Dossier informativo – Cooperativas en el norte y este de Siria: desarrollo de una nueva economía

ROJAVA INFORMATION CENTER – 8 noviembre 2020

Puede descargar este dossier aquí :

En la actualidad, el noreste de Siria (NES) se enfrenta a enormes dificultades económicas: inflación galopante, embargo parcial, guerra y agotamiento de los recursos por parte de las fuerzas turcas de ocupación en Sere Kaniye, Tel Abyad y Afrin. En este contexto de crisis, NES está desarrollando un modelo económico que apunta a la autosuficiencia y la sostenibilidad. El programa económico de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) se presenta como una alternativa a las economías capitalistas. Su objetivo es establecer una economía social democrática, basada en las cooperativas, que mueva a la sociedad hacia una economía más comunal.

Lo que define a una cooperativa, en comparación con una empresa de propiedad privada, es que es propiedad de quienes trabajan en ella. Las cooperativas buscan el beneficio, pero lo distribuyen entre sus miembros (ya que son, idealmente, los propietarios) o lo utilizan para invertir en actividades futuras. En el caso de NES, las cooperativas también cubren directamente las necesidades de la población local, sin comercializar sus productos, y apoyan a las organizaciones civiles.

“Las mujeres son las líderes de la construcción de una economía centrada en la sociedad, ellas construyen las cooperativas. Las cooperativas se consideran, junto con las comunas, el segundo pilar de la Administración democrática.”

Karker, copresidente de la Oficina de Cooperativas de Heseke

Cuando las regiones de lo que ahora es el NES obtuvieron la autonomía del gobierno de Assad en 2012, heredaron una economía basada en los monocultivos agrícolas. Los campos de trigo dominaban la región oriental de Jazira, y los olivos la región occidental de Afrin. El gobierno de Assad puso poco esfuerzo en desarrollar cualquier industria en el NES -ni siquiera molinos para moler el trigo- ya que el único papel económico que se le dio al NES fue proporcionar materias primas al resto del país. La mayoría de las tierras cultivadas eran propiedad del gobierno sirio, y luego fueron tomadas por las estructuras autónomas de gobierno ahora conocidas como AANES. De acuerdo con los principios democráticos de base de la AANES, partes de estas tierras cultivables se entregaban a las comunas locales, que se encargaban de crear cooperativas para cultivar la tierra, diversificar los cultivos y los productos, y dar prioridad a nuevas formas de producción para cubrir las necesidades de la población local. Este legado económico permitió el desarrollo de cooperativas agrícolas, que hoy en día constituyen el grueso de las cooperativas del NES. Pero las cooperativas también se han desarrollado en otras esferas económicas: principalmente panaderías, pero también textiles, producción de lácteos, pequeñas manufacturas e incluso una mina de sal.

De acuerdo con el papel protagonista de la lucha por la liberación de la mujer en el proyecto político de AANES, las cooperativas de mujeres son promovidas por las oficinas de cooperativas que existen en todas las regiones. También las promueve Aboriya Jin, la rama económica de Kongra Star, la organización que aglutina el movimiento de mujeres del NES. Estas cooperativas se fundan para crear oportunidades de empleo para las mujeres y apoyar su independencia económica, en el marco de la economía colectiva.

El diverso panorama de las cooperativas en el NES

Las cooperativas del NES varían en cuanto a tamaño y campo de actividad, pero también por tipo. Algunas son cooperativas de trabajadores, que producen un bien o prestan un servicio y obtienen un beneficio que se distribuye entre los miembros. Otras son cooperativas de servicios, que son un tipo especial de cooperativa de consumo: el capital financiero es reunido por los miembros con el fin de establecer un servicio para la comunidad, que se presta directamente sin ser comercializado. Esto se hace más comúnmente con el fin de comprar un generador de electricidad alimentado con diesel para un vecindario o pueblo, el cual puede proporcionar electricidad cuando no hay suministro de la electricidad general.

Debido al sistema político descentralizado de la AANES, realizar una evaluación exhaustiva de las cooperativas existentes en el NES resulta un desafío. Ningún organismo central recoge información sobre todos los tipos de cooperativas existentes en toda el NES. Las cooperativas se desarrollan en el nivel más local, las comunas, con el apoyo de diferentes órganos: la Oficina de Cooperativas de cada cantón o región, los comités de economía de los Consejos de Mujeres locales y Aboriya Jin. Además, las incursiones militares y los ataques del Estado turco siguen desbordando un sistema que todavía está en sus comienzos. El territorio entre Sere Kaniye y Tal Abyad era una de las tierras cultivables más ricas del NES, y también albergaba la mayor concentración de cooperativas agrícolas de la región. Las cooperativas agrícolas utilizaban más de 12.000 hectáreas, y otras cooperativas se desarrollaban en relación con sus actividades. La mayoría de estas cooperativas han sido destruidas, abandonadas o saqueadas después de la invasión y ocupación de octubre de 2019 (descrita con más detalle a continuación).

No obstante, si se observa el nivel regional y la labor de los órganos de economía de la mujer, se puede obtener una imagen del alcance de la economía cooperativa en el NES. La región de Jazira -una de las siete regiones oficiales del NES- es la que alberga el mayor número y variedad de cooperativas en la AANES en 2020. Esto se debe al hecho de que el sistema de la AANES se ha establecido en Jazira durante más tiempo que en otras regiones del NES, y que grandes extensiones de Jazira son tierras cultivables.

Las Oficinas de Cooperativas de Jazira apoyan a unas 40 cooperativas de trabajadores en los dos cantones de la región, Qamishlo y Heseke. Una cooperativa suele incorporar entre 5 y 10 familias. En el cantón de Qamishlo hay 23, de las cuales 13 son cooperativas agrícolas, que cultivan 874 hectáreas de tierra. Las demás cooperativas se dedican principalmente a la fabricación y producción de ropa o a ofrecer servicios de costura. La situación varía mucho de una región a otra: la región del Éufrates, por ejemplo, tiene muchas menos cooperativas que Jazira.

En cuanto a las cooperativas de mujeres trabajadoras establecidas por Aboriya Jin, hay más de 50 en todo el NES. 32 de ellas son cooperativas agrícolas (18 de las cuales se encuentran en la región de Jazira solamente). Las demás cooperativas son panaderías, tiendas de ropa, restaurantes o talleres de producción de conservas. En estas cooperativas trabajan aproximadamente 1.500 mujeres, de las cuales unas 1.000 trabajan en cooperativas agrícolas.

Caso práctico: Cooperativa de Umceren, campo de Heseke

La cooperativa Umceren se compone de 54 miembros procedentes de 7 pueblos. Los miembros son árabes, kurdos y cristianos asirios, con igual participación de hombres y mujeres. La cooperativa trabaja en varios campos. Cultiva trigo y hortalizas en varias hectáreas de tierra, que en parte pertenecen a la AANES, y en parte son propiedad de los miembros de la cooperativa. Los productos se venden en el mercado. Además de la agricultura, el proyecto más importante de la cooperativa es la construcción de una escuela para los niños del pueblo. El acceso a la educación es difícil para los aldeanos ya que la escuela más cercana está a tres o cuatro kilómetros de distancia. En otoño e invierno, cuando la lluvia inunda las calles con barro, recorrer esas distancias se hace complicado. Con el apoyo de la Oficina de Cooperativas de Heseke, la cooperativa ha mantenido bajos los costes de construcción utilizando materiales locales y confiando en el trabajo de sus miembros. Un autobús escolar recogerá a los niños de ocho aldeas para llevarlos a la escuela, mientras que la escuela también debe acoger actividades y programas educativos para adultos. Otro problema que la cooperativa quiere resolver es la falta de suministro de electricidad y agua. Dos aldeas no tienen acceso a la electricidad en absoluto, por lo que la cooperativa está reuniendo fondos para instalar un generador.

Los ladrillos Kelbiç utilizados para la construcción de la escuela de Umceren están hechos de barro y paja y luego se ponen a secar al sol.

¿Cómo funcionan las cooperativas en el NES?

¿Cómo se inician las cooperativas?

Para poner en marcha las cooperativas, la Oficina de Cooperativas y Aboriya Jin se ponen en contacto con las comunas locales, identifican las necesidades de la comuna y las introducen en el principio de las cooperativas a través de sesiones de capacitación. La Oficina de Cooperativas ha comenzado a desempeñar un papel más proactivo en la creación de cooperativas, después de reconocer que el modelo de cooperativas se utilizaba con frecuencia como una forma de inversión, más que como una forma de desarrollar una economía local y comunal. Muchas familias contribuirían financieramente a la creación de una cooperativa en primer lugar. Pero en lugar de involucrarse más en la labor o el desarrollo de la cooperativa, simplemente recaudarían los beneficios (que terminaron siendo muy pequeños para todos los involucrados, ya que el número de “inversores” era demasiado alto, lo que significaba que en algunas cooperativas los miembros sólo recaudaban el equivalente a un dólar más o menos cada mes).

Para evitar esos abusos del modelo cooperativo, las Oficinas de Cooperativas regionales y Aboriya Jin toman ahora la iniciativa de determinar las necesidades de los residentes locales y establecer proyectos cooperativos en consecuencia, centrándose en la integración de los hogares más pobres de una comuna, los heridos en la guerra contra ISIS o Turquía, o los que han perdido a un familiar.

El tipo de apoyo que recibe una cooperativa para iniciar su actividad varía. Por lo general, se les proporciona o se les ayuda a adquirir las herramientas y los productos necesarios para iniciar la actividad elegida. Para una cooperativa agrícola esto podría ser tierra y semillas. Los miembros que se incorporan a la cooperativa recogen dinero para iniciar su actividad, y pueden recibir de la Oficina de Cooperativas hasta el 25% del coste inicial. Las cooperativas de mujeres que inician su actividad con la ayuda de Aboriya Jin tienen el 100% de los costes iniciales cubiertos por Aboriya Jin, según las necesidades del proyecto. Las Oficinas de las Cooperativas y Aboriya Jin también ofrecen capacitación y proporcionan contactos a las cooperativas que buscan socios comerciales. Más allá de las aptitudes profesionales y los aspectos económicos de las cooperativas, la educación tiene por objeto transmitir los valores políticos y sociales de la empresa cooperativa.

Los programas educativos son necesarios para la sociedad, en particular para nuestro trabajo, para las cooperativas. Nuestra sociedad ha perdido la fuerza de sus lazos sociales, y por lo tanto, es necesario cambiar las mentalidades y revivir la vida comunitaria. En las cooperativas, trabajamos juntos. Es una forma de construir la unidad del pueblo.

Mediya, Comité Directivo de la Oficina de Cooperativas de Qamishlo

Mediya, Comité Directivo de la Oficina de Cooperativas de Qamishlo

¿Cómo manejan las cooperativas la competencia del mercado?

En lo que respecta a la competencia en el mercado, parte de las actividades de las cooperativas quedan per se fuera del ámbito comercial: éste es, por supuesto, el caso de las cooperativas de servicios, pero también de las cooperativas agrícolas que pueden distribuir (partes de) sus productos directamente a sus miembros. Además, cuando se crean nuevas cooperativas, su actividad suele responder a necesidades locales que la economía de mercado no satisfacía hasta ahora. Para asegurar que las cooperativas no compitan entre sí, la oficina de cooperativas verifica que cada cooperativa cubra diferentes tipos de necesidades y se complementen entre sí en su actividad:

No debe ser que una cooperativa compita con otra. Por ejemplo, el comité de cooperativas no apoyaría a dos cooperativas de pan en una aldea. Proceden según las necesidades de las comunidades locales.

Leyla Yousef, copresidenta de la Comisión de Cooperativas

En cuanto a la competencia con otras empresas privadas, las cooperativas pueden atraer a clientes con precios más bajos, lo que también tiene por objeto reducir en general los precios del mercado. La cooperativa agrícola creada en el campamento de desplazados de Tel Samen, por ejemplo, vende sus productos directamente a los habitantes del campamento a la mitad del precio de mercado. Varias ciudades han construido, o están construyendo, pequeños mercados dedicados a la economía cooperativa, de modo que las cooperativas de producción no dependen de intermediarios que se encarguen de hacer subir los precios. Las cooperativas también pueden ofrecer precios más bajos, ya que privilegian el uso de material local, en lugar de importar mercancías. En términos más generales, las cooperativas tienen por objeto atraer a miembros y clientes por igual, ya que representan una forma de economía que refuerza los lazos comunitarios y aumenta la autonomía de las personas en su vida cotidiana.

¿Cómo se reparten los beneficios de las cooperativas?

En primer lugar, hay que mencionar que no todos los tipos de cooperativas generan beneficios. Como ya se ha mencionado, las cooperativas de servicios simplemente prestan un servicio, que no se comercializa. Las cooperativas agrícolas pueden distribuir parte o toda su producción directamente a sus miembros. En el caso de las que sí generan ganancias financieras, éstas se dividen en cuatro partes:

– Una parte se paga como impuesto al organismo de apoyo (es decir, Aboriya Jin o la Oficina de Cooperativas local), que luego se vuelve a utilizar para desarrollar nuevas cooperativas. Las cooperativas normales pagan un impuesto del 5% cuando obtienen un beneficio. Si no obtienen ningún beneficio, no tienen que pagar el impuesto. Para las cooperativas agrícolas que utilizan las tierras proporcionadas por la AANES, el impuesto es de hasta el 9%, y para las que utilizan sus propias tierras es del 5%. En cuanto a las cooperativas apoyadas por Aboriya Jin, se debe pagar un impuesto del 5% de la ganancia después de 6 meses de actividad para financiar nuevos proyectos.

– Una parte se reinvierte en el desarrollo de la cooperativa en cuestión (las directrices para las cooperativas en el NES recomiendan el 25%, pero la cantidad típica reservada para la reinversión es más bien el 10%)

– Una parte se utiliza para el desarrollo de proyectos locales. Algunas cooperativas están conectadas con otras instituciones; por ejemplo, con la Sazîya malbatên şehidan (Organización para las Familias de los Mártires). La organización ofrece apoyo a la cooperativa que, a su vez, cede una parte de sus beneficios a esta organización de la sociedad civil, que trabaja con familias pobres, viudas, discapacitados o afectados por la guerra. Asimismo, las personas vinculadas al movimiento femenino Kongra Star, a través de Aboriya Jin, destinan una parte de sus beneficios a apoyar el trabajo entre las mujeres del norte y este de Siria. Otros también pueden apoyar proyectos individuales de la comunidad local (véase más abajo).

– Y el resto se distribuye entre los miembros.

Salvo los impuestos, el monto de todas estas partes es decidido por cada cooperativa.

Caso práctico: Cooperativa de ropa y cosméticos, Hilleliyah, Qamishlo

El barrio de Hilleliyah de Qamishlo es el hogar de varias cooperativas. Una de ellas es la cooperativa de ropa y cosméticos Shilan. La cooperativa Shilan se construyó en 2016, después de varias reuniones del vecindario en las que se discutieron las necesidades del distrito y los posibles proyectos. Un grupo de mujeres reunió fondos para abrir una nueva tienda. Su objetivo es apoyar a los hogares pobres, vendiendo ropa y cosméticos a un precio más bajo que las tiendas comunes y facilitando el acceso a estos bienes en un barrio situado lejos del mercado central. La cooperativa compra ropa a precio de mayorista, y la revende a un precio más bajo que las tiendas comunes. Como resultado, la cooperativa genera ganancias mínimas. La participación de los miembros está motivada principalmente por la idea de cubrir las necesidades del vecindario de manera comunitaria. A día de hoy, la cooperativa tiene 22 miembros, y está dirigida por 3 mujeres. El comité de liderazgo hace el trabajo diario sin recibir dinero, ya que quieren promover el proyecto y la economía de la cooperativa, mientras que los otros miembros ayudan cuando es necesario. Reciben un modesto retorno cada mes, de acuerdo a la cantidad invertida. Muchos miembros de la cooperativa Shilan también participan en la cercana cooperativa Nesrin, que vende productos de limpieza, siguiendo principios similares. Su plan es construir un taller de costura para producir ropa localmente y crear empleo en un sector de fácil acceso para las mujeres.

Impacto de la invasión de Turquía en 2019 en la economía cooperativa

Poco antes de la invasión turca de Sere Kaniye y Tel Abyad en octubre de 2019, ambas ciudades y sus zonas circundantes eran un hogar fértil para una alta concentración de cooperativas. Alrededor de Sere Kaniye, más de 12.000 hectáreas se habían dedicado a cooperativas agrícolas. Todas las cooperativas coordinaban sus actividades, y algunas se especializaban en la producción y otras en la compra-venta. La cooperativa Hevgirtin reunía a 1.250 miembros, que cultivaban cebada en más de 6.000 hectáreas. Los beneficios que los miembros de estas cooperativas agrícolas habían ahorrado a lo largo de 2015 y 2016 les permitieron abrir la cooperativa Mesopotamia, una panadería semiautomática. Esas iniciativas desempeñaron un papel pionero en la economía cooperativa del NES.

La invasión de Turquía en octubre de 2019 y la continua ocupación de 5.000 km2 en las regiones de Sere Kaniye y Tel Abyad destruyeron esta economía alternativa en desarrollo. Las fuerzas respaldadas por Turquía saquearon y robaron propiedades privadas y públicas, empresas y cooperativas (para más información, véase el informe de RIC de diciembre de 2019: La guerra de Turquía contra los civiles). Las facciones respaldadas por Turquía se apoderaron de la panadería Mesopotamia, lo que dio lugar a la pérdida de maquinaria y reservas. También se han saqueado asociaciones agrícolas cooperativas, con la pérdida total de 800 toneladas de trigo, además de 1.500 toneladas de fertilizante de 6 cooperativas en el campo de Sere Kaniye. El impacto psicológico debe considerarse junto con los daños materiales: la experiencia o la amenaza de destrucción hace que cualquier intento de construir proyectos futuros parezca en vano.

Al acercarse la guerra, la gente se mostró reacia a participar en proyectos de cooperación por temor a que el Estado turco los destruyera. ¿Qué sentido tiene trabajar la tierra si el enemigo viene y se lleva todo? Y con la guerra, todo fue saqueado y destruido.

Ashref, antiguo miembro de la Oficina de Economía de Sere Kaniye

Sin embargo, las cooperativas se desarrollan incluso entre aquéllos que han huido de la guerra. La oficina de cooperativas trata de impulsar la creación de nuevas aldeas dando tierras de cultivo a los habitantes que viven en los campos de desplazados internos. En el campo de Heseke, la cooperativa Kaniya Jin reúne a tres familias que huyeron de la invasión de Sere Kaniye. Cultivan ajo y cebolla en una hectárea de tierra.

No obstante, motivar a los desplazados para que se establezcan en un nuevo lugar es difícil. Los que huyeron de Sere Kaniye prefieren quedarse en el campo de desplazados, ya que esperan volver algún día a sus hogares. En otros casos, por lo tanto, las cooperativas se desarrollan directamente dentro de los campos de desplazados internos.

Caso práctico: Cooperativa agrícola en el campamento de desplazados de Tel Samen, campo de Raqqa

El campamento de desplazados internos de Tel Samen es una antigua base militar estadounidense convertida en campamento de desplazados internos después de la invasión de octubre de 2019, cuando las fuerzas estadounidenses se retiraron de las regiones orientales del NES para allanar el camino al asalto turco. La población del campamento, de unas 700 familias, está compuesta en su mayoría por familias árabes y kurdas, junto con una importante minoría de familias turcomanas, todas las cuales huyeron de Tel Abyad ante la ocupación turca. A comienzos de 2020, la administración del campamento ayudó a reunir fondos para iniciar la actividad de plantación de diversas hortalizas, y 100 familias contribuyeron financieramente al proyecto. Actualmente se están cultivando seis hectáreas de tierra.

La población del campamento se beneficia de dos maneras de la cooperativa. En primer lugar, ofrece a los desplazados internos la posibilidad de ganar un salario. Cada día, de 15 a 20 personas de diferentes familias trabajan para la cooperativa, y cada individuo recibe el salario habitual de un día de trabajo agrícola de 3.000SYP. En segundo lugar, todos los habitantes del campamento pueden comprar los productos de la cooperativa a la mitad del precio de mercado, lo que les permite alimentar a sus familias. Lo que queda se vende en el mercado de Raqqa, y los beneficios de las ventas se reparten entre las 100 familias que contribuyeron económicamente a la cooperativa. En la actualidad, la cooperativa está negociando con la Oficina de Cooperativas para ampliar su actividad y adquirir ovejas y pollos.

Conclusión

A día de hoy, la economía cooperativa del NES está todavía en su infancia. Su desarrollo se ve obstaculizado por varios aspectos, especialmente la amenaza de guerra y un bajo nivel de educación y conciencia entre la población en general. Las cooperativas siguen representando una parte marginal de la economía local cuando se las compara con la producción, el consumo y las necesidades generales de millones de residentes locales. Sin embargo, las cooperativas conservan una importancia especial en el NES, ya que representan un sistema económico alternativo emergente que tiene por objeto atender a las necesidades económicas y ecológicas urgentes de la región mediante:

– La diversificación de la producción agrícola para alejarse del monocultivo;

– El desarrollo de métodos de construcción y agrícolas ecológicamente sostenibles;

– Promover la autosuficiencia y reducir la dependencia hacia los bienes importados;

– Ayudar a las mujeres a obtener su independencia económica;

– Y ofreciendo una perspectiva económica a las familias pobres.

Por consiguiente, las cooperativas desempeñan un papel central en el proyecto político más amplio que se está llevando a cabo en la AANES, y especialmente en sus objetivos de avanzar hacia la autonomía alimentaria, la economía social y ecológica y la igualdad entre los géneros.

Se necesita tiempo y estabilidad para permitir el desarrollo de este modelo. Como dice el portavoz de la Oficina de Economía:

Todo esto es un proceso lento, de abajo hacia arriba. En el futuro nos moveremos gradualmente hacia una economía cooperativa. Por supuesto, la guerra es una posibilidad que podría destruir estos esfuerzos. Esperamos lograr una sociedad sin gente pobre o rica, sino con una vida igualitaria para todos.      

Walid, portavoz de la Oficina de Economía de la AANES

Fuentes

La información que se presenta en este artículo se basa en entrevistas realizadas a personas responsables del desarrollo de las cooperativas en el NES:

– Walid, portavoz de la Oficina de Economía, y Azad, copresidente de fabricación en la región de Jazira, agosto de 2019

– Dr. Hassan Betay y Leyla Yousef, copresidentes de la Comisión de Cooperativas, agosto de 2019

– Armanc, coordinador con Aboriya Jin, rama económica de Kongra Star, Qamishlo, septiembre de 2020

– Firdaws, coordinador de la Oficina de Cooperativas del Cantón de Qamishlo, septiembre de 2020

– Mediya, comité de gestión de la Oficina de Cooperativas del Cantón de Qamishlo, septiembre de 2020

– Karker, copresidente de la Oficina de Cooperativas de Heseke, septiembre de 2020

– Ashref, ex miembro de la Oficina de Economía de Sere Kaniye, septiembre de 2020

– Newroz, coordinador de la Oficina de Cooperativas del Cantón de Heseke, octubre de 2020

Rojava Information Center

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies