París: ¿crimen racista o acto terrorista antikurdo?

Antes de matar a tres personas y herir a otras tres en la calle de Enghien (distrito 10), el sospechoso había ido a Saint-Denis (Seine-Saint-Denis) © Reuters

L’HumanitéPierre Barbancey, Gaël De Santis – 26 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

¿Fue el atentado mortal del viernes en París obra de un loco xenófobo? Para los kurdos, este ataque rememora el que acabó con la vida de tres mujeres activistas en 2013.

Miles de personas se manifestaron el sábado en París, Burdeos, Estrasburgo y Marsella para rendir homenaje a las seis víctimas, tres de las cuales -una mujer y dos hombres- murieron tiroteadas la víspera frente al centro cultural kurdo de la rue d’Enghien, en el distrito 10 de la capital [francesa]. Un homenaje que desgraciadamente degeneró a veces en incidentes con la policía en la capital, expresión también de la cólera y el dolor de la comunidad kurda, una vez más golpeada.

El autor del asesinato fue detenido. Las autoridades trataron inmediatamente de descartar cualquier otro motivo que no fuera racista, a pesar de que el objetivo era el centro cultural kurdo. El asesino ha sido ingresado en un hospital psiquiátrico.

¿El asesino tenía como objetivo a los kurdos?

Mientras que el detenido es presentado como sediento de sangre de extranjeros en general, las tres personas asesinadas son kurdas. No les dispararon en ninguna calle, sino delante del centro cultural kurdo, donde se encuentra el Consejo Democrático Kurdo en Francia (CDK-F). Este mismo distrito del 10º arrondissement ya había sido golpeado diez años antes: tres activistas habían sido asesinadas. Otro elemento inquietante: al mismo tiempo, el viernes, iba a celebrarse una reunión con varias decenas de activistas kurdas. La masacre se evitó porque la reunión se retrasó unas horas. La primera víctima del asesino no fue otra que Emine Kara, figura destacada del Movimiento de Mujeres Kurdas. A pesar de la proximidad de negocios regentados por nacionales del continente africano, fue a una peluquería kurda donde finalmente se dirigió el hombre, que hirió a tres clientes antes de ser reducido.

Sin embargo, desde el principio quedó claro que las autoridades, tanto judiciales como políticas, hicieron todo lo posible por descartar la teoría terrorista. Por lo tanto, la fiscalía nacional antiterrorista no está concernida. Cabe preguntarse el porqué de tal celeridad, que podría deberse a que, a sus ojos, los kurdos no eran especialmente el objetivo del asesino. También resulta extraña la rapidez con la que el Ministro del Interior, Gérald Darmanin, afirmó -sin ninguna prueba de la investigación- que el sospechoso «quería atacar a extranjeros». Y añadió: «No es seguro que el asesino que quería asesinar a estas personas (…) lo hiciera específicamente por los kurdos». Efectivamente, «no es seguro». Pero para estar seguros, no hay que descuidar ninguna pista. Esta, obviamente, no le interesa.

El asesino, que fue detenido y puesto bajo custodia, declaró sin embargo a la policía que quería atacar a la comunidad kurda, al tiempo que evocaba su «odio a los extranjeros». Sin duda es un racista. El año pasado atacó con una espada un campamento de inmigrantes, pero, paradójicamente, seguía siendo, según el ministro del Interior, «desconocido para la policía». Pero, ¿por qué los kurdos? La respuesta a esta pregunta se complica aún más por el hecho de que el sábado se le levantó la custodia y se le ingresó en una clínica psiquiátrica. Según la fiscal, recién salido de la cárcel por apuñalar a unos ladrones, inicialmente había querido ir a Saint-Denis, pero, según explicó, finalmente había renunciado «a llevar a cabo el acto, dado el escaso número de personas presentes y debido a su vestimenta, que le impedía recargar el arma con facilidad». Según el fiscal, dijo estar «enfadado con los kurdos por haber hecho prisioneros durante su lucha contra Daesh (el «Estado Islámico» – nota del editor) en lugar de matarlos». Esto ya no constituiría un motivo racista ordinario.

Si finalmente fuera hospitalizado en el psiquiátrico, ya no se le escucharía y la investigación se ralentizaría por tiempo indefinido, mientras que dentro de quince días los kurdos y sus amigos pretenden conmemorar el 10º aniversario del asesinato de tres militantes kurdas en pleno centro de París.

¿Existe alguna relación con los asesinatos de 2013?

En cuanto se conoció la matanza el viernes, muchos pensaron inmediatamente en los tres asesinatos: Fidan Dogan, Sakine Cansiz y Leyla Söylemez también recibieron disparos en la cabeza. Es demasiado pronto para establecer, o no, una relación con la noche del 9 de enero de 2013, pero las preguntas se suceden, sobre todo porque los asesinatos nunca se han resuelto del todo. El asesino fue detenido, pero murió de enfermedad en prisión. Tenía conexiones con el servicio de inteligencia turco, el MIT.

Por otro lado, aún se desconoce quién lo encargó. Y por una buena razón: a pesar de las peticiones del juez de instrucción, diez años después Francia se niega a levantar el secreto del sumario que permitiría acceder a las notas de los servicios de inteligencia franceses, cuyos vínculos con el MIT son oficiales. Esta posición política no fomenta la confianza. Sobre todo, cabe preguntarse si se habría producido un nuevo atentado si se hubiera desenmascarado a los verdaderos autores de estos crímenes. Por ello, todas las investigaciones deben llevarse a cabo sin dejar piedra sobre piedra.

¿Por qué no se ha mantenido la clasificación terrorista?

El Consejo Democrático Kurdo en Francia (CDK-F) pidió que el atentado del viernes fuera clasificado por los investigadores como «terrorista». Tras su reunión con el prefecto de París, Laurent Nuñez, Agit Polat, portavoz del CDK-F (véase nuestra entrevista en la página 4), declaró: «El hecho de que nuestras asociaciones estén en el punto de mira tiene un carácter terrorista y político. Por el momento, la fiscalía nacional antiterrorista no se ha hecho cargo del caso. El Ministro de Justicia, Éric Dupont-Moretti, declaró que quería «recordar la diferencia entre un delito racista, odioso por naturaleza, y un acto terrorista». La diferencia estriba en si uno se adhiere o no a una supuesta ideología política». El Ministro del Interior, Gérald Darmanin, había declarado que «es evidente que el asesino actuó solo».

Según el artículo 421-1 del Código Penal, determinadas infracciones y delitos (robo, homicidio, secuestro, tenencia de armas o explosivos, etc.) se califican de «actos de terrorismo cuando están intencionadamente relacionados con una empresa individual o colectiva destinada a perturbar gravemente el orden público mediante la intimidación o el terror».

Dado el momento del atentado, cuando se iba a celebrar una importante reunión, es sorprendente que no se mantenga el objetivo de «perturbar el orden público mediante el terror». De hecho, la fiscalía también tiene en cuenta otros hechos: la personalidad del sospechoso, su ideología. La fiscalía de París constató la personalidad problemática del tirador, «depresivo, solitario y silencioso», dijo en un comunicado, y estableció que quería atacar a extranjeros, de ahí el carácter «racista» de su empresa.

Al descartar desde el principio la posibilidad de un acto terrorista dirigido contra representantes kurdos, parece claro que las autoridades francesas intentan evitar enredarse en una pista política. Aunque hace diez años tres activistas kurdas fueron asesinadas a tiros en pleno centro de París, la negativa de Francia a levantar el secreto del sumario sobre este caso sigue impidiéndonos saber quiénes fueron los autores intelectuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies