Conmemoración de 10 años de la revolución de las mujeres en Rojava


Una manifestación en apoyo a los levantamientos en Rojhilat, Kurdistán iraní, e Irán el 26 de diciembre de 2022 en Qamishli, Siria. (Kongra Star)

Women Media Center – Ruksen Ahmed – 5 enero 2023 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Qamishli, Siria-Hemos aprendido de la historia que una revolución sin mujeres no es posible. En los últimos diez años, las mujeres de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), o Rojava, han conseguido mucho: un sistema administrativo construido por la democracia de base, la liberación de la mujer y una sociedad ecológicamente justa. Ahora nos toca a nosotras, las mujeres, defender y hacer crecer esta revolución y sus logros.

Desde los levantamientos de 2011, el pueblo de Rojava, una región de mayoría kurda (pero multicultural) en el norte de Siria, aprovechó el momento y puso en práctica sus años de organización. El 19 de julio de 2012 se declaró la revolución, primero en Kobane y luego en otras partes del norte de Siria.

Desde el principio, tuvimos claro que queríamos una sociedad libre, lo que no podría lograrse sin la liberación de las mujeres, oprimidas por el patriarcado desde hace más de 5.000 años. Por eso necesitábamos una revolución centrada en la liberación de la mujer.

En 2014, Kobane se hizo mundialmente conocida no solo por el brutal asedio del Estado Islámico (EI), sino también por la resistencia sin parangón contra el grupo: las mujeres combatientes de las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ) se opusieron sin miedo y derrotaron a ISIS no solo en Kobane, sino también en Tal Abyad, Sere Kaniye, Manbij, Tabqa, Raqqa y Deir ez-Zor. Estas heroicas mujeres tomaron las armas y defendieron su sociedad -incluso dando la vida por ella- y se convirtieron en símbolos de la revolución.

Uno de estos símbolos fue Arin Mirkan, comandante de las YPJ, que se convirtió en suicida en un ataque contra el grupo terrorista, un punto de inflexión en la lucha por Kobane cuando la batalla parecía perdida.

Los logros van mucho más allá de las victorias militares contra Estado Islámico. En la última década, las mujeres han participado en todos los aspectos de la vida -social, política, jurídica, económica y educativa- y han desempeñado un papel pionero en la construcción de una sociedad libre. Una sociedad que se ha autogobernado desde que el régimen sirio se retiró en gran medida de la región en 2012 y se creó la AANES. Una administración que, gracias a la lucha del movimiento feminista, representa un sistema administrativo democrático de base, multicultural, multiétnico e igualitario. Existe una cuota de género del 50% en todas las áreas de consulta de la AANES y sus instituciones. Y, según el contrato social del norte y este de Siria, todos los grupos étnicos o sociales tienen derecho a organizarse y representar sus propios intereses.

Las mujeres kurdas son quizá las que tienen más experiencia de organización autónoma en la región, inspiradas por el Movimiento por la Libertad de Kurdistán y las ideas de su líder Abdullah Ocalan. Pero durante la revolución (y en apoyo mutuo y solidaridad de las mujeres), también se formaron en la región fuerzas de defensa, consejos y organizaciones de mujeres asirias, árabes y armenias. Las distintas organizaciones, en su diversidad, están unidas en la lucha contra el patriarcado. Somos un movimiento que reúne a mujeres de todas las clases sociales, grupos y religiones: un movimiento de mujeres arraigado en la sociedad.

Una abuela que toma las armas y patrulla para defender su propio barrio; una madre que coge el micrófono y expresa su opinión política en público; una hija que se une a las filas de las YPJ para luchar contra Estado Islámico; una periodista que sostiene una cámara y dice su verdad… todo ello son grandes éxitos para nosotras.

Se han logrado éxitos políticos y económicos, y se han creado proyectos y cooperativas de mujeres. Pero el mayor reto era -y sigue siendo- llevar a cabo una revolución de pensamiento: cambiar la mentalidad de una sociedad moldeada por gobiernos nacionalistas y capitalistas y miles de años de influencia patriarcal.

Hace cinco años era inusual que una mujer se pusiera al volante de un coche y suscitaba reacciones negativas, pero hoy, al pasear por las calles de Qamishli, esta imagen es normal. Lo que se ha construido aquí es una promesa ideológica, un proyecto revolucionario en marcha, un acontecimiento político histórico y una compleja realidad de vida para millones de personas al mismo tiempo.

Lo más importante para una revolución del pensamiento es, sin duda, la educación. Por ello, se da un gran valor al sistema educativo, tanto para los profesores como para los alumnos. De esta manera, todos los profesores son sensibilizados a través de una educación especial para no reproducir el sexismo, el racismo o cualquier otro tipo de discriminación. Los libros de texto no contienen contenidos que reproduzcan los roles de género clásicos. Dado que la unidad más pequeña de la sociedad es la familia, también debe democratizarse para democratizar la sociedad en su conjunto, existen oportunidades regulares de educación familiar en los consejos y comunas. La democracia no es sólo un sistema político, sino también la convivencia entre las personas. Se trata de las relaciones en una familia, un grupo o entre dos personas.

Esta revolución ha despertado la esperanza, el coraje y la solidaridad en todo el mundo. Cientos de personas de todo el mundo han llegado a Rojava para apoyar, aprender, defender y unirse a la revolución, que también consideran su lucha, como Ivana Hoffmann, una comunista negra alemana de 19 años que cayó luchando contra ISIS en Tel Temir en 2015. «Rojava es el principio. Rojava es la esperanza», dijo en una ocasión. Como primera combatiente extranjera en caer, se convirtió no solo en parte, sino también en símbolo de esta revolución. Otra, Anna Campbell, feminista, anarquista y activista británica, luchó junto a las YPJ contra los asaltos turcos en 2018 y cayó defendiendo esta revolución.

El 19 de julio de 2022, la gente de todo el norte y este de Siria salió a las calles para celebrar este aniversario tan especial. Sin embargo, esto tuvo lugar con el telón de fondo de los ataques diarios y las amenazas del Estado turco de invadir la región y destruir la revolución.

Vemos esta revolución como la herencia de todas las luchas y revoluciones anteriores en el mundo por una sociedad democrática y liberada. Sabíamos desde el principio que nuestra lucha no sería fácil, pero que merecía la pena a pesar de todo.

En los últimos años, ha habido muchas luchas y resistencias de mujeres en todo el mundo, de mujeres solidarias, que alzan la voz y ya no aceptan la opresión que se les impone. Por lo tanto, es un deber histórico para toda mujer apoyar y participar en las revoluciones mundiales por y para las mujeres. Unámonos y hagamos de los logros de la revolución de las mujeres un logro para todas las mujeres de todas las partes del mundo y desarrollemos la sociedad para hacer del siglo XXI el siglo de la libertad de las mujeres.

Ruken Ahmed es miembro del Comité de Diplomacia del Movimiento de Mujeres Kongra Star.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies