[Comunicado] ¡La liberación de Afrin supone justicia para las víctimas de las políticas feminicidas de Erdogan!

Con la guerra de agresión que comenzó el 20 de enero de 2018, con la violación del derecho internacional, cientos de miles de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares. Se cometieron crímenes de guerra masivos con armas producidas por la UE. Se bombardearon deliberadamente hospitales, escuelas, instalaciones de agua potable y almacenes de grano. Se destruyeron pueblos enteros de yazidíes, armenios y asirios que habían huido de genocidios anteriores. El reasentamiento de las milicias islamistas en los hogares de los desplazados fue apoyado con fondos de Estados Unidos y la UE. Muchas de las milicias islamistas cuentan también con el apoyo directo e indirecto de las potencias hegemónicas.

Crímenes de guerra bajo la ocupación turca

A día de hoy, la ocupación de la región de Afrin, que es claramente ilegal según el derecho internacional, continúa con la aprobación de la comunidad internacional. En los 3 años que lleva bajo la ocupación turca, se han cometido innumerables crímenes de guerra, como han señalado la ONU[1] y, más recientemente, Human Rights Watch[2]. Las milicias islamistas bajo el control de Turquía siembran el miedo y el terror. Una y otra vez se producen saqueos, bombardeos, destrucción de lugares religiosos, secuestros y asesinatos arbitrarios. A día de hoy, esto está provocando más desplazamientos y, por tanto, un cambio en la composición demográfica de la población. La situación de las mujeres en Afrin, en particular, se ha deteriorado enormemente. Desde el comienzo de la invasión, se ha informado de que más de 200 mujeres han sido secuestradas, 109 de las cuales siguen desaparecidas a día de hoy y es muy probable que hayan sido asesinadas. El número de casos no denunciados es probablemente mucho mayor; la Asociación de Derechos Humanos de Afrin estima que más de 1000 mujeres han sido secuestradas. Las mujeres devueltas mediante el pago de rescates informan de que han sido testigos de violaciones, torturas y asesinatos[3]. En muchas partes del país se ha introducido la sharia. Se obliga a las mujeres a llevar velo, y las mujeres de las minorías religiosas, en particular, ya no salen de sus casas por miedo. Mientras que las niñas y los niños solían ir juntos a la escuela y se les enseñaba en su lengua materna, hoy las clases se imparten estrictamente en turco y de acuerdo con las ideas islámicas.

La guerra contra Afrin fue y es una guerra contra las mujeres

El objetivo de la ocupación, además de volver a reparticionar Oriente Medio, era principalmente romper las estructuras organizadas de mujeres que se habían construido desde la revolución de Rojava en 2012. Afrin fue el primer cantón liberado en el contexto de la Primavera Árabe y el cantón donde la autoorganización de las mujeres estaba más avanzada. Debido a la larga tradición matriarcal y a la fuerte conexión de las mujeres con su tierra y con la naturaleza, poco después de la revolución surgieron innumerables cooperativas de mujeres, comunas y consejos de mujeres, así como estructuras de justicia y seguridad. Continuaremos nuestra lucha y haremos que los responsables de los crímenes cometidos en Afrin rindan cuentas. Con nuestra campaña “100 razones para procesar a Erdogan” queremos hacer públicos especialmente los efectos de la política feminicida del gobierno fascista del AKP/MHP en Afrin. Más de 20 de las mujeres retratadas en esta campaña vivían en Afrin. Nuestro objetivo es exigir justicia no sólo para estas 20 mujeres, sino para todas las mujeres que han sido secuestradas, torturadas, violadas y asesinadas bajo la ocupación turca. La liberación de Afrin significa justicia para estas mujeres.

La organización y la lucha de las mujeres como respuesta al silencio de los gobiernos

Una vez más, pedimos a las instituciones internacionales creadas para garantizar la paz y la seguridad que hagan su trabajo. Pedimos que se envíen delegaciones internacionales de observadores, que se impongan sanciones a la potencia ocupante, Turquía, que se detengan las entregas de armas y que se reconozca la autogestión democrática del norte y el este de Siria. Sobre todo, hacemos un llamamiento a todas las organizaciones de mujeres, feministas y fuerzas democráticas para que se unan a nuestra campaña y garanticen que la espiral de guerras no continúe. No pararemos nuestra lucha hasta que todas las mujeres de este mundo puedan llevar una vida libre y autodeterminada.

Kurdish Women’s Movement in Europe – TJK-E, Umbrella Organization of Women’s Organizations in NE Syria – Kongra Star, Umbrella Organization of Yezidi Women’s Councils – SMJÊ, Kurdish Women’s Office for Peace – Cenî


[1] https://news.un.org/en/story/2020/09/1072752

[2] https://www.hrw.org/news/2021/02/03/illegal-transfers-syrians-turkey

[3] https://missingafrinwomen.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies