Turquía – Violencia contra las mujeres, “Hello Diyanet”

Kedistan (Burcu Karakaş) – 15 enero 2021 – Traducido por Tomas Ghinzu, Rojava Azadi Madrid

Prefacio

Este artículo de Burcu Karakaş publicado en turco en Deutsche Welle Türkçe el 25 de febrero de 2020 se nos había escapado. Lo publicamos ahora traducido porque las mujeres de Turquía se enfrentan cada día a una mayor violencia.

Y cuando te das cuenta de que esta cuestión ha sido confiada a la Diyanet, la autoridad en asuntos religiosos, cierras el círculo. No estás soñando, este artículo se basa en las pruebas de los números de llamada que se supone que se ocupan de la violencia sobre las mujeres.

Consejos de la Diyanet a las mujeres para luchar contra la violencia

La Presidencia en materia religiosa, Diyanet, se ha activado recientemente también en la lucha contra las violencias a las que son sometidas las mujeres. Desde la firma de un protocolo con el Ministerio de la Familia en 2011, destinado a sensibilizar y visibilizar la violencia ejercida sobre las mujeres, las actividades de colaboración se han multiplicado. Diyanet ofrece asesoramiento a las mujeres víctimas de la violencia a través de las oficinas de orientación religiosa que ha instituido para resolver los problemas intrafamiliares. Pero, según los defensores de los derechos de las mujeres, las respuestas que da Diyanet dificultan aún más la lucha contra la violencia sobre las mujeres. Examinemos estos consejos.

Nuestra primera llamada fue a la oficina de orientación religiosa del muftí de Konya, como mujer cuyo compañero tiene tendencias violentas. La voz al final de la línea intenta guiarnos hacia ŞÖNİM – el ‘Centro de prevención y vigilancia de la violencia’ – creado bajo la autoridad de la Ley 6284 sobre la protección de la familia y la prevención de la violencia hacia las mujeres. Pero la predicadora se muestra ambigua al respecto y no está segura del nombre del centro. “Debe ser ŞÖNİM, si no me equivoco, el centro de asuntos de la mujer… No estoy segura de cuál es el acrónimo, exactamente, pero…”, dice la voz.

Cuando transmitimos a la predicadora que estamos pensando en divorciarnos a causa de la violencia y buscamos su consejo, nos hablan de la importancia de la paciencia, dispensada bajo la luz del conocimiento religioso, “si se hace insoportable, habla con tus mayores. En el An-Nisa Surat, Alá el Todopoderoso dice que la mujer y el hombre deben resolver los problemas con un anciano. A veces, los jóvenes actúan precipitadamente. Nosotros decimos que traten de resolver los problemas con los sabios de la familia”.

“Si te ataca, no lo acuses, distánciate”

Nuestra siguiente llamada es a la oficina del muftí de Çorum. Esta vez, llamamos como una mujer que ha sido objeto de insultos por parte de su marido, “ha levantado la mano, pero aún no me ha pegado, estoy preocupada”. Según la predicadora de este despacho, debemos preguntarnos cuáles son las razones de la violencia. Ella dice, “pregunte por la razón, en un lenguaje apropiado. No es un problema muy grande, se puede resolver hablando. Por ejemplo, prepárale su comida favorita, háblale con calma, junto con un té”.

Cuando preguntamos qué debemos hacer si somos objeto de violencia, nos dicen, “si golpea, no reacciones, distánciate. Ve a tu habitación. Intenta poner fin al incidente diciendo ‘como quieras’, pero reabre el tema en un momento adecuado. No utilices un lenguaje acusador. ‘No sabía lo que preferías o habría hecho lo que querías’, háblale así”.

Entonces, ¿hay que llamar a la policía? La persona que atiende el teléfono responde, “no, este tipo de problemas los resolverás tú incha’allah. Que Alá esté con vosotros…”.

407 servicios de orientación religiosa están en actividad: “los predicadores y predicadoras informan”

Nuestra solicitud a la presidencia de asuntos religiosos para recabar información sobre el papel de la institución en la lucha contra la violencia hacia las mujeres recibió la siguiente respuesta: Se nos dice que “la Diyanet desempeña un papel activo en la contribución a la resolución de la violencia dirigida a las mujeres” y, además, “los servicios de orientación familiar y religiosa asesoran sobre la fundación, la protección y el fortalecimiento de la familia, dentro de 81 direcciones y 326 oficinas del muftí de barrio”.

Lo que significa que, en total, en Turquía hay 207 unidades adscritas a la Diyanet y destinadas a resolver los problemas de las mujeres. ¿Quiénes trabajan en estas oficinas? “Se emplean como personales predicadores graduados en escuelas religiosas, especialistas en servicios religiosos, instructores en clases sobre el Corán e imanes-precursores. La formación sobre el terreno necesaria para los proyectos de prevención de la violencia contra las mujeres es impartida por personal experto y los empleados en estas funciones son preferentemente predicadores.”

El personal de Diyanet también trabaja en los refugios

Los predicadores no sólo trabajan en oficinas de orientación familiar y religiosa. El personal de la Diyanet también trabaja en los refugios. Gülsun Kanat Dinç, voluntaria en el refugio para mujeres Mor Çatı, cree que, en Turquía, donde muchas personas tienen principios religiosos, la presidencia de asuntos religiosos también debe participar en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, pero los métodos empleados no son igualitarios.

Gülsun Kanat Dinç afirma que, “los imanes también deben compartir información contra las violencia porque la gente acude a ellos en busca de ayuda. Pero, desgraciadamente, los cuadros de Diyanet los orientan hacia un enfoque que atribuye la violencia a las mujeres”.

Según cifras oficiales, en Turquía hay 145 centros de acogida para mujeres. Según Gülsun Kanat Dinç, los presupuestos atribuidos a los servicios de orientación religiosa deberían destinarse más bien a los refugios y a los servicios sociales.”En los centros de acogida, los predicadores son trabajadores asalariados. En caso de necesidad, se puede recurrir a ellos para que intervengan en el exterior, como es el caso de los psicólogos. La presencia de los psicólogos en los propios centros de acogida no se considera indispensable, por lo que la de los predicadores tampoco debería serlo. Hacen falta trabajadores sociales”.

“Si ponemos en orden nuestra vida islámica, el resto se resolverá”

Continuamos con otra llamada, esta vez al despacho del muftí de Niğde. Como no hay ninguna predicadora en el despacho cuando llamamos, nos pasan con el predicador masculino. El hombre hace preguntas sobre los motivos de las violencias.”¿Por qué razón exhibe la violencia? ¿Qué espera un hombre de su mujer? Encontrar una cara sonriente, una comida preparada cuando llega a casa del trabajo… Si a pesar de hacer todo lo posible, no consigue ser apreciada, puede haber diferentes razones. ¿Es posible que tenga otra relación?”

Preguntamos, “a veces, me tira del pelo. Tengo miedo. ¿Debo llamar a la policía?” Aconseja pensárselo bien antes de llamar a la policía, “si ha llegado a un punto en el que no puedes aguantar más, puedes hacerlo. Pero normalmente le imponen una medida de alejamiento de tres a cinco meses. Por eso, antes de recurrir a la policía, hay que intentar resolver el asunto. Tal vez se comporte de forma desagradable”.

El predicador prosigue, intentando comprender de qué tipo de marido se trata, desde el punto de vista de las creencias religiosas… “¿Rezas tus oraciones? ¿Y tu marido?” y luego termina la conversación con el siguiente consejo, “hagamos el esfuerzo de rezar las cinco oraciones todos los días. Leamos el Corán. Si ponemos en orden nuestra vida islámica, lo demás vendrá por añadidura”.

Sedide Akbulut, presidente del Departamento de Orientación Familiar y Religiosa adscrito a la Diyanet, anunció recientemente que estaban planeando una educación basada en referencias religiosas, “podemos luchar contra la violencia con los principios del Corán”. En el informe de actividades de la Diyanet de 2018, encontramos consejos sobre “la necesidad de aumentar el número de servicios de orientación religiosa y familiar”. En el mismo informe, observamos que la Diyanetha publicado 3,000 libros sobre el tema “la protección de la familia y la prevención de la violencia contra las mujeres”.Además, el documento menciona seminarios de formación interna para 476 funcionarios con el fin de prevenir las violencias contra las mujeres y contribuir a este objetivo con personal procedente de la fe.

La mujer, una posesión confiada al hombre, debe obedecer, esta es su naturaleza original

El Convenio de Estambul, del que Turquía es signataria, tiene como objetivo la supresión total de la violencia basada en los géneros sociales y tiene una importancia vital en materia de violencia contra las mujeres. Pero ciertos círculos conservadores defienden una salida del convenio y hay fuertes discrepancias en la opinión pública. Funda Ekin, abogada especializada en derechos de la mujer, afirma que, “en su boletín de notas, Turquía tiene una puntuación muy baja en lo que respecta a la lucha contra las violencias contra las mujeres. Y los mensajes expresados por Diyanet sólo dificultan la lucha”.

Continúa Funda Ekin, “en los mensajes de Diyanet, los tres términos principales que se utilizan para referirse a las mujeres son ’emanet’ (una posesión confiada a alguien), ‘itaat’ (obediencia) y ‘fitrat’ (fitra, naturaleza original). No se menciona la igualdad, sólo los khutba (sermones). Como la igualdad está ausente del planteamiento, los golpes y las humillaciones se consideran sin importancia. Se requiere una lucha honesta”. Llama la atención sobre el hecho de que cuando las mujeres víctimas de la violencia solicitan la ayuda de las fuerzas de seguridad, su petición no suele acabar en una medida de protección y, si la víctima la obtiene, la decisión no se aplica. “No se hace nada de acuerdo con el Convenio de Estambul a pesar de que se firmó en 2014. Como mínimo, sigue sin existir un centro de crisis. Y ¿se ha abierto algún centro de acogida nuevo desde 2014? No”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies