Carta abierta al Gobierno de Turquía, a los proveedores del proyecto de la presa y la central hidroeléctrica Ilısu y a los miembros del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO

La excavación, documentación y conservación del patrimonio cultural en Hasankeyf debe continuar

24 de marzo de 2020

El recién inaugurado Museo Hasankeyf -construido para preservar algunos de los objetos rescatados de Hasankeyf y su región antes de la inundación de la controvertida represa hidroeléctrica Ilısu en Turquía presenta un amplio relato de la historia de la región. La exposición comienza con la formación geológica de la cuenca del Alto Tigris, continúa con la aparición de asentamientos humanos organizados en el período neolítico y culmina con el florecimiento de la ciudad bajo las dinastías Artuquí, Ayubí y Ak Koyunlu en los siglos XII a XV d.C.

La colección del museo es impresionante, no sólo por su alcance histórico, sino también por la belleza de las piezas individuales, incluidos los raros ejemplos de cerámica neolítica, las lápidas islámicas tempranas y los relieves de estuco al estilo de los grandes selyúcidas. Sin embargo, a pesar de sus notables activos, el museo no puede ocultar el hecho de que es un subproducto del proyecto multimillonario de la presa y central hidroeléctrica Ilısu, que ha traído consigo la destrucción de un patrimonio natural y cultural de valor inestimable, negando a los pueblos afectados su derecho a acceder a su patrimonio cultural (garantizado por el artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales) y a ser consultado sistemáticamente en los proyectos de alteración de edificios históricos (como se consagra en el Convenio de Granada, artículo 14, y en la Ley de Aprobación Turca Nº 3534).[1]

El museo, junto con el Monte de la Ciudadela reforzado y el parque arqueológico (donde se encuentran actualmente siete monumentos retirados de la parte baja de la ciudad), constituye el programa del Gobierno para preservar el patrimonio cultural de la ciudad antigua. A pesar de sus nobles ambiciones, este programa de conservación es profundamente defectuoso en varios aspectos. Dos de sus más atroces fallas son: 1) la insuficiente cobertura del período islámico temprano y 2) la total exclusión del elemento cristiano de larga duración.

La cobertura del período islámico temprano que realiza el museo se limita a una pequeña cantidad de monedas y dos piedras grabadas con un estilo de caligrafía árabe temprana. Ejecutada con letras angulares una pieza, redondeadas en la otra, estas inscripciones son dos de los objetos más intrigantes e importantes del museo, sobre todo porque las inscripciones en piedra de principios del período islámico son poco numerosas. El descubrimiento de estas piedras sugiere que una nueva excavación arqueológica en la ciudad baja de Hasankeyf bien podría aportar nueva información sobre el desarrollo de la civilización islámica en la Alta Mesopotamia en los siglos VII a IX, un período de la historia sólo parcialmente iluminado por las fuentes escritas.

En cuanto a la cobertura del legado cristiano de Hasankeyf recogida en el museo, la exposición de artefactos cristianos consiste en cinco cruces del período bizantino, y se perdonaría al visitante que abandonara el museo con la idea de que la historia cristiana de la ciudad terminó con la conquista islámica en 640 d.C.

Iglesia de Tareke, barrio de Kale, Hasankeyf
Iglesia de Saha, Hasankeyf

Esta laguna en la narración histórica que se presenta en el Museo Hasankeyf es inconcebible, ya que hay amplias pruebas que demuestran que los cristianos y la Cristiandad han desempeñado un papel importante en la vida cultural y económica de la ciudad durante más de 1.300 años tras el advenimiento del islam [2]. En el siglo X, por ejemplo, el geógrafo árabe al-Muqaddasi señala las numerosas iglesias de la ciudad [3], mientras que los registros otomanos de finales del siglo XVI indican que de 1.700 hogares en Hasankeyf, casi el 60 por ciento eran cristianos [4]. Las estructuras de mampostería incluyen la Iglesia de Tareke [5] en el corazón de la ciudad baja (cerca del sitio original de la Mezquita Rizk), la Iglesia de Deiriki -también conocida como la Iglesia de los Cuarenta Mártires [6]- debajo de la esquina sudeste de la Ciudadela, y el Monasterio de Mor Aho, que fue dotado por los residentes de las aldeas de Atafiye y Difne/Üçyol en el siglo XVI. [7, 8]

Es una negligencia del deber de Turquía, como propietario de la ciudad histórica de Hasankeyf, dejar el patrimonio cultural inamovible de la antigua comunidad cristiana de la ciudad indocumentado y desprotegido. Hoy en día, los residentes de Hasankeyf siguen valorando la dimensión cristiana de su patrimonio cultural, relatando sus experiencias trabajando codo con codo con vecinos cristianos cuando comenzaron sus carreras como sastres, tejedores o comerciantes. Muchos señalan que hace sólo unas pocas generaciones, sus familias habían sido cristianas. Y los residentes a menudo comparten sus conocimientos sobre los distritos, iglesias y monasterios cristianos de Hasankeyf. [9]

La supresión total del legado cristiano del paisaje de Hasankeyf, ya sea por negligencia o por otras razones, constituiría una violación grave y censurable del derecho humano universal a participar en la vida cultural de la comunidad, incluido el acceso al patrimonio cultural. Se requiere una acción urgente para asegurar que estos monumentos no se pierdan debido a su exclusión expresa del programa gubernamental de conservación del patrimonio cultural de Hasankeyf. En la Declaración de la UNESCO de 2003 relativa a la destrucción intencional del patrimonio cultural se afirma que «el patrimonio cultural es un componente importante de la identidad cultural de las comunidades, grupos e individuos, y de la cohesión social, de modo que su destrucción intencional puede tener consecuencias adversas para la dignidad o los derechos humanos». No hay justificación para la exclusión casi total del cristianismo del museo y la colección adyacente de monumentos transferidos de la ciudad antigua.

Para remediar esta situación, el gobierno turco debe, como mínimo, detener el llenado del embalse Ilısu (abriendo las compuertas de la inundación para permitir un flujo de agua controlado) y continuar las excavaciones arqueológicas para documentar y preservar aspectos importantes del patrimonio cultural de Hasankeyf, centrándose en particular en el período islámico temprano, el elemento cristiano perdurable y la evolución de las interacciones musulmano-cristianas de los siglos VII a XX. La continuación de la labor de excavación arqueológica y conservación también crearía oportunidades de empleo para los residentes locales, que se enfrentan a un largo período de dificultades económicas debido a la pandemia de COVID-19 y, en particular, a su impacto negativo en el sector del turismo.

También exigimos que todos los socios estratégicos de la cadena de suministro del proyecto de la presa Ilısu, especialmente las empresas Andritz, Nurol, Cengizler, Er-Bu y Bresser, y los bancos GarantiBBVA y Akbank, utilicen su influencia para evitar la eliminación total del legado cristiano de Hasankeyf.

Además, el silencio de la UNESCO sobre la controversia de Hasankeyf es inaceptable. Aunque es muy probable que Hasankeyf cumpla 9 de los 10 criterios para su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO [10], la disposición de que sólo los Estados parte pueden proponer un sitio ha impedido que se le reconozca para su protección, a pesar de años de peticiones de la sociedad civil, los municipios y la comunidad científica. El proyecto de la presa Ilısu ha progresado en una atmósfera de conflicto armado intermitente y de represión constante de los derechos civiles, en la que se ha desalentado repetida y enérgicamente a los pueblos afectados y a los diversos interesados a que expresen sus opiniones. Por lo tanto, la inundación de Hasankeyf y de la cuenca del Alto Tigris constituye una violación del derecho humano básico a participar en la vida cultural de la comunidad, que se afirma en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 15), así como una violación del Convenio de Granada (artículo 14 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), que exige una consulta sistemática y sostenida con el público en relación con la alteración de edificios históricos.

Exhortamos a los miembros del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO a que diseñen urgentemente mecanismos que permitan a los diversos interesados (incluidos los pueblos afectados, las organizaciones de la sociedad civil, académicos y otros) dar a conocer sus preocupaciones y desempeñar una función sustantiva en la identificación de los sitios candidatos a la inclusión en la lista del Patrimonio Mundial y en la supervisión y gestión de los sitios incluidos en la lista.

Nota: Para obtener imágenes y más información, véase el enlace: http://www.hasankeyfmatters.com/2020/03/open-letter-to-government-of-turkey.html

Instituciones firmantes de este comunicado:
Hasankeyf Matters
Initiative to Keep Hasankeyf Alive
The Corner House
FIVAS Association for International Water Studies
Humat Dijlah (Tigris River Protector Association)
Riverwatch
Save the Tigris Campaign

1 http://teftis.kulturturizm.gov.tr/TR,14268/avrupa-mimari-mirasinin-korunmasi-sozlesmesi.html

2 For photographs of the monuments noted here, see: http://www.hasankeyfmatters.com/2020/02/the-disappearing-christian-heritage-of.html

3 «Hisn Kaifa,» Encyclopedia of Islam, 1st edition, Leiden: Brill, 1913-36.

4 According to the İslam Ansiklopedisi («Hasankeyf,» İslam Ansiklopedisi, 16. Cilt, İstanbul: Diyanet Vakfı, 1997.

5 Oluş Arık, Hasankeyf: Üç Dünyanın Buluştuğu Kent, p. 188-90.

6 Gernot Wiessner, «Derike: Kirche der vierzig Märtyrer,» Christliche Kultbauten im Tur Abdin, Teil IV, Wiesbaden: Harrassowitz Verlag, 1993, p. 129-36.

7 Gernot Wiessner, «Üçyol (Difne), Der el-Muhr: Klosterkirche,» Christliche Kultbauten im Tur Abdin, Teil I, Wiesbaden: Otto Harrassowitz, 1982, p. 110-115.

8 According to a note in Arabic dated 1560, the endowment/waqf for the monastery was established in 1543. See Academia.edu for English original of A. Palmer, ‘La montagne aux LXX monasteres: geographie monastique de Tur ‘Abdin’, in F. Jullien (ed.), Le monachisme syriaque (Paris 2012), p. 22.

9 cf. Andreas Fink, Der arabische Dialekt von Hasankeyf am Tigris (Osttürkei): Geschichte – Grammatik – Texte – Glossar, Wiesbaden: Harrassowitz Verlag, 2017, p. 19.

10 Zeynep Ahunbay and Özge Balkız, «Outstanding Universal Value of Hasankeyf and the Tigris Valley,» Doğa Derneği, https://www.dogadernegi.org/wp-content/uploads/2015/10/Outstanding-universal-value-of-hasankeyf-and-the-tigris-valley.pdf

Traducido por Rojava Azadi Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies