¿Cayó sobre nuestras cabezas la roca de Sísifo?

Kenoozarabia – 28 septiembre 2020 – Gulistan Sido, Responsable de Relaciones Exteriores de la Universidad de Rojava, Qamishlo, Siria

‏Cuando miramos de cerca la etapa histórica y estructurada que estamos atravesando como pueblos y sociedades del Mediterráneo, árabes, kurdos, cristianos, musulmanes, etc. vemos que las escenas de muerte y destrucción se repiten, y el contexto de manipulación es abrumador con un ciclo de desgaste que absorbe nuestras energías.

Por eso cuanto más queremos vivir con dignidad y respirar libremente, nos golpean ataques feroces y brutales, y se practican contra nosotros todas las violaciones inhumanas, a la vista y oídos de los dueños de palacios y torres, y llega uno de esos altavoces que se considera responsable de los destinos de los pueblos, declarando con toda sangre fría desde el bando contrario: “estamos preocupados por la muerte de los niños” o “estamos molestos por el secuestro de las mujeres” “estamos siguiendo de cerca la situación”.

El tormento y el dolor continúan, y la vida de nuestras sociedades se ha acostumbrado al dolor y se parece una muerte lenta, pero la verdad inequívoca es que todos pasamos por un dilema existencial común. Parece que quieren imponer el destino de Sísifo y buscarán convencernos de que ese es nuestro destino y que no cambiará y que viviremos este infierno para siempre.

¿Deberíamos aceptar las inutilidad e insignificancia de las que hablaba Albert Camus en su artículo de 1942 “El mito de Sísifo”? ¿Será que todos somos Sísifo? ¿Deberíamos imaginarnos felices y aceptar este destino? ¿Y si el castigo que nos imponen las que se llaman deidades amenaza la forma y esencia de nuestra existencia?

Aquí me gustaría hacer la siguiente pregunta: ¿Vivimos nosotros, como sociedades y pueblos, en la forma que representa nuestra esencia y aspiramos a ella, o por el contrario sobrevivimos de la manera que otros quieren?

Ante la ausencia de una conciencia social e histórica de la sociedad y el desconocimiento de la realidad de los planes que se cuecen en secreto, nuestras sociedades están expuestas a graves peligros existenciales y se libran en dos frentes, externa e internamente, y en los planos material y moral. La guerra y el terrorismo con sus células clandestinas atacan en todas partes, se cobran vidas, no reconocen fronteras y cometen masacres en cualquier lugar que sirva a sus intereses. Los regímenes dictatoriales autoritarios y los que están detrás de ellos operan y dirigen herramientas y robots terroristas.

Los comerciantes de crisis y guerras pretenden difundir el estado de caos e inestabilidad y consagrar el sentimiento del absurdo de la vida, de manera que el asunto nos lleve a pensar en el suicidio en ocasiones o entregarnos a la realidad, aceptarla y esperar a “Godot”; es decir, el salvador y libertador, por un lado, y por otro lado, dolor y presión en muchas ocasiones genera la explosión y conduce a la rebelión y la revolución, y el trabajo puede ser difícil, pero conducirá a un nuevo resurgimiento.

Nuestras sociedades orientales se distinguen por su diversidad étnica, religiosa y cultural, y forman un hermoso mosaico que no se puede borrar ninguna parte o color para no perder su significado ni distorsionarse. Nuestras civilizaciones, profundamente arraigadas en la historia, y nuestra herencia cultural inherente que se transmite de generación en generación, constituyen el espíritu que corre por las venas de nuestras sociedades. Se supone que las diferentes culturas se complementan entre sí y son causa de unidad y fuerza, no división, rivalidad, debilidad y ahogamiento. Los edificios eternos y arqueológicos, así como la herencia espiritual e intelectual son evidencia de la grandeza de nuestros antepasados ​, de la verdad y significado de nuestra existencia.

En la asfixiante crisis que atravesamos desde hace diez años, los comerciantes de las guerras o sepultureros de culturas y civilizaciones buscan vaciar a las sociedades de su significado y cortar sus raíces. Por ejemplo, el oscuro y expiatorio proyecto de ISIS ha llevado a la destrucción y robo de monumentos antiguos en Siria, Irak y muchas regiones, en fin, comercian en la historia.

La eliminación del significado mediante el derretimiento y aniquilación de culturas y la ruptura de los vínculos de los pueblos con su pasado, constituye en opinión del pensador Abdullah Ocalan el mayor peligro para la caída de las sociedades y nos invita a darnos cuenta de que “ninguna fuerza es más que la fortaleza del significado, y digamos que ninguna fuerza sobrevivirá a la caída al nivel de una demostración de fuerza Falso sobre el poder del significado”. No es posible hablar de la vida en un lugar desprovisto de significados. Y cualquier sociedad que pierde su sentido no puede expresar su esencia y su identidad. Los resultados de la pérdida de sentido, espíritu y estética social son terribles, y solo podremos hablar de una entidad viva pero con la cabeza amputada o un cadáver abandonado a descomponerse. Las sociedades que lograron sus esencias alcanzaron una mayor sofisticación y un alto nivel de emancipación.

Sísifo quería burlar a la muerte y engañarla, por lo que los dioses le castigaron, y comenzó a rodar la piedra montaña arriba, repitiendo una y otra vez, e intentando sin desesperación llegar a alguna conclusión. Nuestros enemigos quieren imponernos la muerte en todas sus formas y hacernos daño. Creo que deberíamos reconsiderar los conceptos de vida y muerte, tal vez no haya escapatoria de la muerte, pero ser dueños de nuestra perspectiva es lo que cambia las cosas y lo más importante es vivir en cada segundo una vida plena en aras de causas u objetivos elevados y abrazar la ética del luchador samurái contemporáneo.

Para trascender la muerte y el absurdo, nuestros pueblos no tienen más que protegerse unos a otros, estamos en el mismo barco y debemos compartir sabiamente el liderazgo para alcanzar la salvación a través de la solidaridad y entender los peligros que nos acechan.

Ser como árboles que crecen en sus raíces como dice el proverbio kurdo, volver a lo esencial, a las expresiones y símbolos encarnados en nuestras culturas, y tener un espíritu de responsabilidad histórica para transmitirlos a las generaciones futuras de la mejor manera posible y preservar sus peculiaridades. No hay rendición, no hay derrota, no hay miedo, sino una insistencia en la vida y cantar en voz alta, como en la canción del artista egipcio Mohamed Mounir, “Alza tu voz y canta”.

Traducido por Rojava Azadi Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies