“El continuo aislamiento de Abdullah Öcalan es una vergüenza”

Fuente: Kurdistan Report

Fecha de publicación original: Junio 2021

Clare Baker, portavoz del movimiento sindical Unite the Union en el Reino Unido, en una entrevista con la revista femenina Newaya Jin.
Clare Barker

La campaña “Libertad para Öcalan”, que usted lanzó en nombre de “Unite the Union” en 2016, ha alcanzado ahora una amplia audiencia. Puede darnos algunos detalles sobre la campaña? ¿Cuál es su valoración de los esfuerzos e iniciativas en torno a la campaña?

La campaña fue lanzada oficialmente en 2016 en el Parlamento británico por los dos sindicatos “Unite the Union” (“Unite” para abreviar) y “General, Municipal, Boilermakers and Allied Trade Union” (GMB). Desde entonces, quince sindicatos nacionales, el Congreso de Sindicatos (TUC) y el bufete de abogados sindicalistas Thompsons se han unido a la campaña. Los copresidentes son Simon Dubbins, director de Unite, y la política laborista Christine Blower.

El objetivo de la campaña es principalmente la libertad de Abdullah Öcalan, pero, por supuesto, también hacemos campaña por la paz en la región y la liberación de todos los presos políticos en Turquía. Nuestro trabajo también se dirige contra la invasión de los cantones libres de Rojava y del norte y el este de Siria y aboga por la retirada de las fuerzas de ocupación yihadistas turcas de las zonas kurdas.

En el marco de la campaña se han realizado varios actos de gran repercusión. En particular, cabe mencionar los cuatro siguientes:

  • Nuestra campaña fue el tema internacional de la Gala de Mineros de Durham de 2018 y ha estado anclada allí desde entonces. Es uno de los eventos más antiguos y más grandes de la clase trabajadora dentro del Reino Unido. Como parte de él, tradicionalmente siempre hay una gran manifestación por la ciudad, con los participantes sosteniendo las banderas de sus organizaciones y tocando música de cada rama. La marcha desemboca en una gran plaza donde se celebra un enorme mitin con discursos marcados por la solidaridad política. Suelen participar entre 150.000 y 200.000 personas, lo que significa que también se han informado de nuestra campaña. Ibrahim Dogus1 habló por última vez en la manifestación en nombre de la campaña y muchos de los oradores destacados también hablaron de la necesidad de la liberación del Sr. Öcalan y de la solidaridad con la sociedad kurda.
  • En 2018, también organizamos un evento en el Ayuntamiento de Londres. En ese momento, la Embajada de Turquía trató de impedirlo presionando al alcalde de Londres, Sadiq Khan, y a los secretarios generales de los sindicatos que participaban en la campaña. Todos los secretarios generales escribieron entonces una clara negativa a la embajada, pero al mismo tiempo se ofrecieron a facilitar una reunión en la que se pudiera explicar con calma por qué el movimiento sindical exige la liberación del Sr. Öcalan. Lamentablemente, la embajada no ha respondido a la oferta hasta la fecha.
  • En el segundo mayor evento de la clase trabajadora en el Reino Unido, el Festival de los Mártires de Tolpuddle2, también logramos que nuestra campaña fuera el punto del programa internacional en 2019. De nuevo, participaron unas 100.000 personas. Al igual que en Durham anteriormente, conseguimos introducir y ampliar la campaña y dar a conocer la cultura kurda.
  • En 2019, llevamos a cabo una acción en la conferencia del TUC en la que todos los delegados presentes sostuvieron una foto de Abdullah Öcalan para expresar su solidaridad y apoyo. Aunque se trate de una acción sencilla, no hay que subestimar su importancia y, sobre todo, el efecto que tiene en el movimiento sindical mundial.

Obviamente, la pandemia nos afectó como a muchas otras campañas, por lo que no pudimos seguir creciendo con la misma constancia que antes. No obstante, conseguimos organizar un evento en línea el año pasado, en el que participaron sindicatos de Sudáfrica, Francia, España e Islandia.

Hemos recorrido un largo camino en un tiempo relativamente corto y estamos orgullosos de lo que hemos conseguido hasta ahora con nuestro trabajo. Es muy importante la atención que hemos podido atraer sobre la situación de la sociedad kurda, en relación con la estructura social y política que ha construido, y eso en el contexto del Sr. Öcalan. Sin embargo, por supuesto, aún queda mucho camino por recorrer.

La demanda central de la campaña es la libertad de Abdullah Öcalan, que lleva ya 22 años en prisión. El régimen de Ankara ha endurecido aún más las condiciones de aislamiento, no hay contacto con el Sr. Öcalan, está completamente aislado del mundo. ¿Cómo ve esta política del Estado turco?

La política del primer ministro turco Erdoğan de aislar al Sr. Öcalan no es sólo un intento de aislarlo como persona, sino también un intento de aislar sus ideas y a la gente que se inspira en ellas. Los kurdos, las mujeres, los sindicalistas, los profesores, los periodistas, los partidos de la oposición y la propia paz son objeto de constantes ataques por parte de Ankara. La situación de opresión a la que se enfrentan cada uno de estos grupos mencionados en Turquía y en las esferas de influencia del Estado turco está directamente relacionada con la detención y el aislamiento del Sr. Öcalan.

El aislamiento y las condiciones ilegales del Sr. Öcalan constituyen una forma de tortura y violan los derechos humanos. Sin embargo, instituciones como el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT) han guardado un silencio constante durante 22 años. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿No es el silencio una declaración política?

Existen numerosos intereses geopolíticos que impiden que la comunidad internacional exija responsabilidades al Estado turco por sus violaciones de los derechos humanos, civiles y laborales. Parte de este complejo es que el Estado turco chantajea a la UE con la trágica situación del gran número de refugiados que han huido de la guerra en Siria. El miedo de los Estados miembros de la UE a la llamada crisis de los refugiados les paraliza. Si el país no tuviera una función geopolítica tan importante para ellos, tratarían al Estado turco de otra manera. Por ejemplo, la UE no ha dudado en condenar la situación de Myanmar y Bielorrusia.

Al etiquetar al Movimiento por la Libertad de los Kurdos como organización terrorista, la comunidad internacional ha hecho posible que Erdoğan continúe la guerra contra los kurdos tanto dentro como fuera de sus propias fronteras, en principio sin ninguna restricción.Esto ha permitido que el Estado turco siga comportándose de forma que cause problemas a la propia comunidad internacional. Como ejemplo, podemos mencionar su agresión en Libia, en la guerra entre Azerbaiyán y Armenia, en el norte y el este de Siria, en Irak, contra Grecia y contra las convenciones y tratados internacionales, así como su utilización de antiguos combatientes del IS. Todos estos son problemas para la UE, para la OTAN, para EEUU y para la comunidad internacional en su conjunto. Es una espiral que sólo puede terminar si el Estado turco rinde cuentas y si hay un esfuerzo serio por la paz, incluyendo la liberación del Sr. Öcalan. Su aislamiento es una forma de tortura según las normas establecidas por la ONU. La inactividad de la comunidad internacional la convierte en cómplice de esta tortura.

¿Podría ser una razón el nuevo paradigma de Abdullah Öcalan de “Modernidad Democrática” -basada en la liberación de la mujer-, la alternativa a la Modernidad Capitalista, que se basa en la explotación de la mujer, de los individuos y del trabajo? Me refiero a la unión de los estados en el marco de la continuación del aislamiento y el encarcelamiento.

Los escritos del Sr. Öcalan sobre la liberación de la mujer, que son la inspiración para el nuevo modelo de sociedad en Rojava, están en absoluto contraste con el curso tomado por el gobierno del estado turco. En Turquía, los valores religiosos y conservadores son cada vez más importantes. Los derechos de las mujeres, en particular, están siendo pisoteados. El modelo social de liberación de la mujer y de modernidad democrática que propone Öcalan es, por tanto, una provocación directa a Erdoğan.

La propia existencia de Rojava más allá de las fronteras del Estado turco y el sistema de copresidencia en el sureste de Turquía suponen una amenaza para Ankara, ante la que Erdoğan reacciona agresivamente. Así, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) es atacado y reprimido, y sus copresidentes elegidos son detenidos o exiliados para ser sustituidos por síndicos designados por el gobierno. El norte y el este de Siria están invadidos, ocupados, y se lleva a cabo allí una “limpieza étnica”.

Pero poco a poco vamos escuchando más voces críticas contra el Estado turco. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) exige que el ex copresidente del HDP Selahattin Demirtaş sea puesto en libertad. El tribunal de revisión de Bélgica ha dictaminado oficialmente que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) no es una “organización terrorista”, sino una parte armada en un conflicto similar a una guerra civil, lo que supone automáticamente su reconocimiento en virtud de la Convención de Ginebra. Hace unos días, el Parlamento Europeo pidió al Estado turco que abandonara el norte y el este de Siria. Erdoğan ha respondido a todo esto con la agresión y la continuación de la criminalización de los kurdos y la guerra contra ellos. Volvió a utilizar el reciente artículo de Bloomberg para utilizar la amenaza de los flujos de refugiados. De esta manera, quería obligar a la UE a equiparar a los kurdos de Siria con el PKK y así etiquetarlos como terroristas, y al mismo tiempo conseguir que financien la anexión de los territorios ocupados por el Estado turco.

Volvamos al encarcelamiento del Sr. Öcalan. La comunidad internacional está permitiendo que el Estado turco viole el derecho internacional al aislar a Abdullah Öcalan, y al mismo tiempo criminalizar a los que se oponen a las propuestas de Öcalan, y luego también criminalizar a todos los que se oponen a la tendencia autoritaria del gobierno turco. Y así sucesivamente, sin que haya una reacción internacional. Mientras se mantenga el encarcelamiento de Öcalan y mientras no se aborde una solución democrática orientada a la paz para la cuestión kurda, Turquía puede seguir así.

Usted ha señalado en forma de anuncios en varios periódicos tanto nacionales como internacionales que la libertad del Sr. Abdullah Öcalan es la base para “abrir las puertas de la paz”. En este sentido, usted también hace un llamamiento a “quienes tienen el poder y el privilegio de informar sobre la verdad” para que asuman su responsabilidad. ¿A quién se dirige exactamente este llamamiento?

Pedimos a todos los gobiernos que actúen. Durante demasiado tiempo, no ha habido presión internacional sobre el gobierno turco, a pesar de las constantes acciones represivas de Ankara contra la sociedad y la violación del derecho internacional. Los informes del CPT y del TEDH lo demuestran claramente. Exigimos que la UE siga los informes de sus propias instituciones y saque consecuencias concretas de ellos. Una de ellas es poner fin al aislamiento del Sr. Öcalan.

Nos alegramos de que el Parlamento Europeo haya pedido por fin al Estado turco que abandone el norte y el este de Siria. Pero es importante que esto no se quede en exigencias vacías, sino que se produzcan consecuencias si Ankara no lo hace.

La elección del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también puede ser un paso en la dirección correcta. Porque, aunque somos conscientes de que la política de Estados Unidos siempre se configura en función de sus propios intereses, es un alivio escuchar que esta política ya no está determinada por los caprichos de un hombre a través de Twitter.

También nos gustaría reiterar por qué es de interés para las mujeres participar en la campaña. El Sr. Öcalan subraya que “la contradicción fundamental dentro de la historia de la civilización es el conflicto entre los sexos”; por lo tanto, se posiciona como un buen amigo de las mujeres. Teniendo en cuenta esto, ¿de qué manera participan las mujeres en particular en la campaña?

En este momento estamos trabajando para construir la campaña explícitamente también en las estructuras femeninas del movimiento sindical. Ahora tenemos muchos sindicatos diferentes a bordo, y tenemos que asegurarnos de que los miembros entienden y apoyan la demanda de la libertad de Abdullah Öcalan. Tienen que entender por qué es importante para todos los que viven y trabajan en Gran Bretaña. Los escritos de Öcalan sobre la liberación de las mujeres y la revolución de las mujeres en Rojava son una buena manera de permitir que las mujeres de nuestro movimiento en particular lo entiendan. Miramos el sistema kurdo de igualdad y sabemos que podemos aprender de este sistema, es uno que tomamos como modelo. Especialmente para las mujeres -que están expuestas principalmente al patriarcado- es siempre una gran inspiración.

¿Qué objetivos a corto, medio o largo plazo se ha marcado para su campaña? ¿Qué tipo de estrategia están siguiendo actualmente con la campaña? ¿Qué poder tienen ésta y otras campañas similares para cambiar la situación actual?

Por supuesto, nuestro objetivo central es conseguir la libertad del Sr. Öcalan para que pueda desempeñar su papel en las negociaciones de paz. Seguiremos haciendo campaña en favor de los derechos de la sociedad kurda y de todos aquellos que abrazan los valores de la igualdad, la paz, la justicia social, la democracia y la ecología en la región. A corto y medio plazo, a medida que vayamos superando la pandemia, continuaremos la campaña en el movimiento sindical británico, europeo y mundial. También sabemos que es importante plantear la cuestión kurda en general. Seguiremos planteando la situación del Sr. Ocalan, la realidad de la existencia kurda y de Rojava a los parlamentarios, y haremos campaña contra el acuerdo comercial entre Turquía y el Reino Unido si las medidas para hacer frente a las violaciones de los derechos humanos, civiles y de los trabajadores siguen siendo inexistentes.

¿Hay algo más que le gustaría compartir al final de nuestra entrevista?

Estamos muy preocupados por los rumores sobre la salud del Sr. Öcalan que han circulado recientemente. Nos unimos a muchas otras personas de todo el mundo que piden que su equipo legal tenga acceso a la isla de la prisión de Imrali. En particular, pedimos al CPT y al Consejo de Europa que insistan en que se conceda acceso inmediato a los abogados y a su familia. El aislamiento continuado es una vergüenza para Turquía y todos los países que lo permiten son cómplices.

1 Ibrahim Dogus es el impulsor del Centro de Estudios sobre Turquía y del Centro para el Progreso Kurdo en el Reino Unido. Es un activista democrático en la comunidad turca y kurda de Londres y de todo el Reino Unido. También participa en el Partido Laborista como concejal de Lambeth.

2 El Festival de los Mártires de Tolpuddle, en Südengland, se celebra desde hace mucho tiempo con la participación de dos comunidades locales, que se unieron en 1834 para formar parte de la sociedad civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies