante los propios comités, que deciden sobre el agravio mediante una decisión definitiva. Por lo tanto, podemos inferir que el Estado, en todas las disposiciones y artículos de esta ley, se ha posicionado como adversario y árbitro al mismo tiempo.

5. Licencias (Permisos de Seguridad)

La licencia es el permiso de seguridad que un ciudadano sirio debe obtener de los servicios de seguridad sirios para comprar un bien inmueble o establecer un derecho real sobre dicho bien en las regiones fronterizas. Sin este permiso, cualquier acto de enajenación de la propiedad inmobiliaria se considera inválido y no produce ningún efecto legal.

Las leyes y decretos que estipulan dichas licencias son numerosos. Probablemente, el primer decreto que obligó al ciudadano sirio a obtener la licencia como requisito previo para reclamar la propiedad de bienes inmuebles en las zonas fronterizas es el Decreto nº 193 de 1952, que se remonta al período posterior al final del Mandato francés en Siria y que fue modificado por la Ley nº 41 de 2004, que posteriormente fue modificada por el Decreto nº 49 de 2008, que será modificado por el Decreto nº 43 de 2011.

Cada uno de los decretos o leyes que mencionamos difiere en cuanto a los tipos de bienes inmuebles que están sujetos al requisito previo de la licencia mencionada. Algunos de estos permisos pertenecerían sólo a los inmuebles fronterizos ubicados fuera de las áreas de zonificación; otros pertenecen a todos los tipos de inmuebles, excepto los construidos y ubicados dentro de las áreas de zonificación; otros cubrían todos los tipos de inmuebles, ya sea dentro o fuera de las áreas de zonificación, construidos o no. Los decretos que cubren los tres tipos de inmuebles obligaban a los propietarios a obtener el permiso a lo largo del caso de propiedad, excepto el Decreto 49 de 2008. El Decreto 49 exigía la obtención del permiso antes de registrar el caso. Además, las zonas adyacentes a las fronteras sirio-turcas, con una profundidad de 25 km, así como la totalidad de las provincias de al-Hasakah y Quneitra se consideraban zonas fronterizas.

En la práctica, el objetivo de establecer esta condición para proceder a las operaciones de venta de bienes inmuebles o establecer cualquier derecho real sobre ellos en las zonas objetivo era privar al ciudadano kurdo de la propiedad en las zonas adyacentes a la frontera turco-siria, así como en toda la provincia de al-Hasakah, ya que era prácticamente imposible para los kurdos de Siria obtener dicha licencia. Cabe destacar que la obtención de la licencia no supuso el mismo reto para los miembros de otros componentes étnicos, que en algunos casos tuvieron que esperar un poco más y pagar sobornos para acelerar el proceso. A diferencia de la provincia de al-Hasakah, con mayoría de población kurda, en la provincia de Quneitra, considerada zona fronteriza por su proximidad a Israel, los propietarios no tuvieron dificultades para obtener la licencia.

La estipulación de la licencia, así como el hecho de negar a los solicitantes el derecho a protestar cuando no se les proporciona esta licencia por parte de las autoridades de seguridad -que someten a las personas a estrictas formas de vigilancia-, se considera una violación de las normas jurídicas más simples que conceden a una persona el derecho a recurrir al poder judicial competente para eliminar la injusticia que se le inflige por cualquier parte. Por lo tanto, esta medida es una violación del principio de la inviolabilidad del derecho de defensa que se considera uno de los derechos humanos sagrados e inherentes y no puede ser violado porque constituye el pilar principal de un juicio justo y el criterio más importante para el estado de derecho. Este derecho está establecido en el artículo 51 de la Constitución siria y en numerosos pactos y cartas internacionales.

6. Leyes de planificación y desarrollo urbano

Se aprobó una gran cantidad de leyes que abordaban la zonificación, la urbanización de las ciudades y el desarrollo inmobiliario. En 1974 se aprobó la Ley nº 9, titulada Ley de Zonificación y Urbanización de Ciudades. En 1979 se aprobó la Ley nº 60, titulada Ley de Urbanización, que fue modificada por la Ley nº 26 de 2000. Estas tres leyes fueron derogadas por la Ley de Planificación y Desarrollo Urbano nº 23 de 2015. En 2008, se aprobó la Ley nº 15 de Desarrollo e Inversión Inmobiliaria. En 2018, se emitió la notoria Ley Nº 10 que modifica el Decreto Nº 66 de 2012.

Las leyes y decretos dedicados a la planificación y urbanización desde 1974 son evidentemente varias. Estas legislaciones se pusieron en marcha para dividir y organizar las tierras con la intención de construir edificios y equipamientos públicos en ellas, y preparar el terreno para la construcción de acuerdo con los planes de zonificación generales y detallados de todos los planes de zonificación aprobados. Sin embargo, en realidad, estas legislaciones, al igual que todas las leyes comentadas anteriormente, tenían como objetivo apoderarse de los bienes inmuebles de los ciudadanos o de parte de ellos, sin compensación o a cambio de una compensación injusta.

La Ley de Zonificación y Urbanización de Ciudades promulgada por la Ley nº 9 de 1974, por ejemplo, preveía la deducción de hasta la mitad de los terrenos de propiedad privada de forma gratuita sin ninguna compensación al propietario, si los planes de zonificación general y detallada así lo exigían. Además, si la entidad administrativa en cuestión decidiera expropiar más de la mitad, tiene derecho a hacerlo. En los casos de expropiación por encima de la mitad, la entidad administrativa debe pagar al propietario una indemnización equivalente al valor de la superficie excedente expropiada. El valor se determina de acuerdo con las disposiciones del artículo 3 de la Ley de Expropiación y la Ley de Desarrollo e Inversión Inmobiliaria nº 15 de 2008. La Ley de Desarrollo e Inversión Inmobiliaria tiene como objetivo regular el desarrollo inmobiliario y fomentar la inversión en este campo. Además, la ley facilita el establecimiento de áreas de desarrollo inmobiliario dentro y fuera de los planes de zonificación. En virtud de esta ley, el gobierno proporcionó bienes inmuebles para áreas de desarrollo mediante expropiación, de acuerdo con la Ley de Expropiación nº 20 de 1983, y la Ley de Planificación y Desarrollo Urbano nº 23 de 2015, que autorizó a las autoridades administrativas a expropiar y reclamar la propiedad de bienes inmuebles en caso de que contengan edificios sin licencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies