El AKP y el ISIS, socios en los crímenes contra las mujeres

Hind Latif al-Khadir y Sa’da Faysal al-Hermas

Fuente: MedyaNews

Autora: Meral Çiçek

Fecha original de publicación: 27 de enero de 2021

“ISIS y el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Turquía son ‘socios en el crimen’, en lo que respecta a los asesinatos de mujeres políticas”, escribe Meral Çiçek para Yeni Özgür Politika.

Hind Latif al-Khadir y Sa’da Faysal al-Hermas, dos jóvenes políticas y representantes electas de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) fueron secuestradas por la fuerza el viernes por la noche.

Las asesinaron y les cortaron la cabeza. Sus cuerpos fueron encontrados el sábado por la mañana junto a la carretera. El ISIS reivindicó el asesinato un día después.

Hind Latif al-Khadir había condenado unos días antes los ataques de ocupación de Turquía de la siguiente manera: “Nuestro propósito es salvar el norte de Siria en su conjunto de la ocupación de Turquía. Liberaremos todas las tierras ocupadas desde Afrin (Efrin) hasta Ras al-Ayn (Serêkaniyê)”. fue asesinada sólo unos días después de esta declaración.

Sa’da Faysal al-Hermas era una joven de la Asamblea Popular del subdistrito de Til El Shayir en la región de Shedade, en el sur de la provincia de Al-Hasakah. Era la copresidenta del Comité Económico de la región de Shedade.

Shedade ha sido asediada, primero por Al-Nursa y luego por el ISIS. Tres años después, el 19 de febrero de 2016, fue liberada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Las mujeres de la región, que tenían que llevar el hiyab negro bajo la ocupación de las bandas yihadistas, han comenzado a participar con confianza en la política a través de los mecanismos de autogobierno construidos tras la liberación. Las mujeres se han convertido en participantes activas y se han organizado como fuerza principal del poder democrático.

Hind Latif al-Khadir, copresidenta del consejo de Tal al-Chayir, y Sa’da Faysal al-Hermas, copresidenta de la Comisión de Economía, habían asumido su papel como dos mujeres líderes en el proceso de cambio social y político en Shedade.

Ambas mujeres eran árabes, ya que Shedade está poblada mayoritariamente por árabes y kurdos. Hind Latif al-Khadir y Sa’da Faysal al-Hermas nunca habían renunciado al trabajo político en la asamblea a pesar de las amenazas que habían recibido antes de sus asesinatos.

El ISIS y el AKP de Turquía son socios en los asesinatos de mujeres políticas. El asesinato de Hevrîn Xelef, en octubre de 2019, los asesinatos selectivos de mujeres en Kobane (Kobanê) en junio de 2020 y los últimos incidentes de asesinato que tuvieron lugar en Shedade (Şedadê) (en Al-Hasakah) deben ser vistos como parte de esta mentalidad femicida. El AKP muestra el camino y el ISIS lo aplica.

Las mujeres políticas kurdas fueron asesinadas brutalmente primero por el AKP en el norte y este de Siria. El ISIS aplica ahora este modelo propuesto por el AKP en las zonas donde todavía tiene células activas. Dos organizaciones con mentalidad de mercenarios se convierten en socios de la misoginia.

Estos asesinatos tienen como objetivo sistemático a las mujeres políticas, porque estas bandas, que basan su ideología en el patriarcado, quieren destruir la lucha de las mujeres por la libertad.

Además, tienen como objetivo la aniquilación del sistema democrático autónomo, es decir, el modelo de nación democrática, construido en el Norte y Este de Siria, ya que las mujeres lideran esta reconstrucción democrática, son objetivo doble.

Ambas organizaciones de bandas imponen la esclavitud, tanto a las mujeres como a los pueblos de la región, especialmente a los kurdos. No se abstienen de ningún tipo de brutalidad para impedir que los pueblos de la región alcancen una vida libre e igualitaria. Tienen un carácter tan fascista que representan la oscuridad absoluta de la humanidad.

Para derribar estas tinieblas, se levantará la lucha por la libertad de las mujeres y el liderazgo de las mujeres en la revolución.

Los feminicidios bajo la asociación del AKP y el ISIS sólo pueden detenerse con el aumento de las oportunidades para que las mujeres participen en la política democrática, tanto en un sentido cualitativo como cuantitativo.

Debemos reforzar el poder colectivo de las mujeres y arrimar el hombro a la misión de nuestras compañeras, de nuestras líderes, que tan brutalmente nos han arrebatado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies