[Análisis] Comandante de las SDF dice que están preparados para entablar un diálogo con Ankara

Fuente: Al-Monitor

Autora: Amberin Zaman

Mazlum Kobanê

Han pasado más de tres meses desde que Turquía lanzó su más reciente ofensiva contra los socios kurdos sirios de Estados Unidos que dirigen las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF).

Decenas de miles de personas han sido desplazadas por los combates y decenas de civiles han muerto. Las fuerzas estadounidenses se han replegado y las fuerzas del régimen ruso y sirio han intervenido para llenar el vacío. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha amenazado con ampliar las operaciones militares en el noreste de Siria, hasta la frontera con Irak. En el noreste de Siria o en Rojava (Kurdistán occidental) reina una atmósfera de miedo y desafío silencioso. Mazlum Kobane, el famoso y tranquilo comandante de las SDF, está haciendo todo lo posible para navegar por estas aguas tormentosas, buscando por un lado equilibrar las relaciones entre Rusia, Estados Unidos y el Régimen, mientras intenta unir a los partidos políticos kurdos sirios.

Al-Monitor se sentó con Mazlum Kobane en un lugar secreto del noreste de Siria durante más de una hora.

A continuación se presentan los aspectos más destacados de la entrevista, realizada en turco y editada ligeramente para mayor claridad:

Al-Monitor: Han pasado muchas cosas desde la última vez que nos vimos en marzo de 2019. Turquía invadió partes del noreste, un movimiento que usted dijo en ese momento que desencadenaría «la segunda gran guerra de Siria». ¿Cómo ha impactado en su región la Operación Primavera de Paz del 9 de octubre en Turquía?

Kobane: La invasión turca causó un daño tremendo a nuestro pueblo. Turquía invadió una parte de Siria. Trajo grupos terroristas a las áreas habitadas por nuestro pueblo. Me refiero a los grupos vinculados a al-Qaeda, a los grupos islámicos radicales. Nuestro pueblo sufrió un desplazamiento masivo. Fueron sometidos a la ingeniería demográfica y a la limpieza étnica. Esos kurdos ya no pueden regresar a sus hogares. Si lo hacen, se enfrentan a la muerte. Los árabes desplazados por el conflicto tampoco pueden regresar. Turquía los considera traidores por haber coexistido con nosotros y haber aceptado el gobierno de nuestra administración. También se han convertido en objetivos. Se ven obligados a sobrevivir en condiciones miserables, a vivir en campamentos y privados de sus medios de vida.

En términos operativos, antes de la invasión turca sólo trabajábamos con la coalición liderada por Estados Unidos. Ahora los rusos están aquí y las fuerzas del régimen sirio están en la frontera.

Estamos tratando de ajustarnos. Es un asunto delicado y que lleva mucho tiempo tratar con estos diferentes actores en un entorno más complejo. Pero nos estamos arreglando.

Al-Monitor: Hubo informes de que los iraníes ayudaron a negociar ese acuerdo.

Kobane: No, no lo hicieron. En el lado positivo, nuestro pueblo sigue estando con nosotros, confiando plenamente en nosotros. No hay cambios allí. Además, ya no tenemos ningún punto de contacto con las fuerzas turcas. Las fuerzas del régimen están desplegadas actualmente a lo largo de la frontera turca en el noreste de Siria, es decir, han sustituido a nuestras fuerzas allí. Turquía constantemente cita nuestra presencia a lo largo de su frontera como una amenaza a su seguridad nacional. Ese argumento ya no tiene sentido. Ya no pueden acusarnos de tratar de desmembrar a Siria, de tratar de separarnos de Siria.

Luego está la enorme avalancha de apoyo a los kurdos de todo el mundo. El apoyo fue particularmente sorprendente en los Estados Unidos donde vimos a miembros del Congreso de ambos lados del pasillo correr en nuestra defensa y condenar la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de retirar las tropas estadounidenses. El Presidente Trump me ha llamado desde entonces. El Vicepresidente Mike Pence me ha llamado. El mundo entero sabe quiénes son los kurdos y siente simpatía por nosotros. A diferencia de Turquía, no necesitamos gastar millones de dólares en cabildeo para defendernos. Y es porque tenemos una causa justa.

Por último, creo que la presencia de Rusia tendrá un efecto positivo en cuanto a la solución de los problemas del noreste de Siria. Rusia tiene una gran influencia en Siria y sabemos que está ansiosa por una solución y que contribuirá en gran medida a ayudarnos a llegar a un acuerdo con el régimen sirio.

Al-Monitor: Sin embargo, usted mismo ha admitido que no ha habido progresos en sus conversaciones con el régimen. Si Rusia tiene tantas ganas de ayudarle como usted dice, ¿por qué no ha habido ningún movimiento hasta ahora? Rusia también ha desarrollado estrechos vínculos con Turquía. El jefe de la inteligencia nacional turca, Hakan Fidan, y su homólogo sirio, Ali Mamlouk, se reunieron recientemente en Moscú. Parece que Rusia está usando su relación con Turquía para presionarle a romper su alianza con Estados Unidos.

Kobane: Es cierto que Rusia está cuidando de sus propios intereses y como tal hay una vía paralela de Rusia tratando de arreglar las relaciones entre Ankara y Damasco. Les dijimos que entendemos sus relaciones con Turquía pero que no deben usarlas en nuestra contra. Sin embargo, sabemos que ese riesgo existe. Si eligen ese camino no les interesará. Siria no es la Siria de antes de 2011. Y nunca podremos volver a la antigua Siria. Tomemos el acuerdo de Adana [firmado entre Ankara y Damasco que permite a Turquía perseguir a los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK, dentro del territorio sirio]. Rusia está hablando de revivirlo para que Turquía y Siria se den la mano. No funcionará.

Al-Monitor: ¿Por qué no?

Kobane: Porque Turquía apoya abiertamente a los grupos de oposición contra el régimen y, lo que es más importante, a la Hermandad Musulmana. Los lazos de Turquía con los Hermanos Musulmanes son de naturaleza estratégica y no se limitan a Siria. Turquía no perderá fácilmente sus relaciones con ellos. Y mientras esto sea cierto, Turquía no podrá hacer las paces con el régimen sirio.

Al-Monitor: Pero los tratos de Rusia con Turquía van más allá de Siria. Su objetivo general parece ser utilizar a Turquía para abrir una brecha dentro de la OTAN. Y como vimos en Afrin, Rusia no duda en ofrecer zanahorias kurdas a Turquía cuando lo considere oportuno. ¿No le preocupa que este escenario se repita al este del Éufrates? Erdogan habla constantemente de la expansión de las operaciones hasta la frontera iraquí. Hay afirmaciones de que Turquía quiere ir a continuación tras al-Qahtaniyah, que es principalmente árabe y tiene petróleo. También ha pedido a los rusos que «nos den el petróleo» en Rimelan y sus alrededores. Dice que es para ayudar a pagar la vivienda de los refugiados sirios en Turquía a fin de reubicarlos dentro de Siria, en las zonas fronterizas al este del Éufrates. Esto presumiblemente se relaciona con los supuestos planes de Turquía para reducir la población kurda a lo largo de la frontera.

Kobane: Sí, conocemos esos planes. Sabemos que Erdogan también quiere ir tras Kobane. Él ve a Kobane como un obstáculo para unir las zonas que Turquía acaba de invadir con Idlib. No descartamos ninguna de estas amenazas como retórica vacía. Las tomamos en serio. Erdogan quiere poner en práctica el mapa que sostuvo durante su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ese mapa era de Rojava.

Al-Monitor: ¿Permitirá Rusia que Turquía siga con esos planes?

Kobane: Hay dos acuerdos. El que se firmó en Sochi entre Erdogan y [el presidente ruso Vladimir] Putin. Luego está el otro acuerdo firmado en Ankara con el vicepresidente estadounidense Pence. Ambos obstaculizan una mayor intervención turca en nuestro territorio. Aceptamos ambos acuerdos. Fuimos consultados sobre ellos y somos parte de ellos. Cumplimos todas nuestras obligaciones, pero Turquía no lo ha hecho. Está violando las disposiciones del acuerdo con los Estados Unidos. Ese acuerdo protege los derechos de las minorías que viven en las zonas bajo control turco. Sin embargo, Turquía está cambiando la composición demográfica de la zona. Está abusando de los derechos de las minorías étnicas y religiosas que viven allí. Es responsabilidad de Rusia y de Estados Unidos garantizar que Turquía no se embarque en más aventuras.

Al-Monitor: Hasta ahora Erdogan ha hecho casi todo lo que ha dicho que hará. Y ni Rusia ni Estados Unidos lo han detenido.

Kobane: Lamentablemente no.

Al-Monitor: Nuestras fuentes nos dicen que el equipo del Departamento de Estado de EE.UU. en Siria ha lanzado la idea de enviar petróleo a Turquía a través de Tell Abyad como una forma de aliviar las tensiones con usted.

Kobane: Los estadounidenses nunca nos mencionaron nada de eso. En cualquier caso, el petróleo pertenece a todo el pueblo sirio y todo el pueblo sirio debería beneficiarse de él. Hemos controlado el petróleo desde hace varios años y hemos hecho todo lo posible para que todo el pueblo sirio, no sólo los que viven en las zonas bajo nuestro control, se beneficien del petróleo. El petróleo sirio sólo puede venderse a países extranjeros con el consentimiento del pueblo sirio y del gobierno central de Damasco.

Al-Monitor: Pero Trump dice que las tropas estadounidenses se quedan en Siria «por el petróleo» y ha hablado de conseguir que las compañías petroleras estadounidenses lo extraigan y lo vendan.

Kobane: El petróleo es una forma de justificación para mantener las tropas estadounidenses aquí. Dicen que defenderán el petróleo contra el Estado Islámico [IS] y que derrotarán a los remanentes del IS para impedir que se reagrupen, para que vuelvan. Las tropas estadounidenses se están replegando en nuestra región de acuerdo con este nuevo plan. El redespliegue sigue en curso. De hecho, todavía no está claro si las tropas estadounidenses seguirán aquí o por cuánto tiempo. Depende de Trump.

Erradicar a IS es muy difícil. La retirada de las tropas estadounidenses [de la frontera de EE.UU.] dio un gran impulso a la IS. Este problema no se puede resolver en meses. Tomará años.

Al-Monitor: ¿Así que usted cree que las tropas de EE.UU. deben permanecer aquí a largo plazo?

Kobane: No estamos diciendo, como lo hizo Trump, que Estados Unidos permanecerá aquí por cientos de años, o que deben permanecer para defendernos de los ataques de otras fuerzas. Pero los Estados Unidos tienen una responsabilidad hacia nosotros. Luchamos juntos contra la IS e hicimos muchos enemigos debido a nuestra asociación con Estados Unidos. Por ejemplo, antes de que llegaran los estadounidenses teníamos buenas relaciones con Turquía. Estados Unidos tiene ahora la responsabilidad de ayudar a asegurar una solución política justa al conflicto sirio, de ayudar a asegurar que todo el pueblo sirio, incluyendo a los kurdos, reciba sus plenos derechos en una Siria nueva y democrática, todos consagrados en una constitución democrática.

Al-Monitor: ¿Estamos más cerca del resultado que describe?

Kobane: Si mantenemos el rumbo, es posible que lleguemos este año. Pero lo que más esperamos de los estadounidenses es que nos ayuden a lograrlo. Su retirada debe estar vinculada a una solución política en Siria. Y es cierto que el petróleo y otros recursos en el territorio bajo nuestro control proporcionan una ventaja para este fin.

Al-Monitor: Usted menciona el petróleo y el IS, pero la otra razón por la que Estados Unidos dice que se queda en Siria es Irán – y acabamos de ver morir al principal comandante de Irán, Qasem Soleimani, en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en Irak. Soleimani era el hombre que dirigía y organizaba las fuerzas proxy iraníes en Siria. ¿Qué impacto ha tenido su muerte en el equilibrio de poder en Siria? Irán es el mayor patrocinador del presidente sirio Bashar al Assad. ¿Se ha debilitado el régimen de Assad con su muerte? ¿Proporciona esto una oportunidad para que Rusia tenga más influencia sobre Assad y ayude a obtener concesiones para los kurdos entre otras cosas? Porque sabemos que Irán se resiste a conceder derechos a los kurdos por miedo a que anime a sus propios kurdos a pedir lo mismo.

Kobane: El asesinato de Soleimani tendrá sin duda alguna un impacto en Siria. Y debilitará la influencia de Irán en Siria. Fue totalmente inesperado.

Al-Monitor: ¿Le sorprendió su muerte?

Kobane: Sí. Y todos los que creen en una solución militar para el problema sirio tienen que sacar lecciones del destino de Soleimani. Sólo una solución política puede funcionar para Siria, no la fuerza militar bruta.

Al-Monitor: Entonces, ¿esto ha liberado la mano de Rusia para una solución política?

Kobane: Tendremos que esperar y ver. Pero hay que tener en cuenta que una vez más la IS se beneficiará de esta situación.

Al-Monitor: ¿Porque los apoderados iraníes estaban luchando contra la IS?

Kobane: Sí. Todavía no hemos experimentado los efectos de esto dentro de los territorios bajo nuestro control, pero es fácil observar que esto ocurre en otros lugares de Siria [en áreas bajo el control del régimen].

Al-Monitor: ¿Podrían las fuerzas estadounidenses en Siria convertirse en un objetivo para Irán? ¿O podría Irán tener como objetivo a las Fuerzas Armadas de Liberación (SDF) para castigar a Estados Unidos?

Kobane: Hasta ahora no hemos observado ningún movimiento de esta naturaleza. Mucho depende del grado de control y apoyo que nuestras fuerzas sean capaces de mantener.

Al-Monitor: Volviendo al 9 de octubre cuando Turquía lanzó su ataque. ¿Puede explicarnos qué pasó exactamente? Porque ustedes, por mediación de Estados Unidos, han estado negociando con Turquía y han aceptado que las tropas turcas realicen patrullas conjuntas en su territorio. Acordaron retirar sus fuerzas hasta 30 kilómetros de la frontera en algunas zonas. Quitaron sus armas pesadas y llenaron sus trincheras. Luego Turquía invadió. ¿Trump capituló ante Erdogan en una sola llamada telefónica?

Kobane: Erdogan tiene buenas relaciones personales con Trump y Putin. Pero en lugar de centrarnos en los individuos, necesitamos mirar el panorama más amplio. El factor determinante son los intereses de los estados. Los intereses de Estados Unidos, Rusia y Turquía. Dejan de lado los sacrificios de nuestro pueblo en nombre de tales intereses, preparando el terreno para la traición de los kurdos.

Al-Monitor: ¿Cómo sirven los intereses de Estados Unidos al atacar a ustedes, sus aliados, por parte de Turquía?

Kobane: Turquía es miembro de la OTAN. Erdogan ha jugado bien esa carta contra Estados Unidos y Rusia. Estados Unidos no quiere perder a Turquía y no quiere que Turquía se separe de la OTAN, porque eso significa que Turquía se unirá al bando ruso. Por lo tanto, a Erdogan se le ha permitido hacer todo lo que quiere. Pero el tiempo dirá si todo esto está en los propios intereses de Turquía o no.

Al-Monitor: La gente aquí en Rojava parece muy concentrada en Libia ahora. Libia se ha convertido en una especie de barómetro de cuánto más puede Turquía flexionar sus músculos sin obstáculos, y también en una prueba de sus relaciones con Rusia con las consecuencias que ello conlleva para su asociación en Siria.

Kobane: Turquía y Rusia quieren crear un nuevo Astana en Libia, pero es muy dudoso que puedan tener éxito. Libia es muy diferente a Siria. Hay muchos Estados y actores diferentes que intervienen en Libia. Además, cuando es obvio para todos cómo ha ido el proceso de Astana hasta ahora, es poco probable que el pueblo libio permita que se desarrolle un escenario similar en su país. Tampoco los demás estados se involucrarán en Libia.

Al-Monitor: Se especula que Rusia está usando a Libia como moneda de cambio con Turquía por Idlib. A cambio de la aquiescencia turca para un asalto a gran escala del régimen sobre Idlib, Rusia se burlará de las ambiciones turcas en Libia, o algo por el estilo.

Kobane: No estoy de acuerdo. Es más grande que eso. Erdogan quiere convertirse en una superpotencia regional. Al mismo tiempo, quiere mejorar su posición nacional a través de su postura en Libia. Hizo un movimiento. Firmó un acuerdo militar y marítimo con el Gobierno del Acuerdo Nacional [con sede en Trípoli] y al hacerlo elevó el papel de Turquía en Libia. Ahora tiene esta carta. Pero los demás Estados implicados en Libia seguramente no están contentos con esto y se echarán atrás. Turquía lo pasará mal en Libia.

Al-Monitor: ¿Es Erdogan consciente de ello?

Kobane: Creo que Erdogan se engaña a sí mismo o que los que le rodean le engañan intencionadamente o no. Libia no es Siria. Siria y Turquía comparten fronteras. Libia y Turquía no lo hacen. Turquía lleva ahora mercenarios rebeldes sirios a Libia. Turquía los utilizó contra el régimen sirio. Fustigó el chovinismo árabe y los usó contra los kurdos. Nada de esto volará en Libia. Conozco a estos grupos. Lucharon contra nosotros. Fueron por dinero a Libia pero fracasarán. Las mismas personas de la agencia nacional de espionaje de Turquía que se ocuparon del expediente de Siria han estado asesorando a Erdogan sobre Libia. Supongo que ahora quieren repetir en Libia sus operaciones en Siria, que consideran exitosas.

Al-Monitor: ¿Se refiere a Hakan Fidan?

Kobane: Su equipo. Pero no conseguirán lo que quieren. Estamos escuchando informes de que los mercenarios sirios que fueron enviados a Libia ya están empezando a desentrañarse. Un grupo fue con el único propósito de buscar asilo en Europa. Diecisiete de estos tipos fueron de Trípoli a Italia.

Al-Monitor: Volviendo a sus propias relaciones con Turquía. Su pueblo ha sufrido inmensamente y hay mucha ira. Pero a pesar de todo esto, ¿ve alguna posibilidad de reanudar alguna forma de diálogo con Turquía, o más precisamente con Erdogan? Después de todo, usted mantuvo conversaciones directas con Turquía cuando el proceso de paz entre Turquía y el líder encarcelado del PKK, Abdullah Ocalan, todavía estaba en marcha. Sus fuerzas trabajaron con las Fuerzas Armadas turcas para transportar los restos de Suleiman Shah desde su emplazamiento cerca de Kobani hasta su actual emplazamiento en Esme, cerca de la frontera turca, para protegerlos de un ataque de los IS. Ocalan llamó a esto el «espíritu de Esme». ¿Puede el espíritu de Esme ser revivido?

¿Por qué no? Sabemos que Turquía quiere devolver los restos de Solimán el Grande a Kobani y reconstruir allí su tumba. Siempre que Turquía no confunda nuestra buena voluntad con debilidad, estaremos encantados de ayudarla, de coordinarnos con las Fuerzas Armadas turcas y de llevar a cabo una operación de este tipo con un espíritu de paz y basado en el entendimiento de que este espíritu de paz será recíproco.

Hay otros gestos de fomento de la confianza y de buena voluntad que estaríamos dispuestos a considerar.

Como saben, hice un llamamiento al pueblo de Idlib. Les dije que son bienvenidos a buscar refugio en las áreas bajo nuestro control, que nuestras puertas están abiertas para ellos. Sabemos que Turquía, que ya tiene una enorme carga con casi 4 millones de sirios viviendo allí, está profundamente preocupada por la nueva afluencia de hasta un millón de refugiados sirios procedentes de Idlib debido a la escalada de los ataques del régimen a Idlib. Nuestro llamamiento al pueblo de Idlib ayuda a aliviar la carga de Turquía. Una vez más, con espíritu de buena voluntad y sobre todo por motivos humanitarios, estamos dispuestos a trabajar con Turquía siempre que sea necesario para ayudar a sacar a los civiles de Idlib y traerlos aquí. Si esas acciones ayudan al pueblo sirio, sirven a los intereses de mi pueblo que vive en las zonas de las que somos responsables y contribuyen a la paz, la seguridad y la estabilidad en nuestra región, ¿por qué no? Sin embargo, Turquía nunca debe confundir nuestra buena voluntad con debilidad y debe estar dispuesta a corresponder a nuestra buena voluntad.

Al-Monitor: Objetivamente hablando, los kurdos le hicieron un gran favor a Turquía al ayudar a destruir el califato de IS. La IS estaba justo en la frontera de Turquía y organizó ataques mortales dentro de Turquía. ¿Esa podría ser otra área de cooperación potencial?

Kobane: En el pasado, el Estado turco facilitó los movimientos del IS dentro de Turquía y nuestra evaluación es que la amenaza del IS para Turquía sigue siendo significativa. IS cuenta con lo que llama «Konstantiniye» o Turquía entre sus llamadas provincias. Los líderes del IS que capturamos e interrogamos nos dicen que todavía tienen células dentro de Turquía. Todos los combatientes extranjeros de IS, sin excepción, llegaron a Siria a través de Turquía y ahora están escapando de Siria a través de Turquía. Esto, a su vez, sugiere que sigue habiendo un pacto secreto y no escrito entre Turquía e IS. Turquía usó a IS contra los kurdos. Luego utilizó a la IS como pretexto para invadir Siria. Todo esto tendrá un efecto bumerán en Turquía. El riesgo para Turquía es grande. Estaríamos dispuestos a compartir nuestra inteligencia sobre la IS para ayudar a Turquía a defenderse de esta amenaza, siempre que sea sincera en su cooperación. Pero Turquía tiene una relación única, diferente a cualquier otra, con el IS.

Al-Monitor: Parte del problema con Turquía parece ser que su propio problema kurdo es rehén de las relaciones de Turquía con su administración y viceversa. Una de las principales razones por las que el proceso de paz entre Turquía y el PKK se derrumbó en 2015 fue por sus demandas de que los kurdos sirios se unan a la oposición y luchen por el cambio de régimen, y que el PKK renuncie a su lucha a cambio de que Turquía no le ataque. ¿Cree que su vida sería mucho más fácil si Turquía y su administración se trataran mutuamente de forma bilateral con objetivos más modestos, mientras usted se dedica a buscar un acuerdo con Damasco?

Kobane: En primer lugar, el problema kurdo en Turquía y en Siria está entrelazado. Los kurdos de Irak también forman parte de esta ecuación. No podemos separarlos. Cada vez que se da un paso hacia la paz en Turquía, sus efectos positivos se sienten aquí en Rojava. De la misma manera, cualquier gesto positivo de Turquía hacia los kurdos de Siria tiene un impacto positivo en los kurdos de Turquía. Del mismo modo, los movimientos hostiles de Turquía tienen un impacto negativo a ambos lados de la frontera.

Sé que Estados Unidos está deseoso de ayudar a negociar la paz entre nosotros y Turquía. El Presidente Trump me dio su palabra en nuestra primera llamada telefónica. Dijo: «Hablaré con Erdogan y debemos arreglar el problema en Siria». Dije: «Bien, por favor, hágalo». Queremos poner fin a nuestras diferencias con Turquía.

Y si lo hacemos, esto definitivamente aliviará la situación de los kurdos en Turquía y ayudará a cambiar la opinión pública turca a favor de la paz. En la carta que le envié, subrayé la necesidad de que Turquía se ocupe del problema kurdo también dentro de sus propias fronteras. Prometió hacer lo que sea necesario para ayudarnos.

Repito, hemos hecho todo lo posible para solucionar nuestros problemas con Turquía. Como SDF, como YPG [Unidades de Protección del Pueblo], hemos mantenido conversaciones directas con Turquía en el pasado y estamos dispuestos a volver a hacerlo. Queremos la paz.

Dicho esto, nada de esto significa que Turquía sea responsable de arreglar la cuestión kurda de Siria o que nosotros seamos responsables de arreglar la cuestión kurda de Turquía. Hemos dicho repetidamente que no somos parte del conflicto dentro de Turquía. El problema kurdo aquí es el problema interno de Siria. Y podemos ayudar a resolverlo con la ayuda de todos los países que actualmente están involucrados en Siria -incluida Turquía-. Pero en última instancia, esto debe ser negociado con el gobierno de Damasco. Todos somos sirios y estoy seguro de que podemos hacerlo.

Al-Monitor: Ocalan vivió en Siria durante 20 años y es aclamado por muchos kurdos sirios como un líder. En teoría, ¿él podría opinar?

Kobane: Lo mencionó en su declaración más reciente [en mayo de 2019 – los kurdos sirios deberían tener en cuenta las preocupaciones de seguridad de Turquía] y nosotros lo apoyamos.

Al-Monitor: En cuanto a sus relaciones con los miembros de la oposición kurda siria, los partidos se reunieron bajo el paraguas del Consejo Nacional Kurdo [KNC]. Hay esfuerzos iniciados por usted para la reconciliación. ¿Cómo van?

Kobane: La unidad nacional kurda es un asunto extremadamente importante, sobre todo ahora en Rojava. Nos hemos embarcado en un nuevo proceso para resolver nuestras diferencias. No por debilidad o por los recientes reveses que hemos sufrido como algunos afirman. Nosotros las SDF somos una fuerza militar. Nuestro representante político hasta ahora es la Administración Autónoma [del norte y este de Siria] y el Partido de la Unidad Democrática [PYD]. Dijimos que las SDF debería estar representado por todos los partidos políticos kurdos sirios. El PYD no debe ser el único partido que represente a los kurdos en las conversaciones con Damasco. Nos reunimos con todos estos partidos sobre esta base y todos ellos, incluido el KNC, dijeron que estaban listos. Nadie se negó.

El KNC pidió algunas medidas de confianza. Y las cumplimos. Para que puedan operar y organizarse libremente en Rojava, pueden. Que liberáramos a todos los prisioneros – lo hemos hecho. El problema que queda es la gente desaparecida. Hay ocho de ellas y siete desaparecieron hace ocho años. No es nada nuevo. Nadie ha desaparecido desde que se formó nuestra Administración Autónoma y las SDF. Esto es un gran logro considerando los miles de personas que han desaparecido en otras partes del país. Después de todo, estamos en una situación de conflicto. Desde 2014 nadie ha desaparecido en nuestra zona salvo un miembro del KNC. Encontramos a los responsables de su desaparición. Continuamos nuestra investigación.

Y no olviden que firmamos tres acuerdos con el KNC que fueron negociados por el Gobierno Regional del Kurdistán [pero nunca fueron implementados] en el pasado. Las cuestiones citadas por el KNC son anteriores a nuestra existencia, por lo que en ese sentido no obstruyen un nuevo acuerdo.

Al-Monitor: ¿Qué es lo que hace entonces?

Kobane: Hay diferentes facciones dentro del KNC. Los que viven aquí en Rojava con nosotros y operan aquí, que quieren trabajar con nosotros para el bien colectivo de nuestro pueblo. Pero también están los que están en la diáspora, y en particular en Turquía, que se oponen a esto.

Al-Monitor: ¿Puede el Gobierno Regional del Kurdistán ayudar a influir en ellos como antes?

Kobane: Creo que sí, particularmente Nechirvan [Barzani, presidente de la Región del Kurdistán de Irak]. Hablé con él sobre esto y aceptó ayudar. Massoud [Barzani, presidente del Partido Democrático del Kurdistán] ha hecho algunas observaciones positivas al respecto. Pero realmente creo que podrían hacer más. Si realmente quieren, pueden conseguir que todo el KNC esté de acuerdo.

Nos gustaría ver resultados este año. Y les anuncio esto por primera vez.

Todo el mundo está preparado y pronto vamos a celebrar una conferencia sobre la unidad de Rojava.

Al-Monitor: ¿Cuándo?

Kobane: La celebraremos. La mayoría de los partidos de Rojava están listos para esto y para participar. Y nuestra esperanza es que el KNC se una a nosotros.

Al-Monitor: ¿No es parte del problema que usted está pidiendo al KNC que abandone la oposición siria con base en Turquía?

Kobane: Nunca planteamos tal demanda. Al contrario, es la oposición siria la que probablemente quiera alejarse de nosotros. Queremos que se queden en las conversaciones de Ginebra como parte de la oposición para que puedan lograr algo en nombre del pueblo kurdo.

Al-Monitor: ¿Qué pasa con el KNC vinculado a las fuerzas de Roj Pesh. ¿Están en la mesa de negociaciones?

Kobane: Ya no es un problema, independientemente de si operan bajo nuestro mando o no. Las SDF es una fuerza muy grande.

Al-Monitor: ¿Qué tan grande?

Kobane: Junto con nuestras fuerzas de seguridad interna -la Asayis- somos más de 100.000 personas.

Al-Monitor: ¿Quién paga sus salarios?

Kobane: La Administración Autónoma.

Al-Monitor: ¿No pagaron los Estados Unidos los salarios de los combatientes de las Fuerzas Armadas de Defensa?

No, eso fue en el pasado. Pagaron una parte de sus salarios y su contribución representa una parte muy pequeña de nuestro presupuesto.

Al-Monitor: Hemos oído que se ha convertido más en un diplomático que en un comandante militar en los últimos meses, viajando a lugares como Ginebra y Dubai. ¿Cuál es la naturaleza de sus relaciones con los estados del Golfo?

Kobane: Hablaré de estas relaciones en general. Nuestras relaciones con los países árabes son buenas. Tenemos buenas relaciones políticas con Egipto y estamos trabajando junto con los egipcios para celebrar un Congreso en El Cairo.

Al-Monitor: ¿Qué es eso?

Kobane: Es una plataforma para buscar una solución al conflicto de Siria. No es nada nuevo. Participamos en el pasado, pero no fue una experiencia muy exitosa. Esta vez vamos a ser participantes de pleno derecho.

Al-Monitor: Nos enteramos de que las SDF tiene una oficina en El Cairo ahora.

Kobane: Sí, la tenemos. En resumen, tenemos buenas relaciones de trabajo con los países árabes, incluidos los del Golfo. Mucho de ello tiene que ver con nuestra cooperación contra la IS, intercambiando información de inteligencia sobre la IS. Quiero subrayar que nada de esto va dirigido contra otros países y especialmente no contra Turquía. Siria es un país árabe y es natural que otros países árabes quieran ayudar a encontrar una solución al conflicto en ese país.

Al-Monitor: Por último, están los prisioneros del IS, los combatientes extranjeros y sus familias que son una gran carga para su administración. ¿Está usted haciendo algún progreso para conseguir que sus gobiernos los acepten de nuevo?

Kobane: Es sobre todo un problema político. Y ninguno de estos países está haciendo lo suficiente para ayudar a solucionarlo. Por ejemplo, Irak. Hay 30.000 ciudadanos iraquíes en al-Hol. No han recuperado ni uno solo aunque siguen prometiendo que lo harán. Tenemos prisioneros iraquíes que no están repatriando. Así que no son sólo los europeos.

Al-Monitor: ¿Qué pasa con Turquía? ¿Hay muchos combatientes turcos del IS y sus familias?

Kobane: Hay cientos de ellos. Pero Turquía no ha tomado esto con nosotros de manera seria. Si lo hace, estaremos encantados de cooperar. Tenemos 12.000 prisioneros del IS y decenas de miles de sus familiares. Este problema no se puede resolver a destajo y mediante tratos secretos, y agradecimientos secretos a puerta cerrada. Repito, es un asunto político. Ellos cometieron crímenes contra nuestro pueblo y es nuestro derecho procesarlos. Pero para ello necesitamos apoyo político, ser tratados como interlocutores políticos. Hasta ahora ningún país nos ha tratado como tales. Y la presencia de estos combatientes es una fuente de fuerza e inspiración para la IS. El campamento de al-Hol funciona como el cuartel general de IS. Por lo tanto, el tema de los prisioneros de IS debe ser tratado como un problema político y abordado con las SDF y la Administración Autónoma.

Al-Monitor: Los críticos dicen que están usando a los detenidos del IS para ganar legitimidad política.

Kobane: El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov, afirmó algo en ese sentido. Afirmó que el SDF estaba liberando a varios prisioneros del IS a cambio de dinero. Esto es falso. Hemos estado trabajando estrechamente con las autoridades rusas en relación con los combatientes rusos del IS y sus familias, que son muchos. Hasta ahora les hemos entregado 70 combatientes del IS. Nos ofendieron los comentarios de Lavrov. Estas personas vinieron de Europa, de Asia, de todo el mundo y lucharon contra nosotros y cometieron crímenes contra nosotros, y nosotros nos defendimos. Nuestro pueblo, el SDF y la Administración Autónoma, deben agradecer enormemente su sacrificio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies