Efrîn – un cantón de la Federación Democrática del Norte de Siria

Fuente: Kurdistan Report

Autoría: Sozdar Efrîn

Fecha: Noviembre – Diciembre 2017

Traducción y fotografías añadidas por: Rojava Azadi

Efrîn – un cantón de la Federación Democrática del Norte de Siria

La tierra húmeda y productiva
El cantón de Efrîn se encuentra más arriba de la “media luna fértil” de Mesopotamia, que una vez fue la cuna de la civilización. Estamos hablando de la parte occidental de Kurdistán. En el noroeste de Efrîn se extienden las montañas Amanos, en el norte, las estribaciones de los montes Tauro, en el sudeste se encuentra la provincia de Şehba y en el sur, las montañas Saman.
Hoy, Efrîn es uno de los tres cantones de la Federación Democrática del Norte de Siria, pero sigue separado de Cizîrê y Kobanê, los otros dos. Actualmente no hay formas de llegar a Efrîn directamente desde allí. Para las fuerzas de Daesh (Estado Islámico, IS) respaldadas por Turquía y el Ejército Sirio Libre (FSA), mantener la separación de los 3 cantones es un objetivo estratégico para aislar y desangrar estos territorios.
El origen del nombre Efrîn se remonta según muchas fuentes e investigaciones entre los siglos V y IX. Una de estas investigaciones dice que el nombre Efrîn deriva de la palabra aramea “afro” que significa “tierra húmeda”. Otra suposición es que se deriva de la raíz de la palabra kurda “afirîn” que significa crear, producir, plasmar. Ambas descripciones se refieren a la fertilidad y el poder de la naturaleza, de la cual nosotras, la gente, producimos para sobrevivir junto con y gracias a ella.
La provincia se encuentra a unos sesenta kilómetros de la ciudad de Alepo. El cantón se compone de siete regiones: Şerawa, Cindirêsê, Mabeta, Reco, Bilbilê, Şiyê, Şêra, y las 365 aldeas circundantes. Lxs habitantes de las regiones y de los pueblos en su mayoría son kurdxs. Un pequeño número de los y las árabes vive en el centro de Efrīn, en la región de Mabeta viven kurdxs alevís, y en Cindirêsê, Şêrawa y Şêra hay pueblos yezidís. Esta región ha sido, como todos los demás asentamientos kurdos, tratada con negligencia y descuido por el régimen Baath. Para cubrir sus necesidades básicas, muchxs habitantes de Efrîn vieron solo una alternativa, migración a las principales ciudades sirias, como Alepo y Damasco. En Alepo esta gente vive en los distritos Eşrefiyê, Şêxmeqsûd y Bustan Paşa. Durante la guerra civil en Siria, los enfrentamientos armados aumentaron. Lxs habitantes de estas grandes barriadas de Alepo fueron bárbaramente reprimidxs tanto por el régimen Baath como por las fuerzas militares de la oposición. Muchxs de lxs residentes se han quedado allí, organizándose militar, social y políticamente para defender sus barrios. Otrxs han huido a Efrîn. Debido a esta migración masiva de las grandes ciudades sirias, la población de Efrîn creció rápidamente, de 50,000 antes de las revueltas a más de 400,000 en la ciudad de Efrîn con sus 365 aldeas circundantes. La población total del cantón ahora cuenta alrededor de 1.5 millones, y la tendencia está en aumento.
 

El área recibe su nombre de los antepasados de lxs kurdxs, hurritas y mitanni. Todavía hoy, una región adyacente a Turquía se llama Çiyayê Kurmênc (Montaña de lxs Kurdxs). Las huellas de los clanes y tribus que poblaron estas regiones durante siglos no se pueden documentar con certidumbre. Pero se puede decir que en términos sociológicos Efrín es kurmancî (dialecto kurdo). Los clanes más conocidos en el cantón son los Amkî, Bîyî, Xastî, Cûmî, Şikakî, Robarî, Heverkî, Dimiliyan y Behdînan.
Al igual que muchas otras provincias de Kurdistán, Efrîn tiene su propia cultura correspondiente a esta área y es históricamente muy antigua.
Con sus 1.200 metros sobre el nivel del mar, Hawar es la montaña más alta de Efrîn, seguida por Amkan, Sîsakan, Xastiyan y Lêlûn. El valle de Cûmê entre las montañas Lêlûn y Xastiyan es conocido por su suelo fértil. Durante milenios y hasta hoy en día se sigue cultivando allí. En la región de Efrîn fluyen dos grandes ríos, el “çemê Efrînê” (simplemente “río de Efrîn”) y el “Ava Reş” (Agua Negra). Se pueden encontrar sitios históricos muy antiguos por todo Efrîn, debido a las excavaciones que están asignadas a la época hurrita, la mitanni y el Imperio Romano. Uno de los lugares más famosos es la ciudadela Nebî-Horî en la orilla del río Efrîn con un anfiteatro, aunque hoy solo quedan ruinas. La región de Cindirêsê, con sus colinas, también conserva restos arquitectónicos atribuidos a las eras de Mitanni, Alejandro Magno y el Imperio Romano.

@comcen76
El suelo de Efrîn es adecuado para cualquier agricultura o cultivo. Se plantan todo tipo de frutas y vegetales. La región está muy bendecida con fuentes de agua, tanto subterráneas como superficiales. El río Efrîn fluye a través del valle a lo largo de 55 kilómetros. Efrîn es una de las regiones más lluviosas de Siria. La precipitación anual aquí es de 500 a 660 mm.
De acuerdo con la contabilidad del Ministerio de Agricultura, que está vinculado al autogobierno democrático de Efrîn, en 2015, se cultivaron 127.000 hectáreas en el cantón. La cosecha principal son las aceitunas. Además de los olivos se cultivan frutas y cereales. Se plantaron 77.000 metros cuadrados de olivos en toda la región, con un total de aproximadamente 18.000 árboles.
Gracias al suelo rico, la agricultura y la estrategia de subsistencia, los ataques del Daesh fueron repelidos y el embargo impuesto se rompió. La economía de subsistencia, es decir ser autosuficientes es tan importante como el autogobierno y la autodefensa legítima. Es importante que las personas mismas creen nuevos proyectos económicos y autónomos.
Debido al caos en Siria, la situación de Efrîn ha sido muy particular en los últimos seis años. Ha sido y continúa siendo atacado y asediado por el régimen Ba’ath, las fuerzas cercanas a Turquía y respaldadas por ella. En 2014 se ha impuesto un embargo que continua en vigor. Los ataques de Turquía al cantón no son nada nuevo. Desde que comenzó la revolución en Rojava, ahora la Federación Democrática de Siria del Norte, Turquía ve los logros de esta revolución como un peligro para sí misma. Cada cierto tiempo, lxs civiles que trabajan y obran sus tierras cerca de la frontera, están siendo disparadxs por el ejército turco, decenas de personas han muerto.
Una respuesta a los ataques y el embargo es el desarrollo continuo de proyectos económicos. Uno de los proyectos desarrollados en la región es la horticultura en los invernaderos. Para promover la colectividad de la población, se fundaron muchas cooperativas diferentes. Actualmente hay cientos en el cantón de Efrîn. Se trata de cooperativas de construcción, de agricultura, de sastrería, manufacturas y talleres que fabrican aceite de oliva, jabón, agua, patatas fritas, etc. La región usa y consume sus propios recursos. Se realiza una economía autosuficiente, autárquica.
Durante décadas, el opresivo régimen baathista ha atacado a lxs kurdxs con su política de asimilación y explotación, negando el idioma, la cultura y la identidad kurdas. Así ha tratado de profundizar y consolidar el sistema estatal nacional: un estado, una bandera, una religión.
En Rojava, esta mentalidad de estado nacional ha conducido a la resistencia. La revolución se apoderó de todas las esferas sociales, por lo tanto también del idioma. En Efrîn, se estableció un sistema educativo y se abrieron todas las escuelas. Esta es la primera vez aquí que lxs alumnxs aprenden a leer y escribir en su lengua materna.
 

El trabajo educativo en el idioma kurdo está organizado por Saziya Zimanê Kurdî (SZK), el Instituto de la Lengua Kurda. En todas las localidades se imparten cursos para personas analfabetas, para leer y escribir en kurmancî con alfabeto latino, para estudiantes avanzadxs y posibles profesorxs. Miles, incluidxs adolescentes y niñxs, han asistido a estos cursos. La primera escuela kurdo hablante en Rojava se abrió en el pueblo de Diraqliyê en el distrito de Şera en Efrîn.
Con la declaración de administración autónoma, el kurdo y el árabe fueron reconocidos como idiomas oficiales. El sistema educativo es uno de los principios básicos de la Nación Democrática.
Además, se abrió en el cantón la primera facultad de lengua y literatura kurda con el nombre “Şehîd Viyan Amara”. Mientras tanto, lxs estudiantes de la universidad ya pueden asistir a siete cursos, como ingeniería, literatura kurda, economía, medicina, ciencias agrícolas y periodismo.
 
Entrada a la ciudad de Efrîn
Debido a la resistencia históricamente única, los planes para aniquilar a la sociedad kurda y todas las sociedades oprimidas han fracasado física, cultural e históricamente.
Con el comienzo de la revolución, el 19 de julio de 2012, se estableció en Rojava el sistema de autodefensa, que se basa en el derecho a la legítima defensa propia. Es apoyado por la sociedad y actúa de acuerdo a su voluntad. Estas fuerzas armadas son las Unidades de Defensa Popular y las Unidades de Defensa de la Mujer (YPG / YPJ), las fuerzas de seguridad (Asayîş), las Fuerzas de Autodefensa Civil (HPC) y las fuerzas del “deber de autodefensa”. Todas ellas actúan de manera coordinada.
Con las fuerzas de defensa, la voluntad de resistir, los logros, el autogobierno y la reconstrucción en todas las áreas, Efrîn se ha convertido en uno de los lugares más seguros en Siria. Hoy, a pesar del embargo, es un refugio para miles de personas desplazadas, refugiadxs internxs. En 2014, debido a la huida masiva, se construyó en el área de Şêrewa el campamento Rûbar, donde se alojaron más de 400 familias. Debido a la guerra en curso, más y más refugiadxs llegaron a las áreas liberadas de Efrîn, de modo que el autogobierno autónomo estableció otro campo. El campamento de Şehba se encuentra en el pueblo de Dêrcemal y actualmente viven allí más de 240 familias.
Hasta la fecha, la Media Luna Roja Árabe y las agencias de ayuda humanitaria internacionales no han tomado ninguna posición sobre la huida masiva hacia Efrîn ni han brindado asistencia. Como con todos los demás asuntos, el gobierno autónomo se queda solo con la situación. Entre la guerra y la construcción del sistema que aborda Efrîn, se crean estructuras para lxs desplazadxs internxs.
Se puede decir que la importancia de la naturaleza creativa continúa siendo vigente hoy, como un hilo rojo a través de la historia de Mesopotamia. Sirvió como protección contra desastres causados por los seres humanos, guerras. Las personas de estos asentamientos y poblados viven en armonía con la naturaleza y no le quitan la fuerza para autorenovarse. Más importante que nunca es la protección de la naturaleza, sobre la base de la cual se construyen estructuras libres. La protección sostenible requiere una conciencia de la ecología alternativa, que se relaciona más con la naturaleza, y que solo es posible a través de la sensibilización y la creación de una sociedad ecológica.
 
 
Añadimos algunas fotos sobre el día a día de Efrîn de @Mekut_Mallet

LA RESISTENCIA DE EFRÎN ES LA RESISTENCIA DE LOS PUEBLOS CONTRA EL IMPERIALISMO, EL PATRIARCADO, EL CAPITALISMO Y EL ESTADO

¡BIJÎ EFRÎN!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies