Dentro del sangriento negocio de los mercenarios sirios de Turquía

La corrupción es endémica en el proceso, y los altos niveles de soborno -que tocan el reclutamiento, la base y el retorno- empoderan a los actores armados en el noroeste de Siria, prueba de cómo las intervenciones extranjeras pueden sostener las economías de guerra.

Fuente: The National Interest

Autor: John Lechner S. Asher

Fecha de publicación original: 5 de septiembre de 2022

En abril de 2019, el general Jalifa Haftar, gobernante del este de Libia y jefe del Ejército Nacional Libio (ENL), lanzó una ofensiva sorpresa contra el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) en Trípoli. Las fuerzas de Haftar representaban una importante amenaza y, en respuesta, el GNA solicitó el apoyo militar de Turquía. Pero en lugar de enviar tropas turcas a Libia, los servicios de inteligencia turcos comenzaron a reclutar en las filas de los combatientes de la oposición siria.

Ahmed luchó anteriormente en Siria con la milicia rebelde al-Hamzat, y a principios de 2020 se encontraba en un vuelo hacia la capital libia asediada. La milicia al-Hamzat de Ahmed era uno de los ocho grupos armados respaldados por Turquía contratados para enviar mercenarios a Libia. En Siria, recordó, los combatientes rara vez se veían obligados a entrar en combate. En el contexto sirio, si las condiciones en una escaramuza se volvían desfavorables, muchos simplemente retrocedían y luchaban más tarde. Sin embargo, al llegar a Libia, Ahmed descubrió que esto ya no era así. Al ver la línea del frente en el sur de Trípoli, pidió volver a casa. Pero su oficial al mando le respondió: «Venir a Libia fue tu elección, volver no lo es».

Junto con sus compañeros de reclutamiento, Ahmed se trasladó a regañadientes a una villa vacía cercana a la línea del frente. El primer desembolso de su salario sería en tres meses, a su regreso a Siria. La desesperación se apoderó de él. Sin embargo, Ahmed no tardó en comprender cómo funcionaban las cosas. «Un tendero nos introdujo en el mercado negro», dijo, «donde podíamos vender nuestras balas y armas para pagar la comida». Dos meses después, Ahmed volvió a casa con la pelvis destrozada y recibió una cuarta parte de los 10.000 dólares que le debían. «Cuando me quejé, me dijeron que esto es lo que tenemos para ti. Si no le gusta, presente una queja», relató Ahmed.

La experiencia de Ahmed no fue única. Más bien, la insensible búsqueda de beneficios ha definido el programa de mercenarios de Turquía. La corrupción es endémica en el proceso, y los altos niveles de soborno -que tocan el reclutamiento, la base y el retorno- empoderan a los actores armados en el noroeste de Siria, prueba de cómo las intervenciones extranjeras pueden sostener las economías de guerra.

Seif Abu Bakr es el líder de al-Hamzat, que se formó en 2013 como una división del Ejército Sirio Libre. Abu Bakr es conocido por su tenacidad y crueldad, y su al-Hamzat ha recibido entrenamiento y equipamiento directamente de Estados Unidos y el Reino Unido. Este apoyo se dio primero para contrarrestar el régimen de Bashar al-Assad, y luego para luchar contra el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). En 2016, Turquía utilizó a al-Hamzat en sus operaciones militares contra las Fuerzas Democráticas Sirias dirigidas por los kurdos. Años de estrecha colaboración con Ankara dieron sus frutos cuando la inteligencia turca (MIT) seleccionó a la milicia de Abu Bakr para reclutar mercenarios para Libia. Ahora, con Siria convirtiéndose rápidamente en un conflicto congelado, el programa de mercenarios de Turquía ha ayudado a Abu Bakr y a otros comandantes a mantener los flujos de ingresos y el poder a los que se han acostumbrado con la sangrienta guerra civil.

En noviembre de 2019, el GNA y Turquía firmaron un generoso memorando de entendimiento sobre las fronteras marítimas, que provocó las protestas inmediatas de Chipre, Grecia y Egipto. En pocos meses, Ankara aumentó su apoyo al GNA; el ejército turco tomó efectivamente el control de las operaciones, enviando sistemas de defensa aérea, drones y miles de mercenarios sirios.

De vuelta a Siria, los oficiales turcos no pusieron restricciones al número de reclutas para el frente libio -la afluencia de sirios proporcionaría más tiempo para entrenar a los combatientes libios y liberaría al personal del GNA para las operaciones ofensivas- y los comandantes sirios se aprovecharon rápidamente. Cuantos más hombres enviaran los comandantes a Libia, más podrían sacar de la cima.

Abo Saied, un reclutador de una de las milicias respaldadas por Turquía, dijo que no le sorprendió escuchar las quejas de Ahmed sobre su salario. «Los comandantes siguen confiscando los salarios», confirmó. Pero cuando los combates en Libia estaban en su apogeo, Saied tenía sus propios problemas. «Teníamos que enviar todos los combatientes que podíamos reclutar. Los turcos pedían 2.000 hombres; nuestro batallón sólo tiene 500 efectivos. Así que empezamos a enviar a chicos con cero experiencia militar».

Las hojas de cálculo de reclutamiento proporcionadas por Saied mostraban que al menos tres combatientes enviados a Libia tenían menos de dieciocho años. El envío de cualquier persona disponible se convirtió en la norma. Las milicias barrieron las cárceles y dieron a los hombres kurdos detenidos la opción de luchar o permanecer encerrados. «Muchos kurdos», señaló Saied, «aceptaron la oferta a regañadientes».

En marzo de 2020, las fuerzas del GNA, con el respaldo de Turquía, comenzaron a expulsar al LNA de Haftar de los suburbios del sur de Trípoli. Ocho meses más tarde, las Naciones Unidas negociaron un alto el fuego. Para entonces, otro frente comenzó a calentarse para un aliado clave de Turquía. El 27 de septiembre de 2020, Azerbaiyán lanzó ataques aéreos y terrestres en Nagorno-Karabaj, reavivando el conflicto entre las fuerzas azerbaiyanas, armenias y locales de Karabaj.

Saied volvió a reclutar para la guerra en el Cáucaso, pero tuvo que cambiar de táctica. Como en Libia, la inteligencia turca subcontrató el reclutamiento a comandantes sirios. Pero esos días de libertad sin restricciones y poca supervisión habían terminado. Ahora, según Saied, los turcos «prestaban más atención e insistían en que enviáramos combatientes experimentados». El proceso de selección mejoró. Según entendían los reclutadores, los turcos veían a los azeríes como «hermanos», y su apoyo a Azerbaiyán era ideológico, a diferencia de su apoyo al GNA en Libia, que era «contractual y basado en intereses geopolíticos».

Los reclutadores con los que hemos hablado sostienen que su contacto principal era con la inteligencia turca, mientras que la logística se subcontrataba a «empresas desconocidas». Es probable que esas empresas estén afiliadas a SADAT, la empresa militar privada (PMC) turca fundada por Adnan Tanrıverdi, un ex general de brigada y confidente cercano del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan. En un informe de 2020, el Departamento de Defensa de Estados Unidos afirmó que SADAT «mantiene la supervisión y el pago de los aproximadamente 5.000 combatientes sirios pro-GNA en Libia.» Sin embargo, en comparación con el ejército y la inteligencia turcos, la importancia de SADAT en el reclutamiento de mercenarios es difícil de determinar. Aun así, es probable que la empresa se coordine, al menos en cierta medida, con los servicios de inteligencia turcos.

La corrupción también era endémica en el programa de mercenarios de Turquía en Azerbaiyán. Hasan, un joven de veinticinco años de Alepo, luchó en Nagorno-Karabaj durante cincuenta y cinco días. «Me dijeron que mi salario iba a ser de 2.500 dólares al mes y que sería un guardia de fronteras», nos dijo. Paradójicamente, a pesar de que los servicios de inteligencia turcos exigían experiencia, los sirios enviados a Azerbaiyán eran simplemente carne de cañón. Hasan, que sólo recibió un AK-47, comprendió enseguida que estaba mal equipado. «Los objetivos de alta precisión me daban mucho miedo. Nunca sentí el mismo miedo en Siria». Tras ser abatido por un francotirador, Hasan regresó a su casa, donde sólo recibió 1.500 dólares. De nuevo, sólo una fracción de lo que se le debía.

Los sirios también se encontraron mal equipados en Libia, pero por razones diferentes. «Nos dieron viejas ametralladoras de casa», recordó un combatiente, «no por falta de armas de mayor calidad, sino porque esas armas se habían vendido en el mercado negro». Al igual que en Azerbaiyán, los sirios enviados a Libia se encontraron con una guerra muy diferente. El LNA de Haftar -respaldado por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia- empleó sofisticados drones de vigilancia para trazar objetivos. En Siria, «ni el régimen ni los rebeldes tenían la capacidad de apuntar con precisión».

Los mercenarios que recluta Saied son en su inmensa mayoría hombres jóvenes sin ingresos y con pocas perspectivas de empleo. Los entrevistados veían los viajes a Libia o Azerbaiyán como una oportunidad de ahorrar dinero en efectivo durante unos meses, crear un pequeño capital y comenzar un pequeño negocio en su país. A muchos sirios que se alistaron para luchar en Libia y Azerbaiyán se les prometió, en caso de que murieran, que sus familiares recibirían una vía para obtener la ciudadanía turca.

No pasó mucho tiempo antes de que los comandantes sirios se beneficiaran también de esos planes de ciudadanía. Según los combatientes, los comandantes comenzaron a ofrecer la ciudadanía turca al mejor postor. En lugar de proporcionar la ciudadanía a la familia de un combatiente fallecido, cualquiera que pudiera pagar el soborno adquiría documentos falsos. A medida que la estafa crecía, la inteligencia turca tuvo que cerrar el programa por completo.

Dado el cinismo y el afán de lucro que impregnaba el programa, pocos mercenarios se interesaban por el motivo por el que luchaban. Para motivarlos, los funcionarios turcos intentaron pintar la guerra civil siria como un conflicto global, o apelar a la religión o al origen étnico.

Pocas horas después de llegar a Azerbaiyán, los funcionarios mostraron a Hasan y a otros un vídeo, supuestamente de un soldado armenio abriendo el vientre de una mujer musulmana azerí embarazada. Los combatientes sirios se molestaron. «Gritaron que estarían encantados de luchar por la justicia». A otros les dijeron, falsamente, que Ereván había reclutado a kurdos de Siria para luchar en Nagorno-Karabaj. Sin embargo, según otro combatiente sirio, a la mayoría le daba igual.

En Libia, los oficiales turcos dijeron a los reclutas que estaban luchando contra el régimen de Assad. Las PMC rusas, incluidas las denominadas colectivamente «Grupo Wagner», habían reclutado de hecho a sirios del territorio controlado por Damasco para luchar por el LNA. Sin embargo, a diferencia de sus homólogos turcos, los sirios que luchaban para el LNA informaron de que habían recibido un entrenamiento ininterrumpido y un pago completo.

Aunque los combatientes sirios ya han abandonado Azerbaiyán, siguen teniendo su base en Libia, donde a menudo se aburren y son objeto de explotación. Mohammed lleva un año en una base en Libia. «El hachís», según él, «es más popular que el cristal porque es más barato». «Tenemos demasiado tiempo libre», dice. Los mercenarios rara vez salen de sus bases. Al principio, durante los combates, esto se debía a que temían ser secuestrados. Ahora, saben que su aislamiento es producto del odio de los libios. Mohammed dice que los libios los ven como vándalos. Los mercenarios sirios tampoco son populares entre las milicias libias. Por ejemplo, a principios de agosto, dos mercenarios sirios apostados en los alrededores del aeropuerto de Mitiga, en Trípoli, murieron en un ataque anónimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies