Combatiente de las YPJ en el NE de Siria presuntamente asesinada por parientes en un asesinato de «honor».

Las mujeres combatientes de las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) desempeñaron un papel importante en la lucha contra el Estado Islámico. (Foto: Reuters)

KURDISTAN 24 – 03/09/2020 – Vladimir van Wilgenburg – Traducido por Rojava Azadi Madrid

ERBIL (Kurdistán 24) – El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR), con sede en el Reino Unido, informó el lunes que un miembro de las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) fue asesinada por su hermano en la ciudad siria de Darbasiyah, situada cerca de la frontera con Turquía.

Una fuente afirmó que su hermano dijo que la había matado porque «traía vergüenza y deshonor a la familia».

En la región, hay antecedentes de hombres acusados de matar a mujeres o niñas que se considera que han avergonzado a una familia o tribu, a los que se les han impuesto condenas simbólicas o, en otros casos, han escapado por completo de la justicia.

Aunque esos actos son técnicamente ilegales en Siria, Iraq y otros países vecinos, su enjuiciamiento, en la práctica, se trata a veces como un asunto «familiar» y se mantiene fuera de los tribunales.

En otros casos, los asesinatos se presentan como suicidios.

Una fuente de Kongra-Star en Darbasiyah, confederación de organizaciones de mujeres, declaró a Kurdistán 24 que la mujer era conocida como Beritan, había vivido con su familia en la ciudad hasta que les dijo que se había unido a las YPJ. Según la fuente, su padre y sus hermanastros no estaban satisfechos con su decisión. Después de que sus dos hermanastros trataran de obligarla a ir con ellos a Hasakah y ella se negara, uno de ellos supuestamente le disparó y la mató.

La fuente añadió que los miembros de la familia son de etnia árabe, remarcando, «Como sabe, unirse a las YPJ no es algo poco común entre la comunidad árabe».

Una declaración oficial de Kongra-Star decía: «La violencia contra las mujeres es una de las violaciones más comunes de los derechos humanos, pero la mayoría de estas violaciones no se denuncian debido a la ausencia de penalización».

«Nosotras, como movimiento de mujeres, hacemos un llamamiento a todas las mujeres, a las instituciones de derechos civiles y a las instituciones de la sociedad civil para que asuman una rápida iniciativa para detener estos crímenes y no se demoren en hacer responsable al criminal y en aplicar la pena más severa para que podamos ver que se hace justicia».

Thomas McClure, investigador del Centro de Información de Rojava con sede en el NE de Siria, dijo a Kurdistán 24 que las YPJ, establecidas en 2013, son conocidas en todo el mundo por sus esfuerzos para establecer una nueva forma de democracia autónoma y dirigida por mujeres en el NE de Siria.

«Pero el asesinato de honor de esta semana subraya una realidad que muchos extrañan, que muchas partes de la sociedad en el noreste de Siria siguen siendo profundamente patriarcales, conservadoras y religiosas», dijo.

«La población del noreste de Siria es abrumadoramente musulmana suní, tanto kurda como árabe. Aunque ISIS ha sido derrotado y expulsado de sus bastiones en Raqqa y Deir ez-Zor, la mentalidad y las células durmientes de ISIS todavía gozan de un fuerte apoyo en estas regiones», continuó, «mientras que los grupos controlados por Turquía siguen abusando, secuestrando y asesinando a mujeres y en algunos casos imponen la ley sharia en las regiones bajo su ocupación».

Además, añadió que, aunque la Administración Autónoma local del Norte y Este de Siria (AANES) promueve y consagra los derechos de la mujer en sus leyes, las mujeres que viven en las zonas bajo su control «siguen enfrentándose a una gran violencia y opresión en el hogar familiar».

«Organismos como Mala Jin (Casa de la Mujer) y el movimiento femenino Kongra Star trabajan incansablemente para proporcionar rutas para que las mujeres escapen de situaciones abusivas o peligrosas, mientras que las YPJ, también, han proporcionado una ruta para que miles de mujeres dejen el hogar familiar y logren una nueva autonomía», dijo McClure. «Pero la profunda misoginia arraigada no cambia de la noche a la mañana, y este último asesinato de honor pone de relieve cuánto trabajo queda por hacer en el noreste de Siria».

El 21 de agosto, Kongra Star y otras instituciones de derechos de la mujer al oeste de la ciudad de Kobani también iniciaron una campaña titulada «Ella no se suicidó, tú la mataste», ha informado la Agencia de Noticias Hawar. La campaña se lanzó después de un aumento de los asesinatos de mujeres en la zona, además de otras muertes que oficialmente se consideraron suicidio, pero de las que se sospecha que son asesinatos de honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies