Comprender los problemas estructurales del desarrollo histórico de Oriente Medio

Fuente: Komun Academy

Autor: Adem Uzun

Fecha de publicación original: 9 de agosto de 2020

Es una verdad que todas las ciencias están aliadas entre sí, y que en esta alianza la historia juega el papel de una espada, no sólo para la sociedad humana sino en todas las formaciones universales. En este sentido, la sociedad humana no es sólo la historia humana, sino también la historia del universo. A lo largo del tiempo, los seres humanos y la sociedad a la que pertenecen, buscan formarse y adquirir sentido. Químicamente todos los procesos están formados por las diversas combinaciones de los mismos átomos y partículas subatómicas del universo. Mientras que biológicamente todos los seres -como demuestra la teoría de la evolución- son el producto de la diversificación y proliferación de células individuales.

Otro hecho es que el feto humano evolucionó hasta convertirse en humano repitiendo todos estos procesos en el vientre de su madre. En el ámbito intelectual se ha determinado la relación del pensamiento con las ondas del cerebro humano, y está casi demostrado que es algo parecido a la energía. En este sentido, socialmente, el pensamiento de intentar pensar en uno mismo proporciona la esencia de la verdad. La autorreflexión del ser humano es la base de todas nuestras creaciones. Se entiende que sólo podemos alcanzar el conocimiento de todos los campos, desde las partículas subatómicas hasta el universo cósmico en constante expansión, en la medida del desarrollo de la ciencia social. El Oriente Medio geográfico es una de las zonas donde la socialización de este flujo universal es más fuerte. En este sentido, la historia de Oriente Medio es también una historia universal. Para que la historia de una sociedad sea universal, debe ser una célula madre. Así pues, la globalización no es sólo un fenómeno que se experimenta en la actualidad. La formación cultural común, tanto material como espiritual, y su difusión mundial son esenciales para una narración histórica precisa.

Sin duda, existen razones sociales para la universalidad histórica de esta región, Oriente Medio. Durante el proceso histórico, la región fue la zona donde se desarrolló la revolución del lenguaje simbólico. Desempeña un papel dominante en la revolución agrícola-aldeana. Es la zona donde se configuró la revolución neolítica y sus valores. Es la zona donde se desarrollaron algunos de los primeros ejemplos de civilización y el sistema basado en ella. Aquí han tenido lugar importantes procesos evolutivos y revolucionarios para la historia de la humanidad, como las civilizaciones greco-helénicas que se han alimentado de ella, así como el área de sistematización que se desarrolló. Además, es una zona fundamental porque el Islam, la última de las cuatro grandes religiones, domina la sociedad. En este sentido, la historia social que se inició en Mesopotamia, que es el centro de la región, forma el flujo principal de la historia y puede considerarse como la denominación histórica básica debido a su flujo ininterrumpido.

Para leer y comprender correctamente la historia, no podemos tratarla como un fenómeno en el que sólo se mencionan y son dominantes las palabras de los gobernantes, como leemos en las escuelas de civilización clásica. De hecho, en todas partes, vemos que el fenómeno de la historia fluye en dos ramas, en forma de una corriente de civilización central (la tradición del poder estatista) y la civilización democrática (la tradición de la libertad de los pueblos), como el río principal se divide en dos ramas. La primera es la civilización estatalista, que representa la dominación de la opresión, la explotación y la mentalidad masculina, mientras que la segunda es la resistencia y las luchas por la libertad que las sociedades demuestran basadas en el compromiso con los valores morales con diferentes organizaciones. Como los problemas sociales surgen con la aparición de la civilización, que ya representa la tradición del poder estatista clásico, esta última ha sido inevitable, y continúa en la actualidad.

Esta civilización estatista, fuente de problemas para todas las sociedades, ha experimentado tres grandes crisis sociales en la región desde el comienzo de la historia escrita. La primera crisis se produjo en torno al año 2000 a.C., durante los años en que la hegemonía de Uruk pasó a la dominación de Ur. La segunda es el periodo del Islam, que fue incapaz de reformarse y se volvió dogmático, deteniendo los desarrollos técnicos y científicos, por lo que éstos se desplazaron hacia Occidente y centralizaron allí los canales comerciales. La tercera crisis se vive en todos los temas, religiosos, filosóficos, científicos, vitales, de seguridad, morales, políticos, y el de la libertad de la mujer. En este sentido, como afirma el líder del pueblo kurdo, Abdullah Öcalan, “un problema de mentalidad está en la raíz de los problemas de Oriente Medio. La mentalidad es un problema que afecta a todos los ámbitos de la vida”.

Oriente Medio es un nombre sesgado. Constituye la denominación intencionada de la hegemonía mundial. Distorsiona los hechos históricos de la región. Es orientalista* en su comprensión. Antes de Alejandro Magno, este lugar se definía como Oriente. También fue el Oriente de Roma durante la época romana. En la época del mercantilismo, se utiliza la definición de Oriente Próximo, que se refiere más a la dominación del Imperio Otomano sobre el Mediterráneo. El “cercano oriente” de occidente. Más tarde, durante la primera guerra mundial, el cuartel general de los británicos establecido en esta zona se denominó cuartel general de Oriente Próximo. Las definiciones utilizadas en el proceso bélico como Oriente Próximo, Oriente Medio y Extremo Oriente se convirtieron más tarde en los nombres políticos de las geografías. Aunque Oriente Medio, geográficamente, junto con Asia Menor, también se denominan de forma diferente. Es más conocido por el nombre de Asia Menor. Geográficamente, es una de las regiones más importantes del mundo con una superficie de aproximadamente 15 millones de km2 y una población de 500 millones de habitantes. Debido a la riqueza de recursos subterráneos y superficiales, todas las miradas se centran aquí. Aunque abarca la región desde el Nilo hasta el Éufrates, estas fronteras se modificaron con el acercamiento de los estados gobernantes en la región. Incluso Pakistán y Afganistán, que no tienen vínculos serios ni fundamentos históricos con Oriente Medio, se incluyeron en el campo en beneficio de los estados soberanos después de la década de 1950. El término Oriente Medio fue utilizado por primera vez en 1902 por el historiador naval estadounidense Almirante S.A.T. Mahan para describir el espacio entre Arabia y la India. Según el orientalista alemán (especialista científico en la región) Udo Steinbach, los países de Oriente Medio son Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Jordania, Israel, Siria, Irak, Qatar, Omán, Arabia Saudí, Bahréin. Kuwait, Yemen, Irán, Afganistán, Pakistán y Turquía.

En la situación actual, hay una grave confusión en esta región. Hay una guerra mundial y una crisis. Científicamente, es mejor llamar a esto caos. Entonces, ¿cuáles son los factores que provocan el caos en Oriente Medio en la situación actual? ¿Cuáles son los desarrollos políticos que han desarrollado este caos a partir de este fenómeno histórico? En primer lugar, el enfoque erróneo del fenómeno de la religión es una de las causas del caos que experimentamos hoy en día. En segundo lugar, vemos que el fenómeno del gobierno desempeña un papel similar. Como fenómeno que surgió por primera vez en Oriente Medio, tiene un papel que desempeñó con las condiciones y el desarrollo del Estado, y es la causa de un profundo caos que no se puede superar en la actualidad. La tercera es la cuestión de las mujeres. Con el inicio de la era patriarcal, que sustituyó al sistema de vida igualitario, destruido por el engaño, la violencia, la extorsión y la explotación, y la introducción de una esclavitud y explotación sistemáticas sobre las mujeres. El problema de la mujer se ha convertido en uno de los temas más fundamentales en la región, así como en todas partes. Además, la etnia, la nación, la patria, la economía, etc., muchos otros conceptos provocan el caos. En este sentido, el caos de Oriente Medio no sólo reside en la situación actual, sino también en un dilema que tiene una dimensión histórica. No son los acontecimientos los que crean el caos, al contrario, es el caos que surge en el desarrollo histórico de Oriente Medio, y esta situación política, que desempeña ciertas funciones, papeles y dilemas que profundizan en las convulsiones de este caos.

Problema de mentalidad

Un problema de mentalidad está en la raíz de los problemas de Oriente Medio. La mentalidad es un problema que afecta a todos los ámbitos de la vida. Öcalan, el líder del pueblo kurdo, expone soluciones al tiempo que aborda este problema en detalle en su libro ‘La crisis de la civilización y la solución de una civilización democrática en Oriente Medio’. Además de sus conclusiones sobre el origen y las raíces del caos y los problemas de la región, también tocaremos algunas de las cuestiones abiertas por Öcalan, que analiza a fondo la historia de la revolución y la resistencia del pueblo.

Religión y cuestiones sectarias

El Islam es un período, una síntesis y un momento en el flujo universal de la cultura y la civilización de Oriente Medio. Mientras se resuelve el colapso hegemónico del Islam en el sentido de la civilización, los enfrentamientos sectarios en el interior se muestran como la causa principal con las invasiones y ocupaciones de la dinastía mongola de Gengis Khan que llegan desde el exterior. Esta es una expresión incompleta. La razón principal es que no pudo realizar un renacimiento cultural. De hecho, los gobiernos de los abasíes (califato islámico de los descendientes de Abbas de 750 a 1258) eran conscientes de este hecho. Como mensaje de salvación y paz, sabían que el Islam no podía sostener el imperio sólo con su función religiosa. En el periodo 800-1200, se exhibieron intensamente los esfuerzos que se acercaban a un Renacimiento islámico. Se realizaron serias expansiones en la ciencia y la filosofía. Se adelantó a Europa en medicina, biología, matemáticas, física, química, historia y ciencias sociales. La filosofía tuvo serias repercusiones en la sabiduría, la mística, la lógica, la teología y la justicia. Pero al final, al verse superados por el dogmatismo religioso, estos estudios se atrofiaron, incluso se maldijeron y dejaron de hacerse. Mientras que la religión ha desarrollado identidades por un lado, la separación y la ocultación de las identidades étnicas se han hecho por otro. Cada tribu se hizo religiosa, sectaria o incluso decenas de órdenes religiosas según sus propios intereses, como la culturización de los judíos en su totalidad con su religión, la arabización del Islam y la oposición de los que se resistieron a ella con diferentes sectas y religiones, la separación de suníes, alevíes, drusos, y el desarrollo de los chiíes en Irán. La misma denominación se aplica al cristianismo. Cuando investiguemos la base material de todas estas cuestiones sectarias y religiosas, no será difícil ver que los dispositivos generalizados e intensificados de opresión y explotación desempeñan un papel fundamental.

La realidad de la mujer

La mujer, que desempeñó un papel fundamental en la formación social de la primera humanidad y arrastró y convirtió una determinada época social, perdió su posición con la aparición de las religiones monoteístas y del Estado. Pero, a pesar de perder esta posición, desempeñó un papel fundamental en la aparición del Estado, la clase y la explotación. La visión y la educación sexistas significan el abatimiento de la mujer, el abatimiento del hombre y la destrucción de la realidad social en su conjunto. Como en todas partes, el trabajo femenino está en la categoría de trabajo barato o sin valor. Está desvinculado de la naturaleza y de la socialidad y aislado en estrechas fronteras. La mujer fue alienada de su propia historia y luego convertida en una de las ejecutivas del sistema dominante masculino aprovechando su pérdida de memoria. Es muy común en toda la región ser una máquina de hacer niños, ser vendida como mercancía con una dote, embotar su sexualidad con cosas como la ablación, las masacres de mujeres y la violencia extrema. Las desigualdades frente a las leyes vigentes son numerosas. Esta situación, que abunda en diferentes ejemplos, sólo puede restablecerse mirando a todos los ámbitos que conciernen a la sociedad, incluida la ciencia, y organizándose en consecuencia. Hoy en día, la lucha y la organización desarrolladas por muchos movimientos de mujeres, y especialmente el movimiento de mujeres kurdas, nos muestra que esta historia maldita sólo puede revertirse si la teoría y la práctica se entrelazan y la organización revolucionaria se hace en consecuencia.

El problema de la clase, la jerarquía, la familia, el poder y el Estado

Mientras que la formación de una dinastía se convierte en el foco del poder y la forma de Estado, la familia o vínculos familiares se ha convertido en la célula madre oficial de todas las sociedades. Las luchas por el poder, que se han llevado a cabo a lo largo de la historia para el establecimiento y la destrucción de dinastías y familias, no se calculan. Las sociedades no sólo se convierten en una fuente de problemas con estas guerras, sino que se consumen internamente. Lo más importante es que la dinastía es la institución que acostumbró a otros sistemas tribales, especialmente a sus propias tribus y clanes, a la primera división en clases y a la esclavitud. La transformación de la dinastía en ideología oficial también marcó la estructura familiar y dio lugar a una subideología en forma de “consanguinidad”. Sin embargo, a lo largo de la historia y antes de ella hubo muchas formas diferentes de unión entre hombres y mujeres. Había un tipo de familia con peso femenino, y en este tipo de familia, los hombres y los maridos no eran muy conocidos. El tío materno y los hijos eran más importantes. El sistema del líder masculino se desarrolló mucho más tarde y como proyección del trío dinastía-poder-estado. En este sentido, la resolución de la familia es esencial para resolver la relación entre poder-estado-clase y sociedad.

En contra de la creencia popular, la clase no da lugar al poder y al Estado. Por el contrario, las formaciones de poder y de Estado basadas en la dinastía, la consanguinidad (organizaciones jerárquicas) conducen a la clasificación. La esclavitud no se construye sólo sobre el trabajo material. Se construye principalmente sobre la mentalidad, las emociones y los cuerpos. La esclavitud del trabajo material no se desarrolla hasta que se desarrolla la esclavitud ideológica. Ver las construcciones del poder y del Estado en la sociedad de Oriente Medio como renta política (beneficio que genera beneficio) nos acerca a la realidad. Las acumulaciones sociales se hacen en forma de toma de poder y de focos estatales más que de relaciones amo-esclavo. El poder es un fenómeno más común que el Estado. Incluso cuando no hay Estado, el poder puede experimentarse intensamente. Por lo tanto, los focos de poder deben ser considerados como una especie de capital, monopolios de capital. No tiene sentido estar en el poder si no hay beneficio. El Estado es un fenómeno diferente al poder. También se basa en el poder, pero en una forma diferente. En primer lugar, cuando muchas potencias del poder se unen y ven que van a obtener más beneficios, apuntan a la nacionalización como una pasión violenta. El Estado se construye siempre como una organización de beneficio conjunto de diferentes centros de poder. Con ello se intenta dominar a la sociedad creando una moral, una cultura y un estilo de gestión que contrasta con los valores naturales de la sociedad.

Problema económico e ideológico de la sociedad de Oriente Medio

Una diferencia importante en la sociedad de Oriente Medio es la fuga del excedente económico por parte del Estado. De hecho, teniendo en cuenta que el beneficio sin Estado es un sueño en la civilización europea, en última instancia, el Estado es el único propietario legítimo de los residuos sociales. Verse a sí mismo como dueño de la propiedad ya es razón suficiente para ello. En este sentido, la historia de la civilización es una historia antieconómica. Todos los problemas económicos se viven como resultado de esta contradicción. Cuanto más la clase dirigente, la ciudad y el Estado retiren sus manos de la economía, es decir, se reduzcan y dejen la economía a sus verdaderos propietarios, más problemas económicos se resolverán. Esta determinación, que es cierta para la economía mundial, lo es aún más para la vida económica de Oriente Medio.

No hay sociedad sin ideología como poder cultural espiritual. La ideología está relacionada con la mentalidad, pero es un concepto diferente. Se puede hablar de la mente de los animales, incluso de las plantas y los átomos, pero la ideología es exclusiva de la sociedad humana. Su tarea consiste principalmente en dar sentido y organizar la vida. Lo importante para el mundo ideológico de Oriente Medio es ver cómo la ideología mitológica se ha convertido en ideología religiosa, cómo la ideología religiosa se ha convertido en ideología filosófica y en las últimas teorías científicas.

Los problemas de la vida económica y social encuentran definitivamente su valor en la ideología: tanto como el espacio ideológico es necesario para captar los problemas materiales, lo contrario también es una necesidad. Es necesario buscar y ver las conexiones entre ellos, así como distinguir los dos lados. Hoy en día, los pesados problemas sociales se convierten en estos problemas ideológicos direccionales. Esto se debe quizás a la creencia de que se pueden resolver más fácilmente. Vemos esta situación en el resurgimiento de la ideología islámica tradicional en la región, ya que algunos círculos no encuentran métodos más progresistas, unificadores y democráticos para los problemas sociales. Una vez más, el fracaso de las ideologías occidentales modernistas como solución se debe a que no pueden establecer conexiones realistas con los problemas sociales. El fracaso de las ideologías tradicionales (religiosas) o modernistas (liberalismo, nacionalismo, religiosidad, cientificismo, socialismo real, etc.) tiene que ver con su incapacidad para analizar y reflejar con precisión los problemas sociales. La solución se encuentra en el hecho de que la verdad se experimenta tanto en el discurso como en la acción con estilos tanto evolucionistas como revolucionarios.

La intervención capitalista y el problema de la revolución social

La última etapa de la crisis en Oriente Medio bajo el nombre de “Problema de Oriente” se ha agravado desde el siglo XIX, cuando el sistema de civilización central de Europa asumió la hegemonía y se volcó en la región. La búsqueda de soluciones tradicionales y modernistas basadas en la modernidad capitalista** ha conducido a la profundización de los problemas. La crisis ha conducido a negatividades hasta el borde del genocidio y el suicidio y sigue en curso. El Canal de Suez, primero, y los ricos yacimientos de petróleo de Oriente Medio, después, de los que los grandes estados europeos no pudieron apartar la vista, son la base del caos de los tiempos modernos. Se han creado fronteras artificiales*, gobiernos títeres y estatismos semiautónomos caracterizados por monarquías colaboradoras. En todos estos estatismos, formados por la lógica del darwinismo social de Occidente, el dominio de los fuertes, la realización de genocidios con lógica racial superior, se llevaron a cabo peleas religiosas y étnicas, conflictos tribales, crisis constitucionales, reivindicaciones de derechos monárquicos y políticas coloniales de acompañamiento…

Después de un tiempo, los actores de la región cambiaron y los británicos y franceses empezaron a ser sustituidos por los Estados Unidos y las empresas multinacionales en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. ¿Puede la región, que ahora atraviesa una tercera guerra mundial, salir adelante con las políticas de la administración estadounidense que no han tenido éxito en 100 años? Si nos fijamos en el hecho de que no aborda los valores sociales y los problemas de mentalidad sobre una base correcta, dejémoslo en eso, la solución parece causar mayor sufrimiento y problemas.

Podemos interpretar la historia de la civilización de Oriente Medio como una historia de contrarrevolución. ¿Qué contrarrevolución? Una contrarrevolución contra todos los elementos sociales excluidos del sistema de civilización. Una contrarrevolución contra las mujeres, los jóvenes, la sociedad agroaldeana, las tribus y clanes nómadas, las sectas secretas y los creyentes, los esclavizados. Contra la realidad de la vida común. Sin embargo, a medida que la revolución se aleja en las prácticas morales, políticas y democráticas, comienza a alejarse de la modernidad capitalista y a encarnar la modernidad democrática. Es importante identificar una diferencia en la cuestión de la revolución en la forma de vida y de acción. Cuanto más erróneos sean los enfoques lineales, la memorización y las prácticas tramposas, cuanto más abiertas sean las distinciones teoría-práctica, más nos llevaremos a acciones erróneas. Debería ser bien sabido que no hay estilos de vida diferentes para la pre y la post revolución.

El problema de la ética, la política y la democracia de la sociedad de Oriente Medio

Los regímenes creados en la región no conducen a posibles soluciones, ya que son el origen de los problemas. No hay ninguna posibilidad de solución desde estos regímenes, que se enfrentan a una gran congestión hoy en día, para resolver el problema árabe-israelí que viene desde el faraón, los desacuerdos causados por los ataques contra los kurdos desde los sumerios, y el complejo de mentalidad en los temas principales de la religión, la ciencia, la nación, la moral, etc. Incluso proporcionan la profundización de los problemas y las guerras generalizadas. Las intervenciones exteriores siempre dejan la región enferma y contradictoria. Incluso si sólo nos fijamos en algunos problemas como Mosul-Kirkuk, los kurdos, Israel, Palestina, Irak, Irán, el Islam radical, Chipre, Antakya, Afrin-Serikani, Kuwait, Marruecos, Berber, Sudán, Egipto, Libia, Yemen, Líbano, Siria, podemos ver la violencia y el estancamiento creado por las fuerzas externas.

Como resultado, La civilización central de Oriente Medio se ha desarrollado en contradicción y en oposición con estos tres hechos básicos y expresiones conceptuales de la sociedad. Existe una relación dialéctica básica entre ellos. Cuanto más desarrollada está la sociedad civilizada (ciudad-clase-poder), más baja es la moral, la política y la democracia. Al mismo tiempo, existe la misma cantidad de tensión y lucha entre ellas. Por otra parte, el hecho de que las tendencias del estado y del poder sigan siendo fuertes, sugiere fuertes problemas morales, políticos y democráticos, la necesidad e incluso la existencia. La realidad sólo puede expresarse así debido a la contradicción dialéctica entre ellas. Incluso basándonos en esta breve explicación, podemos afirmar fácilmente que el potencial de la democracia, la moral y la política en la sociedad de Oriente Medio es fuerte. Con la lucha común de los pueblos, el cambio de éxito y de mentalidad que se va a lograr en la región extenderá gradualmente su influencia en todo el mundo. El origen del caos actual es la política aplicada a la región durante los dos últimos siglos por la mentalidad de modernidad capitalista, que domina el mundo. La solución principal es hacer frente a esta mentalidad y a la política con los valores democráticos de los pueblos sobre la base correcta y fortalecer el movimiento de la modernidad democrática, que es una rama del río principal, que hemos mencionado anteriormente. El enfoque correcto del problema de la religión, la etnia y la mujer en esta región facilitará la solución.

No hay gran obstáculo para que la región realice su propio (es decir, no una copia del de Occidente) Renacimiento, Reforma e Ilustración, abordándolo con una revolución mental. Si los soberanos de hoy en día están involucrados en todo tipo de cooperación, manipulación y populismo para continuar su existencia con el apoyo que reciben de las potencias externas, entonces por qué los pueblos y comunidades de los países mencionados no deberían establecer un frente común de resistencia. El ejemplo de la lucha y la revolución social vivida en el noreste de Siria y en Rojava-Kurdistán en los últimos años con la participación de todos los grupos étnicos y religiosos de la región puede ser un precedente en este sentido. No es en absoluto difícil tomar las cuestiones de raíz y comprometerse en la organización y la lucha común destacando nuestros lados comunes y reuniéndose en plataformas confederales. Es muy posible crear asociaciones heterogéneas reflejando la geocultura de la región en su geopolítica. Lo importante es hacerlo con un estilo democrático, con una nueva ciencia social y viendo nuestras diferencias como riqueza. Ahora es inevitable estar en una lucha colectiva contra sus políticas disgregadoras y hostiles. Tomando la lucha desde la raíz será anticapitalista, antimodernista y antimonopolista, y preparará el camino para soluciones y alternativas permanentes y creará una sinergia en la resistencia.

Fuentes

* Orientalismo: el manejo y acercamiento de Oriente con mentalidad occidental. La teoría de la alienación y el autoengaño de Oriente. En esta lógica, Occidente se convierte en ‘Carrera’ mientras que Oriente se convierte en ‘Objeto’ y Occidente se convierte en ‘Nosotros’ mientras que Oriente se convierte en ‘Otros’. Incluso el Oriente “adelantado” de Occidente se convierte en “atrasado”. En consecuencia, la intervención de Occidente en el Oriente era legítima y el terreno para manejarlo como debe ser.

** La modernidad es el estilo de vida social de una época. Lo material, lo espiritual y lo cultural son la técnica, la ciencia, el arte, la política y la moda que marcan la época. Es el estilo de vida de la época que pasa por ella. la vemos desarrollarse

*** Tiene la forma de un puente que une el Mediterráneo y el Mar Rojo. Está en la parte occidental de la península del Sinaí, en territorio egipcio. El canal abierto por el Reino Unido conecta Europa con Asia. Es el periodo en el que la revolución industrial se fundamenta en las ambiciones imperiales de Occidente. Se trata de la expansión del dominio geográfico para suministrar materias primas y exportar productos manufacturados. Con esta política, crearon nuevas zonas de ocupación, nuevas zonas coloniales y nuevas zonas de expansión al tiempo que creaban mano de obra y mercados baratos.

**** Acuerdo Sykes-Picot de mayo de 1916; acuerdo secreto entre británicos y franceses para el reparto de las tierras otomanas descritas como el “enfermo de Europa” tras la Primera Guerra Mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies