El arresto de Salih Muslim es solo un capítulo en las crónicas de traición kurdas

Fuente: The Region
Autora: Meghan Bodette
Fecha: 26/02/2018
Traducido por Rojava Azadi
selim

El sábado por la noche [24/02/2018], la policía checa detuvo al líder político kurdo sirio, Salih Muslim, por órdenes turcas. El presidente turco Erdogan sugirió el domingo por la mañana que Turquía esperaba que la República Checa «devolviera» a Muslim a la custodia turca, aunque Muslim, ex copresidente del Partido de la Unión Democrática (PYD) y actual funcionario de relaciones exteriores de TEV-DEM, es un ciudadano sirio en Europa legalmente por cuestiones diplomáticas.

La noticia desató la indignación de los grupos kurdo-sirios, y el TEV-DEM condenó el arresto como «ilegal» e instó a la comunidad internacional a actuar para garantizar su liberación. Cuando la invasión turca de Afrin entra en su 37º día, a pesar de una votación unánime del Consejo de Seguridad de la ONU para declarar un cese al fuego, muchos kurdos y sus partidarios encuentran la situación demasiado familiar. Las dictaduras de la región, incluida la de Erdogan, han actuado durante mucho tiempo con impunidad en los países europeos para sofocar las voces de los líderes kurdos en tiempos de importancia diplomática.

En 1989, Abdul Rahman Ghassemlou, el secretario general del Partido Democrático del Kurdistán iraní (PDKI), se encontraba en Viena para mantener conversaciones diplomáticas con el estado iraní. Las negociaciones se centraron en la cuestión de la autonomía kurda en Rojhelat, después de la guerra entre Irán e Iraq y el prolongado conflicto entre los grupos kurdos, incluido el PDKI, y el gobierno iraní. El 13 de julio, Ghassemlou fue asesinado por agentes iraníes presentes en las conversaciones.

A los tres asesinos se les permitió huir del país, al menos uno de ellos con protección austríaca. Se emitieron órdenes de arresto posteriores a su salida, pero nunca se actuó. Austria se había negado a participar en el boicot a Irán liderado por Estados Unidos en 1979, y la empresa de armas estatal de Austria había vendido ilegalmente millones de dólares en armas a Irán a lo largo de los años ochenta. Cuando los Estados occidentales pueden beneficiarse de la guerra y la dictadura, las vidas de las víctimas de la guerra y la dictadura nunca se valoran, a pesar de los compromisos verbales con los principios de autodeterminación.

Una década más tarde, la inteligencia occidental permitió la captura de otro líder kurdo que luchaba por la libertad frente a una dictadura diferente. Abdullah Öcalan, fundador del PKK, había pasado de Siria a Italia, Rusia y luego a Grecia esperando encontrar un país en el que poder quedarse, con la esperanza de llevar eventualmente a los tribunales el problema de la opresión de los kurdos por parte de Turquía. La presión de EE.UU. sobre Grecia lo obligó a escapar a Kenia. El 15 de febrero de 1999, fue capturado por las autoridades turcas en Nairobi y devuelto a Turquía, donde finalmente fue sentenciado a cadena perpetua.

La CIA estuvo involucrada en cada paso de este proceso. Los EE.UU. en ese momento eran el principal proveedor de armas del Estado turco, vendían aviones y helicópteros que arrasaban pueblos kurdos y utilizaban la Base Aérea de Incirlik para misiones en Irak, donde, irónicamente, otros partidos kurdos gozaban del apoyo de los EE.UU. contra Saddam Hussein. El estatus de Turquía como segundo ejército más grande de la OTAN y su posición estratégica frente a Rusia en el Mar Negro resultó ser más importante que la libertad kurda si ésta se presentaba inconveniente.

Incluso en los casos en que hay una cooperación menos directa, la apatía del Estado hace que Europa sea igualmente peligrosa para los líderes kurdos. La cofundadora del PKK, Sakine Cansiz, recibió asilo en Francia y vivió allí durante años, pero aún así fue asesinada por agentes turcos en París en 2013, junto con la diplomática del KNK Fidan Dogan y la activista juvenil kurda Leyla Saylemez . La inteligencia turca fue capaz de planear y ejecutar un asesinato que las autoridades europeas competentes casi con toda seguridad habrían detenido si se hubiera dirigido a uno de sus propios políticos de estatus equivalente. Los líderes franceses continúan vendiendo armas a Turquía a pesar de conocer este complot en su propia capital; de hecho, el día en que se publicaron los documentos que demuestran la participación del MIT, el presidente francés discutió la cooperación de seguridad con el propio Erdogan. Esos documentos mostraban que algunos de los oficiales turcos involucrados en el asesinato también estaban inmersos en las negociaciones de paz con el PKK, en curso en ese momento, lo que demuestra cómo Erdogan recurre a medidas ilegales para evitar la negociación legítima.

Si estas historias demuestran una cosa, es ésta: los políticos kurdos en Europa están en mayor peligro cuando la comunidad internacional los oye hablar en defensa de su pueblo. Turquía teme la participación kurda en procesos legales diplomáticos o internacionales, sabiendo que estos procesos revelarán años de atrocidades turcas. Occidente, si bien se le presentan pruebas irrefutables de estas atrocidades, continúa desviando la mirada.

El mismo Muslim había denunciado la hipocresía occidental hacia Turquía y el Kurdistán hace unos días, al declarar en Ginebra: «No decimos a Occidente que luche contra Turquía, o que no negocie con ellos. Pero Turquía está derramando nuestra sangre con las armas que les proporcionáis … ¿No son civiles quienes están muriendo Afrin? Las personas de otros lugares lo son, ¿pero no así los kurdos que pierden sus vidas en Afrin? ¿Por qué se silencia todo esto? Tenéis unos criterios democráticos e instituciones a este fin. Turquía mata a civiles, ¿por qué no hacéis algo?»

El sábado, horas antes de su arresto, las instituciones que él mencionó habían aprobado un alto el fuego destinado a aplicarse en toda Siria. El subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, dijo que la ONU está «en el terreno y preparada en los próximos días para apoyar los convoyes de ayuda que salvan vidas a todos los lugares sitiados y de difícil acceso en todo el país, comenzando por Ghouta Oriental, Rukban y Afrin».

Turquía rompió ese alto el fuego casi de inmediato, bombardeando áreas civiles en los distritos de Jinderese y Meydanke con aviones comprados a los EE.UU. y afirmando que «lucha contra el terrorismo» al tiempo que habilita a sus propios colaboradores terroristas que han ejecutado a civiles, tomado rehenes y mutilado cadáveres. El arresto de Muslim, que había descrito este patrón antes de que sucediera, sirve para silenciar a una voz diplomática kurda que había ganado apoyo internacional y desviar la atención de los crímenes de guerra turcos en Afrin.

Rojava se ha ganado su asiento en la mesa de negociaciones. Su sistema democrático radical es un modelo para el futuro de Siria y ha sacrificado miles de vidas por la liberación, incluido el propio hijo de Muslim, Shervan, que murió asesinado por Daesh en 2013. Pasados intentos por negar a los grupos kurdos su derecho a negociar atacando a sus líderes sólo han conducido a más conflictos. Esta vez, la comunidad internacional debe ponerse del lado de la paz frente a la dictadura. Debe reconocer el intento de Turquía de secuestrar a un diplomático kurdo -cuyo pueblo ha luchado contra Daesh para beneficio del mundo- como nada menos que un intento de dirigir la guerra en Siria en favor de sus colaboradores terroristas. Debe exigir la liberación de Salih Muslim y asegurarse de que su mensaje sea escuchado y entendido.

 

[Selim Muslim fue liberado el martes 27 de febrero por el Juzgado Urbano de Praga. El fiscal del Estado checo había solicitado que quedase en prisión preventiva hasta que se resolviese el expediente de extradición presentado por Turquía. Ahora queda pendiente de que el fiscal presente la petición, lo que puede demorarse un mes.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies