El poder del odio: un repaso a la actualidad semanal

MedyaNews – Sarah Glynn – 10 septiembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid


El martes pasado hace 67 años, la comunidad griega de Estambul se vio enfrentada a turbas violentas y furiosas después de que se difundiera la noticia de que los griegos habían bombardeado el consulado turco en Salónica, dañando el lugar de nacimiento adyacente de Mustafa Kemal «Atatürk». Se cree que esa noche murieron más de 30 personas, y muchas más resultaron brutalmente heridas. Los alborotadores atacaron casas, negocios y edificios religiosos griegos; y también, por si acaso, los de armenios y judíos.

Hace 67 años, el martes pasado, la comunidad griega de Estambul se enfrentó a turbas violentas y furiosas después de que se difundiera la noticia de que los griegos habían bombardeado el consulado turco en Salónica, dañando el lugar de nacimiento adyacente de Mustafa Kemal «Atatürk». Se cree que esa noche murieron más de 30 personas, y muchas más resultaron brutalmente heridas. Los alborotadores atacaron casas, negocios y edificios religiosos griegos, y también, por si acaso, los de armenios y judíos.

Se trata de un pogromo planificado, que forma parte de una larga historia de ataques contra la minoría griega de Turquía que se remonta al inicio de la república. La bomba fue colocada por un agente turco; se difundió un relato sensacionalista del atentado a través de un periódico que apoya al gobierno, que organizó su impresión y circulación a gran escala; se trajo a Estambul a miles de alborotadores desde otras zonas y se les proporcionó herramientas para llevar a cabo su destrucción; y la policía se mantuvo al margen mientras atacaban.

La política del odio es una de las tácticas favoritas de los gobiernos despóticos y, aunque esto se reconoce desde hace tiempo, se pone en juego una y otra vez. Convierte el anhelo positivo de la humanidad por la comunidad en una antipatía negativa hacia los «forasteros» para que la gente no sea consciente de su propia explotación y para fragmentar la posible oposición a los que están en el poder. En compensación, la gente recibe un falso orgullo y un chivo expiatorio al que culpar de sus problemas. El Estado turco se basa en el nacionalismo étnico, y los gobiernos turcos de todos los partidos siempre han promovido los prejuicios contra las minorías; sin embargo, no son los únicos que fomentan el odio.

El imperio británico tiene un largo historial de prejuicios, y también se afirma que, antes del pogromo de Estambul, el gobierno británico alentó deliberadamente a Turquía en sus sentimientos antigriegos para contrarrestar los planes griegos de un referéndum patrocinado por la ONU sobre el futuro de Chipre, que los británicos querían mantener bajo su propio control.

Entonces, como ahora, el pueblo turco sufría un fracaso económico, por lo que el pogromo también sirvió para que la ira popular encontrara una salida. Los paralelismos con los escenarios políticos actuales incluyen incluso una respuesta estadounidense que intentó, en aras de las relaciones con una Turquía estratégicamente situada, equiparar a las víctimas y a los autores, con el envío de cartas casi idénticas a los primeros ministros de Atenas y de Ankara.

Amenazar a Grecia

El gobierno turco actual intenta de nuevo reforzar su apoyo popular uniendo a una población económicamente maltratada contra Grecia, no tanto los griegos de Turquía, donde la población griega se reduce ahora a unos pocos miles, sino la propia Grecia. Turquía nunca se ha reconciliado con la pérdida de control sobre las islas griegas en la desintegración del Imperio otomano, acordada en el Tratado de Lausana de 1923. Existen complicados argumentos jurídicos sobre la interpretación de este tratado y de los posteriores, pero lo más importante es el sentimiento de derecho histórico. Reclamar derechos históricos de esta manera plantea cuestiones sobre por qué un momento histórico debe ser privilegiado sobre otro -si nos remontamos más atrás, todo esto era Bizancio- y abren la puerta a guerras interminables.

El valor de las islas se ve enormemente reforzado por el acceso que dan a las aguas circundantes y a la riqueza mineral que hay debajo. En los últimos años se han producido alarmantes tensiones y enfrentamientos entre Turquía y Grecia por los derechos de exploración de gas en el Mediterráneo oriental, y ha habido numerosas reclamaciones y contrademandas sobre la violación del espacio aéreo. Además, el gobierno turco está enfadado porque Grecia ha estado presionando a Estados Unidos para que no venda aviones de combate F-16 a Turquía.

El presidente Erdoğan ha llevado su retórica belicosa hacia Grecia a un nuevo nivel. Hablando en un espectáculo aéreo el pasado sábado, amenazó con que si Grecia no retiraba todos los militares de las islas «podemos bajar de repente una noche.» Esta frase, que repitió más tarde ese mismo día, es la misma que ha utilizado muchas veces para amenazar con una inminente invasión del norte de Siria, y que utilizó en 2017 para amenazar a la región del Kurdistán de Irak cuando celebraron un referéndum de independencia. Nazlan Ertan recuerda, en Al-Monitor, que la frase se originó en un poema de amor, pero luego se utilizó para referirse a la intervención de Turquía en Chipre en 1974.

Erdoğan también dijo a los griegos: «No olvidéis Esmirna». La reconquista de Esmirna (Smyrna en griego) selló la victoria de Turquía en la guerra greco-turca de 1919-1922; pero, de todas las atrocidades cometidas en la guerra, la peor fue el incendio de esa ciudad, que se produjo cuatro días después. La población era entonces mitad griega, y las tropas turcas incendiaron los barrios griegos y armenios, causando la muerte de decenas de miles de personas. Decenas de miles más fueron deportados a campos de trabajo y a una probable muerte, y la mayor parte del resto de la población griega y armenia fue evacuada como refugiados.

Mientras que las declaraciones de Erdoğan están claramente diseñadas para apelar a un público interno y recuperar su apoyo de lixiviación, el portavoz de la Unión Europea comentó que «los continuos comentarios hostiles de los líderes políticos de Turquía contra Grecia y el pueblo griego plantean serias preocupaciones».

Opresión a los presos kurdos

Los kurdos, que representan entre 1/5 y 1/4 de la población de Turquía, son objeto de otro tipo de odio. Como musulmanes, no se les reconoce oficialmente como minoría en absoluto, sino como turcos inferiores a los que hay que obligar a aceptar su condición de turcos. Esto no ha impedido las formas más primitivas de racismo antikurdo.

El maltrato a los ciudadanos kurdos de Turquía es endémico y está dirigido desde arriba. Como en otras sociedades estructuralmente racistas, el racismo turco se ve reforzado por el sistema judicial. Cualquier promoción de los derechos kurdos se criminaliza; un número grande y creciente de kurdos son presos políticos; y el tratamiento de los presos políticos kurdos es cada vez más duro.

Şirin Keskin, encarcelado en Samsun-Bafra, dijo a su padre: «Experimentamos la represión psicológica y las violaciones de derechos a cada momento. Pero eso no es todo. Hay redadas en las celdas, abusos físicos y traslados forzados. Los guardias confiscan nuestros libros, cartas, cuadernos, bolígrafos, notas diarias, diarios y radios. Se ha abierto una investigación contra veinte presos basándose en hechos falsos. La dirección de la prisión quiere impedir que tengamos visitas y que recibamos tratamiento médico. De camino a las celdas de visita y al hospital, nos someten siempre a un trato degradante».

Rojhat Bat, encarcelado, como muchos activistas kurdos, por «pertenencia a una organización terrorista», debía salir en libertad el 26 de agosto. Explica que se le denegó la libertad «con el argumento de que había participado en actividades que en realidad no suponían ningún problema para la administración de la prisión. Estas actividades incluían generalmente el préstamo de libros de la biblioteca, la participación en deportes y actividades sociales, culturales y artísticas y la obtención de certificados de talleres». Anteriormente, Bat había informado a su hermana de que un jefe de los guardias de la prisión le había dicho: «vas a morir aquí. Te mataré; no saldrás vivo de aquí».

Mehmet Emin Özkan, de 83 años, que lleva 27 en la cárcel y padece múltiples afecciones graves, ha sido trasladado de nuevo al hospital. Aunque los informes del hospital han pedido repetidamente su liberación, ésta ha sido denegada. No puede valerse por sí mismo y ha sido atendido por su hijo, recluido en la misma prisión, y por un compañero de celda. Özkan fue condenado sobre la base de testigos que posteriormente se han retractado de su testimonio, y se cree que el asesinato por el que ha sido castigado fue llevado a cabo por el Estado secreto.

Makbule Özer, una anciana de ochenta años gravemente enferma, ha sido autorizada a salir de la cárcel porque no puede atender sus propias necesidades por sí misma, pero sólo después de amplias protestas. Anteriormente, se informó de que el médico oficial que la examinó no pudo comunicarse con ella porque no se le proporcionó ningún intérprete kurdo.

Gökhan Yıldırım, que ha estado en huelga de hambre para exigir un juicio justo, salió finalmente de la cárcel el martes, pero sólo después de que 256 días sin comer pusieran en grave peligro su salud. Y otros presos siguen en huelga de hambre por sus derechos.

El sábado se informó de que otro preso había muerto en circunstancias sospechosas. Engin Korcum, de 35 años, tenía marcas de cuerda alrededor del cuello. A su familia se le dijo que debía llevar el cuerpo directamente a su pueblo para enterrarlo y no pasar por el centro de Dersim, ya que se consideraría propaganda, y se prohibió al jefe del pueblo asistir al funeral.

Mientras tanto, la vigilia por la justicia de Estambul, organizada por las familias de los presos, volvió a ser atacada por la policía, y manifestantes y periodistas fueron golpeados y detenidos.

La detención, la semana pasada, de la diputada del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Semra Güzel, a la que se le levantó la inmunidad parlamentaria en marzo, no sólo fue muy preocupante por ser un ejemplo más de la criminalización de la política kurda y de la negación de la democracia. La Asociación de Derechos Humanos de Turquía ha presentado una denuncia por la forma en que fue detenida y por el vídeo, ampliamente difundido, en el que se ve cómo la policía intenta humillarla esposándola y tirándole del pelo para obligarla a inclinar la cabeza. Su denuncia dice: «La difusión de estas imágenes, que contienen numerosas infracciones penales, constituye también un delito de incitación al odio y a la hostilidad». Y comentan: «La publicación de dichas imágenes pretende normalizar los actos de tortura y malos tratos y proporciona impunidad a los funcionarios que cometieron el delito. Es bien sabido que el factor que impulsa la continuación de las graves violaciones de los derechos humanos es la impunidad. Los autores pueden estar seguros de que no serán llevados ante la justicia y castigados».

Jugar la carta de los refugiados, y otros prejuicios

Mientras se depositan muchas esperanzas en las elecciones turcas, que deben celebrarse el próximo mes de junio, todos los partidos, salvo el HDP y los pequeños partidos de izquierda, compiten en jugar la carta populista racista. Los kurdos han sido atacados bajo todos los gobiernos turcos; y, hoy, estos partidos racistas también se jactan de la línea dura que adoptarán contra los refugiados sirios.

El principal beneficiario de la caída del apoyo al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) ha sido el partido nacionalista de derechas Iny, que ocupa el tercer lugar en términos de apoyo popular y forma parte de la principal alianza de la oposición, en la que el mayor partido es el Partido Popular Republicano (CHP). Esta semana, la líder del Partido ISI, Meral Aksener, anunció un plan de acción que despojaría a los refugiados sirios de sus beneficios e incluso les negaría el acceso a parques y playas. Aksener afirmó que Turquía se ha convertido en un «almacén de inmigrantes» y «casi un vertedero» para la Europa reacia a la inmigración, y prometió que, para septiembre de 2026, todos los sirios serían devueltos a Siria. También en su plan, los inmigrantes ilegales serían puestos en campos de concentración antes de ser devueltos.

Esta retórica alimenta un racismo antisirio cada vez más violento. El lunes pasado, Fares Mohammed Al-Ali, un refugiado sirio de diecisiete años que acababa de conseguir una plaza en la facultad de medicina, fue apuñalado hasta la muerte en la calle en Antakya.

Los miembros del principal partido de la oposición, el CHP, han sido igualmente duros, especialmente el alcalde de Bolu. El alcalde de Estambul, Ekrem İmamoğlu, ha respondido a las afirmaciones de inspiración política del ministro del Interior de que el municipio emplea a sospechosos de terrorismo, no defendiendo a sus trabajadores, sino despidiéndolos. Los trabajadores despedidos llevan ya seis semanas de protestas, y se han reunido con organizaciones de derechos humanos, abogados y sindicatos. Un trabajador recién despedido, Durmuş Savaş, ha explicado que fue despedido de su trabajo de limpieza en base a una demanda de 1997 que, a pesar de las horas de tortura y los nueve meses de prisión preventiva, nunca fue llevada a juicio. También recuerda cómo él y otras personas pasaron días y noches vigilando las urnas para garantizar que İmamoğlu no fuera engañado en su victoria electoral.

En respuesta a la sugerencia de Gursel Tekin, del CHP, de que el HDP podría recibir ministerios en un futuro gobierno, Aksener, líder del Partido de la Izquierda Independiente, ha dejado claro su antagonismo con respecto a cualquier forma de asociación con el HDP, en contra del enfoque más conciliador defendido por el líder del CHP, Kemal Kılıçdaroğlu, y dificultando que los partidarios del HDP confíen en la principal alianza de la oposición, para alegría del AKP en el poder.

Atacar a los kurdos al otro lado de la frontera

Ninguno de los principales partidos de la oposición se ha atrevido a criticar las invasiones y los continuos ataques de Turquía en Siria, cuyo objetivo principal es acabar con cualquier forma de autonomía kurda, así como el engrandecimiento turco. Las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) han dado a conocer una larga lista de ataques llevados a cabo por Turquía en agosto, todos ellos a pesar del alto el fuego de 2019.

Los ataques turcos a la región del Kurdistán de Irak también han sido llevados a cabo por diferentes gobiernos, aunque generalmente no con la ferocidad con la que se están llevando a cabo hoy. Aunque estos ataques tienen como objetivo aparente la destrucción de las bases del PKK, Turquía ha aprovechado la oportunidad para establecer una extensa red militar. Kurdistan Watch afirma que Turquía tiene ahora 53 puestos de avanzada y bases, y 35 puntos de observación más pequeños, y que la lista incluye nueve grandes bases militares, cuatro de ellas construidas este año. Esta enorme presencia militar, y los constantes ataques, restringen el margen de maniobra del PKK, pero la guerra no está proporcionando al gobierno turco la victoria electoral que ansía. Los contraataques del PKK están causando bajas y destruyendo equipos militares. La guerra también supone un gran coste financiero para la asediada economía turca. Se ha calculado que, en general, e incluyendo la consiguiente reducción de los ingresos procedentes de la inversión internacional, los cuarenta años de guerra de Turquía contra los kurdos han costado al país billones de dólares. Pero, el CHP y el Partido İYİ, y todos los partidos del principal bloque de la oposición, apoyan la guerra contra los kurdos, y es poco probable que cuestionen este gasto.

Los ataques de Turquía contra el PKK cuentan con la ayuda del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), que domina el Gobierno Regional del Kurdistán. El PDK no es antikurdo, pero ha vinculado su propia fortuna política al Estado turco, y tampoco da cuartel a nadie de la izquierda política. Por lo general, el PDK evita los enfrentamientos directos con el PKK, ya que no les gusta que se les vea luchando contra otros kurdos, pero, el lunes, un grupo de cinco guerrilleros del PKK fue atacado por un avión de reconocimiento turco, matando a tres e hiriendo a los otros dos. Poco después, las fuerzas del PDK llegaron al lugar, y los dos guerrilleros heridos no han sido vistos desde entonces. El PKK teme que se trate de un ataque coordinado, y ha exigido el regreso de sus combatientes.

Criminalización de la homosexualidad

El sistema patriarcal de la región del Kurdistán iraquí se nutre de la limitación de los derechos de las mujeres, y también de los derechos de la comunidad LGBT+. Un nuevo proyecto de ley presentado en el Parlamento Regional del Kurdistán, con el apoyo de todos los partidos, planea criminalizar la actividad homosexual y toda promoción de las cuestiones LGBT+. Sus objetivos incluirán a los políticos que apoyen los derechos LGBT+ y a los periodistas que escriban sobre ellos.

Este prejuicio se apoya en la moral islámica tradicional, al igual que las normas aún más draconianas contra la homosexualidad en Irán. La organización iraní de derechos humanos Hengaw informa de que los activistas LGBT, Zahra Sediqi Hamedani, de 31 años, y Elham Chubdar, de 24, fueron condenados a muerte por el Tribunal Revolucionario de Urmia por «Corrupción en la Tierra» al «promover la homosexualidad». Hengaw señala que a Hamedani, que fue detenida cuando se dirigía a Turquía, no se le permitió acceder a un abogado.

El «califato» del odio

ISIS ha creado el epítome de un régimen construido sobre el odio. Esta semana, los servicios de seguridad de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria han continuado su barrido del vasto campo de detención de Al Hol, que alberga a personas sospechosas de simpatizar con ISIS. Muchos de los internos del campo están decididos a organizar la vida allí según las reglas de ISIS, y la Administración simplemente no tiene los recursos para contenerlos. Este barrido de seguridad ha descubierto más ejemplos de la brutalidad de ISIS. Los agentes de seguridad descubrieron a una chica yazidí -de sólo 18 años- que fue capturada y vendida como esclava sexual cuando era una niña, y que pasó de un combatiente de ISIS a otro. Cuando llegó a Al Hol, su marido de ISIS fue encarcelado, y ella se quedó con sus otras esposas. En el barrido se encontraron cuatro mujeres encadenadas con marcas de tortura, y aulas en las que se enseñaba a otra generación a odiar a todo aquel que no compartiera su particular forma de fascismo. (No compartiré los enlaces de los vídeos, estas mujeres necesitan privacidad).

Registrar el campo es un trabajo peligroso. Dos combatientes de las Fuerzas de Autodefensa que apoyaban la operación murieron cuando descubrieron una célula de ISIS formada por dos mujeres y cinco hombres disfrazados con ropa de mujer. Uno de los hombres de ISIS también murió cuando intentaba escapar. El barrido de seguridad también ha capturado a dos iraquíes que han hablado de casas de huéspedes especiales para ISIS en Turquía, y de combatientes de ISIS tratados en hospitales turcos. Los prejuicios del gobierno turco pueden alinearse cómodamente con ISIS, especialmente cuando se trata del odio a los kurdos.

A pesar de todas las pruebas del apoyo turco a ISIS, Erdoğan sigue afirmando que Turquía es el único país que está proporcionando a ISIS una oposición seria. El jueves, anunció la captura de una importante figura de ISIS. Las SDF afirman que el hombre capturado había estado bajo protección turca, y que Erdoğan temía que fuera asesinado como los anteriores líderes de ISIS, que fueron encontrados en tierras ocupadas por Turquía.

Aunque ISIS ha llevado a cabo crueldades indescriptibles, no es ni mucho menos el único que construye su poder a través del odio. Y los combatientes de ISIS que se ven impulsados, por el odio, a hacer cosas malas no son intrínsecamente malos. Pero, si queremos contrarrestar las fuerzas que actualmente controlan nuestro mundo, debemos ser conscientes de cómo esas fuerzas utilizan el odio para consolidar su poder y dividir a quienes se oponen a ellas.


Sarah Glynn es escritora y activista - consulta su sitio web y síguela en Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies