El mundo podría estar dirigiéndose hacia un noviembre sangriento y una era aún más sangrienta

Artículo original: Telos Press

Autor: Saladdin Ahmed es el autor de Totalitarian Space and the Destruction of Aura (SUNY Press, 2019). Actualmente es profesor asistente de teoría política en el Union College.

A medida que el mundo se centra cada vez más en la segunda ola de coronavirus y en las elecciones americanas, los mercenarios y el ejército de Erdoğan muy probablemente invadirán de nuevo el norte de Siria en los próximos días y semanas.

Erdoğan sabe que ninguna potencia regional o mundial lo desafiará seriamente si ocupa el resto del norte de Siria, también conocido como Rojava. Durante los últimos cuatro años, ha aprovechado todas las oportunidades para ejecutar su empresa neo-otomana. Ha reclutado abiertamente a yihadistas y ocupado tres zonas estratégicas en Rojava. Como los kurdos sirios siguen siendo el obstáculo más obstinado para su expansión regional hacia el sur, ha dejado muy claras sus intenciones de eliminar la administración semiautónoma del norte de Siria.

A la administración Trump le preocupa poco la situación en Siria. Desestimando el firme consejo de los funcionarios del Pentágono, Trump ha cedido a las demandas de Erdoğan en el norte de Siria más de una vez. Erdoğan obtuvo la aprobación implícita de Trump para atacar a los kurdos sirios hace aproximadamente un año, durante una dudosa llamada telefónica entre los dos líderes. Dado que las cosas podrían cambiar bajo la administración de Biden, es seguro suponer que el oportunista Erdoğan ya ha planeado un ataque devastador para acabar con esta entidad secular, semiautónoma y multiétnica de Rojava.

Sabiendo que durante las próximas semanas es muy poco probable que la administración estadounidense se arriesgue a un enfrentamiento serio con Turquía, Erdoğan tiene muy poco de qué preocuparse si decide enviar a sus mercenarios yihadistas al resto de Rojava. Los líderes europeos se cuidan de no criticarlo, ya que sigue chantajeándolos con la amenaza de “inundar” Europa con refugiados. Además, la disminución de la agresión contra Grecia y Chipre no debe interpretarse como un olvido de la solidaridad europea con los griegos. Sólo está coordinando otros movimientos expansionistas, y su rabia contra Europa no ha hecho más que aumentar.

A diferencia de hace 100 años, hoy en día es el liderazgo turco el que ve a Europa como el “enfermo” moribundo. También, al contrario de cuando el Imperio Otomano estaba en su lecho de muerte y el zar invitó a los embajadores europeos a hacer “arreglos”, hoy Rusia está haciendo arreglos con Turquía para el funeral de Europa.

Putin y Erdoğan se han acostumbrado a hacer tratos al viejo estilo imperial, en el que los emperadores toman las decisiones importantes en las relaciones internacionales. En el siglo XIX, dos emperadores se reunían en un lujoso complejo turístico para intercambiar algunos territorios, junto con poblaciones enteras, en cuestión de horas, tras lo cual podían disfrutar del resto del día cazando gansos, por ejemplo, y, por supuesto, intercambiando cumplidos más personales en una comida imperial. Ya sea en Siria, Libia o incluso en el Cáucaso, Putin y Erdoğan se han encontrado como socios confiables, pasándose mutuamente rápidos tratos personales mientras que otros líderes políticos se ven abrumados por interminables crisis -democráticas y no democráticas, parlamentarias y antiparlamentarias, regionales y mundiales, políticas y económicas, y muchas más.

En enero de 2018, Putin ordenó a sus soldados que se hicieran a un lado, permitiendo que los yihadistas y el ejército de Erdoğan se hicieran cargo de Afrin después de que Erdoğan hubiera retirado sus unidades y mercenarios del ejército de Alepo. De manera similar, Al-Hasakah es el premio de Erdoğan por entregar Idlib al ejército sirio, aliado de Rusia. Además de los campos de petróleo, Al-Hasakah conlleva un premio de valor único que puede resultar esencial para los futuros planes expansionistas de Erdoğan: Los prisioneros de ISIS y sus familias en el campo de Al-Hawl, que ha estado bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias, son, para Erdoğan, los recursos humanos (yihadistas) necesarios para impulsar a sus mercenarios, ahora y a largo plazo. En pocas palabras, para los planes neo-otomanos de Erdoğan, los niños y hombres del campamento de Al-Hawl son la población más numerosa de yihadistas, el equivalente de los antiguos janisarios otomanos. Con estos nuevos reclutas a su disposición, Erdoğan pronto se volverá hacia Europa para tomar su larga y debida venganza, alimentada por los recientes y viejos sueños del sultanato.

¿Quién más podría interponerse en el camino de Erdoğan para finalmente tragarse su premio Rojava? El régimen iraní ya se ha visto obligado a adoptar una posición defensiva, especialmente ahora que la frontera iraní con Azerbaiyán está a merced de los azerbaiyanos apoyados por Turquía, que tienen una extensión demográfica considerable dentro de Irán. El régimen iraní teme que la alianza pan-turca de Erdoğan pueda tener un mayor atractivo que el islamismo chiíta y el patriotismo iraní entre las minorías turcas dentro de Irán.

Pronto el mundo, desde China hasta España y más allá, se dará cuenta de que los yezidis, los kurdos sirios y los turcos de izquierda no fueron las últimas sino las primeras víctimas del imperialismo neo-otomano. Esta monstruosidad imperialista devora a los más indefensos local y regionalmente y se prepara para hacer lo mismo con el siguiente en la línea de fuerza. Contrariamente a lo que les gusta creer a los partidarios del “choque de civilizaciones”, el auge del islamismo neo-otomano es un desafío internacional y no será derrotado sin la solidaridad internacional ante todo con los que lo han combatido en el Oriente Medio, como los de Rojava y las montañas del Kurdistán.

El fascismo que comienza a movilizarse contra la República Francesa es exactamente el mismo que han combatido los movimientos de liberación desde Baluchistán hasta Darfur y que ha resistido en las calles de Teherán, Bagdad y Estambul. Hoy en día, las principales fronteras anti-islamistas siguen estando en el Oriente Medio y en el norte de África, pero eso está cambiando muy rápidamente.

Las ideologías culturalizadoras que describen el mundo en términos de falsas dicotomías -como Oriente vs. Occidente o musulmán vs. cristiano- junto con la indiferencia política prevaleciente hacia los marginados sólo acelerarán el surgimiento de varias formas de fascismo en todo el mundo, incluyendo el islamismo que es liderado por Erdoğan y Jamenei. Si las cosas continúan así, en algún momento del futuro, algunos historiadores podrían referirse a la actual Rojava como la primera guerra trágicamente perdida que marca el comienzo de una nueva era oscura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies