Un ex-preso en Turquía describe sus experiencias de tortura en una prisión de tipo F

Las declaraciones de un ex-preso kurdo revelan las graves violaciones de los derechos humanos en las cárceles turcas, que van desde el aislamiento hasta los cacheos, pasando por la tortura física y psicológica.

Fuente: Medya News

Fecha de publicación original: 14 de mayo de 2021

Resul Demir, de 24 años, fue detenido en Mersin, en Turquía, acusado de “pertenencia a una organización terrorista” en 2019. Un año después de ser liberado, fue detenido -de nuevo- en Edirne con sus amigos. Fue detenido por “sospecha de fuga al extranjero”.

Demir fue detenido de nuevo bajo la acusación de “pertenencia a una organización terrorista” tras un día de detención y enviado a la prisión tipo F de Edirne, en el noroeste de Turquía. Demir quedó en libertad el 30 de abril de este año. Habló con MA para destacar los graves malos tratos y torturas a los que él y otros fueron sometidos bajo custodia y durante su estancia en prisión.

“Durante el tiempo que estuve bajo custodia policial, exigí ver a mi abogado, pero no me lo permitieron. Me interrogaron a la fuerza y bajo presión”, dijo, y añadió: “A otras personas detenidas les dieron comida y agua, pero cuando lo pedimos, nos privaron de ello. ‘Sois terroristas, no hay comida ni agua para vosotros’, nos dijeron. Nos agredieron psicológica y físicamente”.

La presión sobre Demir continuó tras su detención en la sala del tribunal, donde se le presionó para que no pronunciara su discurso de defensa en kurdo. “Ante el tribunal, exigimos traductores de kurdo, afirmando que queríamos dar nuestra defensa en nuestra lengua materna”, dijo. “Nos impidieron literalmente hablar en kurdo en el tribunal al no proporcionarnos un traductor de kurdo en la sala, por mucho que insistiéramos en ello”.

Según las declaraciones de Demir, los agentes turcos le amenazaron a él y a otros kurdos detenidos, diciéndoles: “Si hacéis vuestra defensa en kurdo, os detendremos y os golpearemos”.

Demir y sus otros amigos detenidos fueron sometidos a otras prácticas de tortura en la prisión tipo F de Edirne. Aunque las autoridades turcas negaron terminantemente haber llevado a cabo cacheos al desnudo cuando fueron interrogadas y acusadas sobre este asunto por el diputado del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Ömer Faruk Gergerlioğlu, las declaraciones de Demir revelan que los “cacheos al desnudo” son un “fenómeno” claramente evidente y “presente” en las cárceles de Turquía.

El diputado Gergerlioğlu, por su parte, fue blanco de ataques por plantear estas y otras preocupaciones sobre los derechos humanos de una manera aterradora, concluyó Human Rights Watch (junto con una serie de otras organizaciones y defensores de los derechos humanos). Como ha declarado Human Rights Watch “El 17 de marzo, el presidente del Parlamento de Turquía despojó a Ömer Faruk Gergerlioğlu de su escaño parlamentario al leer la notificación de su condena por una publicación en las redes sociales en la asamblea general del Parlamento…

Cualquier medida del parlamento turco para utilizar la condena injusta de un político de la oposición por una publicación en las redes sociales como pretexto para despojarlo de su escaño parlamentario y encarcelarlo agravaría la grave violación de su derecho a la libertad de expresión y violaría el derecho de los votantes a elegir a sus representantes”.

Cualquier medida para despojar a Ömer Faruk Gergerlioğlu de su escaño parlamentario como preludio a su encarcelamiento parecería una represalia del gobierno de Erdogan por su postura valiente y vocal en apoyo de miles de víctimas de violaciones de derechos humanos”, dijo Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. La condena de Gergerlioğlu es una violación flagrante de su derecho a la libertad de expresión y utilizarla como pretexto para expulsarlo del Parlamento mostraría un profundo desprecio por las normas democráticas y el derecho de asociación política”. El 19 de febrero, el máximo tribunal de apelación de Turquía confirmó la condena de dos años y seis meses de prisión.

“Ha hecho una enorme contribución al contar las historias de personas corrientes sometidas a profundas injusticias y al defenderlas en su lucha por la dignidad y el reconocimiento, independientemente de sus afiliaciones políticas y sociales”. En las últimas semanas, Gergerlioğlu ha planteado la cuestión de los cacheos rutinarios de mujeres detenidas como una práctica cruel y degradante. Su trabajo para poner de relieve la cuestión se ha encontrado con negativas totales o parciales por parte de las autoridades penitenciarias y los miembros del parlamento de la coalición gobernante”.

A finales de marzo, la Asamblea General del Tribunal Constitucional de Turquía rechazó el recurso de Gergerlioğlu que solicitaba la anulación de su condición de diputado por falta de jurisdicción. Gergerlioğlu declaró que iba a recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos por esta decisión.

La declaración de Demir como testigo confirma la realidad de los cacheos al desnudo en las cárceles turcas: “Nos impusieron cacheos al desnudo cuando llegamos a la cárcel. Como no aceptamos los cacheos, nos agredieron y nos metieron en celdas de aislamiento”, dijo Demir. “Estas celdas no eran suficientes para ellos. Después nos encerraron en una ‘sala enjaulada’, como ellos la llaman. La ‘habitación enjaulada’ es en realidad como una jaula: nos han sometido a un ‘aislamiento dentro del aislamiento'” de esta manera, añadió.

“Sólo había tres camas en la celda” a la que fue trasladado Demir, “donde se encontraban seis reclusos” encerrados en la prisión de tipo F de Edirne. “Tres presos dormían en el suelo todo el tiempo. Pedimos camas adicionales, pero nunca respondieron durante los seis meses”, dijo Demir.

Demir declaró además que: “Nos trasladaron a otras celdas de forma arbitraria. Cuando preguntamos: ‘¿Por qué hacéis estos cambios?’, nos contestaron: ‘Lo queremos así’, y eso fue todo. Le rompieron el brazo a un amigo mío llamado Murat Kılıç. Aunque pedimos un informe médico sobre la agresión, no nos dieron ningún informe”.

Demir declaró que cuando escribieron peticiones denunciando violaciones de sus derechos a organizaciones de derechos humanos, la administración penitenciaria abrió investigaciones disciplinarias contra ellos por “compartir información que debe ser confidencial en la cárcel”.

Demir señaló además que, debido a la huelga de hambre iniciada contra el aislamiento y las violaciones de los derechos humanos que tienen lugar en las prisiones, se abrió una investigación disciplinaria contra los presos bajo la acusación de que estaban “creando pánico en la institución y rebelándose contra la administración penitenciaria”.

Demir instó a los defensores de los derechos humanos a actuar contra estas graves violaciones de las que él mismo se ha librado, pero señaló que cientos de presos siguen sufriendo estas condiciones y amenazas. “Las prácticas ilegales se han convertido en rutina en la prisión tipo F de Edirne. Nuestros amigos se enfrentan a un ‘doble aislamiento’. Hicieron una huelga de hambre para hacer oír su voz. Las organizaciones de derechos humanos y las no gubernamentales deben actuar cuanto antes”, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies