Turquía se prepara para abrir un frente militar en Irak

Fuente: Al-Monitor
Autor: Zúlfikar Dogän
Fecha: 12/3/2018
Traducido por Rojava Azadi

La mejora de las relaciones entre Irak y Turquía plantea la posibilidad de una ofensiva conjunta contra las milicias kurdas en el norte de Irak.

 

irak.jpg
Soldados iraquíes y turcos agitan banderas en el paso fronterizo de Habur entre Turquía e Iraq.Captura de un video, 31 de octubre de 2017. (IHA / via REUTERS)

 

Las relaciones turco-iraquíes se volvieron extremadamente tensas hasta la decisión de Massoud Barzani, ex presidente del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG), de celebrar un referéndum sobre la independencia del Kurdistán iraquí. El  nefasto movimiento de Barzani promovió una súbita amistad entre Ankara y Bagdad. Ahora, parece que Turquía e Irak han encontrado una causa común adicional, ésta vez para una acción militar conjunta contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Los acuerdos firmados por Ankara y el KRG sobre petróleo y gas natural fueron, no hace mucho tiempo, una importante fuente de disputas con Bagdad. Como irritante adicional, el vicepresidente iraquí Tarek al-Hashemi, acusado de liderar una organización terrorista y condenado a muerte en ausencia por su relación con una serie de decesos relacionados, se había refugiado en Estambul bajo la protección del gobierno turco. Los vínculos entre Ankara y Bagdad se acercaban al punto de ruptura por la presencia de las fuerzas turcas en la base militar de Bashiqa, cerca de Mosul, en previsión de la liberación de esta ciudad del Estado Islámico (ISIS).

La decisión de Barzani, frente a la oposición generalizada, de continuar con el referéndum de independencia, celebrado el pasado 25 de septiembre, descongeló la mayor parte del hielo entre Ankara y Bagdad. Turquía anunció que no reconocería los resultados del referéndum y respaldaría las sanciones que Bagdad impusiera a Erbil. Las Fuerzas Armadas turcas (TSK) comenzaron a concentrar tropas en el territorio adyacente al norte de Irak y por primera vez realizaron un ejercicio militar conjunto con el ejército iraquí. El acercamiento entre ambos países alcanzó su punto máximo con el anuncio de Turquía de un crédito de $5 mil millones para la reconstrucción de Irak después de la derrota de ISIS.

Con el primer ministro iraquí Haidar al-Abadi molesto por las fuerzas militares turcas en Bashiqa, y con las tensiones crecientes sobre los planes para liberar Mosul, el presidente Recep Tayyip Erdogan le había señalado a Abadi en octubre de 2016 que «asumiera sus límites « y le advirtía: «Usted no está a mi nivel». Un año después, el mismo Erdogan recibía calurosamente a Abadi durante una visita de éste último a Ankara y elogiaba el éxito del ejército iraquí contra Daesh. Ankara hizo una propuesta de cooperación para ‘limpiar la región del terror’.

«Está la cuestión de la presencia del PKK en áreas como Qandil y Sinjar», dijo Erdogan. «En Turquía estamos listos para participar en la lucha conjunta en esos lugares». Abadi ofreció en respuesta: «Nuestro deber es garantizar la integridad territorial de Irak y combatir a las organizaciones terroristas que amenazan no solo a Irak, sino a toda la región».

Justo antes del referéndum del Kurdistán iraquí, el parlamento turco se reunió para una sesión de emergencia el 23 de septiembre a fin de autorizar operaciones transfronterizas en Irak y Siria hasta el 30 de octubre de 2018. El partido gobernante Justicia y Desarrollo (AKP) y otros dos partidos de oposición aprobaron la medida, mientras que el pro kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) se oponía. «Esta decisión es una declaración abierta y clara de hostilidad contra 40 millones de kurdos», declaraba Osman Baydemir, un diputado del HDP, al dirigirse a la asamblea.

Las TSK lanzaron la Operación Rama de Olivo el 20 de enero de este año en alianza con las milicias del Ejército Sirio Libre (FSA). La campaña se ha centrado en Afrin, en el norte de Siria, apuntando a las kurdo-sirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una extensión del PKK. Ahora parece estar en juego una operación conjunta con el ejército iraquí contra el PKK . El 1 de marzo, el general Hulusi Akar , jefe del estado mayor de Turquía, realizó una visita sorpresa a Bagdad, donde se reunió con su homólogo iraquí, el general Othman al-Ghanimi, y el ministro de Defensa, Irfan al-Hiyali.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, declaró el 9 de marzo que es probable que la operación en Afrin concluya en mayo y que una campaña conjunta con el gobierno iraquí contra el PKK  podría lanzarse después de que Irak celebre elecciones generales, programadas para el 12 de mayo.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, intervino el mismo día y afirmó: «Por supuesto, estamos en estrecho contacto con el gobierno iraquí tanto para eliminar por completo a Daesh [ISIS] como al PKK de la región. Espero que tengamos una mayor cooperación en los próximos días».

Turquía ha llevado a cabo numerosas operaciones aéreas y terrestres transfronterizas en el norte de Irak desde que comenzaron los enfrentamientos con el PKK hace 33 años. Esas operaciones se interrumpieron durante 2012-13 debido a un alto el fuego y un proceso de paz con los kurdos. En febrero de 2015, Turquía lanzó la Operación Shah Éufrates, su primera gran campaña, para proteger la tumba de Suleiman Shah de ISIS. Luego vino la Operación Escudo del Éufrates, desde agosto de 2016 a marzo de 2017, contra las fuerzas kurdas en el área y Daesh.

Como se ha indicado anteriormente, la Operación Rama de Olivo sigue en curso. Poner en agenda una operación en el norte de Irak mientras se lleva a cabo la operación en Afrin sugiere que Ankara está tratando de aprovechar los sentimientos nacionalistas generalizados creados por la campaña de Afrin. El columnista de Hurriyet, Abdulkadir Selvi, conocido su cercanía al gobierno, dijo que el apoyo al AKP, que había disminuido al 40%, se  ha elevadpal 55% tras lanzar la operación en Afrin.

Adil Gur, gerente de  A & G Polling Company, dijo que sus encuestas muestran un 90% de apoyo a la campaña de Afrin y que el 88% del público turco ve a las «[YPG] como una extensión del PKK y una amenaza para Turquía». Gur también señaló que el 82.8% de los kurdos no consideran que los Estados Unidos sean amigos de los kurdos.

El general retirado Naim Baburoglu sirvió en el sudeste predominantemente kurdo de Turquía y dirigió operaciones contra el PKK en Turquía y más allá de sus fronteras. Ha declarado a Al-Monitor: «Primero, recuerde que pronto tendremos elecciones en Irak, pero que el nuevo parlamento se reúna y establezca un nuevo gobierno llevará tiempo. La escena política iraquí es muy compleja. En segundo lugar, el primer ministro Abadi está muy cerca de los EE.UU. No deberíamos esperar una operación inmediatamente después de las elecciones iraquíes. Estados Unidos tiene que darle luz verde a Abadi. En los últimos tiempos, nuestro ejército ha cooperado con el ejército iraquí. Se han celebrado ejercicios conjuntos. Es posible que los dos ejércitos cooperen para una operación conjunta en el norte de Irak».

Y continuó, «El gobierno iraquí tampoco se siente cómodo con la presencia kurda en esa región. Sinjar está en camino de convertirse en un nuevo Qandil. Turquía tiene que hacer algo o sufrir dolores de cabeza masivos en los próximos días. Cuando dices ‘al este del Éufrates’, eso significa limpiar Afrin, Manbij en Siria y Sinjar en Irak del PKK y el terror. De lo contrario, sería una operación incompleta. Si a Iraq le toma demasiado tiempo establecer su gobierno, entonces Turquía podría considerar entrar unilateralmente después de alcanzar un acuerdo con Irak. Esto ya se ha hecho antes».

Las palabras del Canciller Cavusoglu también señalaron que incluso si la operación de Afrin no concluye en mayo, Turquía considerará llevar a cabo operaciones en Siria y el norte de Irak simultáneamente.

Erdogan debe estar calculando que una operación en el norte de Irak sería beneficiosa para él en las elecciones de 2019, por lo que su gobierno debería mantener una posición de guerra hasta las elecciones. Además, una operación en el norte de Irak podría ser un as en manos del gobierno hoy. Dadas las discusiones con la Unión Europea sobre el levantamiento del estado de emergencia y el regreso al proceso democrático lo más pronto posible, Ankara podría hacerlo en algunas áreas del país, pero justificadamente mantenerlo en el sureste debido a la guerra en curso. Eso podría mitigar parcialmente las demandas de la UE.

 

Zulfikar Dogan comenzó su carrera en el periodismo en 1976 en la revista de noticias Yanki en Ankara. Ha trabajado como reportero, editor de noticias, representante y columnista en los periódicos Milliyet, Posta, Aksam, Finansal Forum, Star y Karsi, y como programador de televisión y comentarista de economía y política para TRT-1, Star, NTV y CNBC. -mi. Actualmente es editor en jefe y columnista del sitio web de noticias Korhaber.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies