El dictador visita Rojhilat con promesas de inversión en plena escalada de las protestas

El presidente Ibrahim Raisi dice que las protestas antigubernamentales fueron llevadas a cabo por adversarios de Irán

WSJ – David S. Cloud – 1 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

El presidente de Irán visita la provincia kurda en medio de crecientes disturbios

El presidente Ibrahim Raisi prometió actuar en proyectos de infraestructura y desarrollo en una zona donde Teherán ha llevado a cabo su más dura represión de las protestas antigubernamentales desde septiembre.

El Sr. Raisi habló el jueves en una ceremonia que marcaba la finalización de un proyecto hidráulico y prometió acciones en otras mejoras de infraestructuras en el Kurdistán [Rojhilat], un cambio en las tácticas del gobierno después de los medios violentos utilizados hasta ahora para sofocar la mayor amenaza para la República Islámica en sus cuatro décadas de gobierno.

«Los enemigos quieren detener la marcha del tren del progreso de nuestro país, y esto depende de la voluntad de ustedes, los dirigentes y el pueblo, y el proceso de mejora nunca debe frenarse», dijo en un discurso dirigido a «clérigos y élites» en Sanandaj, la capital de la provincia iraní del Kurdistán, según la nueva agencia de televisión estatal.

El 16 de septiembre se inició un movimiento de protesta en todo el país tras la muerte de Mahsa Amini, de etnia kurda, bajo la custodia de la policía de la moralidad. Las manifestaciones y la respuesta del gobierno han sido especialmente feroces en la región occidental del Kurdistán, de donde procedía Amini y donde la población local se siente desde hace tiempo abandonada por el gobierno.

Esta imagen de un vídeo publicado el 29 de octubre muestra a las fuerzas de seguridad disparando contra la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad del Kurdistán en Sanandaj.
FOTO: -/AGENCE FRANCE-PRESSE/GETTY IMAGES

El Sr. Raisi repitió las afirmaciones de que las protestas habían sido fomentadas por los adversarios de Irán, de quienes dijo que estaban celosos de sus avances en ciencia y tecnología, pero no ofreció ninguna prueba de injerencia extranjera.

«El pueblo de esta provincia no permitirá que los enemigos tengan éxito. Mantendrán a los enemigos sin éxito como hasta ahora», dijo el Sr. Raisi sobre los residentes en la provincia de Kurdistán.

Las protestas comenzaron en Saqqez, la ciudad kurda de Amini, y se extendieron rápidamente a Teherán y otras ciudades del centro de Irán, así como a zonas árabes y baluchis del sur y el sureste del país. Las unidades militares y la fuerza mortífera se han utilizado mucho más en las zonas minoritarias del país, incluido Kurdistán, dicen las organizaciones pro derechos humanos.

Irán también ha llevado a cabo ataques con misiles y drones contra lo que dice son grupos separatistas kurdos en el vecino Irak.

Shelby Holliday, del WSJ, analiza la historia y el simbolismo de tres temas clave que han surgido de las recientes protestas en Irán. Foto compuesta: Noah Friedman

Durante su estancia en Sanandaj, el Sr. Raisi se reunió con las familias de los miembros de las fuerzas de seguridad que murieron en respuesta a las protestas.

«La seguridad es la línea roja de cualquier sociedad y país», dijo a las familias, según la agencia de noticias estatal IRNA. «Tengan la seguridad de que no habrá ningún compromiso en la identificación de los que mataron a sus seres queridos».

No se facilitaron detalles sobre la identidad de los miembros de las fuerzas de seguridad. Desde mediados de noviembre, las fuerzas de seguridad iraníes han utilizado ampliamente munición real para dispersar las protestas en las provincias kurdas, según declaró la semana pasada Amnistía Internacional. El grupo pro derechos humanos dijo que tenía pruebas de que 42 personas fueron asesinadas en Kurdistán en una sola semana el mes pasado.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán disparó contra casas de civiles en las ciudades kurdas de Burkan, Javanroud y Sanandaj, según el grupo de derechos kurdo-iraní Hengaw y Radio Farda, emisora de la oposición financiada por Estados Unidos.

«Los miembros de las minorías étnicas oprimidas de Irán, incluidos los baluchis y los kurdos, se han llevado la peor parte de la feroz represión de las fuerzas de seguridad», ha declarado Amnistía.

Raisi insistió el jueves en que los kurdos iraníes habían resistido las presiones para unirse a las protestas. Un vídeo difundido por la televisión estatal iraní le mostraba visitando una planta de tratamiento de agua en Sanandaj vinculada a la presa de Azad, a 37 millas de distancia, en un proyecto finalizado en noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies